Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Cerró hoy en Afganistán presentación de candidaturas a la presidencia

En este artículo: Afganistán, Estados Unidos, OTAN
| + |
Karzai, que reconoció haber recibido dinero de Estados Unidos durante una década, no podrá volver a gobernar en Afganistán.

Karzai, que reconoció haber recibido dinero de Estados Unidos durante una década, no podrá volver a gobernar en Afganistán.

La Comisión Electoral de Afganistán cerró este domingo el registro de candidaturas para los comicios presidenciales de 2014, que estarán marcados por la salida del poder de Hamid Karzai y la retirada de las tropas de la OTAN.

Hoy las oficinas de la Comisión Electoral en Kabul vivieron un día agitado pues ocho de los 17 candidatos se inscribieron en la última fecha acompañados por multitud de seguidores.

Las elecciones del próximo abril están consideradas las más importantes desde la invasión de Estados Unidos en 2001, que propició la caída del gobierno talibán y coinciden con una escalada de violencia insurgente.

Los comicios se celebrarán además en la etapa final de la misión de la OTAN en Afganistán, proceso que comenzó en 2011 y debe finalizar en 2014.

El presidente Karzai no se presentará a un tercer mandato porque no lo permite la Constitución afgana, aunque sí lo hará su hermano mayor Abdul Qayum Karzai, de 56 años.

Sin embargo, según los analistas, Karzai no ha decidido aún si apoyar a Qayum o al hasta ahora ministro afgano de Exteriores Zalmai Rassoul, quien presentó hoy su candidatura tras dimitir ayer.

Con el apoyo a cualquiera de los dos, el actual mandatario se aseguraría un Gobierno dirigido por líderes cercanos a él, aunque Karzai ha afirmado en varias ocasiones que no respaldará a ningún candidato.

Qayum, que también presentó hoy su candidatura, es un empresario que fue miembro de la Wolesi Jirga o Cámara Baja del Parlamento entre 2002 y 2008, año en que dimitió tras las duras críticas que sufrió por su escasa asistencia al hemiciclo, que él justificó por enfermedad.

El político, que dirigió un restaurante en Estados Unidos, ha estado envuelto en varios escándalos de corrupción, entre ellos la venta al Gobierno por 50 millones de dólares de unos generadores eléctricos valorados en cuatro millones.

Sus rivales también le han acusado de tráfico de drogas y de conseguir contratos del Gobierno gracias a su parentesco con el presidente del país.

“Trabajaremos por el interés nacional afgano, apoyaremos la religión, lucharemos contra la corrupción y el desempleo y haremos de Afganistán un lugar más seguro”, afirmó Qayum en las oficinas de la Comisión Electoral en Kabul.

El candidato también aseguró que apoyarán los derechos humanos y a la mujer.

Pero algunos analistas no se muestran optimistas ante la posibilidad de que Qayum dirija el país.

“Si Qayum Karzai gana las elecciones, entonces el pueblo de Afganistán no podrá esperar ningún cambio porque viene de Estados Unidos como su hermano”, dijo a Efe el analista Sayid Dawood.

“Si el presidente electo está implicado en tráfico de drogas qué puedes esperar”, añadió Dawood.

El otro candidato que podría contar con el apoyo del actual presidente es Zalmai Rassoul, responsable de la cartera de Exteriores desde 2010.

El ministro de Exteriores en el primer gobierno de Karzai, Abdulá Abdulá, de etnia tayica, la segunda más numerosa en Afganistán por detrás de la pastún, a la que pertenecen el presidente y los talibanes, también se presenta como uno de los favoritos.

Abdulá participó en las elecciones generales de 2009, pero se retiró en la segunda vuelta tras casos de fraude en las elecciones.

En la lista de candidatos, que tiene que ser ratificada aún por la Comisión Electoral, también destaca Ashraf Ghani Ahmadzai, que ha trabajado en el Banco Mundial y la ONU, y escribió un libro sobre estados fallidos.

Ghani fue el cuarto candidato más votado en las elecciones de 2009, y fue criticado entonces por pasar 24 años fuera del país asiático.

El principal reto del vencedor de las elecciones del próximo abril será liderar un Gobierno marcado por la retirada de las tropas internacionales de Afganistán a finales de 2014, lo que le obligará a negociar con los talibanes si desea evitar un guerra civil.

El conflicto afgano se halla en uno de sus momentos más sangrientos desde la invasión de Estados Unidos en 2001, que propició la caída del gobierno talibán.

(Con información de EFE)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también