Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Ordena justicia argentina practicar ADN a hijos de dueña de Clarín

En este artículo: ADN, Argentina, Dictadura Militar
| 3

adnLa justicia argentina ordenó hoy la extracción obligatoria de muestras genéticas de los hijos adoptivos de la dueña del Grupo Clarín, Ernestina Herrera de Noble, para saber si son hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar.

La Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal rechazó este jueves un recurso de apelación presentado por los abogados de Marcela y Felipe Noble Herrera, quienes quieren evitar la entrega de pruebas de ADN que podrían demostrar su verdadera identidad.

Este fallo confirma la petición realizada por la jueza Sandra Arroyo Salgado el 21 de diciembre pasado para que se extraigan de manera directa, “con o sin consentimiento, mínimas muestras de sangre, saliva, piel, cabello u otras muestras”.

El complejo caso comenzó en 1976, cuando Herrera de Noble, propietaria del Grupo Clarín, adoptó de manera irregular un bebé que, según dijo, se había encontrado en la puerta de su casa y luego a otro que se lo “ofrecieron” en una comisaría.

La acaudalada empresaria fue una férrea defensora de la última dictadura militar (1976-1983), la cual se caracterizó por el robo de bebés a mujeres que parían en los centros clandestinos de detención y luego eran asesinadas.

Herrera de Noble fue detenida en 2002 por “supresión de estado civil, retención y ocultamiento de menores y falsificación de documento público”, pero quedó en libertad seis días después y el juez de la causa terminó destituido.

Desde entonces, la acaudalada empresaria obstaculizó por todos los medios la realización de los exámenes de ADN de sus hijos adoptivos, pero el año pasado, en plena pelea con el gobierno de Cristina Fernández, no pudo impedir que la causa judicial avanzara.

Aunque los Noble Herrera fueron obligados por la justicia, mediante un allanamiento realizado en mayo de 2010, a entregar sus prendas íntimas, las pruebas revelaron que las muestras tenían el ADN de al menos tres personas.

Eso implicó que la ropa de los herederos del imperio Clarín fue manipulada para que no se pudiera cotejar en el Banco Nacional de Datos Genéticos con las muestras de los desaparecidos políticos durante la dictadura.

La causa es impulsada por las Abuelas de Plaza de Mayo, organización que nació en 1977 para buscar a sus nietos, de los cuales han podido recuperar a 102 de los 500 que, calcula, fueron apropiados por los militares y entregados en adopciones ilegales.

La única esperanza que tienen ahora las Abuelas para saber la verdadera identidad de los hermanos es que las nuevas muestras de ropa, saliva y sangre que se habían desestimado en un primero momento sirvan para identificar su perfil genético.

(Con información de Notimex)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    UNA BUENA Y UNA MALA…

    De este fallo hay que cuidarse. Si bien de él surge que se van a cotejar las muestras -suponiendo que las obtengan, porque aún los abogados de la Noble pueden apelar en última instancia a la Corte Suprema de Justicia de la Nación… y es casi seguro que van a apelar-, también se puede observar que los jueces limitaron esa comparación de perfiles de ADN con las que hay en el banco, pero de familiares de desaparecidos al 13 de mayo de 1976 -para el caso de la chica (Marcela)- y al 7 de julio de 1976, en el caso de Felipe.

    El golpe de Estado fue el 24 de marzo de 1976 y la masiva “cacería” de militantes políticos opositores -instrumentada por los dictadores- fue inmediata y continuó durante años.

    Esas fechas de las que habla el Tribunal de Casación corresponden a los documentos de las adopciones que esgrimiera la dueña del oligopolio “Clarín”. Es aquí, donde aparece otra probable maniobra con la ignorancia, negligencia o… ¿anuencia de los camaristas? para evitar se sepa la verdad, porque los chicos bien pudieron haber nacido días o meses después y, de esa manera, se limita absurdamente la investigación.

    ¿Cuál es el problema para no extender las comparaciones con todos los perfiles que hay en el banco de datos genéticos y que piden las Abuelas?

    No hay argumento que resista esa legítima petición.

    Esos documentos presentados por la viuda del doctor Noble -el verdadero fundador y propietario del diario fallecido en 1969-, se probó, están preñados de falsedades absolutas. ¿No tuvieron esto en cuenta los camaristas que ahora producen este fallo?… Raro, muy raro y extravagante.

    De esa manera, se puede llegar a evitar la comparación con todos los perfiles de ADN de desaparecidos posteriores a esa fecha. ¿Quién sabe, en realidad, la edad real de estos chicos? Bien pudieron ser apropiados en fechas posteriores a las que consignan los papeles de la “madre adoptiva”. Ya se sabe cómo procedían los miserables que mataban a militantes políticas embarazadas apropiándose como un botín de guerra de las criaturas nacidas en cautiverio.

    En estos días recientes se agregó un dato estremecedor: las “madres adoptivas” -en general mujeres de militares y policías represores-, elegían a los niñitos como si fueran mascotas por el color de su piel, sus ojos, sus facciones… algo espantoso.

    Uno se formula la siguiente observación: la propietaria de “Clarín”, diario tan preocupado por los derechos humanos en Cuba, ¿habrá estado en la galería de la improvisada maternidad de la ESMA u otras cuevas repugnantes de la dictadura eligiendo criaturas para adoptar y para satisfacer alguna carencia maternal?

    ¿Le habrán llevado -considerando su rol “social” de millonaria y empresaria amiga de los tiranos- fotografías para que elija?

    No estamos al tanto hasta ahora. Pero diez años de artilugios leguleyos para no saber al dedillo de dónde sacó a esos chicos, quién se los dio y considerando que se constataron falsedades evidentes en su testimonio relacionado a cómo dio con aquellas criaturas, es más que sintomático.

    ¿Por qué se negó durante una década a resolver esta cuestión que tiene atrapada a la sociedad argentina y en primer lugar a las abuelas que buscan a sus nietos apropiados?

    ¿Qué tiene que ocultar si las adopciones fueron normales en su gestión y los chicos no son hijos de desaparecidos? ¿O lo son?…

    ¿Tal vez, se trata de chicos comprados en el circuito ilegal a madres indigentes, circunstancia muy común en la Argentina?

    Que hay gato encerrado, de eso ya no hay dudas.

    Sean hijos de desaparecidos o de muchachitas a las que les arrebataron sus recién nacidos por medio de dinero y especulando con su miseria, aquí algo muy oscuro se está encubriendo.

    Felipe y Marcela -los adoptados por la Noble-, ya son personas adultas. Mucha gente se pregunta el porqué ellos no quieren saber su verdadera identidad y es aquí donde interviene otra circunstancia tremenda. ¿Les habrán lavado el cerebro para que procedan así? ¿Si conocen la cruel verdad existirían limitaciones para su futuro, considerando que son los herederos de la dueña del emporio? ¿Habrá “papeles” muy reservados que cambien el rumbo de la herencia en caso que la Noble sea incriminada con pruebas contundentes?

    ¿Estarán esperando que la dignísima anciana muera de forma natural para evitar el bochorno, una vez que se sepa la verdad y de esa forma evitar pueda ser condenada por delitos gravísimos como ha ocurrido en casos similares de apropiadores?

    No olvidar que ya estuvo detenida por este asunto y pudo zafar hasta ahora. Tiene millones y millones en su patrimonio y, como todos sabemos, con dinero y en una sociedad de este tipo, todo se puede llegar a comprar. Incluidos abogados y algunos jueces que se corrompen.

    En Argentina, tenemos una colección de antecedentes de lo que digo.

    El tiempo dirá. De cualquier forma, resulta sugestivo en los aspectos que he mencionado más arriba el dictamen que se acaba de conocer.

    Algo huele a podrido en este asunto con tantas dilaciones y maniobras inexplicables.

    Y no es Dinamarca… es en Argentina, parafraseando al célebre William.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    Me parece que es un gran paso de avance de parte de la justicia de Argentina.

    Mi apoyo total aunque se que es dificil cuando hay tanto dinero por el medio

  • alapaco dijo:

    Un fallo muy dudoso sin dudas, esperemos que la Suprema Corte de Justicia, haga precisamente justicia.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también