Imprimir
Inicio » Noticias  »

Falleció el revolucionario boliviano Antonio Peredo

En este artículo: Bolivia, Evo Morales Ayma, Obituario, OEA
| 7

antonio-peredoEl presidente boliviano Evo Morales expresó su profunda consternación por el fallecimiento hoy en La Paz del ex senador y diputado socialista Antonio Peredo, quien falleció cerca de cumplir 80 años.Morales, que se encuentra en la ciudad de Cochabamba, donde se inaugurará mañana el 42 período ordinario de sesiones de la Organización de Estados Americanos, expresó su sentimiento más profundo de dolor por esta pérdida irreparable que sufre la democracia boliviana y el proceso de cambio.

“Antonio Peredo fue un compañero entrañable, gran periodista y revolucionario, luchador incansable por la justicia social y la soberanía de la patria; un hombre intachable, de principios, que hizo de su vida un apostolado por los más pobres y excluidos del país; por eso su ausencia es irreparable”, apuntó la ministra Amanda Dávila.

El presidente Evo Morales y el gabinete ministerial en su conjunto expresaron su pesar por la muerte del ex senador Antonio Peredo, y manifestaron sus condolencias y solidaridad a su esposa, María Martha, y a toda su familia, por el infausto hecho, testimonió Dávila.

Por su parte, el vicepresidente Álvaro García expresó similar muestra de pesar y dijo que Antonio Peredo fue un gran luchador por los ideales de una sociedad más justa, un compañero de ética política ejemplar en defensa constante de los intereses nacionales y la lucha por las reivindicaciones de los más oprimidos.

Los restos de Antonio Peredo, quien adolecía de una afección cardíaca que trataba hace al menos un lustro, son velados en los salones de la Asamblea Legislativa Plurinacional, en la ciudad de La Paz.

Antonio Peredo era hermano de Roberto Coco y Guido Inti Peredo, ambos miembros de la guerrilla del mítico comandante argentino-cubano Ernesto Che Guevara, asesinado en Bolivia en octubre de 1967.

Coco Peredo murió en plena guerrilla boliviana en agosto de 1967, cuando su escuadra fue emboscada en Vado del Yeso, sudeste de Bolivia, por el Ejército boliviano.

Inti murió asesinado en 1969 luego de resistir por más de una hora el asalto de 150 efectivos de la policía a la casa donde se encontraba oculto, en la calle Santa Cruz, número 584, en La Paz.

Antonio Peredo, intelectual y periodista de izquierda, ejerció la diputación y el puesto senatorial por La Paz durante las legislaturas 2002-2005 y 2005-2009, cuando se unió al Movimiento Al Socialismo bajo la conducción del presidente Evo Morales.

Junto a Evo Morales, Antonio Peredo fue candidato a la vicepresidencia de Bolivia en las elecciones de mayo de 2002, en que rozaron la victoria en las urnas.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ernesto dijo:

    Incansable luchador y soñador.
    Una lamentable perdida no solo para Bolivia, sino para todo el continente que aun sueña.
    Buen descanso camarada!

  • Juan Gatica Amengual dijo:

    ¡ Compañeros Peredo…!
    ¡ Presentes !

    ¡ Ahora y siempre …!

    Desde el paraíso del neoliberalismo salvaje a ultranza

    Juan Gatica Amengual
    Santiago de Chile
    Suramérica

  • davidson dijo:

    “Coco Peredo murió en plena guerrilla boliviana en agosto de 1967, cuando su escuadra fue emboscada en Vado del Yeso, sudeste de Bolivia, por el Ejército boliviano”.

    -Debe rectificarse Roberto Peredo Leigue (Coco) cae en la emboscada de El Batán cerca de la Higuera el 26/9/1967 junto con Miguel (Manuel Hernández Osorio, cubano) y Julio (Mario Gutiérrez Ardaya boliviano).

    Puede consultarse http://www.diariochebolivia.cubasi.cu/

    Roberto Peredo Leigue (Coco).
    De origen boliviano, nació en Cochabamba el 23 de mayo de 1939, aunque por problemas económicos su familia se trasladó al Beni, región que consideraban como propia. Junto a su hermano Guido Peredo (Inti), compañero infaltable durante toda su vida, salen rumbo a otros parajes en busca de trabajo. Con anterioridad, a la edad de 13 años había ingresado en el Partido Comunista de Trinidad en 1951, al igual que su hermano Inti.
    En 1953 toda la familia se traslada a vivir a la ciudad de La Paz, donde participa en la creación de la Juventud Comunista de esa ciudad. Es una época de asedio, sufre prisión y decide en unión de Inti trasladarse para Tupían, región minera, en busca de trabajo y continuar sus labores como militante hasta que más tarde retorna al Beni con un desarrollo político más fortalecido.
    Para 1959 se produce su retorno a La Paz, comienza a trabajar en una empresa de transporte hasta que finalmente compra un automóvil y se dedica al trabajo de alquiler. Amplía su trabajo dentro del PCB y es elegido en dos ocasiones miembro de su Comité Regional.
    Ya en ese tiempo considera que el camino de la plena liberación transitaba por la lucha armada, primero, en 1963, colabora activamente en la creación del movimiento guerrillero peruano, en la organización del Ejército Revolucionario del Pueblo, encabezado por el argentino Jorge Ricardo Masetti, hasta que finalmente fue uno de los encargados del trabajo preparatorio que se realizó en Ñancahuasú por órdenes expresa de su secretario general, Mario Monje, para dar inicio de esa forma al nuevo grupo guerrillero en Bolivia.
    La presencia del Che en la conducción de la guerrilla es decisiva para que se entregara con más fuerza en ese empeño, destacándose por sus múltiples funciones como parte del grupo de la vanguardia. Cae en la emboscada de El Batán, cerca de La Higuera, junto con Miguel y Julio en un momento particularmente difícil, que lleva al Che a expresar: “…junto con Inti los mejores prospectos bolivianos. Era una garantía en todo sentido, arrojado en el combate y de una altura moral. La pérdida más grave luego de la de Rolando.”

  • Juan dijo:

    Que lamentable, no tenia idea que Inti y Coco tubiesen otro hermano, una lamentable perdida para el pueblo latinoamericano.
    Saludos desde Chile a los hermanos bolivianos.

  • José Antonio Mora dijo:

    Desde que me enteré ayer de la muerte de mi amigo Antonio Peredo, he sentido mucho su pérdida y me vienen a la memoria los memorables momentos vividos junto a mi tropa de jóvenes trabajadores sociales que cambiamos los bombillos incandescentes en Bolivia por las lámparas flourescentes compactas. Me llega a la mente el momento en el que su querida compañera María Marta, me colocaba en el cuello la bandera azul del Movimiento al Socialismo. A ella, a Chato Peredo, a su sobrino Roberto, a la Asociación INTI_COCO y a toda la familia, lleguen mis más sentidas condolencias, en el nombre de todos mis muchachos “los profes energéticos” como le decían a los incansables trabajadores sociales.
    E.P.D. Antonio Peredo.

  • joaquin dijo:

    que descanse en paz este hermano boliviano.

  • Ruben Montedónico dijo:

    Antonio fue el jefe político del ELN; el asilado en Chile, el que vivió en México y en Nicaragua como periodista; el cofundador del MAS, el diputado y senador, el candidato vicepresidencial de Evo Morales en 2002.
    Fue hermano del Inti y del Coco, y también del Chato, el psiquiatra en Santa Cruz. Fue el que salió de Managua para cubrir el puesto de director de la revista Aquí a la muerte de René Bascopé Aspiazu en 1984.
    Antonio me honró con su amistad y me ofreció amablemente su casa cuando estuve en La Paz. Ante la desaparición del Maestro en más de una materia, pero sobre todo en cómo conducirse en la vida, sólo un ¡Hasta la Victoria, siempre, camarada Antonio!
    Ruben Montedónico
    Periodista uruguayo radicado en México.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también