Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Contratistas de Haití no se benefician de ayuda

| +
Una mujer con sus dos hijos frente a una pared en Petionville, Puerto Príncipe, con carteles alusivas a las elecciones. Foto: Reuters

Una mujer con sus dos hijos frente a una pared en Petionville, Puerto Príncipe, con carteles alusivas a las elecciones. Foto: Reuters

En una bodega de Puerto Príncipe llena de lonas, madera, techos de lámina corrugada, clavos y otros materiales, su propietario Patrick Brun dice haber tenido esperanzas de obtener contratos de los miles de millones de dólares en ayuda internacional prometida a Haití.

Su compañía, Chabuma SA, fundada hace 40 años, vende bloques de cemento, puertas, sacos de arena y otros materiales a empresas internacionales.

Pero Brun desea tener un papel más significativo en la recuperación de su país, y por ello continúa pujando -aunque sin éxito- para ganarse alguno de los contratos del gobierno de Estados Unidos.

“Usted se puede imaginar que, si no podemos ganarnos los contratos por nosotros mismos, nos volvemos totalmente dependientes de las empresas extranjeras y de las organizaciones sin fines de lucro, y eso no nos trae mucha esperanza”, dijo Brun.

“Puede que no tengamos la amplia capacidad de una compañía de Estados Unidos, pero somos respetables.

Llevamos bien los libros y registros (contables), tenemos proveedores extranjeros, contamos con buen crédito, pagamos nuestros impuestos y nuestros derechos de aduanas”, agregó.

De cada 100 dólares que ha gastado el gobierno estadounidense en contratos para la reconstrucción de Haití, las empresas del país caribeño sólo han logrado ganarse 1.60 dólares, según halló The Associated Press en una revisión de los contratos desde el terremoto del 12 de enero.

Además, los contratistas estadounidenses más importantes al principio de la reconstrucción contrataron menos haitianos de lo previsto.

Hay muchas razones para esta disparidad. Una es que USAID -agencia estadounidense de ayuda humanitaria a países extranjeros- está más familiarizada con algunos contratistas de Estados Unidos y concedió algunos contratos de manera urgente sin someterlos a licitación. Además, hay temores de que ocurra una malversación de fondos debido a la abundante corrupción en Haití.

Por el lado haitiano se tiene una comprensión limitada en torno a las prácticas del gobierno de EU.

Pero el uso de la ayuda extranjera para darle contratos a las empresas locales es uno de los aspectos más importantes de la reconstrucción, afirmó Clare Lockhart, directora general del Instituto para la Eficacia del Estado.   “Uno no puede proporcionar solamente puestos de trabajo manual. Es necesario contratar a empresas, donde administradores de nivel medio tengan participación.

Repartición

De los 1,583 contratos que Estados Unidos ha concedido hasta ahora en Haití, por un total de 267 millones de dólares, sólo 20 de ellos -con un valor de 4.3 millones dólares- fueron para empresas propiedad de haitianos.

Además, una auditoría efectuada recientemente por el inspector general de USAID encontró que más del 70% de los fondos concedidos a los dos principales contratistas de Estados Unidos para un proyecto de pago en efectivo a cambio de trabajo en Haití fueron gastados en equipos y materiales.

Como resultado, sólo 8,000 haitianos estaban siendo contratados al día para junio, en lugar de los 25,000 trabajadores diarios que se tenían pensados.

(Con información de AP)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también