Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Silvio triunfa en “La Corbata” (+ Fotos y Video)

| 64

Fotos: Iván Soca y Keyttia Pintón Almenares
Para ver las fotos en alta definición, visite nuestro sitio en Picasa

Julio Beltrán no creyó a su mujer. Ella llegó diciendo que Silvio Rodríguez, en una semana a más tardar, cantaría en el barrio. “¿De Nueva Yol a “La Corbata”? Eso está fuelte, chica”.  No lo podía creer, ni siquiera cuando empezaron a llegar personas extrañas que armaron una tarima con luces de colores y desembarcaron unas matas de areca para disimular un poco los cables y los hierros ubicados a la sombra de los almendros y los pinos que bordean la calle sin asfaltar. “Yo creo que el que viene es Arnaldo y su Talismán”, les chismeó una vecina.

Era difícil creerlo, porque no se había dicho ni pío de este concierto en la prensa, mientras el del Teatro Lázaro Peña, donde Silvio va a actuar este viernes por el bicentenario de la Independencia de Chile, lo han anunciado por la radio y la televisión y las entradas se agotaron en un abrir y cerrar de ojos.  “La Corbata”, además, es un barrio bastante reciente en el límite impreciso entre dos municipios de La Habana, en el Consejo Popular Cubanacán.  “Yo mismo pago el agua en La Lisa y la luz, en Playa”, dice Julio.

Aquí viven unos 1800 vecinos, en 528 casas, buena parte de ellas en mal estado. El barrio, próximo al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, comenzó con algunos asentamientos ilegales y no hace tantos años ni siquiera tenía nombre. La leyenda popular afirma que un borrachito colgó una corbata en uno de los árboles de la calle 198 donde se empezaron a ver las precarias construcciones y cuando alguien pasaba en guagua por ahí decía: “Oye, chofe, déjame en ‘La Corbata'”, y el nombre se le quedó.

Esa es la historia que cuenta Julio y que repite con ligeros cambios José Alberto Álvarez López, el Jefe de Sector de la Policía, quien trabaja en “La Corbata” y es el artífice de esta inusitada agitación en el vecindario.  “Este es un barrio con desventaja social y a veces no le podemos dar a la gente un bloque, un ladrillo, pero sí música, cultura”, comenta el oficial, joven y avispado. “Una vez trajimos un grupito musical y vi que lo aceptaron. El grupito empezó a las dos de la tarde y terminó a las 11:30 de la noche. Luego nos pidieron otras actividades así, con trovadores, con músicos, y se me ocurrió ir a ver a Silvio”.

Pero la gente no estaba muy convencida de que había fructificado esta diligencia. “Fui a ‘la Genética’ (Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología) y les dije a los compañeros que venía Silvio, y creían que yo estaba inventando. Y yo que sí, que Silvio va a estar con nosotros, para mejorar esta comunidad…”. José Alberto mira el reloj. Son casi las seis de la tarde, está lloviznando y hay poca gente en la calle. Por el terraplén avanza un carro blanco que maneja un hombre con una gorra roja. “Pero es Silvio, coño. Es Silvio de verdad”, grita Julio y entra corriendo para su casa a ponerse una camisa.

“Silvio nos dijo en todo momento que sí, que él apoyaba la tarea”, comenta José Alberto a los pocos periodistas que nos encontramos allí.  “La tarea”, se ríe Silvio que escucha divertido el diálogo, y repite: “Estoy cumpliendo la tarea”… El policía continúa: “Cuando Silvio estaba viajando al exterior, el llamaba para saber cómo estaban los preparativos del concierto, y se preocupaba…  Esto va a quedar para la historia”.

LOS GRAMMYS

Este concierto parece que era medio clandestino, le digo. “No era la intención, realmente…” Al poeta y trovador se le ve muy animado y hasta feliz: “Esto fue una iniciativa del policía, que me tocó a la puerta de la casa y me dijo que trabajaba en esta zona y me explicó las características del barrio. Él creía que la cultura era importante. Y yo también creo que es importante y que a veces, cuando faltan otras cosas, la cultura apoya al menos moralmente a la gente.”

Y a partir de esta primera idea, Silvio comenzó a soñar con repetir este concierto en otros lugares de La Habana. “Se nos ocurrió seguir haciendo estos concierto en distintos barrios, barrios un poquito apartados, con sus características, y regalarles además una biblioteca (en “La Corbata” la entrega Miguel Barnet, el Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC). No tenemos un plan formal, de tal fecha a tal fecha, sino que iremos insertando estos conciertos en los huecos que queden entre nuestras actividades.  Poquito a poco.”

Por supuesto, tener a Silvio delante y no aprovechar la ocasión para otras preguntas sería un crimen de leso periodismo. “¿Cómo te enteraste de que estabas nominado para los Grammys Latinos?” “Me llamó Amaury (Pérez) y me lo dijo. Luego lo leí en Internet”, responde.

“Los premios son ajenos a mi forma de trabajar -añade-, pero que te den un reconocimiento siempre es bueno. En particular a un disco como este (Segunda Cita) tan volcado a la realidad cubana. Entre los nominados hay cubanos de aquí y otros que viven fuera; somos 13 cubanos en total. Me parece que es una victoria de la cultura cubana.”

Silvio ya fue nominado anteriormente, por su disco “Érase que se era”. Agradece la nueva nominación: “Si hay un disco mío que mereciera un premio, debiera ser este. Mira como ningún otro hacia nosotros, hacia dentro” de Cuba. “Con Martí y Maceo incluidos”, replico. “Y con la caballería mambisa”, termina él divertido.

SILVIO, NIURKA, TROVARROCO, OLIVER, VICENTE

¿Y a ti qué canción te gusta de Sivlio?, le pregunto a José Alberto, el Jefe de Sector que ha estado comentando a los periodistas cómo se organizó el concierto y la resistencia de la gente a considerar esa posibilidad.  “Ojalá” y entona: “Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan…”. Lo aplaudimos entre risas, cuando ya empieza a notarse movimiento en la tarima.

El concierto comienza con “En el claro de luna”, la bellísima canción del disco Días y flores. Silvio presenta a los músicos que lo acompañan: Niurka González -flautista y clarinetista-, el trío de cuerdas Trovarroco -Rachid López, Maykel Elizarde y Cesar Bacaró- y Oliver Valdés, en la percusión, músicos que lo acompañaron en las exitosas presentaciones de Puerto Rico y Estados Unidos.

Incluyendo a Vicente Feliú, con  un par de canciones -una de ellas “Créeme”-, se sucederían unas 20 melodías. Tal y como notaron los críticos en la gira por Estados Unidos, Silvio tiene la voz intacta y su música nos deja en vilo, en ocasiones marcada por el sonido de la flauta de Niurka que parece llegar de otro mundo, y otras veces por los preciosos vuelos de la guitarra de Rachid.

Emociona también porque esa música digna del Carnegie Hall suena  en medio de aquellas viviendas -algunas “hechas de ruinas y de misterios”, como la casa de la canción “El Papalote”- y cerca de los calderos de la cocina, los perros y los gatos, de la gente en chacleta a la puerta de su casa, del almendro y el pino. Suena en medio de los charcos, del fango, de la lluvia que finalmente no cae, de la tarde que se va, de los mosquitos que van llegando mientras se va haciendo de noche.

Después de oír ·”El Elegido”, “Sueño con serpientes”, “Cita con ángeles”, “El Escaramujo”, “La gota de rocío”, “Mariposas” y otras por el estilo que todos se saben y algunos cantan como si fueran ellos el mismísimo Silvio en el escenario, se entusiasma el público y pide “Yolanda”. Algunos gritan: “pero esa es de Pablo”, y Silvio la canta, claro, y sigue con “El Mayor”, ya con “La Corbata” desbordada y en delirio.  Entonces de pie ante el micrófono, él entona la última canción: “Ojalá”.

Y aquí termino, porque soy incapaz de describir la mirada del policía que tocó una puerta e inició esta historia.

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Cubadebate

Silvio con la cámara en ristre antes de tomar la guitarra. Foto: Iván Soca

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Iván Soca

José Alberto Álvarez, el Jefe del Sector de la PNR en La Corbata, y Silvio. Foto: Iván Soca.

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Cubadebate

Comienza el concierto. Foto: Keyttia Pintón

Niños. Foto: Iván Soca

"La Corbata" está llena de niños. Foto: Iván Soca

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Cubadebate

Silvio en "La Corbata". Foto: Keyttia Pintón

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Cubadebate

Vicente Feliú. Foto: Keyttia Pintón

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Cubadebate

Miguel Barnet entrega algunos de los libros de la biblioteca que recibió "La Corbata". A su lado, dirigentes del barrio, entre ellos Marisel Muñoz, la delegada de la circunscripción. Foto: Keyttia Pintón

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Cubadebate

"La Corbata". Foto: Keyttia Pintón

Concierto de Silvio Rodríguez en el barrio "La Corbata". Foto: Cubadebate

Un vecino y su hija. Foto: Keyttia Pintón

Silvio en La Corbata Foto: Iván Soca

Hasta el perro. Foto: Iván Soca

 Silvio en "La Corbata" Foto: Iván Soca

Silvio en "La Corbata" Foto: Iván Soca

Siguiendo la música. Foto: Iván Soca

Siguiendo la música. Foto: Iván Soca

Niurka González. Foto: Iván Soca

Niurka González. Foto: Iván Soca

Concierto de Silvio en "La Corbata" Foto: Iván Soca

Concierto de Silvio en "La Corbata" Foto: Iván Soca

"La Corbata" Foto: Iván Soca

"La Corbata" Foto: Iván Soca

Silvio canta “Santiago de Chile”, en “La Corbata”

Se han publicado 64 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F. JUAN ÁGUILA dijo:

    SILVIO, FELIÚ Y MIGUEL, MÁS NIURKA, TROVARROCO, OLIVER, (A QUIENES NO CONOZCO; PERO ME VALE QUE HAYAN ESTADO ALLÍ)

    Confieso que desconozco donde se encuentra el barrio “La Corbata”; pero quien mejor que “Silvio” para saber lo que es capaz de suplir la Cultura, cuando la ha llevado sus poemas musicalizados desde los más pequeños escenarios hasta los más importantes.

    Me quedo con estas palabras:

    El policía continúa: “Cuando Silvio estaba viajando al exterior, el llamaba para saber cómo estaban los preparativos del concierto, y se preocupaba… Esto va a quedar para la historia”.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Me imagino la Felicidad que hay en La Corbata,gente humilde y agradecida.Muy seguro estaba el policia cuando tocó la puerta de
    Silvio,el sabía que no le fallaria.
    Felicitar al policia,a Silvio y los artistas y personal que hizo posible este histórico acontecimiento.
    Es muy bueno estar en Nueva York,pero él tambíen fué a La Corbata.
    Tremendo gesto.

  • antonio saldivar dijo:

    MARAVILLOSO

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    MUY BUENA INICIATIVA DEL POLICIA Y APROPIADA POR SILVIO.

    LA CULTURA PARA TODOS

  • Hugo Wilkins dijo:

    Ver esto me hace feliz!!! En ello veo, de nuevo, aquellos tiempos de espontaneidad que tanta falta le hace a nuestros pocesos sociales en America Latina. Estoy seguro que con acciones como estas. como de tantos otros artistas de la cultura cubana en Isla de Pinos o a lo largo de la Isla despues de golpes tremendos de la naturaleza.
    Tenemos que rescatar a pasos agigantados estas cosas para que la gente siga manteniendo la esperanza. No esperar por lo institucionalizado, sino desplegar esas iniciativas que hacen de lo Revolucionario lo legitimo.

  • JAMP dijo:

    Silvio sin corbata en La Corbata. !Genial por José Alberto el Policía! y muy bien por quienes le apoyaron. Así es como hay que animar almas y comunidades. No tiene que ser con ron, broncas y escándalos musicales todos los días y a toda hora. Se puede ser feliz con poco, y muchos Silvios y José Albertos están dispuestos a ayudar a lograrlos. Felicitaciones

  • Paco dijo:

    Esta idea es sencillamente genial, hace años, Silvio, regresando de unas actuaciones en Chile con el grupo Irakere, dio un concierto masivo en el estadio Latinoamericano, allí llevé a mi hijo, que hoy tiene 24, a que sintiera por si mismo, como enriquecer su espíritu, aunque en aquel entonces apenas caminaba.
    Quiero decir con esto que Silvio ya dio su arte al barrio de Carraguao (el mio), en el Cerro, o sea, no me sorprende que lo de en La Corbata, y sabiendo, como es él, tiene, lo que se necesita para cantar en Carraguao, La Corbata o hasta en la mismisima Casa Blanca si fuese necesario. Gracias, Silvio, porque cuando te acercas asi a los mas humildes, acercas a los más humildes a la grandeza, a veces, y sin que ello sepan, crecen y entienden, por conviccion y no por palabras, que en verdad un ser humano mejor, si es posible.

  • Yamina dijo:

    Me emociona tanto que Silvio al cual admiro haya ido a este barrio, eso demuestra que la cultura lo puede todo, ayuda a todos.

  • MariaC dijo:

    Bien por Silvio, siempre con su pueblo, junto a su pueblo, y para su pueblo. Ojala siga esta iniciativa pues tenemos muchos barrios como La Corbata y seguro deseosos de compartir con el, esto no se puede dejar de la mano y debemos seguir llevando a todos los rincones nuestra cultura y a nuestros artistas. Como me hubiera gustado haber estado alli!!!

  • Damian dijo:

    Por eso Silvio sigue siendo Cuba y Revolución!!!!

  • Belkis dijo:

    Gracias Silvio !! Gracias Jose Alberto!!!

  • luna dijo:

    Gracias a Silvio por este concierto…

    La lectura que me llevo.
    Álvarez, policía de nuestra revolución, quizás no tubo la guía
    Para sus estudios como “Productor”, pero esta claro que tiene sensibilidad artística
    y sin dudas un Productor de espectáculos.
    Pensando, ejecutando y llegando al éxito desde su posición.

    Para mí los aplausos…, Álvarez FELICIDADES

  • Agustín Navarro dijo:

    Todo no es el dinero “OJALÁ”muchos imitaran a SILVIO gracias por estar con los Humildes y junto a tú Pueblo.

  • Oscar M dijo:

    Que diferente seria el mundo, si en lugar de hacer guerras, a los pueblos se les regalara cultura. Felicitaciones Silvio, por tan noble gesto.

  • heidy dijo:

    Tremendo Silvio, tremendo!! Sin palabras!!

  • Mayra Godoy dijo:

    ADMIRABLES SILVIO Y VICENTE, SIEMPRE CON SU PUEBLO.
    LES ESCRIBO DESDE GUATEMALA Y ME ADMIRA VER LO QUE ES UN BARRIO HUMILDE DE CUBA, ESTÁ A MIL AÑOS LUZ DE UNA “LIMONADA” DE GUATEMALA. PERO LO MÁS IMPACTANTE ES VER A LA GENTE DE ALLÍ CÓMO VISTE Y LA LUZ QUE TIENE EN SUS OJOS, ESA LUZ DE ESPERANZA Y DE SABER QUE NO ESTÁN DESAMPARADOS. LOS NIÑOS SE VEN SANOS Y FUERTES.
    “Y aquí termino, porque soy incapaz de describir la mirada del policía que tocó una puerta e inició esta historia”. VERDADERAMENTE GENIAL!
    FELICITO TAMBIÉN A ROSA MIRIAM ELIZALDE, AUTORA DE LA NOTA, MAGNÍFICA DESCRIPCIÓN, CONFIESO QUE ME BROTARON LAS LÁGRIMAS DE NOSTALGIA Y EMPATÍA CON ESE POLICÍA QUE SE PREOCUPA POR SU COMUNIDAD.
    SALUDOS HERMANOS CUBANOS!!!!

  • Ivan Soca dijo:

    Para mí siempre es un lujo tener a Silvio delante. Le debo muchos momentos grandes que el ha regalado a mi generación y en lo particular muchas instantáneas.

    Anoche detrás de mi había un chico de no más de 12 años que le gritaba al trovador: Silvio cántame pionero!!!
    Silvio respondió: De verdad que si me la supiera la cantaba!!!
    Y el chico con toda convicción respondió: La canto yo!!!
    :)

  • Efrain Amaya Padrino dijo:

    Silvio patriota, amigo, ese eres Tu. Al policia: Muy bien; iniciativa que de seguro va a repercutir en el comportamiento de la Situacion Operativa del lugar de forma favorable para ti y para la comunidad.
    EXITOS A LOS DOS.

  • Sonia Godoy dijo:

    Silvio, la gente de Corbata debe estar muy agradecida,son de las grandes sorpresas que nos das….Gracias por compartir tu música y tu poesía.

  • Xiomara Guerrero dijo:

    Sinceramente emocionada, pero no sorprendida, Silvio es eso, pueblo.
    Felicidades a todos. Este proyecto comunitario es amor verdadero.
    Recordemos a Silvio en su gira por las prisiones de nuestro pais, las imagenes y anecdotas de entonces, fueron sincillamente, preciosas.

Se han publicado 64 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana y editora del sitio Cubadebate. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. En twitter: @elizalderosa

Vea también