Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Día Mundial de las Familias desde la mirada de una persona mayor

| 11 |

Hoy es día de reflexión acerca del valor de la familia como parte intrínseca de nuestras vidas.

En lo personal tengo la dicha de haber disfrutado de una magnifica familia de origen y la satisfacción de haber creado y criado también, por tanto, con vivencias hermosas y difíciles que, desde el rol de madre, hija, nieta, hermana, esposa, tía nos acompaña la vida. A su vez, la dicha de ser estudiosa de la familia cubana desde la perspectiva de la Psicogerontología, y siendo a la vez ya… una persona mayor.

Como sabemos, en Cuba nuestra cultura de familia nos incluye y nos protege, en la mayoría de los casos, a diferencia de otros contextos culturales en que se hace vida separada y hasta de pocas visitas.

En la Cátedra del Adulto Mayor de la Universidad de La Habana, desde sus inicios hace 21 años, trabajamos el tema de estudio de la familia, con sus transformaciones y determinantes de cambios, ahora bajo el término de las familias, a tono con sus abordajes mas recientes.

Hoy las familias son muy diversas en su composición y lo seguirán siendo a medida que la sociedad se torne mas inclusiva y amigable con todas las tendencias y necesidades de los seres humanos.

Los que hoy somos mayores nacimos en familia patriarcal tradicional, en buena parte de nosotros en familias ya comenzando a cambiar a medida que nuestras propias madres se incorporaron a la vida social, no así tanto las madres de ellas.  Llegamos a la adultez, esto es, a nuestra vida laboral propia y a la creacion de nuestras familias bajo los determinantes de enfoque de género con avances y retrocesos, pero triunfantes de logros. Llegamos después a la adultez mayor, esto es, a nuestra vejez, desde un protagonismo social y trayectoria laboral y con una prole menos numerosa de las que rodearon a nuestros abuelos y abuelas. Hijos y nietos hoy con muchas actividades y menor tiempo para cuidarnos, pero también nosotros como mayores con menor tiempo para cuidarles a ellos, pues muchas somos viejas y viejos con proyectos que desbordan el ámbito doméstico, es decir, con proyectos sociales y comunitarios. Por lo tanto, una gran parte de las personas mayores envejecimos desde otra cultura de cuidado.

Aun así, muchas abuelas y abuelos actuales han asumido la crianza de nietos y nietas o contribuido de forma decisiva en la atención y cuidado de los mismos. Urgen de hecho, figuras jurídicas que protejan la abuelidad y no les sean arrebatados los nietos producto de decisiones unilaterales de los padres ante separaciones de esas parejas, migración o fallecimiento de una parte de estas.

Al igual que de las familias, también hay que hablar en plural de las abuelidades pues no bastan tipologías especificas para cada una de ellas, solo tendencias en su expresión, debido justamente a lo diverso, único e irrepetible que se es, cuando se llega a la vejez.

Hemos contribuido también al cambio hacia una mayor democracia a lo interno de la familia a diferencia de la gerontocracia típica de épocas anteriores, donde la palabra la daba en primera y última instancia la persona mayor para todas las decisiones, lo cual para nada significa minimizar la figura y valor actual de los mayores, en cada grupo familiar.

A su vez, en cuanto a las tipologías de familias las personas mayores también formamos parte de las estadísticas de divorcialidad del país y nosotros mismos hemos propiciado familias reconstituidas con segundas y terceras nupcias, o familias monoparentales generalmente de madre sola, e inclusive bajo uniones consensuales de personas ya mayores sin matrimonio firmado y en algunos casos ya también de parejas de un mismo sexo.

Somos una generación adulta mayor, si bien con subetapas de edades dentro la misma, pero portadora de numerosos cambios por factores sociales, familiares, tecnológicos, ocurridos en el propio transcurrir de nuestras historias de vida, por lo que, si importante es el cambio demográfico del asunto, también lo es el cambio de tipo generacional.

Aprendimos a envejecer no solo desde la vejez ajena de nuestros abuelos, sino también desde nuevos paradigmas y referentes. Cada uno de nosotros vivencia su propia situación social del desarrollo, desde su biografía, recursos personológicos y dispone de un entorno específico y de posibles y necesarias redes de apoyo. Algunos se encuentran muy requeridos de cuidados generalmente al vivir solos y presentar alguna situación de dependencia, y otros no requeridos de cuidados, pero si de espacios, (aun escasos) para nuestro desarrollo contínuo y esparcimiento.

Sin embargo, a veces se nos habla del envejecimiento que “padece” nuestro país como si fuera una enfermedad o discapacidad, por lo cual, sin dudas, queda mucho por hacer, Desmontar y educar a favor de una cultura gerontologica que sea inclusiva, es decir, donde se haga referencia a los mayores como parte natural intrínseca de la sociedad y como sujetos de derechos, siendo a la vez personas tan diversas como lo son las vejeces y abuelidades.  Y así, nos deben atender, desde esa perspectiva del desarrollo y no desde una perspectiva tradicionalista.

El momento actual es sumamente sensible y requiere de muchas consultas, pues a mi modo de ver se unen dos factores: la redacción y debate de un nuevo código de las familias cubanas y la temporada de visión de vulnerabilidad por la que está transitando la edad, debido a la COVID-19.

Antes de la pandemia el foco de atención hacia los mayores, más aún en esta última década, había estado centrado en el fomento de una nueva cultura gerontologica, menos asistencialista, libre de edadismos y gerofobias, a favor del mejoramiento de la imagen de la persona mayor, de su condición como sujeto de derechos y del envejecimiento activo y saludable. Sin embargo, durante la pandemia el foco se ha trasladado hacia la vulnerabilidad de las personas mayores. Por tanto, el foco ha cambiado y lo más importante es darse cuenta de eso, para que la mirada de vulnerabilidad hacia los mayores, por riesgo a la vida de ser contagiado por la COVID-19, no vaya a trascender y poner en riesgo la autonomía de la persona mayor y provocar tantos rebrotes de actitudes edadistas. ¿Cómo es posible que desde las buenas intenciones existan familias que le hayan prohibido la salida a los mayores? ¿Se estará entendiendo que ser persona mayor ya es sinónimo de dependencia y de pérdida de la capacidad de decisión personal? ¿Por qué en los medios nos han vuelto a llamar “los abuelitos” perdiéndose el término de personas mayores? ¿Cómo tan rápido se proliferan tratos infantilizadores sin tener en cuenta la historia de vida de una persona mayor? ¿Qué tan paternalista puede ser la cultura acerca del tema? …Haber creído en los avances acerca de las Ciencias del Envejecimiento por la comunidad científica internacional y presenciar ahora la necesidad de reposicionar los paradigmas de envejecimiento activo y participativo, han conmocionado al pensamiento gerontológico actual y por supuesto, también a la subjetividad de las propias personas mayores. Por tanto, el tema de las personas mayores ante la Covid-19 no se agota el día que finalice la pandemia, sino que ha dejado marcas para seguir siendo y haciéndose como personas mayores.

Hoy, hoy disfrutemos el día.

Disfrutemos y recordemos la familia que nos dió la vida y disfrutemos de la familia que hemos construido.

Trabajemos todos juntos por el bienestar de las familias cubanas, como campo de estudio interdisciplinario y por ese nuevo código que responde a las necesidades diversas de la sociedad y a la protección de derechos de todos sus miembros.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • No dijo:

    No estoy de acuerdo con el nuevo código de familia

    • Cubana dijo:

      Yo si, es más justo

    • Alfredo dijo:

      Yo tampoco

    • Aurora dijo:

      ¿No está de acuerdo con los derechos de las personas de la tercera edad? Porque sobre eso trata el artículo. Si se refiere a otra cosa, ya cansa la letanía retrógrada.

  • Aurora dijo:

    Gracias por introducir el tema. Tal parece que el nuevo Código sólo atiende a los derechos de los homosexuales. Lamentablemente, la discusión se ha centrado en ese tema, por la actitud conservadora de unos cuantos, cuando se puede debatir y avanzar en otros campos como este de los adutos mayores. He tenido que llegar a los 71 años para constatar que la gerofobia existe, de forma consciente o inconsciente, pero está ahí y debe visibillzarse.

  • Alheli dijo:

    En mi opinion, el mejor servicio que puede hacerse en nombre de la tercera edad es procurar que la mayoria de los ciudadanos arriben a esta con al menos la posibilidad de una tranquilidad financiera, con un aspecto fisico menos deteriorado y con menos probabilidad de sufrir uno o varios lesiones o padecimientos de tipo cronico. De que, considerando como dice usted que la pandemia aumenta su vulnerabilidad, se le facilite el acceso a sus medicamentos y a una dieta adecuada. De que se revise la actual edad requerida para solicitar la jubilacion. Estos son las preocupaciones fundamentales de nuestros ancianos, y eso lo sabe cualquiera que se dedique como usted a la investigacion gerontologica, o que converse regularmente con personas mayores. Esta Ley esta muy bien para atacar la problematica de la tercera edad en cualquier pais donde la pauta general a nivel de sociedad no la marcan la penuria y las carencias. Por otra parte, creo que hay una contradiccion en el respeto absoluto a la patria potestad, el cual llega a impedir la insercion plena de menores procedentes de hogares infuncionales en una mejor familia; y una ley que le permitiria a los abuelos interferir en decisiones parentales. Las situaciones dadas las cuales un adulto mayor asume el cuidado parcial de un nieto son muy variadas, y no son precisamente pocas aquellas en que dicha responsabilidad es de mutua conveniencia, por estar acompañada de una mayor atencion filial y mejores condiciones de vida. Por si fueran pocas las complicaciones de la convivencia intergeneracional, ahora hay derechos legales de por medio. En cualquier nacion donde existe el grado de emergencia existencial que enfrentan nuestros mayores junto a nosotros, este documento es como que una persona cuya casa se esta cayendo, cuelgue un cuadro en cada habitacion para que se vea mas bonita, en lugar de repararla.

  • Gladys Miller dijo:

    Muy buen punto de anàlisis del asunto Covid y en general de las personas mayores. Faltó hacer las diferencias de género porque para las mujeres mayores la discriminación es mayor que para los hombres mayores. Esa mirada no debe faltar . No es neutro el asunt o

  • OTRA PERSONA MAYOR dijo:

    cual gánese su espacio ante todos, y será respetado y reconocido. Pueden afectar el proceso de analisis y aprobación del nuevo código, contaminándola con lo que se sabe es la opinión de la mayoría sin tener que hacer muchas encuestas ni análisis, es solo salir a la calle y parar las orejas, si no se reconoce esa realidad se puede dañar un proceso tan importante , ni la inducción ni las campañas hacen cambiar de opinión a la cultura mayoritaria de un pueblo con convicciones arraigadas con muchas razones.

  • Wilfredo dijo:

    Sabemos que aunque un % de la poblacion no este de acuerdo con algunos puntos, como pais democratico antes de la votacion, quizas se deben exponer a la luz publica quizas en un programa radial o televisivo los diferentes criterios y se lleven diferentes personalidades que defienden los diferentes puntos de vista. No podemos excluir los criterios opuestos cuando la ideologia de genero se expone abiertamente en tv y trabajos periodisticos como que es lo mejor, es algo para que la gente se adapte a la idea. Respeto la orientacion sexual y reconozco la calidad humana de las personas. Del respeto a legalizarlo en un codigo de familia va un gran trecho. No podemos llamar a lo malo bueno por lo tanto no tengo porque aplaudir algo que no creo que sea correcto.

  • Alcoro dijo:

    Se aprobará la poligamia para ambos sexos?? Deberían pensar en esto.

  • Dania Ulloa dijo:

    Magnifico y oportuno articulo. Gracias a la Dra. Teresa Orosa por estudiar ese tema tan sensible.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también