Imprimir
Inicio » Noticias  »

Más de 4 mil niños mexicanos han muerto en el combate contra el narcotráfico

En este artículo: Drogas, Infancia, México, Narcotráfico, Niños
| +

ninos-mexicoLa diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Teresa Incháustegui, denunció este domingo que en México casi cuatro mil niños han perdido la vida en hechos relacionados con el combate contra el narcotráfico impulsado por el Gobierno, ya sea por fuego cruzados o por acciones delictivas.

La denuncia la realizó a través de un comunicado donde afirma que “esta escalada de civiles inocentes muertos, incluyendo infantes, ha ido en aumento año con año, sin que se sepa a ciencia cierta cuáles han sido las circunstancias de su muerte”.

El documento, remitido a las comisiones contra el crimen organizado que se han creado en México, indica que ninguna autoridad federal o local se ha documentado estos fallecimientos en términos de la efectiva participación o responsabilidad que pudieran haber tenido en materia delictiva.

Incháustegui indicó también que la violencia que vive la nación norteamericana ha dejado a más de tres mil 700 menores de edad han quedado huérfanos de uno o ambos padres en el mismo contexto, lo que afecta a unas 20 mil familias en México.

Señaló además que de acuerdo a la Red por los Derechos de la Infancia en México, más de 400 niños, niñas y adolescentes han sido reclutados por el crimen organizado tan sólo en Ciudad Juárez (norte).

La diputada del PRD solicitó a la Secretaría de Gobernación (Segob) realizar un registro del número preciso de civiles que han sido víctimas fatales de la lucha contra la delincuencia organizada que se lleva a cabo en las ciudades ubicadas al norte del país.

En este sentido, pidió al Ejecutivo federal crear un fondo nacional de indemnización contra daños patrimoniales y pérdida de vidas inocentes.

La diputada sostuvo que no existe un registro exacto de cuántos civiles inocentes y culpables han muerto a raíz de la lucha contra el narcotráfico impulsada por el presidente mexicano Felipe Calderón.

“En no pocos casos se les ha alterado incluso su identidad para incluirlos en los miles de mexicanos prescindibles, supernumerarios, incluidos en las listas de sicarios, que en la lógica de la guerra contra el narcotráfico son carne de cañón”, dijo.

Agregó que ninguna autoridad federal o local se ha dado a la tarea de documentar estos fallecimientos para medir la participación o la responsabilidad de los hechos de los cuales ha participado.

Incháustegui hizo un llamado a la Segob para que inicie un registro puntual de los decesos de civiles donde se indique la edad, sexo y “situación legal respecto a la comisión de delitos” de cada caso.

El espiral de violencia ligada al narcotráfico que se ha desatado en México ha cobrado un saldo de más de 22 mil 743 víctimas desde el año 2006 hasta el 2010 y, según los analistas, el Gobierno de esa nación está lejos de ganar la guerra al flagelo del tráfico ilegal de drogas.

El pasado 23 de marzo la jefa de la diplomacia de Estados Unidos, Hillary Clinton, viajó a México con la intención de determinar el futuro de la Iniciativa Mérida, un plan de financiamiento tecnológico que Washington promueve con el pretexto de disminuir el crimen organizado y el narcotráfico en territorio mexicano.

Este plan se inició en el año 2007 con el auspicio del presidente estadounidense, George W. Bush, y Calderón, en el cual Washington le entregaría a México mil 400 millones de dólares en equipos y tecnologías a lo largo de tres año, bajo el argumento de disminuir estos flagelos en la región.

Según el analista político mexicano y articulista del diario La Jornada, Carlos Fazio, la Iniciativa Mérida es un paso cualitativo en el afán de Estados Unidos de institucionalizar un centro conjunto, como un comando controlado por ese país en suelo mexicano.

Casos como el sucedido en Ciudad Juárez, donde el Gobierno envió a miles de efectivos militares para resguardar la zona, en vez de traer un beneficio más bien ha causado el disgusto de una buena parte de la población por los abusos que éstos cometen.

Se espera que para este 2010 se podría marcar un nuevo récord de casos de violencia ante el incremento que se vio el año 2009, cuando se reportaron nueve mil 635 víctimas, en comparación con las dos mil 837 que se observaron en el año 2007.

(Con información de Telesur)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también