Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

La Guerra de las Malvinas, 30 años después: “Cuesta entender que también fuimos víctimas”

| 7
Escena de la película Iluminados por el fuego

Escena de la película Iluminados por el fuego

Si se compara, por ejemplo, con la producción literaria y, sobre todo, cinematográfica de Estados Unidos de la guerra en Vietnam, se concluirá que las realizaciones argentinas que cuenten lo sucedido en Malvinas son escasas. En ese panorama yermo como el suelo de las islas, Iluminados por el fuego, el libro del ex soldado y periodista Edgardo Esteban que luego fue una película dirigida por Tristán Bauer y protagonizada por Gastón Pauls, fue algo así como un hito. Además fue el trabajo que difundió en forma masiva el maltrato que habían sufrido los soldados durante el conflicto, un tema que sólo se comentaba sotto voce.

Desde entonces, Esteban ha venido insistiendo en que no se debe tomar la dictadura militar por un lado y la guerra de Malvinas por otro sino que el conflicto armado fue parte de una dictadura que secuestró, torturó y mató, por lo que los vejámenes que ocurrieron durante aquellos aciagos 74 días de 1982 no fueron más que una continuidad, incluso con algunos protagonistas repetidos. En un café enfrente de las oficinas de la cadena Telesur, donde trabaja, Esteban asegura a Página/12 que la situación de los ex combatientes cambió con Cristina Kirchner, que hoy se vive una nueva etapa y que es posible que aquellos vejámenes sean investigados en la Justicia.

-Cuando la Presidenta plantea lo del Informe Rattenbach y la humanización de la guerra, también se descubre que la Argentina mantiene dos patas. Por un lado, si algo le ha dado credibilidad a esta gestión en el mundo ha sido su política de derechos humanos. Que en estos días Videla haya hablado de esa manera de los Kirchner en cierta forma es algo que dignifica lo que han hecho. Y en Malvinas es como que siempre hubo una nebulosa. Estaba la “gesta” de Malvinas, los “héroes” de Malvinas. Hasta para los propios organismos de derechos humanos siempre fue una cosa que no se tocaba, como si la dictadura hubiera terminado el 2 de abril. Este año hubo dos ex combatientes hablando en el acto del 24 de Marzo, lo que para nosotros marca un cambio, un punto de inflexión. No podíamos hablar de Malvinas, cuesta entender que también fuimos víctimas.

-Es raro que hayan tenido que pasar 30 años para que recién ahora comiencen a difundirse algunas denuncias de abusos y torturas que no se conocían.

-Había mucho miedo. Hay que pensar que no éramos muchos los ex combatientes que contábamos lo que había sucedido; yo empecé a hablar en el ’85.

-¿Cuándo salió Iluminados por el fuego?

-En el ’93, aunque había empezado a escribir cosas en el ’85. Lo hice porque necesitaba sacar mi dolor interior, exorcizar mis fantasmas, reconstruir mi vida. Había empezado a hacer terapia, control mental, estudié teatro, busqué mil alternativas, pero no encontraba la manera de desahogar lo que me angustiaba, que era el silencio al que me habían obligado los militares. Cuando nos fuimos de la colimba, nos hicieron firmar en una declaración jurada que no podíamos hablar de Malvinas porque era una cuestión de Estado. Era condición para que te dieran la baja.

-¿Lo de ser periodista surgió como consecuencia de la guerra?

-Sí, yo antes de la guerra quería ser agrimensor, por eso allá en Malvinas manejaba los mapas. Cuando caemos prisioneros de los ingleses, nos llevan al puerto y había un barco. Venían las lanchas y nos decían que se llamaba Canberra. Yo les preguntaba a los suboficiales si volvíamos en el Canberra y me respondían: “Déjese de hablar boludeces”, porque según los diarios nosotros lo habíamos hundido. Cuando cruzamos la bahía y llegamos al barco y vemos la magnitud que tenía, fue una gran decepción. Me di cuenta de que la gran derrotada en una guerra es la verdad. Ahí me generó la inquietud con el periodismo. Lo mismo cuando escuchábamos la radio: cuando nos bombardeaban, decían que la zona había estado tranquila.

-¿Por la radio escuchaban las noticias que no sucedían?

-Sí, a veces bombardeos que no eran o ataques que no existían. Ahí empecé con el periodismo y después con el libro como manera de exorcizar los fantasmas. Yo pensé que ahí cerraba una etapa, pero no. Ahí empezaron los insultos y las amenazas, para algunos pasé a ser un traidor a la Patria. ¿Cómo iba a hablar de que los soldados teníamos miedo, que teníamos hambre, que nos hacíamos pis, que nos estaqueaban y nos torturaban, de los abusos de todo tipo? Pasé de ser un buen soldado, porque yo era dragoneante y tenía orden de mérito, a ser el peor. Lo que más me dolió es que en la Unidad donde hice el servicio militar soy un NN: pusieron un monumento y en vez de llamarme Edgardo Esteban me pusieron Eduardo Estebani. Fueron tan perversos que después me mandaban la foto a casa marcándome que yo no estaba, que era Eduardo Estebani. Pero ya estaba en la lucha, había que seguir. Lo entrevisté a Tristán Bauer por un documental que hizo sobre Eva Perón, le regalé mi libro y le dije que iba a ser su próxima película. Aunque la primera persona que me dijo que de Iluminados… tenía que hacerse una película fue León Gieco. Por eso la única condición que le puse a Tristán fue que si hacía la película, la música tenía que ser de León Gieco, cosa que pasó. Y creo que fue la película lo que multiplicó el debate.

-¿Este debate te parece que ayuda a aliviar a los ex combatientes o también les remueve cosas escondidas?

-A mí me parece que exorcizar los fantasmas siempre es bueno. Hubo dos cosas que a mí me ayudaron mucho: escribir el libro y volver a las islas en 1999. Fui el primer ex combatiente que volvió. Al volver me di cuenta de que la guerra había quedado en el ’82. Me fascina que la semana pasada hayan viajado 60 ex combatientes, que hayan ido a correr, a pescar, a acampar.

-¿Qué es lo que tranquiliza, recorrer esos lugares y ver que no hay guerra?

-Claro. Como sería bueno que los kelpers vinieran a la Argentina continental y vean que acá no están ni Videla, ni Galtieri, que éste es otro país. El paradigma que marca la Presidenta es el de la paz. Yo no creo en las guerras, éste es un momento maravilloso para América latina y Malvinas también es Latinoamérica.

-En todos estos años, ¿volvió a encontrarse con alguno de sus jefes en la guerra?

-Sí, cuando escribí el libro, fui a comer en la Escuela Superior de Guerra con todos los oficiales y suboficiales con los que había estado. Fueron cuestionadores porque decían que no podía contar lo que salía en el libro.

-Lo que cuesta entender es cuál era la lógica con la que actuaron en las islas. Por ejemplo, ¿por qué negarles comida, por qué no alimentarlos como correspondía?

-Cuando quedo detenido en un depósito de YPF en Puerto Argentino, era un mar de comida. No había una logística. Mismo en el Informe Rattenbach, escrito por la dictadura en definitiva, se habló de los errores, de la incapacidad y la improvisación que hubo. Creo que el objetivo era tocar, conseguir el sistema de las tres banderas y volver, no era quedarse tanto tiempo. Pensar que nos rendimos el 14 de junio, una semana antes del invierno. Era inimaginable pensar en dormir en esos pozos con temperaturas mucho más severas y con nieve. Era la crónica de un final de guerra anunciado. Si los militares hubieran pensado en una guerra, no nos hubieran dado el armamento nuevo que nos dieron en Campo de Mayo cuando volvimos, mientras que nos llevamos a las islas armamento oxidado. No había ninguna lógica de combate.

-En ese encuentro que tuvieron, ¿los oficiales y suboficiales no reconocieron sus culpas?

-No, estaban sorprendidos porque yo siempre fui un soldado prolijo, con diploma de honor. Después dijeron cosas injustas que nunca les respondí porque estoy muy orgulloso de lo que hice, la vida me ha premiado y me ha dignificado. Lo que me duele de estos treinta años es que ningún oficial hizo una autocrítica de lo que sucedió en Malvinas, que no hayan pedido perdón. Algún día van a pagar el daño que han hecho porque se atendieron solamente 300 soldados en el Hospital Militar, pero hubo más de 400 suicidios que no tuvieron ningún tipo de contención. Se apresuraron en dar las bajas porque no sabían cómo contener toda esa carga emocional que traíamos. Eramos pibes de 18 años que nos creíamos inmortales, porque a esa edad pensás en vivir, tener tu pareja, estudiar. Ellos nos dejaron la cruz de la muerte para toda la vida.

-¿Usted vio estaqueamientos?

-Sí, el 90 por ciento eran por hambre. Algunos por quedarse dormidos en una guardia o llegar tarde a una formación. Eran perversos. Cuando nos bailaban nos hacían arrastrar; no podía ser que nos hicieran arrastrar en la turba mojada, con la poca ropa que teníamos. Chicos de 18 años que los dejaban toda la noche atados de pies y manos, los hacían correr cinco minutos para que no se congelaran y después los volvían a atar sobre el suelo mojado. La mayoría eran de la clase nueva, que tenían unos pocos días de instrucción. Cuando uno empieza a escuchar ahora las historias, ve que Iluminados por el fuego fue una puntita para que todo esto saliera a la luz. Es una etapa nueva. Ojalá que los organismos de derechos humanos puedan entendernos, acompañarnos y hacernos parte de este proceso de cambio que ha tenido la Argentina.

-¿Imagina que las denuncias pueden terminar en un juicio a los jefes militares, como ocurre con las desapariciones o los robos de bebés?

-Creo que va a costar mucho más, pero a la larga todo llega. Yo puedo mirar todos los días a mis hijos a los ojos. Escribí el libro con mi mujer embarazada. Tocaba esa panza y me metía de nuevo en las profundidades de la muerte. Y cuando se hizo la película, mi mujer esperaba a mi tercer hijo. Hay que apostar a eso, a esa construcción de vida. La guerra tiene que servirnos como una experiencia positiva en medio de toda la tragedia. Algunos quieren venir a contarnos una historia de Rambo, ellos hablan de la guerra como si la hubiésemos ganado. Tenemos héroes de guerra, sí; pero algunos de esos fueron represores en la ESMA y en la Base Naval de Mar del Plata. Y no asumen ese horror.

(Tomado de Página 12)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nerón del progreso dijo:

    GENIAAAAAAAL!!!!!!!1

  • ARY dijo:

    Este sitio web es uno de los mejores del mundo este es mi comentario

  • ARY dijo:

    Lo que no entiendo porque en intranet no reproduce videos

  • vicente dijo:

    una historia para que la conozca toda la humanidad y terminemos por darnos cuenta que la paz debe ser la meta que necesitamos.

  • Luis dijo:

    Si Cristina destapo la caja de pandora, creo debe ser consecuente hasta el final, y pensar siempre que los YANKIS estuvieron entre los primeros en apoyar en todo momento a Inglaterra,pues se sabe que a tanta distancia y en aquellos momentos, no le era facil a la DAMA de HIERRO,emprender acciones Militares, para recuperar las ISLAS , y que solo son el apoyo YANKI, pudieron emprender la aventura militar, con exito.

    Luis

  • Isabel Cristina Batista dijo:

    Malvinas es una causa pendiente de la emancipacion Americana!

    A ESTA MAGNÍFICA ENTREVISTA DEL DIRECTOR ARGENTINO TRISTÁN BAUER, AÑADIMOS ESTA A CONSIDERACIÓN DE USTEDES DE OTRO EX COMBATIENTE, ACTUAL PRESIDENTE DE LAASOCIACIÓN DE EX COMBATIENTES GUERRA MALVINAS, CON SEDE EN LA PLATA , ARGENTINA.

    30 Aniversario de la Guerra de las Malvinas: Entrevista a un ex combatiente.

    Entrevista a Mario Volpe, ex combatiente en la Guerra de Las Malvinas, actual presidente del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas, La Plata, Argentina ( CECIM).

    autor: Isabel Cristina Batista

    texto

    “El análisis de la histórica disputa por la soberanía no puede completarse sin la opinión de quienes pelearon en la guerra. Esperanzas, recursos naturales y estrategia diplomática”…

    La Guerra de Las Malvinas constituyó uno delos hechos más duros y cruentos en el escenario internacional latinoamericano que este año cumple, en abril, su 30 Aniversario

    El hecho generó un sentimiento de apoyo mayoritario en los pueblos y gobiernos de la región por ser una reclamación de soberanía territorial largamente exigida , y actualmente sigue siéndolo, por Argentina , de un archipiélago conjunto de islas e islotes situadas en el Atlántico Sur que incluye en sus dependencias los archipiélagos de las Islas Georgia, Sandwich y Shetland, contando con dos islas principales Soledad, donde se halla la capital y Gran Malvina, una al este y otra al oeste, separadas por el Canal de San Carlos , todo usurpado desde 1833 por el poderoso Imperio inglés y donde la entonces Gobernación de Buenos Aires había enviado también entre 1774 y 1811 gobernadores españoles por lo que Las Malvinas dependía de dicha Gobernación pasando a ser territorio argentino hasta su apropiación por los ingleses quienes se establecieron en ellas y las llamaron Islas Falklands.

    Sin embargo, a pesar de las poderosas razones mencionadas, la paradoja de esta guerra estaba en que siendo una causa nacional constituyó un recurso estratégico con fines políticos de la Junta Militar que gobernaba la Argentina para sostenerse en el poder , Pero , sin dudas, unió el sentimiento de los argentinos y en ella murieron 649 soldados argentinos y 233 soldados británicos .

    Como hecho histórico su exposición es mucho más fehaciente si podemos narrarlo a través de los que fueron llamados: Los Chicos de la Guerra o de Los Iluminados por el Fuego en los filmes históricos testimoniales argentinos que describieron la Guerra..En esta ocasión entrevistamos a uno de sus protagonistas. Uno de aquellos jóvenes de entonces, al Señor Mario Volpe, quien actualmente es el presidente del Centro de ex Combatientes Islas Malvinas con sede en La Plata, Argentina (CECIM) http://www.cecim.org.ar/

    Mario, ¿Cuáles fueron sus sentimientos al ser llamado a filas para la Guerra?

    En principio fue de sorpresa, y angustia, Malvinas es un sentimiento nacional muy arraigado en el pueblo argentino, y un reclamo justo y antiimperialista desde sus inicios.

    A nosotros no nos caben dudas de la justicia del reclamo y a quienes pertenecen, pero una dictadura militar , que llevo una política de represión al pueblo( estudiantes, trabajadores, niños., que además actúo alineándose con otras dictaduras de América Latina, impulsadas por EEUU y por aliados directos entre ellos el Reino Unido, dictadura que siguió las políticas económicas de entrega del patrimonio nacional, y desapareció a a mas de 30.000 personas, de golpe nos encontramos con esta acción, militar sorpresiva, por una causa justa pero impulsada por un gobierno contrario a los intereses del pueblo.

    Mi sentimiento fue de duda, porque estas causas nacionales no las impulsan políticas ni ejércitos que actuaron en contra de su propio pueblo de la manera que lo hicieron, pero, ahí estaba, y mi idea era defender lo nuestro y ser solidario con mis compañeros, los soldados de 19 años que fueron convocados para la guerra y que eran civiles, no compartía la visión de los militares de carrera porque ellos actuaron antes en contra de los intereses populares y con políticas a favor de los imperialismos dominantes en ese momento.

    Después de todos estos años transcurridos,¿ Cuál es su opinión respecto a la Guerra?

    La guerra estuvo mal planeada, la causa era justa, nos retraso un montón respecto a acercar Malvinas a la Argentina, nos dejaron una base militar que controla con la excusa de defender a dos mil habitantes, todo el Atlántico Sur, e hizo que los británicos dilaten aun mas la posibilidad de sentarse a negociar, a sabiendas que no respetan ningún foro internacional. No van a la ONU…pero con su poder de veto dejan a estos pueblos a merced de la fuerza. Ellos no respetan los foros pero que nos pasaría a nuestros países si somos nosotros los que no lo respetamos.

    Sabemos que en la actualidad, se sigue con mucho tesón, en ámbitos diplomáticos, la reclamación del derecho soberano de Argentina por las Islas Malvinas, ¿Pudiera contarnos de estas Islas, sus recursos naturales, tanto territoriales como de las aguas que las circundan, además de la posición estratégica, que las hacen tan apetecibles a los que usurpan y a los que toleran ese ingerencismo?

    El tema es que no son dos islas solamente, la cuestión Malvinas abarca un territorio enorme de casi 6.000.000 de km cuadrados hay dos argentinas más en el mar. Ellos no solo se apropian de nuestras Malvinas sino también de Georgia y Sándwich del Sur…que forman parte de nuestro territorio, que están unidas a la Antártida por la cadena montañosa de los Andes, que ahí se hace submarina. Eso les da según la teoría del sector de quedarse con el 90 % del territorio antártico argentino. Que si bien esta bajo el tratado antártico en estos momentos en el 2041 si no se renueven esos territorios y sus recursos quedaran en manos de ellos. En la cuenca Malvinas hay petróleo, gas, y pesca que depredan sin control en nuestro mar, como siempre han sido explotadores de otros pueblos y sus recursos. y de acá a algunos años el bien mas preciado..el agua dulce que esta en La Antártida y en sus hielos continentales.

    Recientemente, la presidenta argentina, Cristina Kirchner, planteó la desclasificación del Informe Rattembach, y el CECIM, apoya esta desclasificación, pudiera decirnos ¿En qué consiste?

    El informe Rattenbach es un amplio informe que hicieron los propios militares argentinos apenas terminada la guerra donde juzgan la actuación de las fuerzas armadas en ocasión del conflicto. Ese informe encabezado por el general en aquel entonces mas antiguo de las fuerzas, era muy duro para con ellos, y los condenaba a penas gravísimas a los que la condujeron, explicando militarmente los motivos.
    Bajo el código de justicia militar de aquel entonces ya ante penas tan graves lo ocultaron, y eso es lo que hoy la presidenta Cristina envió a desclasificar. Saber la verdad de ese informe. El CECIM apoya porque en 1988 y clandestinamente habíamos publicado parte de esas conclusiones,

    Conocemos además del repudio acerca de planteamientos realizados en la actualidad de la disputa acusando a la Argentina de “colonialista” ¿Qué pudiera comentarnos?

    Lo que podemos comentar es que si los ingleses tienen un “Humor Inglés” en este caso deben haber ido al máximo, El Reino Unido e Inglaterra en particular sometido a pueblos durante cientos de años. Las colonias inglesas llegaban a mas de 33 millones de km cuadrados, impusieron a sangre y fuego a tantos pueblos, se llevaron lo mejor de todos lados y a los chinos por ejemplo los intoxicaron metiéndole el opio. Y aun hoy conservan colonias y son realmente ellos los colonialistas, a Malvinas no pueden decir que se pueden auto determinar porque nos sacaron por la fuerza en 1833 y son nada mas que fuerzas ocupantes. Los colonialistas de siempre!

    Finalmente, después de 30 años de transcurrida la guerra con las reflexiones hechas, y esclarecedoras, en este mundo globalizado, caótico, y dónde las guerras han sido catalogadas como preventivas, sin tomar en cuenta a los Organismos Internacionales, ni a la opinión mayoritaria de los pueblos. Si volviera a repetirse lo ocurrido ¿Qué haría usted por las Islas Malvinas, como argentino?

    Lo principal es no confiar más en esos foros internacionales, que responden a sus propios intereses, se deben seguir creando foros nuevos sin los países dominantes, y pensar Malvinas como parte de una región, porque Malvinas y sus recursos es una cosa, pero vienen por los recursos de todos. Regionalizar los problemas y las soluciones. No militarizar el Atlántico Sur, y rediseñar las fuerzas armadas, no para conflictos regionales, ni enemigos internos si no para ocupar los espacios geoestratégicos vacios y defender los recursos naturales, en los cuales va el futuro de nuestro pueblo

    Muchas Gracias

    autor: Isabel Cristina Batista

  • NATHALIE dijo:

    CONSIDERO QUE TODA NACIÓN lATINOAMERICANA LUCHA JUSTAMENTE POR SUS TERRITORIOS. EN EL CASO DE vENEZUELA ES JUSTO DECIR, QUE SIN GUERRAS DE POR MEDIO, TAMBIÉN HA SUFRIDO EL AVANCE COLONIAL Y NEOCOLONIAL SOBRE SUS TERRITORIOS, EN EL CASO DE SU GUAYANA EZEQUIVA, QUE TAMBIÉN ES RECLAMADA POR POTENCIAS EUROPEAS COMO INGLATERRA, Y QUE LOS VENEZOLANOS EN LOS AÑOS DEL PRIMER GOBIERNO DE RAFAEL CALDERA DÉCADA DEL 70, VIO SUCUMBIR SU SOBERANÍA Y SU DERECHO TERRITORIAL ANTE EL ENTREGUISMO DE SU PRESIDENTE AL FIRMAR EL ACUERDO DE PUERTO ESPAÑA, QUE ECHÓ EN EL OLVIDO LAS DISCUSIONES SOBRE LA RECLAMACIÓN DE DICHO TERRITORIO. EN MI MODESTA OPINIÓN ESTO ES SER CÓMPLICE DE LA ENTREGA DE SU PROPIA PATRIA. CREO JUSTA LA RECLAMACIÓN DE LOS PAÍSES LATINOAMERICANOS Y SURAMERICANOS DE SOBRE SUS TERRITORIOS, PORQUE UN PAÍS, UNA NACIÓN DEBE EJERCER SU DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN Y A SU SOBERANÍA, ESO TAMBÍEN ENSEÑA AL PUEBLO A SER SOBERANO Y CONSTRUCTOR INDEPENDIENTE DE SU PATRIA Y TODO GOBIERNO ESTÁ OBLIGADO A GARANTIZARLE ESE DERECHO A SUS CIUDADANOS.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también