Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Política  »

En la Caravana con Fidel

| 14 |

La Habana vivió una semana de espera apasionada. Desde el 2 de enero careció de día y hora fijos la entrada de Fidel a la capital. Parecía que su arribo ocurriría en cualquier momento y las agencias de prensa contribuían no poco a la confusión, pues las noticias que transmitían lo daban indistintamente a bordo de un avión que haría inminente su llegada o, al frente de la Caravana de la Libertad, lo situaban a las puertas mismas de la ciudad.(...)

Llegó así el 8 de enero. Los habaneros, inmovilizados frente a los televisores, esperaban el momento de volcarse a la calle para saludar a los rebeldes. De balcones y ventanas colgaban banderas cubanas y la enseña roja y negra del Movimiento 26 de Julio. Las mujeres lucían en su vestuario los mismos colores, perseguidos hasta poco antes. El Cotorro, a unos 30 minutos del centro de la ciudad, depara a Fidel una sorpresa enorme. Allí está su hijo Fidelito, vestido de verde olivo, y el comandante Juan Almeida lo alza hasta el vehículo militar en que viaja el Comandante para que padre e hijo se fundan en un abrazo.

En automóvil va Fidel desde el Cotorro hasta la Virgen del Camino. Aborda allí un yipi para internarse en la ciudad. Lo acompaña el comandante Camilo Cienfuegos y en rastras, autos, camiones y vehículos militares de todo tipo lo sigue su tropa. Son gente joven en su mayoría. Muchachos del campo que nunca antes estuvieron en La Habana y que contemplan rascacielos y avenidas con ojos de asombro, como cohibidos, con una sonrisa tímida esbozada tras las barbas legendarias.

Fidel está en la ciudad y repican las campanas de las iglesias, suenan las bocinas de los vehículos, los barcos surtos en puerto dejan escuchar sus sirenas. A todo lo largo del camino, a un lado y otro de la calle el pueblo se agolpa para saludarlo. Toma la caravana victoriosa la Avenida del Puerto. Frente al Estado Mayor de la Marina de Guerra permanece fondeado el yate Granma y el Jefe de la Revolución ordena un alto y aborda la embarcación. Disparan salvas las fragatas Máximo Gómez y José Martí. La comitiva se pone de nuevo en movimiento. A la altura de la Avenida de las Misiones dobla. Hará una segunda parada frente al Palacio presidencial para saludar al presidente Manuel Urrutia, que, junto a todos sus ministros, lo espera en la puerta de la mansión.

Suben a la segunda planta. Desde la terraza norte Fidel saluda a los que se han congregado frente a Palacio. Es una multitud compacta que se extiende desde los bordes mismos del edificio hasta el Malecón y el Castillo de la Punta.

Urrutia lo presenta. Dice:

"Cubanos: El Gobierno de la República, en el Palacio presidencial, ha abierto los brazos para recibir al gran líder de América, Fidel Castro Ruz. La democracia cubana se considera honrada con la presencia en el Palacio presidencial del gran héroe en la lucha contra la tiranía. Nuestro pueblo debe sentirse profundamente orgulloso de contarlo entre sus hijos. Es, sin lugar a dudas, el líder combatiente más abnegado de la historia… Después de derrocar la dictadura con su esfuerzo admirable no ha tomado el poder en sus manos, sino que lo ha puesto en manos de un hombre en quien él tiene fe.

"Cubanos: Nosotros juramos que sabremos hacernos dignos de ese gesto del gran líder de los cubanos. Con ustedes Fidel Castro Ruz".

Nuestras montañas invictas

Tiene Fidel que esperar a que se acallaran los clamores de júbilo para empezar a hablar. Como lo había hecho desde Santiago de Cuba y a lo largo de todo el recorrido, no quiere hacer un discurso sino, sin gestos ampulosos ni teatrales, conversar con el pueblo de tú a tú en un diálogo de amigo a amigo, de compañero a compañero.

"Este edificio nunca me gustó y me parece que no le gustaba a nadie", dijo Fidel, risueño. "Lo que más yo había subido fue ahí a ese muro, cuando era estudiante", añadió y señaló hacia el lienzo de muralla cercano a la mansión del Ejecutivo que en cierta ocasión le sirvió de tribuna para denunciar la corrupción oficial.

Prosiguió: "Ustedes quisieran saber cuál es la emoción que siento al entrar en Palacio. Les voy a confesar mi emoción: exactamente igual que en cualquier otro lugar de la República. No me despierta ninguna emoción especial. Es un edificio que para mí, en este instante, tiene todo el valor de que en él se alberga el Gobierno Revolucionario de la República.

"Si por el cariño fuera, el lugar donde por motivo de hondo sentimiento yo quisiera vivir, sería el Pico Turquino. Porque frente a la fortaleza de la tiranía opusimos la fortaleza de nuestras montañas invictas".

Enseguida invitó al pueblo a que se trasladara al campamento de Columbia, sede del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la tiranía y centro, hasta poco antes, del poder en Cuba. Añadió: "Ahora Columbia es del pueblo. Y que los tanques, que ahora son del pueblo, vayan a la vanguardia del pueblo, abran el camino. Nadie le impedirá la entrada y nos reuniremos allá".

Comentó el Comandante en Jefe que alguien, al ver aquella multitud concentrada frente a Palacio, había dicho que se requeriría de la protección de mil soldados para atravesarla.

"Y yo digo que no. Yo solo voy a pasar por donde está el pueblo. Dicen eso porque han visto tanta emoción y tanto entusiasmo que tienen miedo que nos vayan a dañar. Sin embargo, el pueblo tiene que cuidar de los revolucionarios.

"Voy a demostrar una vez más que conozco al pueblo. Sin que vaya un soldado delante le voy a pedir al pueblo que abra una fila. Yo voy a atravesar solo por esa senda, junto al Presidente de la República. Así, compatriotas, le vamos a demostrar al mundo entero, a los periodistas que están aquí presentes, la disciplina y el civismo del pueblo de Cuba. Abran una fila y por ahí marcharemos para que vean que no hace falta un solo soldado para pasar por entre el pueblo".

Salen Fidel y Urrutia a la calle y la multitud, en un gesto espontáneo, refluye hacia la línea de los edificios, se apretuja, se funde en una masa enorme. Avanzan el Comandante y el Presidente y detrás de ellos vuelve a cerrarse el cuadro.

Lluvia de papel

La Caravana de la Libertad se pone otra vez en movimiento. Alcanza el Malecón y tuerce por la Avenida 23, camino de la Ciudad Militar de Columbia. Cada vez son más los que siguen al líder rebelde, pues la gente, lejos de conformarse con verlo pasar, se incorpora al impresionante desfile. Los turistas norteamericanos que se alojan en el hotel Habana Libre destrozan las páginas de los directorios telefónicos y, a la manera de Broadway, hacen caer sobre Fidel los finos pedazos.

Los corresponsales extranjeros acreditados en Cuba no salen de su asombro. Pese a que hay entre ellos gente muy avezada, que ha caminado mucho, ninguno recuerda haber visto nada similar en el ejercicio de su vida profesional. El reportero de la Columbia Broadcasting System lo reconoce explícitamente y eso que él presenció la bienvenida a los generales Eisenhower y McArthur al finalizar la II Guerra Mundial, muy inferior en público y en calor humano. Jules Dubois, a quien le tocó "cubrir" los derrocamientos de Juan Domingo Perón, en la Argentina; Gustavo Rojas Pinillas, en Colombia, y Marcos Pérez Jiménez, en Venezuela, está estupefacto. "Es el espectáculo más extraordinario que he visto en mis 30 años de periodista" asegura, y otro reportero norteamericano expresa que lo que está viendo es muy superior al recibimiento del general De Gaulle en París tras la liberación.

No había en Columbia soldados que impidieran la entrada del pueblo. La masa enorme, adueñada del polígono militar, daba fe de la magnitud de la victoria. Asisten también soldados y oficiales del ejército derrotado.

Comenzó Fidel sus palabras. En su hombro izquierdo se posaba una paloma blanca. Es un instante de emoción. El héroe de la guerra se desdoblaba en conductor de pueblo.

"El pueblo, el pueblo ganó la guerra. Esta guerra no la ganó nadie más que el pueblo… Y por tanto, antes que nada está el pueblo".

En su histórica alocución, el Comandante en Jefe señaló los deberes de los revolucionarios, hizo un llamado a favor de la paz y recalcó la necesidad de que todas las fuerzas que lucharon contra la tiranía se unan para trabajar juntas a favor del pueblo cubano.

En medio de una ovación frenética concluyó Fidel sus palabras. Era ya de madrugada y le pidieron que se quedara a dormir en lo que hasta días antes había sido la residencia de Batista. No aceptó la propuesta y fue a descansar a un modesto hotel de la calle Monserrate, en La Habana Vieja, donde solía alojarse en sus días de estudiante universitario.

Cubadebate comparte fotos inéditas de Perfecto Romero de la entrada de los barbudos a La Habana, el 8 de enero de 1959.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

Foto: Perfecto Romero.

(Tomado de Juventud RebeldeCubaperiodistas)

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Oneforall dijo:

    Fotos memorables y emocionantes. Se sienten deseos de haber estado allí aunque hoy ya hubiésemos muerto. Gracias a los que reportaron ese acontecimiento sin parangón en la Historia de Cuba. Que se preserve y se divulgue ese sagrado patrimonio generación tras generación. Gracias a los que dieron sus vidas para lograr esta Cuba digna e independiente y que continúa erguida frente al Imperio yanqui. Gracias a Camilo Cienfuegos. Gracias por todo, FIDEL!!!

  • ktia dijo:

    que coleccion mas bella

  • Chafi dijo:

    Emocionante esas fotos, esos materiales de esa etapa no se puede describir con textos, discursos o en clases, deberiamos aprovechar todo el material de este tipo y lo poco que existe en video para tramitir ese amor de pueblo espóntaneo a las nuevas generaciones a través de otros medios como el documental televisivo u otro que hoy en dia aun llegan mas a todos que la internet.

  • anaira dijo:

    hermosas fotos, es emocionante ver en foto lo que ocurrió por esos días con la caravana del ejercito rebelde imagino como se sentirían todas esas personas que lo precenciaron, quiero saber quien es el compañero que va sentado en el frente del carro donde va Fidel?, tiene una boina negra, VIVA EL TRIUNFO DE LA REVOLUCION CUBANA!!!!!!

  • Ing : Yurina Acosta Martínez dijo:

    Muy emocionante la entrada de Fidel en la Caravana el dia 8 a la Habana, mis padres aunque no los veo en las imágenes, se que estaban ahí, eran muy jóvenes, pero me dijeron que participaron de toda aquella alegría junto a los jóvenes Rebeldes y a Fidel.Ellos nunca olvidaran ese día, me decian mientras me narraban anécdotas de ese MULTITUDINARIO DESFILE , QUE GUARDARAN POR SIEMPRE EN SUS CORAZONES.

  • Ulises dijo:

    Fidel fue un lider historico único, dirigiendo una revolución épica y única en un país maravilloso y único.

  • Sergio dijo:

    Una pregunta, a CIRO o a quien sepa, Perfecto Romero está vivo?.

    Saludos,

    • Aymara dijo:

      Sí, está vivo

  • ylabra dijo:

    Unas de las mejores cosas que le pudieron pasar a cuba y el mundo fue que nacieran hombres como Camilo, Che, Martí pero sobre todo como nuestro querido y eterno comandante Fidel Castro. Gracias querido amigo, hermano, te agradezco mis ideales pero sobre todo mi libertad para vivir.

  • RARJ dijo:

    Majestuosa y Legendaria
    Fue la caravana aquella
    Y estas imágenes bellas
    La hacen más extraordinaria.
    Nuestra lucha libertaria
    Terminaba victoriosa
    Y aquella marcha grandiosa
    Por las calles de La Habana
    Hizo de aquella mañana
    Una de las más hermosas.

  • Liudmila dijo:

    Gracias Ciro por tan bello y emotivo artículo, donde narra todo lo acontecido en la Caravana de manera que nos sumerge como si estuviésemos viviendo ese momento. El observar las imágenes nos llena de mucha emoción. Nuestro Comandante es ÚNICO.

  • Dino dijo:

    Estas fotos de Perfecto Romero son sencillamete PERFECTAS y además tienen como principal atractivo de que no son muy conocidas. Realmente los que vivieron esos días del triunfo de la Revolución y el recorrido de la caravana rebelde encabezada por Fidel, tuvieron el privilegio de ser testigos de un hecho ÚNICO. Incluso hace unos años leí en el libro de Enrique Ubieta Cuba "¿Revolución o reforma?", un fragmento donde aparecían unas declaraciones de Cintio Vitier describiendo como el percibió este acontecimiento y puedo asegurar sin ninguna exageración que es lo más impactante y bello que se ha escrito sobre ese suceso. Suerte que tienen los seres elegidos por su sensibilidad y sentido de lo humano, y si además son poetas el resultado siempre será tan fuerte como estas fotos.

  • CubaUnida dijo:

    La historia es conmovedora, así como el júbilo popular de esos dias y la fe que siempre ha tenido Fidel en el pueblo. Gracias por enseñarnos esa parte de la historia.

  • Jose Angel Sera dijo:

    Grandes Momentos de historia cubana

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ciro Bianchi Ross

Ciro Bianchi Ross

Destacado intelectual cubano. Consagrado periodista, su ejecutoria profesional por más de cuarenta años le permite aparecer entre principales artífices del periodismo literario en el país. Cronista y sagaz entrevistador, ha investigado y escrito como pocos sobre la historia de Cuba republicana (1902-1958). Ha publicado, entre otros medios, en la revista Cuba Internacional y el diario Juventud Rebelde, de los cuales es columnista habitual.

Vea también