Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Ofrece Silvio Rodríguez memorable concierto en Costa Rica

| 3

Silvio RodríguezDe memorable califican hoy algunos rotativos costarricenses el concierto ofrecido aquí la víspera por el afamado cantautor cubano Silvio Rodríguez, después de 23 años de ausencia de los escenarios de esta nación centroamericana.

Pese al frío, miles de seguidores de su música se congregaron en el Estadio Ricardo Saprissa, en Tibás, para entonar algunos de sus temas más emblemáticos y otros menos conocidos como parte de un repaso por su larga discografía.

Sobrio y solemne llegó Silvio al escenario para deleitar "a miles de personas que vivieron situaciones diferentes, que sufrieron (o sufren) la decepción de distintos regímenes, que se debatieron entre ideologías y que no necesariamente están de acuerdo entre sí mismos", precisa el sitio www.nación.com.

"Gente desemejante, cuyos pocos puntos en común coinciden con aquellas frases universales y con el tren musical que Silvio protagoniza desde las cuerdas de su guitarra acústica", agrega el reporte del diario.

Segunda cita, tema que da título a su álbum de 2010, abrió el concierto que contó con la presencia de la flautista y clarinetista Niurka González, el Trío Trovarroco y Oliver Valdés, en la batería y la percusión.

Entre vítores y aplausos, el autor de emblemáticas piezas como Ojalá también interpretó Días y flores, canción que nombra a su disco debut publicado en 1975, El mayor y San Petersburgo.

Esta última, según contó nació en un avión de La Habana a México, que hizo escala en Cancún y por tanto le permitió compartir con el Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.

De acuerdo con las productoras Evenpro y Ariel Rivas Entertainment, organizadoras del espectáculo, el reconocido músico cubano interpretó unos 15 temas, entre los que sobresalieron Canción del elegido, uno de los más solicitado por el público, que también disfrutó de la actuación del grupo local Malpaís.

Para algunos presentes, quienes calificaron a Silvio de "gran compositor", la presencia de esta agrupación representativa de la cultura nacional, "le dio un toque más especial al evento", comentó Ingrid Ocampo.

El fundador del llamado movimiento de la Nueva Trova en Cuba junto a Pablo Milanés y Noel Nicola, entre otros músicos, llegó a Costa Rica el martes último por la noche procedente de la isla.

Tras esta presentación Silvio partirá hacia Bolivia, donde las entradas para su concierto del día 15 en Santa Cruz ya se agotaron, y Perú, para luego regresar a Cuba, donde protagoniza una gira por los barrios de la capital.

Nombrado en 1997 como Artista Unesco por la Paz, sus canciones han sido traducidas al francés, italiano, alemán, inglés, portugués, guaraní, ruso, chino, japonés, coreano, sueco y catalán.

Asimismo posee numerosas condecoraciones y premios, entre ellos el Luigi Tenco (San Remo, Italia, 1985), el Nacional de Música (2004) y el Latino por toda una vida (2006), que otorga la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música de España.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Armando Félix Ramírez García dijo:

    SILVIO RODRÍGUEZ, CANTAUTOR POR EXCELENCIA, EJEMPLO DEL ARTE REVOLUCIONARIO CUBANO, PEROTOTIPO DEL SER CUBANO, QUE SE HA MANTENIDO INCÓLUME COMO CIUDADANO, INTERNACIONALISTA Y CREADOR NATO, CULTIVADO Y AUTODIDACTA. ¡¡FELICIDADES!! POR SUS PRESENTACIONES Y A LOS ESPECTADORES QUE TUVIERON LA DICHA DE INTERACTUAR CON ÉL.

  • Eduardo Vladímir Fernández dijo:

    La presentación de Silvio en este país, en su segundo encuentro luego de una pausa de 23 años, conmovió a toda la nación. Durante toda mi estancia en esta tierra centroamericana (tan querida por Martí y Maceo), no ha habido reunión, cátedra universitaria, incluso hasta programa radial en el que he participado, donde la antológica poesía de nuestro cantautor por excelencia, haya quedado ausente de las preguntas del interlocutor costarricense, que literalmente idolatra toda su creación y le ha seguido la pista durante toda su carrera artística.

    Silvio en Costa Rica es amado por todos los sectores sociales sin exclusión de credos y no sólo por su renombrada pieza "Unicornio", sino por casi toda su discografía. Es algo tan referencial para los costarricenses como el John Lennon hispanoamericano, el "necio" creador que ha estado del lado de las causas más peliagudas en favor del humanismo, la alternativa social no capitalista, la paz, los valores de la cultura latinoamericana y cubana y que ha evolucionado desde su temprana juventud en un dominio magistral de toda la riqueza artística acumulada en Occidente, sin discriminar orígenes y logrando una síntesis poco vista en el mundo trovadoresco, casi puede afirmarse que única, desde lo renacentista y barroco hasta los movimientos más profundos del Jazz, el espectro musical cubano y latinoamericano, lo ibérico, el rock y sus clásicos, en formatos de solista, música de cámara, coral y sinfónica.

    Su poesía tan renovadora y prolífica se ha ido fusionando con la simbiosis del acorde, la melodía, el ritmo y la armonía del pentagrama, hasta el punto de alcanzar en su síntesis y aparente sencillez del mundo imaginal las lontananzas del genio.

    Como intelectual "orgánico" a lo Gramsci, Silvio no se ha dejado seducir jamás por los señuelos y fetiches del mundo prefabricado del espectáculo. El concierto en Costa Rica, cuando abrió el diálogo comenzó con un efusivo "¡Viva Cuba. Viva Costa Rica. Viva Bolivia. Viva Ecuador. Viva Puerto Rico!", ante lo cual, uno de los públicos más manipulados por los medios de prensa internacionales reaccionó con emotiva ovación

    "Canción del elegido" y "El Mayor" fueron literalmente coreadas por un público de tres generaciones que, quizás sin conocer los referentes más profundos de los textos, recordaba la letra con mística.

    El lenguaje sobrio del escenario, con luces de tono azul que realzaban el acto de comunión artista y público y el silencio atento de la escucha ante esta especie de magia espiritual, mostraron la tónica de un creador, cuya única exigencia (en contraste con la afluencia al país en la última década de tantas pseudo-estrellas del espectáculos, exigentes de gustos sibaríticos) fue la pureza del sonido y nada más. Una silenciosa lección de ética en un mundo tan acostumbrado a los artificios y tan desviado, a causa de tantos "ruidos" y distractores, de la verdadera función comunicativa del Arte.

    Lic. Eduardo Vladímir Fernández
    (Poeta, ensayista, crítico cubano-costarricense)
    Master of Arts en Filosofía (Universidad Estatal de Moscú, 1986)
    San José de Costa Rica, 14 de abril de 2013

  • Sergio Scott dijo:

    Hermanos Cubanos:

    Soy costarricense y tuve la oportunidad de estar en la hermosa isla de Cuba. No tengo palabras para decir lo que Silvio Rodríguez y su obra significan para mí. Silvio ha trascendido su estatus de hombre... es un concepto, una era, un sentir.
    Gracias a la hermosa patria cubana por habernos dado a este creador.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también