Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

El poeta proletario: Regino Pedroso en su aniversario 125

| 1

Regino Pedroso Aldama nació el 3 de marzo de 1896. Un número considerable de fuentes oficiales cubanas consignan su nacimiento el 5 de abril de ese año, fecha que coincide con su inscripción oficial. El testimonio del propio Regino nos acerca con precisión al día en que abrió los ojos al mundo, justa recordación con la cual rendimos tributo en el aniversario 125 de su natalicio:

“¿Por qué y para qué nací? Dicen que esas fueron las primeras palabras que pronuncié la noche del 3 de marzo del año 1896 en el pueblo de Unión de Reyes, provincia de Matanzas, cuando abrí los ojos al mundo. Como nadie me hiciera caso, o no supiera contestarme, me han dicho que rabié, lloré y pataleé de tal modo y tanto tiempo, que habiendo transcurrido el plazo de hacerse mi inscripción esta hubo de diferirse, declarándose luego como fecha legal de mi nacimiento la del 5 de abril del mencionado año. Nada pude yo hacer”.

En 1907 muere su padre, situación que aceleró la interrupción de sus estudios para desempeñarse como aprendiz de carpintero; más tarde en labores agrícolas en campos de caña durante la zafra, en una constructora de acero y en los talleres ferroviarios de Luyanó.

En la década del veinte comienza a publicar sus poemas de contenido social, en los que manifiesta sus experiencias de obrero. Su lírica se convirtió en la voz de los explotados:

Tensión violenta del esfuerzo muscular. Lengua de acero, las mandarrias
ensayan en los yunques poemas estridentistas 
de literatura de vanguardia.

(…)

Son tus hijos, los tristes,
que angustiados trabajan, trabajan, trabajan
en un esfuerzo fértil de músculos y nervios;
pero estéril al sueño de gestas libertarias.

Los versos anteriores corresponden al poema Salutación fraterna al taller mecánico, los cuales vieron la luz en el Suplemento Literario del Diario de la Marina, en octubre de 1927. Acompañó a la publicación un estudio de Rubén Martínez Villena. En opinión de la poetisa María Villar Buceta, “su Salutación fraterna… ha puesto la primera piedra de una poesía nueva en Cuba”.

Su amigo entrañable Raúl Roa lo definió como el primer poeta obrero, acerca de quien expresó: “dejaba oír sus primeras voces férreas, trepidantes, coléricas, viriles, proletarias. Ganábase el pan amargo machacando sobre un yunque llamante. Era herrero”.

Comprometido con las causas revolucionarias, Pedroso sufrió seis meses de prisión en el Castillo del Príncipe. Corría marzo de 1935 y, junto a otros editores de la revista Masas, fue acusado de propaganda sediciosa. Sin embargo, sus colaboraciones en los principales diarios de la república no impidieron que se fortalecieran su pensamiento antimperialista y sus convicciones comunistas.

En 1939 obtuvo el Premio Nacional de Poesía gracias a su libro Más allá canta el mar. Había publicado en 1933 el poemario Nosotros, y años después verían la luz Antología poética (1918-1938), Bolívar: sinfonía de libertad (1945), y El ciruelo de Yuan Pei Fu. Poemas chinos (1955).

Un dato poco conocido es su vínculo con las bibliotecas y los archivos. En 1940 lo designaron bibliotecario del Parque Juvenil Deportivo José Martí. Dos años después participa como delegado al Primer Congreso Internacional de Archiveros, Bibliotecarios y Conservadores de Museos del Caribe, celebrado en La Habana, mientras ocupa una plaza en la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación.

En ese lugar le sorprende el triunfo de la Revolución, horizonte que le ofrece la posibilidad de desarrollarse en el universo diplomático como Consejero Cultural de Cuba en México y con posterioridad en la República Popular China.

Su trayectoria intelectual propició que el 25 de mayo de 1972, el ciclo “Vida y obra de poetas cubanos” ‒espacio de excelencia que realizaba la Biblioteca Nacional José Martí‒ fuera dedicado a Regino Pedroso. Se trataba, al decir de Salvador Bueno en la presentación del invitado, “de un homenaje que la cultura cubana debía a unos de sus artistas fundamentales, a uno de los creadores de más singular peso y dimensión propia de la literatura nacional”.

Los amigos y concurrentes al encuentro, amén de resaltar la calidad de su obra y su desempeño, destacaron la juvenil imagen que proyectaba el poeta. Sobre la apariencia del poeta, al punto de gastarle una broma, dijo Roa: “mientras más hojas del almanaque caen arriba de Regino Pedroso, más este se emproa resueltamente hacia la juventud. (…) En su adolescencia dio un recital, a dos voces, con Gertrudis Gómez de Avellaneda”.

A propósito de la lozanía del homenajeado, alzó la voz nuestro Poeta Nacional con los siguientes versos:

“Regino”

No de tu vida he de llevar la cuenta
consultando clepsidra y calendario,
ni con gafas de dómine o notario
decidir si son 8 o son 80.

(…)

Nunca la edad ha de tomarse en cuenta,
ni deshojar en serio el calendario,
que es una rosa inútil que no cuenta.

En la introducción del libro Antología de la Poesía Cósmica de Regino Pedroso (México, 2004), el intelectual Salvador Bueno lo evoca con entrañable admiración:

“Así lo recordamos, fino y cordial, el Regino Pedroso de siempre, chino y mulato de nuestra tierra mestiza, con espíritu permanentemente juvenil no obstante los años que se acumulan sobre su vida. Sin lugar a duda, un personaje inolvidable para todos los que lo conocieron, lo amaron y admiramos”.

(Tomado de Cubaliteraria)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • manuscritos dijo:

    Excelente artículo para devolvernos a un poeta de pueblo comprometido con su tiempo. Un ejemplo de artista de los que se honran con el Patria o Muerte.

    Gracias Mabiel por la pincelada de recuerdo desde la Biblioteca Nacional que tanto tiene para contar de nuestra cultura como bandera.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también