Imprimir
Inicio » Fotorreportajes  »

Julio López: Un ausente presente

| 5

Su imagen y su nombre conviven pintados en muchos sitios de Agentina. Es Jorge Julio López, albañil y afiliado al partido socialista, un ausente y un gran presente a la vez.

Durante la dictadura militar que vistió de luto a este país desde 1976 a 1983 con 30 mil desaparicidos, López fue detenido ilegalmente el 21 de octubre de 1976 y llevado a distintos centros clandestinos de tortura. En tanto, el esbirro Miguel Etchecolatz, por entonces Director de Investigaciones de la Provincia de Buenos Aires, manejaba uno de esos centros de detención clandestinos.

Julio logró salir con vida y décadas después se convirtió en testigo y querellante en el juicio celebrado contra ese represor.

«En su testimonio ante el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, Lopéz aseguró que había sido secuestrado en octubre de 1976, agregando haber sido torturado por Etchecolatz mientras estuvo detenido en la comisaría 8 de La Plata. También contó que pudo ver cómo ejecutaban con disparos en la cabeza a otras dos víctimas: Patricia Dell Orto y su esposo Ambrosio De Marco en el centro clandestino de detención que funcionó en Arana. En ese marco, identificó a Etchecolatz como integrante de la «patota» que ilegalmente lo detuvo en su casa del barrio platense de Los Hornos».

Actualmente Miguel Etchecolatz cumple condena perpetua por crímenes cometidos en el marco de un genocidio gracias a las declaraciones de Julio. Pero López no llegó a escuchar la sanción porque fue desaparecido sin dejar rastros cuando se dirigía a las audiencias de alegatos, el 18 de septiembre de 2006.

Desde entonces y hasta el presente no se tenían noticias de su paradero a pesar de millonarias cifras de pesos que dan por algún tipo de información.

Hoy la prensa divulga:

«El ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, confirmó la existencia de una persona con identidad reservada que dice conocer el paradero de Jorge Julio López, quien desapareció en 2006 mientras se realizaba el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz. El abogado que representa al nuevo testigo indicó que en su declaración dio cuenta del lugar dónde enterraron a López, en el Parque Pereyra Iraola, y mencionó un primer secuestro ocurrido una semana antes del 18 de septiembre. La Justicia le dio intervención al Equipo Argentino de Antropología Forense y ordenó la preservación del lugar».

Seguimos al tanto…

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Foto: Kaloain

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Todavía quedan ocultos,aunque babeantes por la senilidad, todavía están ahí las hienas que desgarraron a nuestros pueblos y todavía muchos de ellos con ese sentimiento de impunidad.NO OLVIDEMOS-NO A LA IMPUNIDAD.

  • eduardo dijo:

    JULIO LOPEZ PRESENTE CARAJO!!!!!

  • Dardo Ribas dijo:

    DON JULIO LÓPEZ PERMANECE DESAPARECIDO

    Viejo militante, obrero, hombre honrado, humilde y valiente, fue pieza clave para condenar a ese ser deleznable que es el ex comisario Etchecolatz. Un orgulloso apologista de la tortura y la mortificación de compañeros militantes capturados por las hordas del «proceso» y que luego de pasar por esos castigos medioevales, eran «desaparecidos» a manos de ese sistema diabólico que basaba su accionar en la eliminación de los detenidos ilegales.

    Felizmente, ese esperpento está pagando en prisión perpétua todas y cada una de sus felonías.

    Fue, además, el mismo torturador del honorable maestro, Don Alfredo Bravo y cantidad de otros argentinos.

    Algo espantoso que esos sicarios miserables tomaron casi como un divertimento. Muchos de esos crímenes incalificables hasta fueron convalidados y asistidos por clérigos argentinos al servicio de la dictadura, como fue el caso emblemático del cura nazi Christian Federico Von Wernich (ahora con cárcel perpétua) y otros.

    Un detalle estremecedor, esos clérigos -que se decían cristianos-, en vez de consolar a las futuras víctimas, participaban en las torturas y proporcionaban «asistencia espiritual»… ¡a los torturadores!

    Don Julio, tuvo un rol fundamental -ya anciano-, cuando en el juico a Etchecolatz. Allí lo desenmascaró de manera terminante, por haber sido él una víctima sobreviviente de aquellos horrores.

    Su testimonio, que emocionó a todos los presentes y ante la cara del monstruo acusado, fue definitivo para probar las andanzas criminales de Etchecolatz. Don Julio, pagó con su vida -probablemente-, y en épocas de democracia. Nadie puede probar que haya muerto, pero el tiempo transcurrido indica lo peor.

    Primer desaparecido en esta circunstancia política, a manos de alguna pandilla servil al asesino enjuiciado. Seguramente, ex policías o ex agentes de la dictadura. Algo escandaloso y terrible.

    Esa gentuza se gastó una advertencia para futuros testigos y el caso aún está impune.

    Tengo el extraño privilegio de haber sido compañero de militancia de Mirta Alicia Alonso y Oscar Lautaro Hueravilo, militantes del Partido Comunista Argentino del Barrio de Palermo, desaparecidos el 19 de mayo de 1977. Mirta y Oscar fueron llevados a la tétrica ESMA, «administrada» por Emilio Massera.

    Allí, fueron torturados y cargados en los bestiales «vuelos de la muerte». Según testimonios que se han podido conocer, fueron arrojados al mar, presuntamente drogados y VIVOS. Todos corrimos ese riesgo tremendo, pero ellos, pobrecitos, fueron los «elegidos».

    Antes de esa acción, les habrían abierto el vientre con un cuchillo para evitar que floten y puedan aparecer en las costas. El dato de esta metodología fue referido por uno de esos pilotos, Adolfo Scilingo, (preso en España) al periodista argentino Horacio Verbitski y aparece en el libro titulado «El vuelo».

    Ella, Mirta, alumbró a su hijito en la ESMA; fue el primer chico rescatado. El niñito fue abandonado por sus captores en las escalinatas del Hospital de Niños. Su valiente y digno abuelo -padre de Oscar-, pudo criarlo cuando se comprobó la procedencia de la criatura.

    El muchacho, con los años y luego de la llegada de la democracia, se convirtió en un valiente militante de la Agrupación Hijos.

    Cuando el gobierno de Néstor Kirchner entregó ese edificio y el predio para convertirlo en un monumento a la Memoria -sacándolo del dominio de la institución naval-, el hijo de Mirta y Oscar, regresó, ya mozo, y recorrió las instalaciones donde había nacido y en las que sus padres habían padecido aquel martirio atroz.

    Algo que emocionó a toda la Argentina honrada, democrática y antidictatorial. Las fotos del muchacho caminando a la par de las rejas de la ESMA, y reflexionando sobre la tragedia de sus padres, fueron un suceso inolvidable.

    Mirta y Oscar, eran obreros delegados de la bodega Peñaflor y, seguramente, fueron «marcados» a los represores por la patronal.

    No eran gente de acción violenta, ni «terroristas», como se adjudicaba en esa época a cualquier opositor. Eran obreros conscientes, comunistas esclarecidos y de gran valor cívico y moral. Para sus secuestradores, esos méritos constituian una «culpa».

    Esos crímenes horrendos que se aplicaron a miles de argentinos fueron cometidos por tipejos repugnantes como Etchecolatz y muchos otros que aún no han recibido el castigo merecido. Algunos de ellos, viven mimetizados entre la población, como inocentes «jubilados», «abuelos» o gente común.

    Honor eterno a Don Julio López, quien debería tener un monumento en su memoria por tanto valor y abnegación. Sus captores, sus probables asesinos, están libres. Es hora que se sepa la verdad y que esos miserables paguen por lo que hicieron.

    Magnífico trabajo de Kaloian. No sólo es un eximio fotorreportero; además, muestra la fibra de su enorme sensibilidad social y compromiso.

  • Nidia dijo:

    Las imágenes muestran como el pueblo puede encontrar múltiples formas de mantener viva la memoria y una cámara sensible puede capturarlas.
    Es un lamentable suceso, dos veces víctima y en dos etapas de gobierno diferentes.
    Cuánto necesitamos seguir aprendiendo y defendiendo los argentinos!
    Gracias Kaloian por recordarlo.
    Nidia

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Dardo Ribas: Mis saludos, te saluda un cubano de solo 38 años que en su infancia conoció a través de los medios de comunicación cubanos el indecible martirio que vivían los pueblos del cono sur casi todos victimas de la mas negras y abyectas formas de tiranías, todas con el cuño Made in Usa y bajo los alerones negros de un nuevo tipo de fascismo implementado por Kissinger y ejecutado a veces por bestias del género humano que habían huido de la vieja Europa, solapadas bajo la mirada protectora de los yanquis y que les sirvieron con sus métodos a subyugar a los movimientos de liberación nacional, no solo de comunistas, sino a todo a lo que oliera a reformas sociales.Humanos con una mentalidad rayana en lo criminal y que se sirvieron de algunos de acá de este lado del Atlántico a los que hicieron sus mejores alumnos, uno de esos es el tristemente celebre Luis Posada Carriles, alimaña ensangrentada que fue capaz en Venezuela de patear a mujeres embarazadas.
    SALUDOS, ESTAMOS CON USTEDES NO CEJEN DE LUCHAR, NO OLVIDEN Y TRASMITAN A LAS FUTURAS GENERACIONES ESE DOLOR, QUE EL PENSAMIENTO DE AQUELLOS BÁRBAROS ESTA TODAVÍA ENMASCARADO, LA BURGUESÍA, LOS RICOS Y LOS YANQUIS ECHARÁN MANO DE ELLOS EN CUALQUIER MOMENTO, ESTEMOS ALERTAS. HASTA LA VICTORIA SIEMPRE HERMANOS.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera

Kaloian Santos Cabrera es fotorreportero, colaborador de Cubadebate. Trabaja en Juventud Rebelde.

Vea también