Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Graziella Pogolotti: Tenemos las mejores condiciones para un debate desprejuiciado sobre el racismo

En este artículo: Cuba, Cultura, Graziella Pogolotti, Racismo
| 30

pogolotti1Por Heriberto Feraudy Espino

Entrevista a la Dra. Graziella Pogolotti, crítica de arte, prestigiosa ensayista y destacada intelectual cubana, promotora de las Artes Plásticas Cubanas. Graziella es también la presidenta del Consejo Asesor del Ministro de Cultura, vicepresidenta de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y miembro de la Academia Cubana de la Lengua.

En su opinión, ¿dónde radica la raíz de la problemática racial en Cuba?

A través de la historia, el racismo ha sido un modo de garantizar el poder hegemónico de un grupo o clase social. Una vez sembrada, la semilla sigue su desarrollo orgánico más allá de las circunstancias que la engendraron, asimilada por víctimas y victimarios como un valor consagrado por la tradición, trasmitido por vía familiar como componente irracional de un inconsciente colectivo. Para extirparlo se requiere el diseño de una estrategia dirigida a divulgar las causas que lo originaron y a satanizar sus efectos mediante una acción eficaz centrada en el sistema de educación y en la influencia de los medios de comunicación. Las prácticas de discriminación deben enrojecer de vergüenza a quienes las ejercen, las permitan o las difundan. En Cuba, no arraigó el antisemitismo y las grandes fortunas hebreas se integraron a la alta sociedad. En cambio, a pesar de su poder y de su riqueza, el dictador Batista no pudo franquear las puertas del Havana Yacth Club. La constatación de esa diferencia contribuye a despezar las causas de un comportamiento caracterizado fundamentalmente por el prejuicio contra el negro.

Los griegos llamaban bárbaros a los extranjeros. Resemantizado el término, barbarie devino la contrapartida de civilización. De ahí surgió un ideologema convertido en argumento para la discriminación y en ratificación de la inferioridad de los negros, quienes pagaban con la esclavitud el derecho a cristianizarse y a acceder a la cultura, según el modelo europeo. La trata modificó la composición demográfica de la isla y el precedente de la revolución haitiana generó el temor al peligro negro. Así se definía como “problema negro” lo que, en realidad, había sido “problema blanco”. El ejército libertador fraguó una situación inédita. Blancos, negros, chinos compartieron peligros y penurias. Parecían sentarse las bases de una República “con todos y para el bien de todos”. En sus colaboraciones para la prensa norteamericana, José Martí subraya el hecho revelador de una diferencia esencial entre el proceso histórico de Cuba y el de su vecino del norte. Sin embargo, el advenimiento de la República determinó un retroceso en el plano de las relaciones interrelacionales. El color de la piel calimbó nuevamente a soldados y oficiales del ejército libertador. Sin acceso a la tierra ni a los puestos de trabajo, reducidos a las tareas más duras y peor remuneradas, constituyeron un sector de la población marginado por una sociedad excluyente.

La revolución introdujo cambios sustanciales. Desaparecieron los espacios compartimentados según el color de la piel. El sistema nacional de educación eliminó la segregación racial y se amplió el acceso a las profesiones liberales. Desaparecían muchas de las condiciones objetivas que favorecieron el racismo. La acción internacionalista de los cubanos intervino en África en lo militar y en lo civil. En el plano de la cultura, las instituciones concedieron visibilidad significativa a las tradiciones de origen afro. No pudieron superarse del todo las desventajas acumuladas a través de un largo proceso de desigualdad social y permanecieron soterrados los rescoldos de una herencia de prejuicios. La crisis económica de los noventa acentuó las diferencias. Condicionó un despertar de los peores rasgos de la antigua memoria.

¿Cuál fue la actitud de la intelectualidad cubana frente al racismo, la discriminación racial y los prejuicios raciales durante la época de la República?

Los sectores más avanzados de la vanguardia intelectual contribuyeron a delinear un cambio de óptica en relación con el tema racial. Las propuestas de cambio se manifestaron en la renovación de los lenguajes artísticos y el modo de entender los rasgos característicos de la nación cubana. El concepto de civilización, contrapuesto implícitamente al de barbarie, se desplazó a favor de una noción más contemporánea de cultura. En interacción con el conjunto de la sociedad era un ingrediente inseparable del ajiaco en lenta cocción. En su evolución desde el hampa afrocubana, la obra de Fernando Ortiz impulsa un vuelco en el modo de morar las cosas. Los estudios folklóricos se abren paso. En ese redescubrimiento de la realidad participan la llamada poesía negrista, la experimentación musical de Roldán y Caturla, textos como Ecue Yamba-O de Carpentier y la construcción de una poética inspirada en la cosmogonía llegada de África por Wifredo Lam.

Le he escuchado en dos ocasiones referirse a la necesidad de “tomar el toro por los cuernos”, cuando se ha tratado este tema. ¿Qué quiere decir con ello? ¿Avanzamos o no? ¿Observa usted señales de voluntad política para la erradicación de ese lastre en la sociedad cubana?

Cuando me refiero a la necesidad de “tomar el toro por los cuernos”, quiero subrayar que debemos asumir nuestra realidad con todas sus contradicciones, con todo aquello que nuestra cultura arrastra de mala memoria histórica. Reconocer la existencia de una resaca racista entre nosotros, a pesar de los cambios ocurridos en los últimos cincuenta años, es un paso necesario para afrontar la cuestión a la altura de las circunstancias actuales. Se trata, claro está, de un tema delicado por cuanto intervienen en él, no solo elementos del pensamiento lógico sino zonas más oscuras que impregnan el inconsciente. Esas consideraciones han influido en el abordaje cauteloso de un asunto que puede fragmentar la sociedad cubana. Pienso, por lo contrario, que el silencio contribuye a ahondar fisuras. Creo que existe una voluntad política de superar el lastre, tal y como se evidencia con claridad en el comportamiento de los principales dirigentes de la Revolución. Sin embargo, el movimiento es lento, quizá en este como en otros casos, por factores de resistencia inscritos en capas medias en las que sobreviven valores periclitados.

¿Cómo deberíamos abordar esta problemática en el contexto de las nuevas generaciones?

Las generaciones son hijas de su tiempo. Pero no crecen en un recinto amurallado. La memoria cultural, con sus luces y sus sombras, se trasmite a través del entorno: la familia, la escuela, el barrio, el universo sonoro y visual. Por ello, la batalla contra el racismo debe librarse en el conjunto de la sociedad, aunque se establezcan coordenadas mediante una articulación coherente de los planes de estudio en el sistema nacional de educación. Una visión integradora de la cultura nacional debe dosificarse en los programas de historia y en los cursos de español y literatura. Así podrá conformarse una mirada definitivamente liberada de concepciones eurocéntricas -sin renunciar a cuanto hemos heredados de una tradición occidental que también está en nosotros. En similar dirección, los instructores de arte tienen que asimilar la cultura popular viviente en cada región para no producir una falsa dicotomía entre la academia y los contextos sociales.

¿Considera usted que el debate público de este tema pueda dividir la unidad de la Nación?

El silencio no puede borrar la realidad. Las contradicciones latentes deben asumirse desde una verdadera perspectiva dialéctica. De no suceder así, permanecen sumergidas y socavan desde abajo el tejido social, tan subrepticiamente como una filtración de agua en el edificio mejor construido. Tenemos las mejores condiciones para afrontar un debate desprejuiciado, porque nunca se hizo tanto para eliminar las causas objetivas de la exclusión, por mostrar el acervo artístico conservado en el folklore, por garantizar el ejercicio de las distintas prácticas religiosas y por fortalecer los vínculos con África.

¿Qué rol le atribuye a la intelectualidad cubana de estos tiempos, en la lucha contra formas de discriminación y prejuicios por el color de la piel?

La intelectualidad cubana actual ha sostenido la continuidad en la lucha contra la exclusión por el color de la piel planteada por sus predecesores al tenor del contexto de cada época. Antes constituía un sector muy reducido de la sociedad, animado por escritores, artistas, dirigentes políticos y sindicales de posición izquierdista, por algunos periodistas y por un puñado de activistas procedentes de las profesiones liberales, tanto blancos como negros. El espectro se ha ampliado numérica y cualitativamente. Los escritores y artistas se cuentan por centenares. Hay que contar también con los especialistas de las distintas ramas de las ciencias sociales: historiadores, economistas, antropólogos, filósofos. Un repaso a las publicaciones del último medio siglo revela el peso indiscutible de trabajos que permiten analizar el tema desde sus más variadas y complejas aristas. Ciertamente, estos estudios, dado su carácter, tienen circulación limitada. Falta utilizarlos como fuente para divulgar esas ideas matrices a través de medios con mayor alcance popular.

¿A qué le atribuye la tendencia de los medios de comunicación a silenciar este tipo de discriminación?

El silencio de los medios de comunicación en torno a este tema responde a diversas causas. Una de ellas se deriva de la tendencia triunfalista y acrítica que ha dominado por mucho tiempo, respaldad por la cautela ante el despertar de fisuras en la necesaria unidad nacional. No puede descartarse, por lo demás, el desconocimiento del tema con toda su complejidad por muchos actores que intervienen en el trabajo cotidiano de los medios. En este sentido, sería conveniente tener en cuenta para el diseño de una estrategia efectiva, la necesidad de organizar cursos y talleres avalados por el mayor rigor científico para fundamentar las acciones en un conocimiento integral. No descarto con ello la posibilidad de matar al pequeño racista que, sin tener conciencia de ello, sobrevive en nosotros.

En nuestro país se oye hablar poco de la sociedad civil. ¿Piensa usted que esta, aun cuando existe, puede jugar un papel significativo en esta lucha?

No es este el lugar para entrar en el debate de la sociedad civil. Es evidente que existen en Cuba numerosas instituciones revolucionarias no gubernamentales, dotadas de perfil propio. La UNEAC es una de ellas y viene abordando el tema desde la década del noventa. Algunas Fundaciones como la Fernando Ortiz vienen realizando una labor de singular importancia en este aspecto. Creo que el debate podría abrirse con resultado fructífero en otras asociaciones profesionales existentes en el país, con lo cual se abriría el espectro a una mayor diversidad de puntos de vista.

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el mestizo dijo:

    No acabo de entender lo de la situación de racismo en un pais donde casi el 90% de la población es negra o mestiza.

  • AMARILYS dijo:

    La doctora Pogolotti con su profunda cultura y su compromiso con la Patria nos muestra un análisis profundo de un tema que debe ser objeto de debate público sin miedos, pues es la única forma de enfrentarlo. No se debe pensar que porque algunos en sus formas de expresiones públicas dicen una cosa se comportan con el mismo nivel de correspondencia entre lo que dicen y lo que hacen.Es el caso de algunos personajes que admiten la igualdad social sin discriminación pero no admiten “retrocesos raciales en su familia”. Eso unido a errores cometidos que fueron realizados por Fidel Castro en los años 60, en el Primer Congreso del PCC, en los años 80, en los 90, que nos alertaba de los peligros de mantener una solapada discriminación racial…nos indican que es un asunto a debatir para buscar las causas enfrentarlo y solucionarlo con el paso que dan las soluciones a los asuntos del espíritu. Recuerdo al viejo Engels: las costumbres y tradiciones merodean en las cabezas de los hombres como un duende…Gracias doctora usted es un ejemplo de intelectual que pone su altura al servicio de todos. FELIZ AÑO!

  • moni gonzález dijo:

    Señora, cuanta injusticia con la discriminación, yo opino que hay negros que pueden ser bien blancos si se lo proponen, como asi tambien hay blancos que si son de verdad bien negros, lastima que la piel no cuenta….

  • Tony dijo:

    Magistral clase de sensibilidad y cubania la que nos imparte esta gloria de la cultura cubana.

  • gallo dijo:

    QUE ARTICULITO o QUE ENTREVISTA MAS…
    Los negros al igual que cualquier oprimido, siempre han pensado y sentido, igual que los demas, solo que…no han sido tenidos en cuenta
    Quien no resuelve lo general, dificil que perdure con lo particular de su lucha.
    Los oprimidos del mundo sufren por la historia escrita y por la no escrita tambien.
    La buena historia debe sentirse con alma de humanidad primero y reescribirse despues para que todos se vean en ella y aprendan, crezcan y mueran sin rencores, odios ni apetitos desmedidos.
    Señal buena seria que los oprimidos todos, sean oidos y mirados.
    Lo que mal empieza…por eso la era de occidente no ha sido, no puede ser ni sera buena ni justa para COMPARTIR.
    En la India el occidental imperio en decadencia se topo con Gandhi, del cual quisiera compartir, con todo respeto a lo diferente, una oracion de gracias al señor llena de enseñanzas PARA TODOS, que recien me llego:

    Señor…
    Ayúdame a decir la verdad
    delante de los fuertes y a no
    decir mentiras para ganarme
    el aplauso de los débiles.
    Señor…
    Si me das fortuna, no me
    quites la razón. Si me das
    éxito, no me quites la humildad.
    Si me das humildad, no
    me quites la dignidad.
    Señor…
    Ayúdame siempre a ver la
    otra cara de la medalla,
    no me dejes inculpar de traición
    a los demás por no pensar
    igual que yo.
    Señor…
    Enséñame a querer a la gente
    como a mí mismo y a
    júzgarme como a los demás.
    No me dejes caer en el orgullo
    si triunfo, ni en la desesperación
    si fracaso.
    Señor…
    Si me quitas el éxito, déjame
    fuerzas para aprender del fracaso.
    Si yo ofendiera a la gente, dame
    valor para disculparme
    y si la gente me ofende,
    dame valor para perdonar.

    ¡Señor… si yo me olvido de ti,
    nunca te olvides de mí!

    Mahatma Gandi.

  • Salustiano Garcia dijo:

    No solo existe en Cuba la discriminacion racial. Existen otros tipos de discriminaciones y la mas denigrante es la discriminacion por el hecho de ser cubano.

  • Salustiano Garcia dijo:

    Al cubano se le discrimina y no por ser negro o por ser balanco, sino por ser cubano. Por que los extranjeros tienen mas derechos en Cuba que los propios cubanos???

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Si 400 años de esclavitud y 50 de República racista fueron sin embargo el lugar historico donde se formo, fortalecio y desarrollo la NACIÓN CUBANA, con todo respeto me parece un poco exagerado plantear que ahora se ponen en peligro en estas condiciones dicha nación, si no lo pudo lograr la homofobía y la persecución de los religiosos, (remenber UMAP), ahora que se han superado esas formas de discriminación es cuando está en peligro la unidad nacional, estoy fuera de sintonía totalmente.

  • carlos dijo:

    Verguenza. Moni gonzalez , como es posible que puedas decir semejante disparate que un negro si se lo propone puede ser blanco de donde tu saliste . Es que ser blanco es una bendicion, merito, premio o algo por el estilo. Te recomiendo que no salgas de la caberna donde habitas y por favor ponte a estudiar…?

  • jose a hdez dijo:

    creo que en cuba el racismo esta en el subconciente de muchas personas.en lo fundamental a esquemas y patrones de antano,que aun perduran.

  • Yandys dijo:

    Como dice la gran Graziella Pogolotti, la prensa siempre a sido “triunfalista y acrítica” de ahí viene todo el problema.

  • Ulrich Schliz dijo:

    Objetivamente el racismo es otra versión derivada del clasismo general. Siempre donde haya explotación, guerras de conquista, etc. … en pocas palabras: donde exista el chauvinismo de una clase superior, allí no se escapen las diferencias raciales y culturales. Se perpetua todavía un buen rato, aunque las condiciones objetivas, hayan desaparecido. Subjectivamente, el racismo o cualquier discriminación colectiva es la impotencia interna de un individuo de defender su autoestima contra un sistema, que le discrimina a él en cualquier forma,y este individuo , en vez de rebelarse valientemente para agregarse valor, busca como cobardemente rebajar el valor a otros, para quedar “arriba” – un auto-engaño. Esta mentalidad todavía arrastran algunos, quienes son incapaces de ubicar su autoestima en la solidaridad social del socialismo – y siguen buscando como quedar “arriba”. En mi primera patria, Alemania p.e., frecuentemente he encontrado mas xenofobia y racismo, especialmente en la parte más pobre y mas discriminada de la población alemana y – escuchen – entre los mismos objetos de esta discriminación . Hubo colegas turcos – y estos son los más perseguidos – quienes vociferaban “Extranjeros fuera” y colaboraron con los nazi-racistas.
    Aquí en Nicaragua hay un fenómeno, que no conocía antes: El racismo contra la propia raza y la adulación a la raza, a la cual pertenecen sus propios discriminadores y verdugos. Desde luego hay diferencias – siempre en flujo -entre culturas y razas – pero ser diferente es común y además enriquecedor. En Alemania se puede ver en el mapa, que se generaba cultura en especial en las regiones, donde se mezclaron razas y culturas. (La antigua Prusia, Alemania sur y la región del Rhin).La enorme caldera industrial entre Ruhr y Rhin era suelo de alta consciencia revolucionaria y cultura muy humanista, igual como en los puertos de Bremen y Hamburgo, por ejemplo. No es simplemente una cuestión moral – es cuestión de vida y muerte para la clase trabajadora, si quiere alcanzar la unidad para sacarse el yugo de la represión clasista de la encima. La solidaridad de clase y la amistad de los pueblos son la esencia de nuestro futuro – o no habrá.
    Saludos
    Ulrich Schliz

  • OLPeña dijo:

    Gracias Doctora, por ese magisterio de dar cultura, siga, sus escritos son un manantial de aguas cristalinas y un susurro que reconforta. la nación se funda, no por el avance si no por la rectificación y esto no atenta contra los principios sagrados de la revolución, pienso que no es una cuestión del sistema, ni del partido, se han cometido errores, muchos de estos se han solucionados, es verdad; es una condición solapadas en la conciencia individual, de negros, de blancos, de guajiros, de mujeres, de homosexuales, de impedidos, de orientales, que entre todos tenemos que rebasar, no por decreto, sino por una cultura integral, rectorada por las instituciones, por el estado y sobre todo por el partido. Así como El triunfalismo nos hizo daño, el acomodo nos hizo daño; el alcanzar niveles básicos para todos, pensamos que de un pestañado se borraron más de 300 años de explotación y de racismo extremo, de hecho fuimos fundados como nación de doble raza y nos duele que todavía perduren mayorales y rancheadores disfrazados en todos los niveles de la sociedad.
    Salud Graziella Pogolotti y nos acompañe por muchos años, feliz año 2012

  • Adolfo dijo:

    SE HABLA DEL RACISMO EN CUBA COMO SI ESTO FUESE UN PROBLEMA NACIONAL, Y SIEMPRE QUE HABLAMOS DEL RACISMO NOS REFERIMOS AL NEGRO, NO AL CHINO U OTRAS RAZA, YO REALMENTE NO LO VEO, NO LO SIENTO, SIN CONTAR CON LOS COMPLEJOS DE ALGUNOS NEGROS QUE SE SIENTEN DISCRIMINADOS POR CUALQUIER ACCIÓN, YO NO ME SIENTO DISCRIMINADO PORQUE SIENDO BLANCO LA MAYORÍA DE LOS DEPORTISTAS NO LO SON, POR LA SENCILLA RAZÓN QUE PARA HACER UN EQUIPO CUBA SE ESCOGEN LOS MEJORES INDEPENDIENTEMENTE DE LA RAZA, POR ESO CREO QUE ES UN ERROR DAR UNA COMPOSICIÓN ÉTNICA A CUALQUIER ORGANIZACIÓN O SISTEMA, BUSCAR QUE HAYA UNA PROPORCIÓN DE NEGROS EN LA ASAMBLEA NACIONAL U OTRA INSTITUCIÓN ES COMO DECIR QUE ENTRE LOS DEPORTISTAS DEBEN HABER UN PORCIENTO DE BLANCOS Y NO LOS MEJORES, PROPORCIONAL ESO ES DESEGREGACIÓN CON EL RESTO DE LAS RAZAS.
    NO CONOZCO A NADIE QUE HAYA DEJADO DE ESTUDIAR POR SER NEGRO, NADIE QUE TENIENDO CONDICIONES SE LE NIEGA UN PUESTO DE TRABAJO O CARGO POR SER NEGRO Y NADA PARECIDO.
    PERO NO NIEGO QUE EN LAS RELACIONES HUMANAS SI EXISTEN REMINICENCIAS AÚN QUEDAN QUIEN NO ACEPTA QUE UN HIJO SUYO SE CASE CON UNA NEGRA, PEDRO SE ELIMINARÁ POR SI SÓLO CON EL PASO DE GENERACIONES PORQUE LA JUVENTUD NO LO ESTÁ VIENDO ASÍ.
    HE CONOCIDO DE NEGROS QUE DICEN QUE LA POLICIA SOLO DETIENE NEGROS, PERO ES QUE LA MAYORÍA DE LOS POLICIAS SON NEGROS O MESTIZOS Y NO ME SIENTO DESCRIMINADO SI UN POLICIA ME PIDE UN CARNET.
    EXISTE O SUBSISTE EL MACHISMO, PERO LA HOMOFOBÍA SE HA IDO ELIMINANDO, EXISTE EL ABUSO DOMÉSTICO DONDE PARTICIPAN NEGROS Y BLANCOS.
    HOY LA PRINCIPAL DISCRIMINACIÓN QUE SUFRO NO ES RACIAL, SINO ECONÓMICA, MUCHOS DE LOS QUE HOY TIENEN DINERO POR CUALQUIER VÍA, CON AUTOS DE MUY BUENA CALIDAD Y COSTOSOS, VEN CON MENOSPRECIO AL RESTO DE LA POBLACIÓN Y ESO SI ES PARA MI UN PROBLEMA, DEJEMOS AL RACISMO TRANQUILO QUE EN CUBA ES MUY POCO, VEAMOS LO QUE ANTES MENCIONÉ, ESO SI ES PELIGROSO.

  • pedro dijo:

    En parte estoy muy de acuerdo con lo que dice Adolfo, pero con lo que si no estoy de acuerdo es DE LA ESTUPIDEZ DEL RACISMO EN CUBA.
    SI HAY UN LUGAR EN EL MUNDO CON MENOS RACISMO ES CUBA.
    Advierto no por creer que se mas que nadie, sino por cosas de la vida que me han permitido observar en Rusia y en Europa cuando se hace mucho incapie en un problema de razas o nacionalidad (cuando en realidad fueron problemas aislados y no frecuwentes)con el cursar de los anos trae UN PROBLEMA MAYOR, Y ES MUCHO MAS RACISMO POR PARTE DE LA OTRA RAZA A LA QUE SE COLOCA EN DESVENTAJA ARTIFICIALMENTE.
    En la mayoria de los casos una carrera o un titulo en Cuba se obtiene por meritos personales sin tener en cuenta la raza de origen.
    Parece ser que alguien o algnas personas quieren sacar ventajas politicas de un problema que no existe en tales proporciones; SI QUIEREN VER RACISMO LOS INVITO A IR A CUALQUIER PAIS DEL MUNDO Y SI NO ERES RUBIO Y DE OJOS AZULES, PUES PREPARECE. He visto millonarios sean italianos o espanoles tratados con desden por alemanes o ingleses por ser de pelo negro (tremenda estupidez).
    Por favor dediquen los conocimientos en Cuba a otros problemas y dejen el RACISMO ARTIFICIAL QUE ESTAN CREANDO, SINO QUIEREN VER EN UN FUTURO UN ODIO INMENSO, QUE CREARAN USTEDES, DE LOS POCOS BLANCOS QUE QUEDEN EN MINORIA EN UN PAIS DE 90 % DE MESTIZOS, POR EL HECHO DE HABERLES QUITADO DERECHOS DE MERITOS PARA OTORGARSELOS A OTROS POR “PURA POLITICA”.
    La descriminacion racial seria a la inversa!!!!!!!!

  • Marta dijo:

    Adolfo, estoy de acuerdo con usted. A veces siento que estamos echándole aire para que suba un tema que por más reminiscencias que puedan quedar en el subconsciente de algunas personas, no es ni ha sido la tónica que ha determinado en estos años de Revolución el acceso de la gente al trabajo, al estudio, a la recreación, a la salud pública, a los cargos estatales o partidistas. Creo que si el desbalance en el color se ha producido en nuestra sociedad en algunos sectores en relación con otros, más que todo se debe a los siglos de marginalidad a que fue sometida la población negra y que ha hecho por trasmisión familiar y no por real oportunidad, que sus perfiles de estudio y ocupacional se hayan inclinado más por unas ramas que por otras y eso es un proceso que tiene que ver con la economía y también con la cultura, y con el tiempo; que es cierto que los medios deben influir constructivamente y no para atizar desigualdades ni discursos que por demás, nos vienen importados fundamentalmente desde que Obama está en la presidencia de Estados Unidos. Señores, cuidado con eso. De verdad que me fastidia muchísimo que estemos como el perrito de la RCA Victor escuchando la voz de quien hace mucho, no es amo de Cuba.

    Y en cuanto a discriminación, Adolfo, quiero decirle que no me importaría que alguien viviera económicamente mejor que yo si su aporte a la sociedad es mayor que el mío; lo fastidiado es que muchas veces los que viven mejor que uno, son los que menos se han sacrificado, los que lucran con el invento o beneficiados por dudosas entradas de dinero, es decir malversadores o favorecidos por relaciones amistosas .

    Si el guajiro llena de comida el agro, bienvenido que viaje en auto y vista bien, viaje, construya o compre casa mejor que la mía; si la científica que descubrió la vacuna gracias a la cual vivo tranquilamente con la salud de mis hijos y mis nietos, BIENVENIDA que viva en la mejor casa, con piscina, que tenga el mejor carro y vacacione en París, si le diera la gana de hacerlo algún día; lo fastidiado es que lo hagan quienes no lo merecen, ni se han ganado el respeto con su trabajo o que por un asunto de falsa “igualdad”, gente vaga e incapaz perciba el mismo salario y las mismas oportunidades que uno que sí aporta, se sacrifica y crea. Y ESE SÍ ES UN TEMA QUE NO PUEDE SEGUIRSE DILATANDO MUCHO TIEMPO MÁS. Por favor, periodista, haga un trabajo profundo sobre ese tema.

  • Marta dijo:

    Ay… se me olvidaba: Oye Salustiano, date tu vueltecita por Cuba que estás atrás con tu discurso y si no, actualízate viejo, antes de opinar.

  • Abigail dijo:

    No hay peor forma de discriminar que la de establecer porcientos en organizaciones o “jefaturas”, de “negros” y mujeres”…Donde se ha visto eso? Para los cargos se necesitan personas capaces, y al medir la capacidad de las personas se habrá de hacer con un manto en los ojos que impida detectar el color de la piel de esas personas…hasta cuando? Es denigrante cuando se pide que ciertos niveles de organización social se cubran con tal porciento de negros o mestizos o mujeres…Hay muchos documentos publicos en los que se pide especificar color de la piel…para qué?

    La tv estigmatiza el color de la piel, en una telenovela no se muestra nunca una pareja de amor “mixta” y que sean los protagonistas, y donde precisamente no prime el color de la piel como la causa de sus desavenencias o desencuentros para -telenovela al fin- terminar en un “happy end” donde triunfe el amor y nadie se de cuenta de la diferencias de piel, sino donde todos digan !Que viva el amor”!
    Hay mucha tela por donde cortar, esta sociedad cubana está aun muy estigmatizada por el racismo, no nos engañemos mas con palabras lindas y vayamos al pollo del arroz con pollo..

  • kaloma dijo:

    tienes razón, abigail!

  • Francisco Rivero dijo:

    Al leer el titulo de esta entrevista:
    Graziella Pogolotti: Tenemos las mejores condiciones para un debate desprejuiciado sobre el racismo.

    Tengo a bien a recordar en mi comentario que hace 50 años en el año 1961, se edito en la Habana un pequeño libro, que en su contenido se encuentran elememtos de como volver a repensar las posibilidade de una sociedad en el cual los estigma de la discriminacion sea por la condicion de clase,de genero o raza, no tuvieran espacio en la sociedad.

    El titulo de este libro es:
    ” Como surgio la Cultura Nacional ”
    de Walterio Carbonel (1920-2008)
    Es para mi una obra fundamental que situa referencias, como reflexiones necesarias en ese largo y complejo del andar en sociedad para refundar una nacion donde el individuo desarrolle su plena enmancipacion.

    Pienso que si para los ciudadanos de Cuba las condiciones estan dadas para un debate desprejuiciado sobre el racismo y toda forma de discriminacion, seria bienvenida la lectura de ” Como surgio la Cultura Nacional ”

    Un saludo cordial

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también