Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Sociedad  »

Cuba a vuelo de pájaro

En este artículo: Cuba, Fotografía, Sociedad, Vida cotidiana
| 55 |

El fotógrafo lituano Marius Jovaiša consiguió algo que parecía imposible cuando se lo propuso: fotografiar la isla desde el aire, algo que no había hecho nadie antes.

La tarea le llevó cinco años. Ahora ha visto la luz su libro Unseen Cuba (La Cuba nunca antes vista).

“Quería convertirme en el primer artista en fotografiar Cuba desde el aire”, dice Jovaiša, que ha publicado libros similares sobre México y Belice.

(Con información de BBC)

Aquí, una imagen de los mogotes, montes de piedra caliza con forma de cono y cubiertos de vegetación, en Pinar del Río, en el occidente de la isla. Foto: Marius Jovaiša.

Aquí, una imagen de los mogotes, montes de piedra caliza con forma de cono y cubiertos de vegetación, en Pinar del Río, en el occidente de la isla. Foto: Marius Jovaiša.

Tiempo de deportes. Foto: Marius Jovaiša.

Tiempo de deportes. Foto: Marius Jovaiša.

 Foto: Marius Jovaiša.

Paisaje cubano. Foto: Marius Jovaiša.

En la imagen el cementerio de Cristóbal Colón, en La Habana.  Foto: Marius Jovaiša.

En la imagen el cementerio de Cristóbal Colón, en La Habana. Foto: Marius Jovaiša.

 En esta foto el sol se pone en la carretera El Pedraplén, que conduce al área turística del Cayo Las Brujas. Foto: Marius Jovaiša.

En esta foto el sol se pone en la carretera El Pedraplén, que conduce al área turística del Cayo Las Brujas. Foto: Marius Jovaiša.

Los corales de Jardines del Rey (en la costa norte) son una atracción para submarinistas que visitan la isla. Foto: Marius Jovaiša.

Los corales de Jardines del Rey (en la costa norte) son una atracción para submarinistas que visitan la isla. Foto: Marius Jovaiša.

Castillo del Morro, construido por los españoles en 1589 a la entrada de La Habana para contener los ataques piratas. Foto: Marius Jovaiša.

Castillo del Morro, construido por los españoles en 1589 a la entrada de La Habana para contener los ataques piratas. Foto: Marius Jovaiša.

Valle de los Ingenios, en la zona central de la isla. Este valle fue uno de los centros de producción de azúcar más importantes en los siglos XVIII y XIX. Foto: Marius Jovaiša.

Valle de los Ingenios, en la zona central de la isla. Este valle fue uno de los centros de producción de azúcar más importantes en los siglos XVIII y XIX. Foto: Marius Jovaiša.

Faro de Roncali, construido en 1850 en el Cabo de San Antonio, extremo occidental de Cuba. Foto: Marius Jovaiša.

Faro de Roncali, construido en 1850 en el Cabo de San Antonio, extremo occidental de Cuba. Foto: Marius Jovaiša.

A unos 20 kilómetros al noroeste de Santiago de Cuba se encuentra el lugar más sagrado para los cristianos cubanos, la Basílica de Nuestra Señora del Cobre, en la ciudad del Cobre. Foto: Marius Jovaiša.

A unos 20 kilómetros al noroeste de Santiago de Cuba se encuentra el lugar más sagrado para los cristianos cubanos, la Basílica de Nuestra Señora del Cobre. Foto: Marius Jovaiša.

El fotógrafo acabó cumpliendo un sueño que le pareció imposible y se quedó con un gran recuerdo de la isla y de su gente. "Me enamoré de Cuba", dice Jovaiša.

El fotógrafo acabó cumpliendo un sueño que le pareció imposible y se quedó con un gran recuerdo de la isla y de su gente. “Me enamoré de Cuba”, dice Jovaiša.

Se han publicado 55 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • leyra dijo:

    Son imágenes preciosas, que si no me dicen q son de paisajes cubanos casi ni lo creo.

  • R3 dijo:

    contra pero para gastar 1 millon tiene que estar muy enamorado

    • Juan dijo:

      Saben por qué se demoró 5 años no?

      • JL dijo:

        Por nada amigo R3, hubo que pedirle permiso al mismísimo celestial para que eso fuera posible, que libertad tenemos madre mía, esto da pena …

  • aleka dijo:

    que fotos mas espectaculares de nuestra isla, lo unico en todo esto es que da pena que un lituano haya tenido que venir a tirarlas para que tuvieramos a Cuba vista desde el aire, en lugar de nosotros haber tenido un catalogo de estas bellas imagenes.

    • manuel dijo:

      totalmente de acuerdo. que pena.

  • Yanicel dijo:

    Siempre vemos imágnes de otros países y sitios que no son de nuestra tierra, que lindas fotos estas… y que bueno que alguien reconoció tanta belleza… gracias por compatirlas….

  • ramses dijo:

    geniales fotos, la verdad que merece la pena, sin dudas nuestra isla es hermosa

  • Naturaleza dijo:

    Verdaderamente espectáculares y bellísimas fotos de nuestra Cuba. Que hermosura de mar, de montañas con un verdor increíbles. Bien por este artista que logró su propósito, y ahora comparte su trabajo. Gracias a Cubadebate por nuevamente emocionarnos y hacernos querer la tierra donde nacimos y vivimos.

  • Henry dijo:

    Excelentes imágenes. Mis felicitaciones para Marius Jovaiša

  • arcenio sanchez dijo:

    donde las publicaran y cuando..
    ..

  • dreg2k dijo:

    Un poco caro el sueño 1 millon de dolares no creen !!!!

  • roli dijo:

    impresionante, bella, unica, misteriosa, contrastante es mi cuba….. lo unico q no juega, es que un forastero la conozca mas que yo..

  • Doris dijo:

    !!!MARAVILLOSAS FOTOS!!!!!

  • cubanoaterrizao dijo:

    Los invito a entrar al sitio unseencuba.com

    Es un trabajo increíble.

  • cubanoaterrizao dijo:

    Unseen Cuba

    La realización de este libro

    Cómo empezó todo

    Me enamoré de la fotografía como un niño, cuando aprendí a jugar con cámaras durante las expediciones arqueológicas de mi padre. Esa pasión lleva a través en mi vida profesional, y en 2006 publiqué Unseen Lituania, mi primer libro de fotografía. En dos años se convirtió en un éxito de ventas en mi país, me inspira a continuar mi trabajo como escritor y fotógrafo; dos años más tarde publiqué Celestial Belice. Después también se convirtió en un éxito de ventas en su país de origen, me decidí a tomar en el proyecto más grande y más difícil (si no totalmente imposible) de mi carrera. Así nació la idea de Unseen Cuba.

    Llegué a Cuba por primera vez en 2010. Mientras estaba mostrando copias de mi trabajo publicado a los funcionarios locales, me di cuenta de lo que admiraban las fotos. Sin embargo, nadie creía que sería posible producir un libro tan sobre este país.

    Para la idea prima para venir a la madurez, tengo que agradecer y dar un gran crédito a Sergio Gonzáles, quien en ese momento era el embajador de Cuba en Finlandia, Letonia y Estonia. Sergio cree en el proyecto, y su confianza me estimuló y me ayudó a través de muchos momentos difíciles. Visitó mi exposición de fotógrafos cubanos en Vilnius, y pronto se hicieron amigos. La mayor sorpresa fue que su hermano, Roberto, más tarde convertido en mi piloto. Fue una maravillosa coincidencia. Me cuesta imaginar existe nadie en el mundo que sepa Cuba mejor que Roberto y yo Juntos hemos sondeado este país de un extremo al otro.

    “Cuba Libre” y las Reglas

    Uno de los cócteles más famosos del mundo es el Cuba Libre (“Cuba Libre”), una mezcla de ron cubano y estadounidense Coca-Cola. Para mí, el nombre adquirió una cualidad paradójica; Yo no podría haber imaginado cuán difícil este proyecto iba a ser, o qué tan lejos de “libre” Yo sería lograr mis metas.

    Si me preguntaran hoy para emprender otro proyecto de fotografía en este increíble país, tendría que considerar con mucho cuidado, porque no hay reglas claras en Cuba. Y muchas veces cuando usted encuentra la manera de superar los obstáculos en su camino, que ni siquiera pueden explicar cómo lo hizo.
    Cuando comencé esta empresa, pensé ingenuamente que, como extranjero imparcial, yo sería capaz de asegurar los permisos necesarios para tomar fotos aéreas del país sin demasiadas complicaciones ni contratiempos. Y antes de viajar a Cuba, consulté con personas que conocían el país mejor que I. Uno de ellos, el periodista lituano Algimantas Čekuolis, comentó que en Cuba, “El ron es un montón, pero lo que falta es la libertad por un amplio margen.” Además, dos empresarios lituanos que habían estado buscando para iniciar un comercio del tabaco con el país me advirtieron de que los proyectos se mueven lentamente y los acuerdos se olvidan fácilmente. Pronto aprendí lo que significaban.

    Esta creación de este libro participó navegar por las aguas turbulentas de la burocracia local y rebanar a través de un suministro casi inagotable de la burocracia. Después de casi cinco años, se ha percibido un tributo considerable de tiempo, dinero y nervios. “Hacemos todo lo serio y metódicamente,” un funcionario cubano me dijo una vez. Eso resultó muy cierto!

    La primera incursión

    Para mi primera visita a La Habana en 2010, tengo que agradecer a Irina Cascaret, un agente de viajes, traductor y coordinador que organiza visitas guiadas a Cuba para los empresarios lituanos y turistas. Al principio me sorprendió por su nombre ruso, pero más tarde me enteré de que hay muchas Vladimirs, Ilyichs y Vostoks en Cuba.

    Ayuda de Irina no podía cambiar las reglas por las cuales opera el mencionado país. En ese primer viaje, me organizó visitas de negocios con los ministerios, los artistas y fotógrafos asociaciones, el Consejo de Patrimonio y otras instituciones similares. Y al principio, parecía que todo iba bien y con éxito. Me amablemente nos recibió y escuchó atentamente. Muchos funcionarios incluso asintió con la cabeza en todo lo que dije.
    Yo había traído copias de mis otros libros de fotografía conmigo, y mis contactos cubanos estaban fascinados con mi trabajo recientemente publicado, Invisible Belice. Con entusiasmo me felicitaron por mi trabajo y expresaron su profundo interés en Cuba es el tema de mi próximo libro. Estaba seguro de que su interés era genuino y honesto. Como nunca pedí dinero y le prometí que mi editorial, Fotos Invisibles, podría financiar la totalidad del proyecto, tenía grandes esperanzas de éxito. Sin embargo, a pesar de mi trabajo fue bien recibido por su valor artístico y la calidad, pude ver que los lugareños consideraron que sería un milagro si alguien (no importaba si eran cubana o extranjera) recibió permiso para sobrevolar el país a tomar imágenes.

    La gente que conocí prometieron enviarme las instrucciones necesarias para obtener el permiso para tomar fotos aéreas de Cuba. Durante más de cuatro años, estas instrucciones nunca llegaron. “Ningún proyecto puede iniciarse sin el conocimiento de las máximas autoridades en Cuba,” uno de estos funcionarios misteriosamente susurradas. Esto debe haber sido cierto: donde quiera que fuese, todo el mundo parecía estar esperando por el permiso de un poder superior misteriosa.

    Una prueba de paciencia

    Los malentendidos y obstáculos comenzaron desde el principio en el proyecto. Me enteré de que, con el fin de ser autorizado para tomar imágenes de Cuba, era necesario para mí tener una visa de trabajo y no una tarjeta de turista simple. Además, incluso con una visa de trabajo que todavía tenía que obtener el permiso de la Fuerza Aérea de Cuba a despegar … y no había dicho acceso antes jamás ha concedido a un ciudadano extranjero.

    Mis reuniones interminables resultaron tan infructuosos que me cambié de rumbo y apliqué a Gaviota Group, una empresa de propiedad del ejército cubano que gestiona una red de hoteles y organiza el transporte aéreo para los turistas ricos que desean explorar la costa de la isla.

    Un vuelo de una hora en un enorme ruso helicóptero Mi-8 y casi $ 2,000 USD después, fui recompensado con mi primera oportunidad de tomar fotos aéreas de la costa de La Habana (un vuelo sobre la ciudad en sí era fuera de cuestión!). Yo no usar cualquiera de esas fotos para mi libro, debido a la escasa luz de la mañana, pero la experiencia me enseñó que mi proyecto Cuba me costaría más de una barra de oro si pagué esta cantidad por cada hora de tiempo de vuelo. Me di cuenta de que iba a tener que recurrir a otros métodos y encontrar nuevas formas de superar estas dificultades.
    Esta fue la primera de las muchas pruebas de que Cuba tenía reservado para mí. En retrospectiva, puedo ver que este proyecto, y este país, me un hombre más paciente han hecho. Después me relajé y empecé a trabajar dentro del sistema, las cosas empezaron a progresar mucho más suavemente.

    Che Guevara era un fotógrafo también

    Como parte de mis esfuerzos por obtener una mayor visibilidad para mi proyecto, organicé un seminario para los fotógrafos cubanos en mayo de 2010. Se demostró que es una buena idea; La prensa local, artistas y celebridades estaban interesados en el evento. Hablé de la fotografía aérea y exhibido mis libros. Luego fui invitado en uno de los programas de entrevistas de radio de La Habana para una entrevista sobre mis planes para tomar fotos de Cuba desde el aire.
    Mis libros y el proyecto impresionados Liliana Núñez Velis, hija de Antonio Núñez Jimenes, un famoso científico y geógrafo cubano. Su padre era un socio de Fidel Castro, quien, después de la revolución, creó la Fundación para la Naturaleza y la Humanidad. Después de su muerte, su hija asumió el cargo de jefe de la organización.

    Liliana me invitó a charlar y me habló de las actividades de su padre, archivo de fotos, libros y artefactos arqueológicos. Me sorprendió cuando me dijo que el propio Che Guevara fue también fotógrafo. Liliana era muy servicial y se ofreció a escribir una carta de recomendación al Ministerio de Cultura de Cuba, a la que su fundación fue un subordinado.

    Gracias a Liliana, que se reunió con Pedro Monzón Barata, el jefe del Departamento de Relaciones Exteriores en el Ministerio de Cultura de Cuba. Había contado con el apoyo del Ministerio de Turismo de este proyecto, pero inesperadamente fue el Ministerio de Cultura que se interesó más en el libro. Después de dos meses (en Cuba, este es un tiempo récord), firmamos un acuerdo de cooperación. El ministerio se comprometió a coordinar los permisos y ayudar a organizar la logística del proyecto, y se comprometió a donar 500 copias del libro publicado. También prometí a dejarlos revisar todas las fotos que me tomo, siga estrictamente el plan de vuelo se me concedió, y disparar sólo aquellas áreas para las que se hayan expedido permisos.

    La búsqueda de las alas

    Comencé a hacer visitas regulares al Ministerio de Cultura y una de sus filiales llamado Paradiso. Esta compañía fue responsable de la supervisión de mi proyecto y de la coordinación de todos los pagos que tenía que hacer para otras empresas y organizaciones cubanas.

    Ahora todo lo que necesitaba era encontrar un dispositivo volador que sea aceptable para los controladores del espacio aéreo cubano, los militares y las autoridades de aviación civil. Mientras volaba y fotografiar en otros países, a menudo he usado ultraligeros hechas por Aerotransportada, una empresa australiana. Decidí que la única manera de hacer posible este proyecto era comprar mi propia ultraligero. Hice el pedido para que uno sea fabricado y enviado desde Australia a Cuba.

    Cada etapa del proyecto tomó mucho tiempo. Antes de reservar el ultraligero, tuve que confirmar que yo sería capaz de importar, registrar y operar la nave. También tuve que averiguar los requisitos técnicos del Instituto Nacional de Aviación Civil. Estos procedimientos se llevaron varios meses.

    Cuidado con el vecino del norte

    A la espera de las disposiciones técnicas, que mi ultraligero debía cumplir, he creado y publicado un libro de fotografías aéreas de Cancún y la Riviera Maya, la región turística de la Península de Yucatán en México.

    Durante una de mis muchas reuniones, mostré mi nuevo libro a los funcionarios en el Ministerio de Cultura y me permití bromear acerca de cómo iban las cosas tan lento en Cuba que, a la espera sólo por unos pocos especificaciones técnicas, me las arreglé para producir y publicar un libro entero en un país vecino. Hubo unos 20 participantes en esa reunión, y uno de ellos contrarrestados: “No es que somos lentos en Cuba. Estamos muy minucioso y metódico! Hay que asegurarse de que no va a causar ningún peligro para nuestro país con su pequeño triciclo volador. Nunca hay que olvidar que el vecino del norte está respirando en la nuca! ”

    Los funcionarios querían estar seguros de que, mientras volaba sobre Cuba con mi ultraligero, yo no realizar cualquier actividad no autorizada, como la distribución de folletos o dejar caer las armas biológicas. Su sospecha elimina eficazmente todo el humor de los procedimientos, sobre todo porque yo ya había invertido mucho tiempo y dinero, sólo para que mi proyecto todavía en espera.

    Lituania en La Habana

    16 de febrero 2011 conmemoró el Día de la Independencia de Lituania, y organizó una exposición de fotografías de mi país natal en la Fototeca de Cuba, La Habana museo de fotografía. Invité a cerca de 200 ciudadanos influyentes de la capital y presenté Unseen Lituania y una colección de 40 grabados de gran tamaño en el evento. Unos 30 amigos míos de Lituania llegaron a Cuba para esta exposición. El libro causó una gran impresión entre los asistentes-cubanos que se menciona en la prensa, radio y televisión, y comunidad de artistas de La Habana estaba hablando de ello.

    La noticia sobre mi trabajo anterior y la posible libro de fotografía aérea en Cuba había empezado a extenderse. El movimiento de relaciones públicas trabajaba; después de dos meses más que finalmente conseguí todos los requisitos del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba acerca de lo que los aviones se les permitió volar sobre el país.

    Pero este no fue el último de los obstáculos burocráticos que tendría que superar.

    No enviar nada a través de los EE.UU.

    Después de recibir los requisitos técnicos, Airborne me informó que iba a recibir mi ultraligero medida dentro de los 35 días. Sin embargo, resultó que el envío sólo se podría hacer a través de una ruta directa a Cuba. Tuvo que ser transportado sin entrar en ningún puerto de Estados Unidos, y también no pudo ser transbordada. Otro obstáculo se produjo cuando los funcionarios cubanos retraso para decidir y que me haga saber a los que hacer frente a la ultraligero tuvo que ser enviado.

    Como yo ya estaba al corriente de cómo tomar decisiones de largo en Cuba, me decidí a tomar un riesgo y encontrar la parte que recibe a mí mismo. Descubrí la empresa Aviaimport en el cubano Páginas Amarillas. Sonaba adecuada, por lo que aparece su dirección como del receptor. Y sólo después de que el ultraligero estaba en camino de Australia y no había nada que cambiar lo informo a las autoridades nacionales de que un paquete costoso estaba llegando a la Aviaimport sede en La Habana. El truco funcionó, y por fin he entendido cómo funcionan las cosas en Cuba: Es mejor actuar primero y luego explicar … en otras palabras, es mejor pedir perdón que pedir permiso!

    El piloto desaparecido

    Le tomó más de dos meses para que el ultraligero para viajar desde Australia a Cuba. En el camino, algunos de su cableado y contactos obtuve oxidados de la humedad y el almacenamiento inadecuado. Y luego, después de un largo viaje, el avión se quedó atascado en la aduana de La Habana durante otros dos meses. Por otra parte, me dijeron que no había ningún especialista certificado en Cuba que pudiera montar el ultraligero y prueba de volar. Por lo que he entendido, no eran suficientes técnicos experimentados, pero bajo los requisitos que tenía que ser un especialista con un certificado de montar y probar exactamente este avión particular.
    Invité a Robert Combs, un piloto estadounidense con quien había volado sobre viajes a Hawai y Belice. Se acordó que antes de la llegada de Robert, el ultraligero se despacho de aduana y llevado a la base aérea en la ciudad de Colón, pero esto no sucedió. Nos autorizado éxito Robert como piloto de la aviación civil cubana reconocida e instructor, pero debido a la demora en la aduana cubana, Robert no podíamos esperar más y tuvo que regresar a Belice. Fue un revés costoso.

    Cuando el ultraligero finalmente pasó la aduana, Robert desapareció inesperadamente y no regresó mis llamadas o correos electrónicos. Que estaba en problemas en dos frentes: mi ultraligero estaba sin montar y mi piloto certificado había desaparecido. No podía pensar en ninguna explicación lógica para dar a los funcionarios cubanos sobre su paradero, sobre todo después de haber avalado por él. Volé a Belice para buscar Robert pero él estaba por ningún lado.
    Regresé a Cuba y inventé un cuento que mi piloto tenía problemas familiares inesperados. Ahora tenía que encontrar un nuevo piloto; Me podría haber pedido Airborne para un especialista, pero no quería correr riesgos adicionales y trabajar con los extraños. Decidí en vez de pedir piloto lituano Artūras Laukys ir conmigo a Cuba. Yo ya había volado con Artūras sobre Lituania en 2007. No sólo era un piloto muy experimentado e instructor, sino también un muy buen mecánico. Él había diseñado y construido unos ultraligeros a sí mismo, así que no tenía dudas de que, incluso en circunstancias difíciles, Artūras podría ayudarme.

    El Primer Vuelo

    Artūras y yo llegamos a La Habana y llegamos Artūras certificados con velocidad y eficiencia inesperada. Se convirtió en un piloto instructor reconocido por la Aeronáutica Civil de Cuba y autorizó a montar y probar mi ultraligero. Por último, hemos sido capaces de marcar para Colón, que era alrededor de 3 horas desde La Habana en coche.
    Estaba lloviendo toda la semana en Colón. Artūras llevaron un equipo de mecánicos que construyeron el ultraligero, y finalmente empezó. Pero debido al mal tiempo, teníamos miedo de que nuestro primer vuelo de prueba no iba a suceder. Nos alojamos en un pueblo llamado Varadero y en coche durante 4 horas de ida y vuelta todos los días bajo la lluvia, con la esperanza de llevar a cabo nuestro importantísimo primer vuelo. Cuba sufrió fuertes inundaciones que en junio de 2012, y el cielo no mostró ninguna posibilidad de compensación. Más tarde calculé que volé más de 6.000 kilómetros en el espacio aéreo de Cuba, pero conduje más de 30.000 millas en las carreteras de la isla.
    Al final, nos reunimos con éxito el ultraligero. Artūras entrenados nuestro piloto cubano, Roberto González, sobre la forma de controlar este particular, los aviones de Roberto ya sabía la manera de pilotar un tipo similar de ultraligero. En el día de la comisión especial llegó de La Habana con nuestra aprobación que era seguro volar, el cielo estaba nublado, pero por suerte un pequeño descanso formó en las nubes, y Artūras y Roberto se quitó por fin.

    Nuestra radio no funcionaba, pero la comisión todavía firmó la aprobación que ahora teníamos el derecho a volar, y que la aeronave cumplió con todos los requisitos de seguridad. El Airborne XT-912 es un ultraligero muy fiable y bastante simple con un motor Rotax. Puede volar durante 5-6 horas a aproximadamente 55 a 60 mph. El piloto se sienta en la parte delantera con el pasajero en la parte posterior. Es difícil tomar imágenes a causa de las bandas y los cables, pero después de mucha práctica He encontrado una manera de hacerlo. Yo tenía más de 100 horas de experiencia con este tipo de avión en Hawai, Belice, Australia, Lituania e Italia, entre otros destinos. En cada uno de estos países, la autoridad de aviación civil de los trata como aviones experimentales simples que son muy fáciles de operar, a menudo, ni siquiera está obligado a tener un plan de vuelo, la radio o transpondedor. Y por lo general el propietario es a la vez el piloto y mecánico de la ultraligero, ya que su mantenimiento es casi igual a la de una motocicleta.

    Por supuesto, las cosas en Cuba son diferentes. A los ojos de las autoridades de aviación civil, mi ultraligero fue visto casi como un Boeing – cada vuelo tuvo que ser registrado, el plan de vuelo tuvo que ser presentado el día antes de cada vuelo, y que teníamos que tener el radar y un transpondedor. Por otra parte, los inspectores de aviación requiere que el ultraligero se debe mantener por un mecánico independiente (que también tenía que tener el registro de plan de vuelo), y las pruebas de combustible frecuentes tuvo que ser llevado a cabo para asegurarse de que no había agua en ella. Eso es lo que el técnico se unió a nuestro equipo. Se llamaba Ariel Govin, y que era una persona amable, alegre y profesional. Un miembro adicional del equipo de significado más gastos, pero nunca he tenido ninguna queja sobre Ariel, que fue muy atento y también se aseguró la seguridad de nuestros vuelos. precios locos
    Después de la prueba de vuelo En junio de 2012, parecía que íbamos a ser capaces de mosca de toda la isla. Desafortunadamente, estábamos sumidos en las negociaciones con ENSA, el Proveedor de Servicios Aéreos Nacional de Cuba. Llegamos a un acuerdo con ENSA que me permitió opero mi ultraligero utilizando sus recursos y la infraestructura para la duración del proyecto. También me dieron un piloto, mecánicos, pistas de aterrizaje, y cualquier mantenimiento y el servicio requerido. Sin embargo, querían cobrar un precio exorbitante e inaceptable por sus servicios, independientemente de que yo estaba en Cuba o no.

    Debido a mis otros proyectos de negocios y mi familia, Normalmente viajo por alrededor de dos semanas antes de regresar a Lituania. Si me hubiera quedado en Cuba durante medio año, tal vez yo habría sido capaz de aceptar los precios propuestos por la ENSA. Desafortunadamente yo sabía que iba a tener que ir y venir de Cuba, al menos durante un par de años. También quería capturar la isla en diferentes épocas del año. Además, sabía por experiencia que a veces se tarda semanas para esperar a que el clima perfecto para volar y tomar fotos. Por lo tanto, tuve que encontrar la mejor solución financiera para estas condiciones de trabajo.

    Mientras que en las negociaciones con ENSA, todos los certificados y permisos fueron cancelados, y tuve que volver a los ministerios. Yo estaba obligado a asegurar mi ultraligero para todo el año y no por la duración de mi trabajo. La compañía de seguros nacional pidió un pago que era casi una tercera parte del costo del ultraligero. Sólo bajaron el precio después de que les mostré cuánto el seguro por el costo de artesanía en los países europeos y los EE.UU..
    n al final llegamos a un acuerdo con ENSA, y parecía que no había más contratiempos … pero parecían a aparecer todo el tiempo de la nada! Por ejemplo, después de un descanso de dos meses me enteré de que ENSA había sufrido una reestructuración y ahora se informen a un organismo superior. La nueva dirección decidió evaluar mi proyecto nuevo. Un nuevo comité se formó para verificar la idoneidad del ultraligero, y un inspector fue enviado a reevaluar la competencia de mi piloto y técnico.

    Rompiendo el hielo

    En el inicio del proyecto, cuando firmé el acuerdo de cooperación con el Ministerio de Cultura, me dieron un mapa que especifica donde se me permitió volar y tomar fotografías. Tuve que adherirse estrictamente a este mapa sin volar en ningún otro lugar. Desafortunadamente, ninguna de las ciudades de Cuba fueron incluidos en el mapa, a pesar de que nadie pudiera ver estas áreas en detalle simplemente utilizando Google Earth.

    Era difícil imaginar el libro sin ninguna de las imágenes de las principales ciudades de Cuba. Afortunadamente, tenía por ahora entienden que algunas acciones prohibidas podrían llevarse a cabo, siempre y cuando se hicieron en silencio y sólo después de que esperaron pacientemente su oportunidad. Romper el hielo es una expresión cubana que significa, “para romper el hielo.” Si eres capaz de hacer algo una vez, la próxima vez que la misma tarea puede requerir menos esfuerzo y será más fácil de llevar a cabo.
    Me las arreglé para tomar fotos de las ciudades como Holguín, porque teníamos que pasar a través de parte de la ciudad durante el despegue, gracias a la dirección del viento y la proximidad de la ciudad al aeropuerto. Era una excusa inocente, pero a veces me decía el Centro de Control de Tráfico Aéreo de que yo era un extranjero distraído que se olvidó de la lente de la cámara derecha, así que tuvimos que aterrizar y despegar de nuevo.

    Decidí organizar una pequeña presentación a funcionarios del Ministerio de Cultura y les muestro cómo mi trabajo estaba progresando y lo que el libro iba a ser similar. He incluido fotos de algunas de las ciudades más grandes y les pedí que considerar mi solicitud de nuevo y Roberto González es probablemente el mejor piloto que he volado with.allow me sobrevolar Santiago, Camagüey, y especialmente de La Habana. Creo que los convencí de que las fotografías eran meramente artístico y no incluye ningún objeto prohibido, porque con el tiempo he recibido permiso para fotografiar la mayor parte de las ciudades de Cuba.

    Desafortunadamente, La Habana se mantuvo fuera de los límites. Me dijeron que volaba sobre la capital estaba estrictamente prohibido, y ningún milagro iba a cambiar esa regla. Sin embargo, después de unos cuantos meses, en abril de 2014, se me permitió tomar fotografías de La Habana también. Por primera vez, pude vislumbrar el final del proyecto. Una ruta especial fue creado que indicó donde podíamos volar sobre el capital. El piloto tenía que informar cada tres minutos en lo que edificio que estábamos volando sobre. Por otra parte, Roberto fue convocado a la base de la fuerza aérea y especialmente entrenado en qué dirección y la altura que podía volar, y lo que estaba prohibido. Finalmente había roto el hielo, y no hubo más obstáculos que se interponen en el camino del proyecto.
    Hacia el final del proyecto, descubrí que ENSA no fue pagado por Paradiso, la empresa a través de la cual he pagado todos los proveedores de servicios en Cuba. Los empleados de la empresa explicaron que habían quedado sin dinero, a pesar de que yo había transferido una cantidad mayor que fue acordado.

    Obstáculos imprevistos eran realmente frustrante, y además estaban parando el trabajo. Una vez incluso me amenazó con una lista de los nombres de todos los que impidieron mi trabajo y negligencia desempeñado sus funciones en el libro. Después de eso, los fondos necesarios aparecieron inmediatamente y fueron trasladados a ENSA para que pudiera continuar mis vuelos.

    Tres fotografías restantes

    Aunque parece pequeña en el mapa, Cuba es un país largo grande, que se extiende por más de 700 kilómetros de un extremo al otro. Mi estilo de fotografía requiere suave, amarillento o rojizo de la mañana o la tarde noche luz que se puede encontrar en las latitudes de Cuba alrededor de una hora después del amanecer y horas antes de la puesta del sol. Más tarde, el sol es demasiado alto, demasiado dura, las sombras desaparecen y todo se ve como un mapa o una imagen de Google Earth. En mi opinión, este tipo de imágenes tienen poco valor artístico y son más un tipo de ilustración técnica. Es por eso que las sesiones de fotos tardó casi dos años en completarse.

    Empezamos a fotografiar sobre Varadero, y más tarde viajó a la costa norte hasta llegar a Baracoa. Desde allí viajamos a Guantánamo antes de continuar por el camino de regreso a La Habana. En cada lugar, nos alojamos en casas particulares (casa particular), donde pasamos desde un par de noches a un par de semanas. Todo estaba controlado por la naturaleza y por los “dioses de la aviación cubana.”
    Hemos llegado a La Habana por fin en abril de 2014. I ya ha asegurado los permisos para rodar sobre la capital y tenía cuatro días para tomar fotos maravillosas tanto con luz de la mañana y la tarde. Desde La Habana volamos a Pinar del Río, donde tuvimos que fotografiar el Valle de Viñales, en la parte occidental de Cuba para completar nuestro rodaje.

    Por desgracia, nos encontramos con un problema inesperado. Cuando todo estaba casi terminado y sólo tres fotos estaba perdido, el tiempo dio un giro para peor, con fuertes vientos y lluvia torrencial. Fue muy difícil hacer frente a la idea de que iba a tener que volver a casa y luego volver de nuevo sólo por esos tres cuadros, pero no podía producir el libro sin magnífico Valle de Viñales en Cuba, declarado Patrimonio de Humanidad por la UNESCO. A pesar del mal tiempo hemos tratado de volar, pero sólo terminamos tomando un gran riesgo en vano.
    A la mañana antes de partir al aeropuerto, funcionarios del Ministerio del Interior llegaron. Al parecer, algunos de sus oficinas no estaban al tanto de los disparos y habían recibido informes sobre un posible espía extranjero que capturó Cuba desde el aire. Mi piloto y yo nos llevaron para interrogarlo.

    Fui interrogado muy bien pero muy astutamente. Un oficial me dijo que estaba interesado en la fotografía y me preguntó cómo era posible transferir las fotos de mi cámara moderna a un teléfono móvil, ¿cuántas veces la imagen puede ser ampliada, y si era posible tomar fotos en la oscuridad, entre otras cuestiones.
    Por un golpe de mala suerte, me había olvidado mi pasaporte en casa. Cuando le dije a los funcionarios que podía volver con él inmediatamente, no me permiten hacerlo y dijeron que iban a encontrar el documento por su cuenta. Finalmente mis interrogadores quedaron después de escribir un protocolo de interrogatorio. Sin embargo, cuando regresé a Cuba después de dos meses, me enteré de que las leyendas eran susurraban alrededor de un extranjero que, con la ayuda de dos cubanos, volaba ilegalmente. Al parecer, los agentes habían pillado desmantelar el avión y tratando de huir del país. La historia suena gracioso ahora, pero en el momento que trajo un montón de lío innecesario al proceso ya caótica de emitir autorizaciones de vuelo. Después de un descanso de dos meses, salimos y comenzamos a volar sobre Viñales para conseguir mis últimas fotos, sólo para ser ordenado aterrizar inmediatamente. Debido a la historia que circula sobre mí y mi proyecto, alguien había decidido volver a examinar la legalidad de mi proyecto. Tuvimos que esperar dos horas para una autorización de vuelo.

    El tiempo en junio 2014 fue favorable y me aseguró que mis fotografías restantes. La parte fotográfica del proyecto ya estaba completa, y comencé el proceso de edición, diseño y escritura del libro, y su preparación para la impresión.

    El papel de un simple papá

    Este viaje se hizo muy preciado para mí porque he tenido más oportunidades de estar a solas con mis hijos. Aprendí cómo ser un padre soltero. Estar lejos por más de una semana sin mi familia siempre fue una carga para mí. Por eso trato de llevarlos conmigo donde quiera que vaya, pero no siempre es posible. Una vez tuve que pasar tres semanas en Cuba, y yo llevamos a mi hijo de cinco años de edad, hijo, Vincent, así que no haría mucho para el hogar.
    Un niño rubio de pelo rubio, Vincent se ha convertido en una estrella en Cuba. Los cubanos aman mucho los niños y la mayoría de ellos son muy dedicados a sus familias. Ariel desarrolló inmediatamente un fuerte vínculo con Vicente y se convirtió en una muy buena niñera. Mi hijo tenía que levantarse a las 5:00 de la mañana e ir con nosotros a la pista. Mientras que Roberto y yo estábamos volando, Vincent se quedó con Ariel en el suelo. Después hemos completado nuestro trabajo en un solo destino, volamos a otro, con Ariel y Vincent embalaje nuestro equipaje y nos sigue en coche.

    Enseñé a Vincent a decir algunas frases útiles en español, como tengo hambre (“Tengo hambre”) y tengo un sueño (“tengo sueño”). Pronto aprendió a contar e identificar los colores en español. Ariel también tuvo que aprender algo de lituano de entender cuando un niño quiere dejar de ir al baño o para llamar a papá.
    Fue maravilloso: me gustaría volar temprano en la mañana y tarde en la noche, pero durante el día me gustaría pasar tiempo con mi hijo, jugar al fútbol, a enseñarle a leer y contar. Ariel le enseñó a jugar al béisbol y Roberto jugó UNO con él.

    En un viaje que hice tanto Vicente y mi hijo de diez años de edad, hija María Isabel. Nuestra familia se utiliza para viajar con niños. Siempre viajamos con mi esposa Brigita, pero esta vez se quedó en Lituania con nuestro hijo de un año de edad bebé Antanas.

    No es difícil en absoluto a viajar con dos niños en Cuba. Ellos jugaron juntos y por supuesto se hicieron amigos de Ariel y Roberto inmediatamente. Por desgracia, María sufrieron intoxicación con agua de coco. Ella estaba enfermo durante días y tuvo que ser atendido en el hospital de niños de Santiago de Cuba. Los médicos cubanos que ella diagnosticados eran verdaderos profesionales, y en las tres horas que estaba sintiendo mejor.

    Las semanas que pasé con mis hijos en Cuba seguirán siendo algunos de los más preciados recuerdos de mi vida.

    Acerca del Equipo

    Todas las imágenes de este libro fueron tomadas con cámaras Nikon. Solía D3, D3S o cámaras D800 E. A veces volé con tres cámaras colgando de mi cuello, pero dos fueron por lo general suficiente. Uno estaba equipada con un nikor 24-70, el otro con una lente ultra gran angular de 14-24 nikor. Para tomar los datos que utilicé un teleobjetivo nikor 200-400, pero trabajar con él en el aire era extremadamente difícil debido a su peso y tamaño.

    Después de cada vuelo, me trasladé imágenes en formato RAW a un ordenador Apple MacBook Pro. Para la selección Solía Adobe Lightroom. He recogido un total de 50.000 disparos. Debido a la agitación constante del ultraligero, resultó casi imposible de grabar vídeos de alta calidad. Si bien la fotografía en Lituania, he encontrado una manera de disparar 1-2 fotogramas por segundo, lo que más tarde me convertí en un vídeo estabilizado. Hice lo mismo con material fotográfico de Cuba. Se pueden encontrar ejemplos en YouTube y descargando Unseen Cuba de Apple iTunes y otras tiendas en línea.
    Se tomaron todas las imágenes a bordo de un ultraligero australiano “Airborne XT-912” con el tipo Cruize ala. El ultraligero era nuevo, hecho a medida para este proyecto, y están equipadas con radio comunicación, transpondedor e incluso un paracaídas de repuesto en caso de emergencia. La altura media de vuelo era de unos 300 pies. Nuestro altura superior fue de 1,2 millas, que las que llegamos mientras volaba sobre el pico más alto de Cuba, el Pico Turquino, en el sureste de Cuba. En promedio, cada vuelo tuvo 1-1½ horas.

    Low imágenes de luz se tomaron de la azotea del Capitolio (tomó tres meses para obtener el permiso para tomar fotos desde allí) y una de las estructuras más altas de La Habana: el Edificio Focsa.
    El equipo de ENSA fue muy profesional. Ariel cuidadosamente mantenida y preparó el ultraligero para cada vuelo. Roberto es uno de los mejores pilotos que he volado con. A pesar de que hemos seguido el manual de operaciones y volamos sólo con buen tiempo, hubo momentos en los que tuvimos que experimentar sorpresas, agujeros de aire, turbulencia, vientos repentinos, y un cambio en las nubes. Sin embargo, con Roberto en el timón Me sentí seguro y nunca se preocupó de que el rodaje se vería comprometida. Con todo, a dos años de trabajo conjunto nos hizo como una familia.

    Fitness y un estilo de vida saludable

    Soy un triatleta ávido y disfruto llevando una vida activa. Cuando las mañanas eran nublado, lluvioso o de otro modo inadecuado para volar, me paso el tiempo correr o montar en bicicleta. Si vamos a volar en la mañana, en el aterrizaje que cambiaría en un traje de deporte y pasar mi tiempo corriendo a casa o el descubrimiento de una nueva ruta. A veces tenía que entrenar en el calor, el sol del mediodía cubano, pero me ayudó a adaptarse a los triatlones en climas cálidos.

    Me llevé a mi bicicleta a Cuba. Ariel lo utilizó mientras yo no estaba allí, y Roberto también comenzó a correr o pasear un poco. Así es como me incluyo a mi equipo en las actividades deportivas, los animé a comer más verduras, y no tomar azúcar con el café. Soy un vegetariano, así que durante el viaje también trato de promoción de la alimentación saludable y estilo de vida.
    Mientras que en Cuba, me encontré con mi primer ultra maratón de 33 kilómetros a través de la carretera de montaña “La Farola” que ejecuta bajo el sol caliente de Cuba ayudó a prepararme para triatlones en climates.stretches calientes de theAtlantic océano en el Mar Caribe y se conecta con el Baracoa costa sur del país. Roberto y Ariel me ayudaron mucho. Ellos me acompañaron en coche con un tronco cargado de cocos, plátanos y camotes. También me las arreglé para hacer un triatlón olímpico distancia entre Trinidad y Cienfuegos. En otra ocasión, organizamos un triatlón Ironman medio de Varadero a La Habana. Incluía 1,2 m de natación, ciclismo y 56m de 13m de correr.

    Con todo, me encontré con algunas 620 millas y se encendía más de 1.240 kilómetros. Ya que no estábamos normalmente estacionados junto al mar, yo no tenía muchas oportunidades para nadar. En su lugar, me trajo mi fuerza equipo de ejercicio a Cuba: bandas de resistencia, pesas y cinturones que compré en La Habana. A menudo, a la espera de mi equipo para preparar el vuelo, me desenrollar la estera de yoga y hacer ejercicios de flexibilidad.
    No sólo lo hicieron mis ejercicios me permiten pasar mi tiempo entre reuniones gubernamentales de manera más constructiva, pero también aumentaron mi estado de forma a un muy alto grado. Después de mi último viaje a Cuba competí en y terminé mi primera Ultra Triatlón Ironman en julio de 2014!

    • mac dijo:

      genial lo que ha puesto cubanoaterrizao, muy buena la historia contada por Jovaisa…

    • F@B@T dijo:

      cubanoaterrizao gracias por transferir el escrito, esta mejor que el articulo

  • Alberto dijo:

    Espectaculares fotos, de veras impresionantes tomas ahora sí que jamás antes vistas…Gracias a este libro Unseen Cuba de este fotógrafo lituano Marius Jovaiša …..Cuba seguirá dejando ver la hermosura de esta Isla del Caribe…En esta ocasión desde un ultraligero avión…

  • lajugada.cubava.cu dijo:

    especial, secillamente genial

  • cadillac dijo:

    por ahi por el Pedraplén, que conduce al área turística del Cayo Las Brujas cuiando iba a playa las brujas

  • Observador dijo:

    Magnificas imágenes de nuestra bella Cuba. Hablando del tema relacionado con la fotografía aérea aunque en este caso no a tanta altura, alguien sabe si la aduana cubana permite la entrada de drones?, me refiero a los que venden en tiendas comunes en el extranjero como juguetes, diversión o trabajo y que algunas versiones portan cámaras para l realización de videos y fotos, agradecería cualquier aclaración al respecto.

  • Nengue dijo:

    hagan una exposicion con todas fotos y muestrenlas por todo el pais para q todos los cubanos vean los rincones mas bellos de nuestra Isla.!!
    Gracias Marius, ya eres un cubano mas!!!!!

  • Edisberto dijo:

    mira eso compay ,estoy conociendo a Cuba Ahoraa,ahhhhhh pero por las fotos gracias Sr.Lituano por esas bellas imaagénes aereas vistas que yo y muchos no la han visitado …..y digo cuando se visitará esa promesas +esperanza creo que todavía por mi cuadra no han pasado

  • José García Alvarea dijo:

    HERMOSAS FOTOS DE NUESTRO TERRUÑO Y DE NUESTRA PERLA DEL MAR ,COMO LA LLAMARA NUESTRA GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA.

Se han publicado 55 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también