Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Las petroleras británicas se interesaron por la guerra de Iraq

En este artículo: Estados Unidos, Guerra, Iraq, Petróleo
| 3

petroleo-wti-101Era un secreto a voces. Desde la caída de Bagdad, en abril de 2003, los críticos a la guerra de Iraq ya denunciaban los intereses de las grandes petroleras occidentales (sobre todo de EEUU y Reino Unido) en el oro negro. La Casa Blanca y Londres sólo hablaban de “democracia”. Sin embargo, The Independent mostró ayer que un año antes de la invasión de Iraq, los ministros británicos y las mayores petroleras del mundo analizaron planes para explotar el crudo iraquí.

“Irak es una gran perspectiva petrolera. BP [British Petroleum] está desesperada por estar allí y ansiosa de que los acuerdos políticos no le denieguen la oportunidad”, según un archivo del Gobierno al que ha tenido acceso el periódico. Otros documentos indican que fueron varias las reuniones celebradas para evaluar la explotación de las reservas de petróleo. Las intenciones oficiales de la entonces Administración Blair quedan en tela de juicio.

Los archivos también muestran que la compañía Symons acordó presionar al Gobierno de George W. Bush en nombre de BP porque esta temía quedarse fuera de los acuerdos secretos entre Washington con las firmas energéticas de EEUU, Francia y Rusia.

Reino Unido analizó la explotación de crudo de Iraq antes de la invasión

Un año antes de que el Reino Unido asumiese una labor clave en la invasión de Irak, los ministros británicos y las mayores petroleras del mundo analizaron planes para explotar el crudo del país árabe, afirma este martes ‘The Guardian’.

Unos archivos del Gobierno a los que ha tenido acceso el periódico indican que fueron varias las reuniones celebradas para evaluar la explotación de las reservas de petróleo, lo que plantea nuevos interrogantes sobre la participación británica en la guerra.

Según el rotativo, estas revelaciones contrastan con las afirmaciones ante la prensa de que las petroleras y los Gobiernos occidentales no tenían interés en el crudo de Iraq.

“The Guardian” agrega que en marzo de 2003 (poco antes de que el Reino Unido se metiera en el conflicto bélico) Shell calificó de “muy inexactas” unas informaciones que indicaban que había celebrado conversaciones con el Gobierno sobre el petróleo iraquí.

La petrolera BP negó en su día que tuviera un “interés estratégico” en Iraq, mientras que el entonces primer ministro Tony Blair calificaba la “teoría de la conspiración petrolera” como “absurda”, agrega el matutino.

Sin embargo, unos documentos del Gobierno correspondientes a los meses de octubre y noviembre de 2002, antes de la invasión de Irak (2003), muestran una situación muy distinta, ya que la entonces viceministra de Comercio Baronesa Symons le había informado a BP que las empresas del sector energético debían tener una participación en las enormes reservas de petróleo y gas de Irak como recompensa al compromiso militar de Blair con los planes de EEUU sobre ese país.

Los archivos también muestran que Symons acordó presionar al entonces Gobierno de George W. Bush en nombre de BP porque esta compañía temía quedarse fuera de los acuerdos secretos entre Washington con las firmas energéticas de EEUU, Francia y Rusia.

La información publicada hoy por ‘The Guardian’, basada en unos documentos obtenidos por un escritor, también indica que el Ministerio británico de Asuntos Exteriores invitó a BP el 6 de noviembre de 2002 a una reunión para hablar de las oportunidades en Irak después de un “cambio de régimen”.

“Irak es una gran perspectiva petrolera. BP está desesperada por estar allí y ansiosa de que los acuerdos políticos no le denieguen la oportunidad”, según un archivo del Gobierno.

El periódico señala que más de 1.000 documentos del Gobierno fueron obtenidos en virtud de la Ley de Libertad de Información por Greg Muttitt, que ha escrito un libro sobre el tema titulado “Fuel on Fire”.

Estos archivos revelan que fueron al menos cinco las reuniones celebradas entre ministros, funcionarios y las petroleras BP y Shell a finales del año 2002.

(Con información de Público)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hector Hernandez dijo:

    Eso se sabía desde 1992, cuando las petroleras norteamericanas “casualmente” “contrataron” para que “operaran” (adueñaran) los yacimientos iraquies luego de la ocupación, de forma “provisional” hasta la “democratización” de Iraq…Ya van cuanto? 19 años de “régimen provisorio”…Será que ahora lo “provisorio” será traspasado a Inglaterra? Digo, para que se cobren lo gastado?

  • Diego dijo:

    Abajo el imperialismo yanki!!! abajo el imperialismo anglosajon y su politica destructiva del mundo!!!!

  • jorge de venezuela dijo:

    para nadie es un secreto que las empresas petroleras de EEUU. y el Reino Unido que a la final es el mismo real de velas unidos con Francia son las que estan detras de la guerra contra el pueblo Libio asi como lo hicieron en Irak la ambicion por el oro negro les permite bombardear pueblos y matar niños mujeres y ancianos sin ningun remordimiento y ahora lo hacen con el visto bueno de la Otan.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también