Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Agustín Marquetti se suma a la polémica sobre cómo mejorar el béisbol cubano

| 4

Agustín Marquetti

Entre el mar de comentarios que ha provocado en Cubadebate la esquina beisbolera del periodista Reinaldo Taladrid -Béisbol DeBate-, llegó la opinión autorizada de Agustín Marquetti Moinelo.

Este hombre es uno de los héroes sagrados de la pelota revolucionaria, desde que decidió con jonrón aquella final histórica frente a Estados Unidos en el Mundial de Nicaragua 1972.

Sin embargo, los aficionados cubanos, y en especial los capitalinos, recuerdan con similar emoción otro gran batazo de Marquetti: aquel jonrón frente al estelar lanzador pinareño Rogelio García, con el cual Industriales dejó tendido en el campo a Vegueros y conquistó el título en la temporada de 1986.

Durante su carrera, Marquetti obtuvo los más altos honores, aunque faltó en sus vitrinas un título olímpico. No alcanzó la época del béisbol bajo los cinco aros. Participó en 22 Series Nacionales, en las cuales fue 6725 veces al bate, conectó 1935 hits y 207 jonrones.

Sin embargo, un acontecimiento trascendental hizo que llegara al béisbol más tarde de lo previsto: con apenas 15 años, se vio insertado en el Batallón 180, durante la invasión de los mercenarios estadounidenses por Playa Girón. De allí heredó su primer seudónimo: el miliciano.

Veamos el mensaje que envió Marquetti para los lectores de Cubadebate:

Taladrid, te felicito, diste una línea entre dos, quizá no tan fuerte como la que yo le di a John Smith en Managua 1972, pero esta es muy buena línea. De veras.

Todo lo que ayude a que se discuta de esa manera sobre nuestro béisbol, que es mi vida entera, me llena de satisfacción.

Te prometo que voy a participar cuando escribas sobre la estructura, como anunciaste. Por el momento, te adelanto que creo tenemos hoy serios problemas y retrocesos en cuanto a la técnica y la especialización de cada turno al bate, así como de cada posición. Eso me preocupa, como varias de las cosas que se han escrito aquí.

Ah, y advierto que yo sí sé de qué equipo es Taladrid, así que volveré....

Felicidades a ti y a los compañeros del sitio.

Después de su retiro como atleta, Marquetti ha prestado ayuda técnica en Argentina, Holanda, Venezuela, Japón y Brasil. Pero la gente lo recuerda con mucho cariño a pesar de su lejanía temporal de los terrenos cubanos.

"Siempre me he considerado uno más, no he vivido el orgullo de haber sido famoso, y eso me ha servido para identificarme con el pueblo y hacer que la gente se sienta en sintonía conmigo. Lo que uno siembra es lo que debe recoger, por eso para mí es importante que los cubanos me recuerden. Las cosas nuevas suplantan a las viejas, y el hecho de que después de tantos años se acuerden de mí, me halaga. Simplemente, soy millonario de pueblo".

Así dijo hace un año el ex cuarto bate de Cuba y los Industriales, en declaraciones para el diario Juventud Rebelde.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • blas dijo:

    Felicidades...Al fin alguien que de verdad choco con el beisbol dara opiniones...De todas formas, soy de los que reclamo algunas opiniones de nuestros comentaristas de la radio, television y prensa plana... En este debate propiciado sobre todo por Taladrid, todo el mundo debe poner su granito de arena...Al final, las conclusiones seran buenas...Adelante...

  • Roberto Chaple dijo:

    Estoy muy contento con esta página del mejor comentarista integral que tiene nuestra televisión, que eres tú Taladrid. Lo que plantea Marquetti es cierto y considero que nuestras glorias deportivas, en particular, de nuestro deporte nacional, así como los comentaristas deportivos que en Cuba tenemos muchos y muy buenos, deben jugar un papel más protagónico para que el baseball vuelva a ser el de antes y no continúe en picada, los tiempos han cambiado y seguimos con los mismos esquemas esteriotipados; lo que resuelve el problema no es quitar al director, como casi siempre hacemos. Hay que ser más agresivos; por ejemplo, me gustó mucho el comentario de Julita Osendi hace unas semanas en la TV sobre este tema. También Reynier que lo califico junto con Ortega los más preparados y valientes. Me parece que le tenemos miedo a la crítica, me refiero a la crítica constructiva para mejorar el deporte y llenar los stadium como en la época de Marquetti, Capiró, Pacheco, Muñoz, Gurriel, Víctor, Changa Mederos, Huelga, Ermidelio, etc.
    Taladrid, considero que esta es la mayor peña deportiva que tenemos en la mano y hace falta que las valiosas opiniones que dan en esta página, no se queden aquí y se divulguen y lleguen a los que deben tomar decisiones.

  • Antolin López Villa dijo:

    Los astronómicos promedio de bateo que presentan muchos de nuestros bateadores en la Serie Nacional, son consecuencia de la dispersión de los lanzadores de alta calidad, en 16 equipos de la Serie Nacional, sin tener a mano referencias estadísticas exactas, muy probablemente son incomparablemente más altos que en las series de nuestros rivales, incluso cuando las nuestras tenían menos equipos ( 4 ó 6), no se registraban tantísimos bateadores promediando muy por encima de los ansiados 300 (trescientos). Las excepciones de bateadores promediando por encima de los 400, confirmarían la regla. Por otra parte el número de lanzadores promediando menos de 3 carreras limpias por juegos, resultaba muy frecuente.

    Sin lugar a dudas la calidad de los rivales del CUBA ha venido aumentando, año tras año, en primer lugar arrastrados y tratando de alcanzar la inobjetable altísima calidad de nuestro equipo, arrasando en todas las categorías, y durante muchos años. Se implantaron records que parecen de otra galaxia, como aquellas 100 victorias consecutivas.

    Los torneos internacionales crecieron como la espuma en las recientes décadas, hace sólo unos añitos, en dichas competencias lo fundamental no era pensar en ganar la competencias, sino derrotar al equipo CUBA, era la meta principal para nuestros rivales.En el deporte es infalible la afirmación “A nadie le gusta perder”, para ganarle al CUBA, se inventaron todo tipo de artimañas en calendarios, eliminatorias, muerte súbita, finales cruzadas, etc, etc, hasta que finalmente se acudió, al llamado de nuestros entrenadores, y al socorro de los profesionales, de todas las latitudes, ligas y edades.

    Las reiteradas y frecuentes victorias del CUBA, contra profesionales de México, Venezuela y también de la MBL, (léase Orioles de Baltimore), sembró la gran pregunta entre conocedores y aficionados y fanáticos, ¿Quiénes son los mejores?)

    La pelota profesional vive y vivió fundamentalmente, enclaustrada en sus fronteras, sin embargo el ejemplo de otros muchos deportes, finalmente hizo despertar a todos los involucrados en la necesidad de que todos los habitantes de nuestro pequeño planeta como “única y contaminada nave espacial”* también pudieran disfrutar de un juego cuya complejidad, quizás sólo pueda ser superada por el ajedrez. Así hoy la pelota se une a la globalización, y sale a la palestra internacional, ya caducó la era de la mal llamada “SERIE MUNDIAL” que no es más y siempre fue, la final de la principal liga profesional de los E. E. U. U. (MBL).

    Pero actualmente nuestras victorias son muchas menos y también con más sofocación, ya no estamos tan seguros de una victoria (ver último Mundial CUBA VS. ESPAÑA). Somos un país pequeño y donde se han desarrollado una infinidad de deportes, todos restan talentos para la pelota, que como todos sabemos requiere de un largo proceso de aprendizaje, no sólo en obtener las destrezas deportivas, sino también de sus innumerables reglas, que son tan variadas que hasta los árbitros actuantes, constantemente se consultan en el terreno y también con los técnico, que fuera del juego los asesoran.

    La Serie Nacional por la representación provincial debe continuar, 45 ó 60 juegos serían suficientes, y después la final, play-off incluidos. En lo adelante la SELECTIVA, nada nuevo 6 equipos, por antiguas provincias, ORIENTALES, GRANJEROS, AZUCAREROS, CITRICULTORES (Y LA ISLA), INDUSTRIALES, VEGUEROS., nada de prácticas y de perfeccionamientos, juegos de verdad, todos los cubanos saben que terruño representa cada conjunto. Con 30 juegos serían suficientes.

    Las estadísticas tan importantes en la pelota como su propia esencia, serían igualmente válidas habría que mantener los 90 juegos, continuarían en las dos fases.

    Se eliminaría el juego de ESTRELLAS, una gran final el campeón de la pelota cubana, a 5 juegos cuya sede sería únicamente la del GANADOR DE LA SERIE NACIONAL, que sumaría 5 refuerzos CONTRA GANADOR DE LA SELECTIVA. Entre estos peloteros estaría una buena parte del CUBA, premio y reconocimiento no a los que juegan, sino a los que ganan.
    Veríamos en el terreno a lanzadores consagrados, contando con defensores consagrado, frente bateadores consagrados. Sin olvidar que también son muy necesarios hombres astutos, sagaces, hábiles (léase Víctor Mesa), que saben llegar a home desde la segunda base, para entrar al terreno a correr, no los sorprendan en base, vuelvan loco al lanzador contrario y no tener que tocar la bola sin outs con hombre en segunda o en primera, con juegos cero a cero, estando en el uso de la estaca, bateadores consagrados.

    Las concentraciones y resultados de los entrenamientos, nunca serán igual, a dar un jit o un strike, cuando hace falta, en el momento crucial, con 30000 aficionados, y un millón de televidentes, que presionan, eso se demuestra en los juegos, ello también científicamente está demostrado.

    Antolín López Villa

  • Carlos Manuel Perdomo García dijo:

    Taladrí muy bueno el artículo. Comparto la idea de que nuestro deporte nacional viene atravesando, desde hace algunos años, por una compleja situación que pasa por varios factores, que incluye la motivación de los propios peloteros, el compromiso y la entrega con su camiseta; también de la afición que ha visto perder con el tiempo su identificación con su equipo y los colores de los uniformes (lo dice la asistencia a los estadios de pelota). Felicidades a ese grande de la pelota cubana y del Mundo "Don Agustín" como le decía el querido comentarista Bobby Salamanca. Marqueti fue y es ejemplo a seguir por los peloteros de su época y los actuales. Considero que nuestra Televisión, sobre todo los programas deportivos, deben retomar aquellos juegos importantes de la época de Marqueti, Capiró, los hermanos Sánches, Isasi, Muñoz, Victor, Gurriel, Cheito, Vinent, Puente, Jova, Urquiola, Casanova, Padilla, Germán y otros grandes que como él hicieron que la pelota cubana brillara en lo más alto. Me refiero a juegos de pelota de nuestras series nacionales y campeonatos internacionales, que pudieran retrasmitirse integramente. Casi lo hemos olvidado; muchos de los que hoy juegan pelota en nuestros equipos nacionales no recuerdan haber visto jugar a esos grandes hombres que tanto aportaron a nuestro beisbol; muchos de los aficionados de hoy nunca vieron o pudieron disfrutar de la actuación de Braudilio Vinent, Rogelio García, Julio Romero, Omar Ajete, el Taty Valdés, Changa Mederos y otros grandes lanzadores, que solo los grandes como Marqueti descifraban sus lanzamientos. La historia forja el futuro, y creo sinceramente que en la pelota se ha ido dejando a un lado; a veces siento la sensación de que muchas personas o aficionados ven el beisbol cubano actual como un deporte nuevo, sin historia, sin pasado. Hay que retomar esa historia, darla a conocer, divulgarla en nuestra Televisión Nacional. Si establecen un programa semanal, en el que cada semana, además de televisar un partido de pelota de esa gloriosa época, se inviten a peloteros estelares, comentaristas de la talla del compañero Hector Rodríguez (la historia viva de la pelota cubana) y otros importantes compañeros de este frente, la audiencia se desbordará durante la trasmisión del programa. Creo que hará mucho bien a la pelota actual.
    Otro aspecto compañero Taladrí, es el referido a la estructura actual de la serie nacional. Recuerdo que cuando terminó la Olimpiada, luego el Clásico de Pelota, la dirección del INDER y la propia prensa especializada comenzó a promover la variante de reducir la cantidad de equipos y por consiguiente cambiar la estructura actual de esas series. Apoyo la idea, creo que hará bien, concentrará la calidad.
    Otra cosa más; se ha radicado un modismo, por llamarlo de algún modo, dentro de los comentaristas deportivos cubanos, no en todos los casos, de sobrenombrar a nuestros equipos de pelota. Por ejemplo los leñadores de las Tunas, los sabuesos de Guantánamo, los tigres de Ciego de Avila, etc. Yo como aficionado considero que ese método también afecta la calidad y la historia de la pelota en Cuba. Decía en un comentario en Juventud Rebelde, sobre este mismo aspecto, que el nombre de los equipos de pelota o de cualquier deporte, el nombre histórico, es su Intangible. Hoy realmente siento la impresión cuando leo al compañero Sigfredo Barros en el Granma, que está comentando del beisbol mexicano, nicaragüense, etc, menos del cubano. Considero que debe ser eliminado ese método, además deja a los aficionados sin identificación. Recuerdo la época gloriosa de la pelota que habían equipos que no precisamente tenían el nombre de sus provincias, pero en todos los casos su nombre se asociaba a alguna actividad propia de la provincia, ejemplos, Vegueros, Henequeneros, Ganderos, Azucareros, etc.

    Saludos.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis López Viera

Luis López Viera

Periodista cubano, jefe de la página de Deportes del diario Juventud Rebelde. Colaborador de Cubadebate.

Vea también