Imprimir
Inicio » Noticias  »

EE.UU. es el único responsable del fracaso del concierto de la Filarmónica de Nueva York en La Habana, dice el ICM

| +

filarmonica-de-nueva-york-2La política irracional de Estados Unidos respecto a Cuba es la que impide que la Orquesta Filarmónica de Nueva York (OFNY) pueda venir a la Isla, aseguró a Cubadebate el vicepresidente de Relaciones Internacionales del Instituto Cubano de la Música, Alejandro Gumá.

La prestigiosa agrupación musical tuvo que suspender la visita que tenía previsto realizar a Cuba a finales de octubre, debido a que el Departamento del Tesoro estadunidense prohibió viajar a la Isla a un grupo de patrocinadores de las presentaciones que tendría lugar en el Teatro Amadeo Roldán, de La Habana.

"La noticia pone en evidencia al gobierno de Estados Unidos, el único responsable de que este proyecto eminentemente cultural fracase", añadió Gumá.

Alrededor de 150 personas habían aportado el dinero para el proyecto (unos 10 mil dólares para permanecer del 30 de octubre al 2 de noviembre en La Habana) y la decisión de Washington echó por tierra los dos conciertos que la agrupación realizaría en Cuba, proyecto que concibió la Filarmónica y que recibió el apoyo de las autoridades cubanas.

También pone en evidencia la obsesión norteamericana contra la Isla, pues no impidieron en febrero del año pasado que la Filarmónica se presentara en Corea del Norte, país con el que Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas, añadió el funcionario.

"Este fue un proyecto, además, que no concibió Cuba, sino la institución norteamericana, y nos imaginamos cuán frustrados deben estar los organizadores, pues para ellos el concierto era un hecho", dijo Gumá. "En la práctica el Instituto de la Música tenía ya todo listo para recibir a la Orquesta, después de cumplir con los requisitos técnicos y de logística, algunos muy complejos, que había indicado la Filarmónica", añadió.

Confirmó que, en caso de que el gobierno norteamericano reconsidere esta prohibición, Cuba "mantiene las puertas abiertas a la Orquesta y a sus promotores y organizadores, que con tanto respeto se acercaron a nosotros y manifestaron su admiración por nuestra música".

De hecho, "el concierto incluiría música cubana, cuyas partituras ya están en manos de los músicos norteamericanos".

Recordó que en su visita a la Isla, el Presidente y director ejecutivo de la Filarmónica, Zarin Mehta, dijo que una de las motivaciones para montar el espectáculo en La Habana era la certeza de que la música era vital en el cubano y el reconocimiento del altísimo nivel de esta manifestación artística de la Isla.

"Los patrocinadores estaban emocionados con la idea de darnos los recursos, porque eso les daría también la oportunidad de ver La Habana y apoyar a su orquesta. Eso es lo que les importa", explicó ayer al diario The New York Times Zarin Mehta, quien se negó a utilizar el dinero sin viajar también junto a quienes lo recabaron.

Gumá recordó que en la reciente visita de los organizadores de la Filarmónica a La Habana habían visto con lujo de detalles la logística, la transmision televisa, las condiciones del Amadeo Roldán, e incluso dónde se ubicaría una pantalla gigante en el parque aledaño del Teatro -que solo tiene 900 capacidades-, para que todo el que hubiera deseado seguir el espectáculo desde allí.

"Todas las condiciones que ellos pidieron para que el Concierto transcurriera con la máxima calidad fueron aceptadas por Cuba", aseguró. Incluso, dieron las facilidades a Euroarts, una compañía que filma todos los concierto de la Filarmónica y los comercializa, para que pudieran entrevistar y filmar previamente a los músicos cubanos que participarían en el evento, entre ellos Chucho Valdés, Changuito y la soprano Bárbara Llanes.

"Mantenemos permanente comunicación, desde hace más de un mes. Nosotros no vamos a desmovilizar nada de lo que hemos hecho y reiteramos que, si vienen, serán recibidos como merecen por el pueblo cubano", concluyó.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también