Imprimir
Inicio » Noticias  »

Inauguran en Shanghai la mayor Expo Universal de la historia

En este artículo: China, Cuba, Shanghai
| 3

expo-mundial-de-shanghai-2

Con una fastuosa ceremonia China inauguró este viernes la Exposición Universal más grande de la historia, con una ceremonia de fuegos artificiales y juegos de agua a orillas del río Huangpu que fue presenciada por una veintena de jefes de Estado y de gobierno.

Dos años después de haber organizado con gran éxito los Juegos Olímpicos, China intentará mostrar una vez más su capacidad para organizar eventos masivos, así como mostrar su creciente poderío político y económico.

Un total de 189 países estarán presentes en Shanghai durante los seis meses del evento, que espera atraer a por lo menos 70 millones de visitantes, en su mayoría locales.

“¡La Expo2010 de Shanghai queda abierta!” exclamó el presidente chino, Hu Jintao, después de la entonación del himno nacional y de un desfile con las banderas de todos los países participantes.

La estrella del cine Jackie Chan realizaba uno de los actos musicales centrales del evento, en el que también tenían previsto presentarse el tenor italiano Andrea Bocelli, el pianista chino Lang Lang y el Soweto Gospel Choir sudafricano.

La gala -que terminaba con un espectáculo concebido por el equipo encargado de las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver- era de lejos la más vistosa y repleta de estrellas de la historia del evento.

Entre los invitados figuraban una veintena de jefes de estado y gobierno, como el presidente francés, Nicolas Sarkozy; el surcoreano, Lee Myung-bak, o el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

“Queremos deslumbrar al mundo”, había señalado Ignatius Jones, director artístico de la ceremonia, que incluye fuegos artificiales y juegos de agua a lo largo de 3,5 kilómetros del malecón de la ciudad.

Una vez las puertas del evento se abran el sábado, los 189 países competirán por exhibir sus mejores atributos al mundo, y en particular a los 1.300 millones de chinos. Este año, América Latina participa con un número récord de 19 países.

Dinamarca permitió que, por primera vez en la historia, la estatua de ‘La sirenita’ saliera de Copenhague. Francia trajo pinturas impresionistas y esculturas de Rodin, mientras que Italia apostó por obras del pintor renacentista Caravaggio. India llevará numerosas estrellas del cine de Bollywood, en tanto que Canadá ofrecerá los deslumbrantes espectáculos del Circo del Sol.

Algunas de las exposiciones universales pasaron a la historia por haber dejado obras arquitectónicas como la Torre Eiffel en París o la Aguja Espacial en Seattle, o por haber introducido al gran público adelantos como la televisión y la luz eléctrica.

En Shanghai, todas las miradas estarán puestas sobre el espacio de 5,3 km2 -dos veces el tamaño de Mónaco- que alberga el evento y sobre el diseño ultramoderno de los pabellones nacionales.

Algunos de los pabellones destacados incluyen la imponente ‘Catedral de semillas’ británica -con unas 60.000 varillas de acrílico que se mueven y capturan la luz-, el ‘Cesto gigant'” de mimbre llevado por España y la pirámide invertida de color rojo de China.

Shanghai invirtió casi 60.000 millones de dólares en la infraestructura del evento, según la prensa local, una cifra mayor que la de los Juegos Olímpicos de Pekín de hace dos años. La ciudad sufrió una metamorfosis completa, gracias a la inauguración de nuevas líneas del metro y a la remodelación del mítico Bund, un paseo de dos kilómetros de largo a orillas del Huangpu.

Numerosos jefes de estado y de gobierno viajaron a China para asistir a la gran ceremonia de inauguración de la Exposición Universal de Shanghai este viernes por la noche.

Armenia: Serge Sarkissian (presidente)

Camboya: Hun Sen (premer ministro)

Congo: Denis Sassou Nguesso (presidente)

Comisión Europea: José Manuel Durao Barroso (presidente)

Francia: Nicolas Sarkozy (presidente)

Gabón: Ali Bongo Ondimba (presidente)

Kazajistán: Karim Massimov (primer ministro)

Kenia: Mwai Kibaki (presidente)

Malawi: Bingu wa Mutharika (presidente)

Mali: Amadou Toumani Touré (presidente)

Malta: George Abela (presidente)

Micronesia: Emanuel Mori (presidente)

Mongolia: Tsakhia Elbegdorj (presidente)

Países Bajos: Jan Peter Balkenende (primer ministro)

Corea del Norte: Kim Yong-Nam (número dos del regimen)

Autoritdad Palestina: Mahmud Abbas (presidente)

Seychelles: James Michel (presidente)

Corea del Sur: Lee Myung-Bak (presidente)

Turkmenistán: Gurbanguly Berdimujamedov (presidente)

Vietnam: Nguyen Tan Dung (primer ministro)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Xiomara Guerrero dijo:

    Que bello¡ Ojala seamos capaces de iluminar
    el cielo de nuestro planeta, con luces de alegria,
    en funcion de la prosperidad, y con una vision futurista

    Señores de la guerra, vean, hagamos de lo bello nuestro
    objetivo de vida.

  • Claudia dijo:

    Los chinos siguen demostrando ser excelente organizadores de magnos eventos, son un pueblo ordenado, trabajador y voluntarioso.

  • Claudio Marquez dijo:

    Revolución y Sociedad:
    En el pensamiento de Bosch y Fidel

    Por Claudio Márquez

    El primero de mayo pasado, fecha en que se celebra a nivel internacional el día de los trabajadores, en el portal de “Cuba Debate”, apareció una crónica periodística referente a la visión del comandante Fidel Castro Ruz sobre la evolución del concepto”revolución” en la sociedad cubana.
    Un concepto que, de una u otra forma, ha estado vinculado al trajinar de lucha democrático anti-imperialista de los pueblos latinoamericanos, incluyendo de manera concreta al pueblo dominicano. Es como lo comprueban el estudio y la revisión cuidadosa de los acontecimientos históricos, políticos y sociales de la región en el entresijo colonialista.
    Empero, esta apreciación serviría de poco si no llegásemos a percatarnos del aparentado histórico-sociológico entre “revolución” y “sociedad”. Básicamente cuando situamos el concepto de revolución en la misma direccionalidad en que lo ubicara el comandante Fidel en su histórico discurso del primero de mayo del año 2000, en Cuba. Y decía Fidel: “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y de las ideas; Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”.
    En efecto, revolución y sociedad conforman un equivalente que aquilatado en el pensamiento social y político de nuestros prohombres, nos ayuda a configurar la Patria del futuro. En consecuencia, no es extraño que la primacía en el pensamiento y la práctica política del profesor Juan Bosch y el doctor Fidel Castro Ruz esté centrada en la importancia de los principios éticos y morales.
    Contrario a lo pregonado por sectores conservadores del país, Bosch no fue nunca un político cuadrado, intransigente sí, pero alrededor de los criterios y de las posiciones que asumía en defensa del interés y la mayoría nacional.
    Es la condición de hombre honorable y patriota que le han colocado en el sitial histórico que hoy ocupa. Como prócer nacional los conceptos de Bosch sobre revolución y sociedad marcharon siempre a la par. Al respecto decía el viejo maestro: “En una sociedad como la nuestra, ampliar, profundizar y refinar la conciencia política requiere no solo de mucho estudio; requiere también que el que se dedica a la actividad política incorpore lo que estudia a su vida misma, a su manera de sentir y pensar, a su manera de actuar; y para lograr eso hay que vivir en un estado de vigilancia perpetua; de vigilancia de uno mismo sobre sus ideas, sobre sus sentimientos, sobre sus actos, a fin de mantener esas ideas, esos sentimientos y esos actos en el nivel apropiado para el desarrollo constante de una conciencia política real, auténticamente revolucionaria”.
    Es, en esencia, la revolución una actitud de reflexión y cambio hacia la sociedad y el ejercicio cotidiano de la política; por lo que no se equivoca el comandante Fidel cuando advierte que revolución es luchar por nuestros sueños de libertad y justicia social. Como tampoco se equivoca el maestro Juan Bosch cuando señala que la vigilancia y la autovigilancia son vitales en política para asegurar un adecuado nivel de desarrollo de nuestra conciencia revolucionaria.

    11 de mayo de 2010.

    * El autor es periodista..”

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también