Fotorreportajes, Cultura  »

Por: Jennifer Romero
| 7
Parte de la casa y mural de Miguel Hernández junto a las faldas de la Sierra Oriolana. Foto: Jennifer Romero. Fragmento del poema ´´Sonreídme´´ del poeta español. Foto: Jennifer Romero. Vistas de la casa del poeta de Orihuela. Foto: Jennifer Romero.

Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad, y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra.