Imprimir
Inicio » Noticias  »

Murió José Saramago

En este artículo: Cuba, España, Jose Saramago, Obituario, Portugal
| 17

jose_saramago

El escritor portugués y Premio Nobel José Saramago ha muerto en torno a la una menos cuarto de la tarde hora canaria (ocho menos cuarto de la noche en Cuba) a los 87 años en su residencia de la localidad de Tías (Lanzarote). El autor de La balsa de piedra fue poeta antes que novelista de éxito y antes que poeta, pobre.

Unido el periodismo a esos otros tres factores (pobreza, poesía y novela) se entenderá la fusión entre preocupación social y exigencia estética que ha marcado la obra del único Premio Nobel de la lengua portuguesa hasta hoy. En 1998, el máximo galardón literario del planeta reconoció a un hijo de campesinos sin tierra que había nacido en 1922 en Azinhaga, Ribatejo, a 100 kilómetros de Lisboa. Tenía tres años cuando su familia emigró a la capital, donde las penurias rurales se tornaron en penurias de ciudad. Así, el futuro escritor se formó en la biblioteca pública de su barrio mientras trabajaba en un taller después de abandonar la escuela para ayudar a mantener una casa en la que ya faltaba su hermano Francisco, dos años mayor que él y muerto poco después del traslado.

Las pequeñas memorias (editadas en España por Alfaguara, como el resto de su obra desde que abandonara Seix Barral) es el título que Saramago puso al relato de una infancia que siempre tuvo un pie en la aldea de la que había emigrado. Su novela Levantado del suelo (1980) cuenta las peripecias de varias generaciones de campesinos del Alentejo. No fue su primera novela pero sí la que supuso su primera consagración después de que Manual de pintura y caligrafía rompiera en 1977 un silencio de casi 30 años. Eran los que habían pasado desde la aparición de Tierra de pecado, su verdadero, aunque poco exitoso, estreno como novelista. En esas tres décadas Saramago había trabajado como administrativo, empleado de seguros y de una editorial; se había casado y divorciado de su primera esposa, publicado tres libros de poemas, ingresado en el Partido Comunista -clandestino durante la dictadura de Salazar- y, sobre todo, consagrado como periodista.

Levantado del suelo siguió Memorial del convento, en 1982, y dos años más tarde El año de la muerte de Ricardo Reis. Centrada en la figura del heterónimo de Fernando Pessoa, el gran poeta del Portugal moderno, la novela es un intenso retrato de Lisboa de la mano de un poeta imaginario que, igual que pasó nueve meses en el vientre materno, ha de pasar un tiempo equivalente desde la muerte del hombre que lo creó antes de desaparecer definitivamente. La fama internacional le vino a Saramago precisamente con esta novela escrita con una rara intensidad poética que había sabido asimilar todas las lecciones de la narrativa moderna. En una conferencia pronunciada por esos mismos años 80 solía recordar el consejo que él mismo solía dar a los lectores que decían no entender bien sus libros por las mezclas de voces y la ausencia de marcas convencionales en los diálogos: «Léalos en voz alta». Funcionaba.

En ese tiempo, la actividad de Saramago se vuelve frenética. Una laboriosidad que le ha acompañado hasta su muerte con la escritura incansable de novelas, diarios, obras de teatro y hasta un blog. Tras la fábula iberista La balsa de piedra (1986), en la que España y Portugal se desgajan literalmente del continente europeo y se lanzan a flotar sobre el Atlántico, llegaron Historia del cerco de Lisboa (1989) y El evangelio según Jesucristo (1991). Su visión heterodoxa del mesías cristiano levantó una polémica que arreció cuando el gobierno de su país se negó a presentar el libro al Premio Literario Europeo. Herido con aquel gesto, Saramago se instaló en Lanzarote con Pilar del Río, su segunda esposa y nueva traductora. La misma polémica de tintes religiosos se reprodujo en 2009 al hilo de la publicación de una novela considerada hiriente por la jerarquía católica lusa, Caín. Meses antes, el escritor se había visto envuelto en otro rifirrafe. Esta vez en Italia: su editorial de siempre, propiedad de Silvio Berlusconi, se negó a publicar El cuaderno, un libro basado en el blog del escritor, que no ahorraba en él críticas al primer ministro italiano.

La publicación en 1995 de Ensayo sobre la ceguera, el relato de una epidema que convierte en ciegos a los habitantes de una ciudad -Fernando Meirelles la llevó al cine en 2008 con Julianne Moore como protagonista- abrió una nueva etapa en la obra de José Saramago. Novelas como La cavernaEl hombre duplicadoEnsayo sobre la lucidezLas intermitencias de la muerte llevan al terreno narrativo reflexiones sobre el consumo, la sociedad de masas, el sistema democrático o la idea de la muerte. Muchas de ellas parecen nacidas de una pregunta: «¿qué pasaría si?» Si la gente votase masivamente en blanco en unas elecciones, si alguien decidiese vivir al margen de la economía capitalista, si se encontrasen dos hombres totalmente idénticos. Otra de esas preguntas era qué pasaría si la gente dejase de morir. José Saramago sabía que había cosas que sólo suceden en la imaginación crítica de un escritor de novelas. (Escrito por Juan Cruz, El País)

Pensar, pensar

Junio 18, 2010 por Fundação José Saramago

Creo que en la sociedad actual nos falta filosofía. Filosofía como espacio, lugar, método de reflexión, que puede no tener un objetivo concreto, como la ciencia, que avanza para satisfacer objetivos. Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte.

Revista del Expresso, Portugal (entrevista), 11 de octubre de 2008

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    CON GRAN PESAR ME LLEGA LA NOTICIA DE LA MUERTE DE UN HOMBRE BUENO

  • María de los Ángeles Rodríguez Velázquez. (C:García, Holguín) dijo:

    Qué tristeza!
    Sus lectores nos hemos quedado huérfanos!

  • Noel Pérez dijo:

    Ha caído en mí, como un baño de agua fría, la noticia de la muerte de Saramago, el genial Saramago, mi escritor de cabecera, el que siempre me ha tenido en la constante búsqueda de sus libros. Hoy es un día triste para mí. Estoy seguro también lo será para muchos en el mundo. sé, que gracias a la magia de las ediciones y reediciones, pronto estaré leyendo otro de sus libros, de los que me faltan por leer, de los que guardo en casa como mi mayor tesoro, y será como si no hubiera muerto. Desde ya lo extraño. Larga vida Saramago, sé que nos reencontraremos en tus páginas eternas.
    Noel

  • Zuzel dijo:

    Que gran pérdida para los pobres de la tierra! Ha muerto fisicamente un poeta que como Martí, volcó en ellos su suerte.

  • Luisito dijo:

    lamentable perdida para las letras mundiales, lei El evangelio segun Jesucristo, magnifico libro, recomiendo lo lean, no se arrepentiran del tiempo que emplearan. Mis condolencias para la familia y para los que admiramos la obra de Saramago.

  • Juan Castro dijo:

    Muere José Saramago (87 años) en la isla de Lanzorte.

    Nobel de Literatura y escritor de importantes novelas ‘Caín’ y ‘El viaje del elefante’Levantó fuerte su voz contra los poderes económicos de la Iglesia.

    Con saludos
    Juan Castro
    Mexicano…

  • Ernesto Díaz dijo:

    Hola,creo hay un error con respecto a la hora de su muerte,debe ser a las 07:45 u ocho menos cuarto de la mañana,hora de Cuba.Ha muerto un Grande,de las letras y de los revolucionarios.

  • Francisco Rivero dijo:

    Sentimientos encontrados, estupor, recuerdo de una persona de humanidad en sus ideas compartidas generosamente a travez de sus escritos y presencia ciudadana.
    A sus familiares mi mas sinceras condolencias.
    Un abrazo

  • raymond dijo:

    nuestro mas sentido pesame para, la familia, saramago, ni que decir, tan solo que, nos van quedando muy pocos, intelectuales. honestos de la talla, y valentia, de decir las cosas por su nombre, como nuestro querido jose, tu siempre estaras en nuestros corazones, tu nunca has muerto., y tus libros, iluminaran nuestro camino,
    ahora si jose hasta siempre.
    descanse en paz,

  • Ari V dijo:

    Despedirlo con sus propias palabras: «El viaje no termina jamás. Solo los viajeros terminan. Y también ellos pueden subsistir en memoria, en recuerdo, en narración… El objetivo de un viaje es solo el inicio de otro viaje»

    Hasta siempre, Saramago!

    ((Viva Cuba!!!!!!!))

  • Ana dijo:

    Gracias para siempre a Saramago por su vida, sus palabras y su amor al ser humano y a Cuba.

  • María del Carmen dijo:

    Cuando muere un poeta, un escritor, un genio de la palabra y el pensamiento, nos conmueve a todos. Mucho más cuando es un hombre comprometido hasta el tuétano con sus ideas profundas y eevolucionarias. Sabemos que con su adios físico se nos va también un pedazo de corazón, Nos duele profundamente el saber que ya no está. El alma de los poetas se viste de gris en todos los rincones del planeta. Pero su obra nos da fuerzas para seguir como sus eternos discípulos. Eso es Saramago, el que nos motiva a escribir, el que nos obliga a pensar, el maestro del mundo.
    Mis condolencias para familiares y amigos, para todos los que como yo admiramos su obra.
    María del Carmen

  • Jorge dijo:

    Saramago siempre estarás en nuestras conciencias alentándolas, despertàndolas, martillàndolas… Celebró tu vida y tu legado

  • Pablo Mora dijo:

    Hay
    Pablo Mora

    In memoriam: José Saramago

    Hay un retrato de agua y de quebranto palabras de entre casa y las de cambio un juntar de palabras escondido una cuerda más tensa y resonante la amenaza de muerte o de esperanza hay sombras y luciérnagas hay vida ese olor de mujer que nos persigue o ese clamor de patria que nos reta o con el alma de la patria en ascuas una vena sangrando de pavor la nocturna memoria sofocada el murmullo del día amanecido la jaula de locura enfurecida hay mentiras de más y compromisos la vida inesperada descubierta la promesa escondida en la semilla aguas blancas secretas reunidas lo amargo de las sombras y las penas

    Hay el grito solar como protesta el infierno el martirio de los hombres un río una promesa el mar dormido un juego de demencia una ventana el íntimo rumor que abre las rosas el camino del perro su pupila señales de estar vivo y en peligro la noche y su recado a la intemperie altos troncos y en lo alto el claro canto la palabra y el llanto y sus hogueras el mar su llamarada sus confines grandes secretos todos escondidos hay un terror de manos en el alba un rechinar de puerta una sospecha un grito que horada como una espada un ojo desorbitado que te espía hay un fragor de fin y de derrumbe un enfermo que rompe una receta hay un niño que llora medio ahogado hay un juramento que nadie acepta una esquina que salta en emboscada un trazo negro un brazo que repele un resto de comida masticada una mujer atada que se acuesta

    Hay flores que navegan en azul hay la antigua memoria de las aguas un árbol que conozco de memoria hay un hombre velando desatado hay una noche insomne rebelada la lumbre del asombro al descubierto el fondo más lejano de los vasos hay un viento que danza hay una calle un cielo hay unos árboles en fila hay una soledad ciertos recuerdos hay una atmósfera de hollín cargada de asombro de pavor de escarapela hay un viento que danza enloquecido hay un reloj de tiempo detenido hay un reloj paralizado ahora una calle un rencor hay alguien solo hay hambre junta en oleada atroz hay hambre antigua nueva y a montones la miseria el luto otra vez el hambre al hombre lo cobija el hambre antigua en el umbral del tiempo se acurruca sólo comemos soledad y pena seguimos con el hambre todavía en el ruedo del hambre y de la guerra se agiganta la sombra de la muerte la lluvia Dios el hombre tienen hambre

    Hay un paso dos muros escondidos hay un batir de remo acompasado el silencio que ahoga y amordaza de pie la cuerda tensa del orgasmo la sombra de la muerte que reúne el peso de la noche y el gemido el reverso del trono el rudimento la promesa dormida en la semilla hay el grito solar como protesta el grito la amenaza el perro malo la pena del silencio el sinsentido hay un terror de manos en el alba el aullido del pan acá en la puerta la pólvora y el pueblo y la palabra hay la esquina del tiempo que resurge el destino del hombre su sollozo hay un pobre que llora en el barranco un niño que entre lluvias llanto apaña hay un dolor de huecos por el aire hay una luna canjeada en muerte —miserable torpeza de la noche— hay divinos almácigos en guardia hay un hombre que lucha con su hambre hay mil pruebas mortales que vencer hay que amar con horror para salvarse ¡Hay hermanos muchísimo qué hacer! (PSA).

    pablumbre@hotmail.com

  • Laura Verdecia dijo:

    Cada día la humanidad va necesitando más de quienes, con la valentía del arte de la palabra, hagan realidad el ansia de miles de personas que son obligados a callar. Siento que momento a momento perdemos más de esos que con su talento han representado el sentir de muchos y opino que ya es tiempo para que las voces nuevas se levanten y justifiquen el trabajo de hombres tan grandes como Saramago.

  • Carmelo Chamorro Espriella dijo:

    Una lumbrera de la humanidad acaba de fallecer, pero su antorcha se mantendrà eternamente viva, irradiando con sus ideas libertarias luz perenne sobre el anchuroso camino que los habitantes de este planeta estamos transitando, en el devenir històrico, hacia grados mas elevados de humanizaciòn, dignidad, equidad y justicia social. Fue un profeta de los tiempos que corren, una persona de bien, en la mas profunda acepciòn del vocablo, un hombre de izquierda, de los imprescindibles, que hizo de la decencia un culto.

  • francisco dijo:

    Un abrazo,don José,desde este otro lado de la balsa de piedra.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también