Imprimir
Inicio » Noticias  »

Cuba le hace frente a la gripe porcina sin vacunas: cero muertes

En este artículo: Cuba, Gripe por A (H1N1), Salud, Virus
| 3

Ah1n1-en-cubaCuba está lista para emplear todo el arsenal a su disposición para enfrentar la gripe porcina, desde su bien aceitado sistema de defensa civil hasta los soldados de sus fuerzas armadas, es decir, todo menos una vacuna.

Los responsables de la salud pública en la isla caribeña no confían en este método propiciado por las transnacionales farmacéuticas y los organismos internacionales.

Las autoridades sanitarias cubanas dicen que apostar a una vacuna para contener una pandemia mundial es algo arriesgado y desmoralizador.

“Todavía no se sabe si (la vacuna) funciona”, declaró a la AP el doctor Luis Estruch, viceministro de Salud Pública. “¿Qué seguridad va a tener? Eso no lo sabe el mundo científico todavía”.

También mencionó el alto costo de una vacuna cuya confiabilidad todavía no está plenamente demostrada.

El avanzado sistema de salud cubano y su aislamiento geográfico han hecho que se registrasen apenas 435 casos de gripe porcina en una población de 11 millones de habitantes, y ninguna muerte. Esto representa un infectado por cada 25.000 personas, comparado con 6.900 en Estados Unidos y 4.000 en México.

Las preparaciones para combatir un posible brote en el invierno boreal involucran a todos los ministerios y las fuerzas armadas. De ser necesario, el gobierno aislaría barrios e incluso pueblos enteros, cerraría carreteras y despacharía equipos médicos a las comunidades afectadas por la gripe, indicó Estruch.

Los soldados pueden ir de puerta en puerta para asegurarse que se cumplen las órdenes de cuarentena y de evacuación. Las autoridades están dispuestas a aislar personas y comunidades si lo consideran oportuno.

“En cuestión de horas podemos determinar cuáles recursos enviar”, dijo Estruch. Agregó que se han contemplado numerosas variantes: “Si hay que paralizar un pueblo, si hay que paralizar el transporte público, si hay que parar las escuelas, si hay que tomar otras medidas…”.

El virus ha causado al menos 3.205 muertes a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud. Se han confirmado más de 250.000 casos, aunque la mayoría no requirieron tratamiento.

Las vacunas son el eje central de la batalla contra la gripe porcina de muchos países, incluido Estados Unidos. Pero Cuba tiene otro enfoque, y no porque no esté en condiciones de producir una vacuna.

La isla tiene un Centro de Biotecnología e Ingeniería Genética que fabrica un centenar de productos, incluidas más de tres docenas de drogas para combatir enfermedades infecciosas. Y cuenta con 12.000 científicos, una cifra muy alta para un país tan pequeño y pobre, lo que refleja la importancia que se le da a la medicina y la ciencia.

“Si tuviésemos confianza en una vacuna, la conseguiríamos. De inmediato”, dijo Estruch.

Pero agregó que no es recomendable prometer una cura para un tipo de gripe que puede mutar en cualquier momento. Y recordó la campaña que hizo Estados Unidos en 1976 para vacunar a millones de personas en previsión de un brote de gripe porcina que nunca se dio.

Cientos de personas atribuyeron a la vacuna otras enfermedades y hubo demandas que costaron al gobierno casi 100 millones de dólares.

Cuba tiene un sistema de defensa civil que ha realizado evacuaciones masivas y salvado muchas vidas cuando huracanes azotaron la isla.

Su programa de respuesta a emergencias, supervisado por el presidente Raúl Castro y las fuerzas armadas, está organizado a nivel de cuadras en cada pueblo y el gobierno recoge información sanitaria a diario de su amplia red de clínicas barriales.

“Cuando hay huracanes, hay gente en cada sector responsable de estar pendiente de lo que sucede: quién necesita asistencia, las mujeres embarazadas, los ancianos, los edificios vulnerables”, dijo Wayne Smith, un ex diplomático destacado en Cuba y quien trabaja hoy con el Centro para Política Internacional de Washington. “Lo mismo sucede con el sistema de salud”.

Fue así que los cubanos detectaron sus primeros casos de gripe porcina.

Luego de que se reportó el brote en México el 24 de abril, el ministerio de salud observó a toda persona proveniente de ese país y luego prohibió durante un mes los viajes a y de México.

Diez días después, Cuba confirmó sus primeros casos: tres estudiantes mexicanos que habían llegado recientemente de su país.

“Los detuvimos en cuestión de horas, el 15 de mayo”, dijo Estruch.

Los estudiantes fueron atendidos y se les permitió permanecer en Cuba.

Todos de los barrios tienen clínicas gratuitas y Estruch explicó que cuando una persona va a uno de esos centros de salud por una influenza, se investiga si tiene el virus de la gripe porcina.

Agregó que Cuba no volverá a cerrar sus fronteras porque ya se sabe cuál es el problema. Indicó que las medidas de mayo fueron “totalmente necesarias” en ese momento porque nadie sabía en qué consistía el brote.

(Con información de Agencia AP)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Camilo Bastos dijo:

    Que interesante saber que el pueblo unido, es decir gobierno- ejercito y pueblo, pueden decirle al mundo que pueden garantizar la salud de un pais

  • Palmerolo dijo:

    Que información se maneja en Cuba sobre las Reflexiones de una doctora en medicina que es monja? Es que lo que dice esta doctora es cierto? Si lo es, es una monstruosidad lo que le quieren hacer a la humanidad. Les mando el vinculo en el Interred.

    Reflexiones de una monja sobre la gripe A:

    http://vimeo.com/6790193

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    Palmerolo:
    No puedo entrar al sitio donde escribe la Dra., pero es tanto lo que llega todos los días que he optado por el sentido común y lo que se de medicina.
    Desde que surgió la nueva gripe es mucho lo que se ha investigado y también especulado. El brote de Influenza fue motivo de serias discu-siones de colegas en diferentes partes del mundo y la experiencia de México ha sido muy valiosa.
    Para muchos no nos quedaba la menor duda que junto con la epidemia real había otra mediática que movían grandes intereses.
    La influenza común mata muchas personas en el mundo todos los años y las mutaciones del virus no permiten hacer una vacuna ubicua y para siempre como lo es el TT y otras tantas de probada eficacia y seguri-dad. Esto ya es comentario trillado.
    Conocí al Dr Luis Estruch en el III Congreso Internacional Salud y Calidad de Vida y se que es una autoridad en el tema al cual nada ten-go que agregar.
    Como este sitio es leído por muchas personas que no son médicos quie-ro expresar algo:
    Una vacuna lleva todo un proceso de estudios preclínicos y luego de ensayos clínicos donde los grupos control son fundamentales. Lo co-rrecto desde el punto de vista investigativo seria que luego de saber que la vacuna se puede ensayar en humanos, se aplicara a una muestra importante y no se aplicara a una muestra similar (quedaría en riesgo esta última lo que no seria correcto).
    Si se toma la decisión de aplicarla a todos habría que hacerlo, en el caso de Cuba, 11 millones de habitantes.
    ¿Es necesario tal derroche cuando se sabe que no todos enferman y que el sistema inmunológico como todo en la vida tiene una gran diver-sidad?
    Al aplicarla a 11 millones de personas se corren muchos riesgos y el peor de todos es que algunos de ellos este incubando la enfermedad y la vacuna empeore el cuadro. Puede ocurrir también que virus al fin MUTEN y la vacuna que hiciste deje de funcionar.
    Al principio dije que la experiencia de México ha sido muy valiosa, pe-ro más valiosa aun ha sido la experiencia de Cuba en el enfrentamiento a epidemias. Esto solo se ocurre cuando el sistema de salud responde en su totalidad a la primera dirección del país. Entonces se puede accionar como señala el Dr.Estruch:
    “Las preparaciones para combatir un posible brote en el invierno boreal involucran a todos los ministerios y las fuerzas armadas. De ser necesario, el gobierno aislaría barrios e incluso pueblos enteros, cerraría carreteras y despacharía equipos médicos a las comunidades afectadas por la gri-pe....”
    Cuando el ministerio de salud cubano prohibió durante un mes los via-jes a y de México, algunos colegas del país hermano no lo entendieron. Hoy lo ven como una medida razonable y justa. A muchos se lo explicamos de manera puntual y a otros a través de las redes médicas que utilizamos todos los días. JUNTOS GANAMOS ESTA OTRA BATA-LLA POR LA VIDA.

    Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado Alergología
    Camagüey Cuba
    olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también