Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Gárgolas, las guardianas del templo

En este artículo: Arquitectura, Arte, Cultura, Europa
| 7

paris_gargolaPor Javier García Blanco

Buena parte de los templos cristianos medievales -y especialmente los de estilo gótico- cuentan entre su decoración con estatuas de gárgolas, esas singulares criaturas pétreas de aspecto amenazador que parecen vigilar a quienes acuden a iglesias y catedrales.

Pero, ¿cuál es realmente la finalidad de su presencia en los templos? ¿Se trata de una mera decoración para llamar la atención del visitante, o quizá tienen una función práctica o un significado simbólico?

Cuenta una antigua leyenda francesa que, en tiempos de san Román -allá por la primera mitad del siglo VII-, una temible bestia alada tenía atemorizada a las gentes de los alrededores de Rouen, donde el santo ejercía como arzobispo.

El sanguinario dragón -pues de eso se trataba-, mataba a los campesinos, y a su ganado, destrozaba barcas y quemaba las casas cercanas al río, causando una gran consternación a los habitantes de esa región de la orilla izquierda del Sena.

Según la tradición piadosa, ni los soldados más audaces ni los más valerosos caballeros del rey consiguieron acabar con el monstruo, así que san Román se decidió a enfrentarse a la bestia.

Con la única ayuda de un condenado a muerte, el santo encontró la guarida del dragón, bautizada por los lugareños como ‘gargouille’, y logró derrotarla haciendo la señal de la cruz y atándola con su estola.

.Los héroes regresaron a la ciudad con el dragón y acabaron con él quemándolo en una hoguera. Sin embargo la leyenda asegura que el cuello y la cabeza del monstruo permanecieron intactos, por lo que se decidió colocar estas partes de la ‘gargouille’ en lo alto de la catedral de la ciudad, y así mostrar al mundo el poder de Dios.

No sabemos si esta piadosa historia francesa se originó como un intento de dar explicación a la presencia de las gárgolas, pero de lo que no hay duda es que estas llamativas esculturas que coronan iglesias y catedrales de gran parte de Europa gozaron de un gran éxito durante la Edad Media, y de forma especial mientras el estilo gótico se extendía por buena parte del Occidente cristiano.

Si bien no parece haber dudas sobre la funcionalidad más evidente de las gárgolas -servir como desagüe del agua de lluvia que de otro modo se acumularía en los tejados de los templos-, más delicada es la cuestión sobre su posible significado simbólico.

A este respecto, son dos las hipótesis que mayor éxito tienen entre los estudiosos de la iconografía medieval.

Una posibilidad es que se trate de representaciones de demonios que intentan huir del poder de Dios; en ese sentido, las gárgolas podían transmitir el mensaje de que el mal no podía penetrar al interior de la casa de Dios.

La otra opción es que se trate de figuras con una función apotropaica: es decir, que estén representando a guardianes que tienen la misión de proteger al templo de los malintencionados y de causar el temor entre los pecadores.

Esta última propuesta parece bastante probable teniendo en cuenta que, desde la Antigüedad, una variada selección de criaturas monstruosas -ya fueran leones, esfinges, harpías…-, han sido esculpidas en la entrada o los alrededores de tumbas o templos, con la única finalidad de advertir a los que llegaban hasta allí con malas intenciones que el lugar estaba bien custodiado y un terrible castigo esperaba a quien osara profanarlo.

En la época en la que buena parte de estas estatuas fueron esculpidas no faltaron quienes veían en ellas una muestra de idolatría. Es lo que ocurrió, por ejemplo, con San Bernardo de Claraval, quien plasmó por escrito su desacuerdo con estas llamativas imágenes.

De un modo u otro, parece claro que su aspecto grotesco y monstruoso buscaba amedrentar al eventual espectador. Y no hay duda de que los maestros canteros y escultores medievales lograron con creces su objetivo, y no sólo entre sus contemporáneos.

Basta pasear por el exterior de cualquier catedral para comprobar la fascinación que, aún hoy, siguen despertando esas criaturas pétreas que, desde lo alto, parecen vigilarnos con unos ojos que han contemplado el paso de los siglos.

(Tomado del Blog Arte Secreto)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alin dijo:

    La arquitectura es la madre de las artes, pues las abarca a todas en su interior…

    “La arquitectura es el reflejo de la identidad y la cultura de los pueblos y de los hombres” Alín.

  • Aramis dijo:

    El emperador chino Quin Shi Huang llego al extremo de esta practica de utilizar figuras inanimadas para la proteccion contra enemigos, ladrones o intrusos mediante unas 7.000 figuras de guerreros y caballos de tamano real hechos de terracota que fueron colocados cerca de su tumba en un mausoleo bajo tierra en 210-209 A.C.
    Imagninense cuanto trabajo y sudor realizado en vano por trabajadores y artesanos. Ni a los faraones ni a los emperadores chinos les sirvieron de nada. A las momias las han sacado de sus tumbas dentro de las piramides y lo unico que queda de los emperadores chinos son los juanetes embalsamados y los palitos de comer arroz.

  • JOÃO CÂNDIDO dijo:

    DE BRASIL

    QUASÍMODO, EL CORCUNDA DE NOTRE DAME DESPEJABA POR LAS GÁRCULAS, ÓLEOS,
    BETUMÉN CALIENTE Y NO SÉ CUANTA PORQUERÍA MÁS PARA IMPEDIR LA ENTRADA
    EN LA CATEDRAL DE LOS PRÓPIOS CRISTIANOS QUE IBAN A JUSTICIAR “LA BRU
    JA”. LOS TEMPLOS ERAN FORTIFICACIONES Y LAS GARGULAS PIEZAS DE DEFEN
    SA QUE EMBORA “HORRÍBLES”, FUERAN MAGNIFICAMENTE CINZELADAS POR LOS
    MESTRES CANTEIROS, Y CÓMO HABIA DESTES ARTISTAS.!.
    NO REPAREN, ES MI MODESTA OPINIÓN Y DESCULPEN MY PORTUÑOL. OBRIGADO

  • manolo dijo:

    Todavía hay unas cuantas “gárgolas de dos patas” recorriendo este mundo.

  • Miguel dijo:

    Estoy de acuerdo con Manolo, pero hay “una gárgola rubia de dos patas” que anda amenazando al mundo libre, soberano e independiente….

  • Grisel dijo:

    son solo figuras para animar iglesia, aunque no las vea mal, no creo que todavia en pleno siglo 21 haya personas que crean en leyendas, creo que son solo para animar la imaginacion de niños del mundo y no piensen en nada malo.

  • Nano dijo:

    Saludos a todos creo que mas que simlpes leyendas son tambien una tradicion ancestral y forman parte de la cultura universal y sise perdieran en el tiempo que no creo que suceda seria triste pues las generaciones por venir deben conocer las tradiciones de nuestros antepasados, ademas de infundir temor creo que son fuente de inspiracion para el artista.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también