Imprimir
Inicio » Noticias  »

Comienza primer juicio en Guantánamo bajo presidencia de Obama

| 3
Juicio de un prisionero recluido en Guantánamo

El primer juicio de un prisionero recluido en Guantánamo: Omar Khadr fue secuestrado por tropas norteamericanas a la edad de 15 años, hace casi una década.

El primer juicio ante un tribunal militar en la base naval de Guantánamo bajo la presidencia de Barack Obama se inició este martes contra el canadiense Omar Khadr, quien fue detenido en Afganistán cuando tenía 15 años.

Vestido de traje y corbata el joven, que ahora tiene 23 años, estaba presente en la apertura de la audiencia, consagrada a la selección de un jurado militar.

Khadr fue detenido cuando tenía 15 años y está acusado de asesinato, conspiración y apoyo al terrorismo.

El joven canadiense, detenido en Guantánamo desde hace años, es acusado de haber tirado la granada que mató a un soldado estadounidense en julio del 2002 en Afganistán.

El hecho se produjo durante un choque entre el ejército estadounidense y simpatizantes de Al Qaida. Después del ataque Khadar resultó gravemente herido, fue apresado y encarcelado en Guantánamo.

AFP

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • F. JUAN ÁGUILA dijo:

    UNA DE LAS TANTAS COSAS INSÓLITAS DE LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO.

    La presión internacional fue tanta que comenzaron a ser liberados “Presos” sin juicios, donde pudo haber culpables, lógico, como también inocentes, lógico también.

    La cifra que más se divulgó fue la del grupo de 65.Sobre ésta “Comenté: según informes reconocidos por Estados Unidos un 11 % se había reinsertado; pero en Al Qaeda”

    Las noticias se sucedieron hasta saber que habían sido más del 11 % y que la mayoría lo había hecho en Yemen; mientras que otro grupo se dirigió a Marruecos, donde he comentado también que al parecer hay una ya gran célula “Durmiente” a pesar de que el Régimen de Rabat, anunció a fines del pasado año la “detección” de un grupo en el país, que no detención o eliminación.

    Hemos anunciado que Marruecos pudiera ser uno de los posibles nuevos focos de “Al Qaeda” y no despreciable por cierto.

    En Guantánamo quedaban alrededor de 255 presos al arribar el PTE Obama a la presidencia. Algunos pueden haber sido liberados.

    Habrá que ver con la era legal de “Guantánamo” cuántos de los detenidos son verdaderamente culpables. Las acusaciones siempre han sido muy “sui generis”. Se sabe que la furia desatada por el S-11 exacerbó los ánimos no solo dentro de la población, como era lógico esperar por la magnitud del crimen y en un país no acostumbrado a este tipo de situaciones “Terroristas”; pero dentro de los miembros de las entidades responsables de las detenciones, muchas con torturas por medio lograron confesiones que habrá que ver el grado de fidelidad, como de “Legalidad”.

    Ojala los juicios terminen pronto y la Base cubana de Guantánamo pueda ser devuelta a sus verdaderos propietarios.

    Veremos a quien le tocará limpiar esa mancha en la historia de las relaciones USA-Cuba, que no tengamos que esperar un siglo.

  • Goran dijo:

    Es ilógico que un joven iraquí sea juzgado por un tribunal militar estadounidense por, supuestamente, haber matado a un soldado estadounidense invasor de su país. Este es un caso de defensa propia. El cinismo estadounidense pretende juzgar inocentes mientras intenta desesperadamente encubrir los crímenes reales perpetrados por sus soldados en territorio iraquí. ¿Es esta la justicia del que se vanagloria en autoproclamarse adalid de la libertad y la justicia? Me recuerdan las propagandas televisivas de la cadena CNN autoproclamándose campeones de la información, cuando en realidad son campeones de la desinformación y la visión parcializada, muchas veces mentirosa.
    Cambiemos el escenario, imaginemos a un joven estadounidense que ante una invasión de su país matara a un soldado invasor. Este sería condecorado y como mínimo sería candidato al programa héroes de la infame cadena CNN. Todo depende del cristal con que se mire.
    En la flotilla humanitaria a Gaza atacada por Israel es asesinado un estadounidense en aguas internacionales. El gobierno y la CNN callaron. Hacerle justicia a ese ser humano no está dentro de sus intereses. La justicia estadounidense funciona de acuerdo a ellos. Es cínico e hipócrita. Esto es un ejemplo significativo del deterioro del régimen imperial que arrastra al abismo a todas sus instituciones.

  • Judith dijo:

    Goran no ha leído bien la noticia. Omar Khadr nació en Canadá y es ciudadano canadiense. Cuando era niño, su padre llevó a la familia a vivir a Afganistán, donde se acercaron a Osama Bin Laden en su labor de ayuda humanitaria y luego –según medios oficiales– en los preparativos de Al Qaeda. Omar tenía quince años cuando fue apresado en medio de un ataque estadounidense a un fuerte afgán, poco después de la invasión, y acusado de haber matado a un enfermero o médico norteamericano lanzando una granada. Lo cierto es que Omar fue herido de gravedad en el estómago y otras partes del cuerpo y cuando lo apresaron comenzaron a interrogarlo aún antes de darle primeros auxilios. Estuvo confinado en Afganistán y luego trasladado a la prisión de Guantánamo. Allí lo visitaron autoridades canadienses, pero no hicieron ningún esfuerzo por ayudarlo a él sino a los carceleros con un interrogatorio insólito. Hace dos años apareció el video de dicha entrevista en la que el joven se echa a llorar, desesperado, al darse cuenta de que los representantes de su país no habían ido a rescatarlo sino a atormentarlo más.
    El jura que no estaba combatiendo sino que estaba de camino haciendo una diligencia cuando estalló la batalla y que había cogido un arma para defenderse. También ha jurado que los norteamericanos le amenazaron con violarlo y con desaparecerlo si no confesaba. Aún así no admitió ser responsable. Hay evidencia de que otra persona tiró la granada que mató al médico/enfermero, y que Khadr yacía herido cuando ocurrió ese incidente, pero el fiscal militar no ha permitido que se presente ninguna opinión que contradiga la versión oficial.

    Estados Unidos no ha querido reconocer la importancia de la edad de Khadr y que aunque hubiera estado combatiendo en ese conflicto, Khadr era un niño de acuerdo con la definición de las Naciones Unidas. Lo han sometido a torturas sicológicas y a amenazas de torturas físicas durante más de seis años y ahora pretenden juzgarlo sin importarles que nadie, pero nadie, podrá creer en la imparcialidad de ese juicio.

    Además, las llamadas “comisiones militares” inventadas por la administración Bush para juzgar a civiles acusados de haber participado en acciones armadas contra tropas de EEUU, son de una legalidad cuestionable y según los organismos de derechos humanos son ilegítimas.

    El gobierno canadiense –tanto el anterior, de los Liberales bajo Paul Martin, y el actual de los Conservadores bajo Stephen Harper– se ha negado a pedir la repatriación de Khadr. Australia, Gran Bretaña y otros países negociaron con EEUU que sus ciudadanos fueran trasladados de Guantánamo a su patria, pero el gobierno canadiense ha mantenido una postura vergonzosa y es el único que no ha pedido la repatriación de su ciudadano. De hecho, la Corte Suprema de Canadá le ha dicho a Harper que tiene la obligación de pedirla pero Harper insiste que es un caso para asuntos exteriores que no le incumbe a la corte sino al gobierno.
    Es obvio que las autoridades canadienses no quieren que el joven Khadr regrese a su patria a pesar de las protestas y peticiones de miles de ciudadanos canadienses y a pesar del fallo de las cortes de justicia.
    El Canadá se une a EEUU en esta burla cruel a la Declaración de los Derechos Humanos. Y en su respuesta al fallo de la Corte Suprema nos está diciendo que ningún ciudadano o ciudadana de este país puede esperar la ayuda de su gobierno, de encontrarse en una situación extrema. Al mismo tiempo, el gobierno de Harper ha dicho que “una afrenta a Israel es una afrenta a Canadá”, y ha hecho una serie de declaraciones burdas y serviles que demuestran dónde está la lealtad de estos — hacia el estado sionista y no hacia sus propios ciudadanos.
    Estamos en una situación preocupante que debería considerarse una crisis constitucional, pero los partidos de oposición no tienen las agallas de llamarla por su nombre y Harper y sus ministros siguen afianzando su poder autocrático en todas las instituciones y callando a los que cuestionan su política.
    Vemos por añadidura que el Canadá apoya a todas las empresas mineras canadienses en sus depredaciones ambientales y violaciones de derechos humanos en América Latina y África, y tiene en la mira los recursos minerales de Afganistán.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también