Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

“¿De Celia? De Celia todo el mundo habla” (+ Fotos y Video)

| 22 |

Dicen que Celia heredó el carácter de su abuela Modesta, viuda y madre de seis hijos. Foto: Oficina de Asuntos Históricos.

“Yo sé de una madre bella

que de parto en Media Luna

le parió a la patria una

niña y más que niña, estrella”.

Juan Manuel Reyes Alcolea

Cuando Celia Sánchez estaba en el instituto un profesor le dijo a ella y a su prima Ana que no había entendido uno de sus exámenes, que pasara por la oficina a leérselo. Celia no accedió. Dicen que de niña tuvo una letra redonda y clara, pero según pasaron los años, la necesidad de apurar el paso en las notas se la hizo un poco ilegible. Incluso así, cuando decía que no, era no: “Uno de los dos está mal: o él como profesor, que no sabe leer; o yo para bachiller, pues no sé escribir. Así que no se lo voy a leer”.

Dicen que Celia heredó el carácter de su abuela Modesta, viuda y madre de seis hijos. Dicen que de pequeña metía bibijaguas en los bolsillos de los varones pretenciosos; dicen que aquel amor que le componía canciones en las noches manzanilleras se le murió demasiado pronto; dicen que fumaba sin parar y que comía poco; dicen que “no fue la sombra de Fidel, sino la luz”.

Pero nosotros no conocimos a Celia. Sabemos que durante años regaló radios y mandó a construir casas a quien lo necesitara. Sabemos que dio hogar a niños sin familia, conocemos a uno que hoy es mecánico. Sabemos que solo había que hacerle llegar una nota y ella lo resolvía. Sabemos que nació en Media Luna, un pueblo rural que hace 100 años tenía cuatro mil habitantes y se inundaba mucho; y sabemos que Andrés, Marbelis y Pipe hoy cuidan su casa.

***

Celia fue la primera combatiente que tuvo el Ejército Rebelde en la Sierra. Foto: Granma.

“Antes y después de la guerra,

Celia nunca olvidó a nadie”. 

Fidel Castro 

- Buenas tardes, casa de Celia.

Son las siete de la noche en Media Luna y Andrés Alarcón responde el teléfono. Su voz llega tardía y con eco. Poco más de 600 kilómetros separan La Habana de la casa de madera verde donde Celia Sánchez nació hoy hace 100 años a la 1 p.m.

Andrés es uno de los custodios de la hoy museo y casa natal de a quien llamaran la flor más autóctona de Cuba. Llega tarde y se va temprano. En las noches da varios recorridos por la casa. “Es grande y tiene buena luz, es lindísima”, dice el eco de su voz, nacida y criada en este pueblo oriental cubano. Donde más se detiene es en el garaje, donde está parqueado el jeep GAZ-69, “tengo que cuidarlo como si fuera la niña de mis ojos”.

- ¿De Celia? De Celia todo el mundo habla, nos dice antes de “ir a darle una vuelta al carro”.

***

Casi siempre se la veía en la calle sola o acompañada por algún colaborador, de día y de noche, manejando el jeep que usó durante muchos años. Foto: Archivo.

 “Celia, la más afable y cariñosa…”

Guillermo García Frías

A Celia le gustaba manejar su propio carro. Casi siempre se la veía en la calle sola o acompañada por algún colaborador, de día y de noche, manejando el jeep GAZ-69 que usó durante muchos años.

Durante un viaje por carretera de Santiago de Cuba a La Habana, detuvo el carro junto a un vendedor de mamoncillos, y entre ella y su acompañante se comieron la carretilla entera en lo que llegaban a Camagüey. Celia tenía una fuerte conexión con la naturaleza, le gustaba el mango de toledo, pero no muy maduro y el platanito de los que llaman “ciento en boca”.

Quizás por eso amó tanto la Sierra. Allí se acostumbró además de a tomar el fusil, a beber infusiones de hierbas y cocinar al carbón. Se ocultó, sudó y amó por su monte como pocas. Desde que recorrió las lomas del Turquino junto a su padre y llevó el rostro de Martí hasta lo más de alto de Cuba, hasta que se convirtió en la primera guerrillera del Ejército Rebelde. Tanto que aun después de haber bajado, siempre volvía.

Cuando la primera graduación revolucionaria de médicos en la Sierra Maestra, Celia trasladó una peluquería completa hasta el Pico Cuba para brindar servicio a todas las muchachas. Arreglos de uñas y peinados, “para que luzcan bien, porque estos lugares ya no son los olvidados de antes”, dijo.

También envío helados Coppelia. Un avión de Cubana de Aviación llevó la carga hasta Santiago de Cuba y un helicóptero la trasladó hacia un punto próximo a la Comandancia de La Plata. Ese día, desde temprano, Fidel y Celia se situaron en el camino para recibir a los primeros médicos.

En una tarima escribieron: “SODA-INIT LA PLATA. HELADOS 20 CTVOS”. Algunos doctores pasaban sin dinero y se iban a retirar decepcionados, cuando ambos les decían: “Por esta vez puedes adquirirlo ´fiao´”. Y las risas de todos llenaban la montaña.

“Solo hacen falta 30 hombres para levantar un pueblo”, escribió una vez Celia en su parque de Pilón junto a un busto de Martí, y ella fue uno de ellos.

***

"Tú te has convertido en nuestro paño de lágrimas más inmediato y por eso todo el peso recae sobre ti", le diría Raúl a Celia. Foto: Dickey Chapelle/ Wisconsin History.

“Tú te has convertido en nuestro paño de lágrimas más inmediato y por eso todo el peso recae sobre ti; te vamos a tener que nombrar Madrina Oficial del Destacamento”.

Raúl Castro

A las siete de la mañana cuando Andrés termina su guardia, Wenceslao (Pipe) Acuña entra a arreglar el jardín. Trabaja día sí y día no. Ahora mismo la casa está en reparación y su misión es que las flores sobrevivan a tanto cemento. Hay unas muy especiales, un centenar de orquídeas, las que inmortalizó Celia. En el patio existen tres tipos de mariposas: la amarilla, la anaranjada y la blanca.

Hay también árboles de las frutas que más le gustaban: mangos, zapotes y caimitos, junto a helechos y enredaderas. Desde 2017, Pipe es el encargado de cuidar todo. “Cuando me lo propusieron no podía creerlo y dije que sí al momento”. En las tardes le gusta llevar a sus nietos, enseñarles la casa y que jueguen entre las plantas que alguna vez fueron de Celia. Ahora “se puede decir que ella es de las flores”.

***

Vilma Espín junto a Celia Sánchez, su compañera de lucha. Foto: Enrique Menéses/Libro La Tierra Más Hermosa.

“Celia era y será siempre para todos sus compañeros, la fibra más íntima y querida de la Revolución Cubana; la más entrañable de nuestras hermanas. La más autóctona flor de la Revolución”.

Armando Hart Dávalos

Mucho antes de que la Revolución fuera un hecho, mucho antes que la Isla lograra la libertad, Celia ya era Celia. Algunos dicen que se convirtió en mito, con olor a campo, a caña, a río, a mar, a helechos, un mito que volaba como una mariposa libre por campos y ciudades del profundo Oriente. Celia fue un mujer pura, honesta y hermosa como el paisaje de la Sierra, envuelta en la lejanía, una Sierra de historia, balas y sangre.

Cuando era joven, un marinero de los que visitaban Pilón, el pueblo con olor a central y mar donde vivió 16 años, le había regalado una monita, que ella tenía como mascota. Un día se le escapó y se trepó a lo alto de una palma. No había manera de capturarla y buscaron a un liniero experto que trepaba con pinchos.

Cuando el hombre comenzó a subir clavando sus instrumentos metálicos en el árbol, Celia puso el grito en el cielo: “¡Así me vas a acabar con la palma!”.

“No hay otra manera de subir”, le explicó el liniero. “Está bien, hazlo, pero trata de que no le duela mucho a la palma”, le respondió con resignación.

***

En palabras de Fidel, ella fue la primera en establecer el contacto entre nosotros y el Movimiento, la primera en hacernos llegar los primeros recursos. Foto: Dickey Chapelle/ Wisconsin History.

“Celia y La Habana. No era habanera, su corazón estaba en la tierra que adoraba y amaba: Manzanillo. Cuánto le debe a ella La Habana, con las obras del Jardín Botánico de La Habana, El Coppelia, el Parque Lenin, la reforma del Palacio de las Convenciones…”.

Eusebio Leal Spengler

Marbelis Terry es la directora del hoy museo. Trabaja todos los días, incluso en tiempos de coronavirus. Una brigada especializada se turna cada mes y trabaja en Media Luna para la restauración de la casa. No van a su casa, trabajan doce horas al día, restauran madera, pintan, construyen cimientos… La humedad le hizo mucho daño a la estructura original.

Hace años, solo algunas fotos y un cenicero de la familia componían la pequeña casa. En 1986 Fidel visitaba Granma en ocasión de los 30 años del reencuentro en Cinco Palmas, y pasó por Media Luna. Las trabajadoras querían pedirle ampliar el archivo del museo, pero no se atrevían:

“Fidel estaba profundamente conmovido, contemplando con las manos detrás el retrato original que Carlos Enríquez le hiciera al doctor Manuel Sánchez, padre de Celia, y luego las fotos de ella. Callé. No me atreví a interrumpirlo. Debía respetar ese instante de tantas emociones que noté en los ojos y en su silencio”.

Después de aquello Fidel ordenó a Pedro Álvarez Tabío convertir la casa en Media Luna en el memorial a Celia. “La decisión, nos dimos cuenta, era solo de Fidel”.

***

Fidel con Celia Sánchez en la Sierra Maestra. Foto: Alberto Korda/Libro "Cuba".

Querida Aly:

(…) Por el momento tú tendrás que asumir, respecto a nosotros, una buena parte del trabajo de Frank y de lo cual estás más al tanto que nadie. Sé que no te faltarán fuerzas para añadir nuevas obligaciones a las que ya rebasaban el límite de tu resistencia física y mental (…) Ruego me informes a la mayor brevedad la forma en que están afrontando la situación. ¡Cómo me duele no poder escribir ya a Christian!

Abrazos,

Alejandro

Así le escribía Fidel a Celia el 31 de julio de 1957, un día después de la muerte de Frank País. Hasta mediados de 1957 ella utilizó, además de Norma, los seudónimos de Lilian y Aly.

En una carta enviada por los guerrilleros de la Sierra Maestra a Frank País estos patentizaron el papel vital de Celia durante la guerra cuando escribieron: “En cuanto a la Sierra, cuando se escriba la historia de esta etapa revolucionaria, en la portada tendrán que aparecer dos nombres: David (el propio Frank) y Norma”.

En palabras de Fidel, ella fue “la primera en establecer el contacto entre nosotros y el Movimiento, la primera en hacernos llegar los primeros recursos, el primer dinero que nos llegó a la Sierra y que hacía mucha falta”.

En los momentos más difíciles de la guerrilla Celia coordinó el apoyo desde el llano; guió al periodista del New York Times, Herbert Matthews, hasta Fidel; subió y combatió; ambos casaron a una pareja en la Sierra; y cuando bajaron si alguien necesitaba llegar a Fidel, buscaba a Celia… Está tan imbricada con la historia misma de la Revolución Cubana y de Fidel, que resulta imposible separar una de otra”, lo dijo Álvarez Tabío, su biógrafo.

“Tú y David (Frank País) son nuestros pilares básicos. Si tú y él están bien, todo va bien y nosotros estamos tranquilos”, le diría el Comandante en Jefe a su amiga. Hay personas que nacieron para existir juntas. Hay personas que nacieron, sin saberlo, para apoyarse las espaldas toda la vida.

Celia, sin que se quede nada suelto, expande su esencia en el corazón de este pueblo. Hoy no quisimos contar su biografía. Sobre Celia mucho se ha hablado y contado. Detrás de esa piel, habitó mucha fuerza y aliento. Fidel decía que Celia no olvidaba a nadie, “antes y después de la guerra, nunca olvidó a nadie”, pero no le gustaba hablar de ella misma.

Celia Sánchez Foto: Archivo.

En video, Fidel habla de Celia

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Enrique Araujo dijo:

    CELIA todo un ejemplo de revolucionaria y atención a todos.Guerrillera en la sierra y en el llano,amada por todos los que supimos de ella.Vivan sus ejemplos

  • Líber Alejandro dijo:

    Muy bueno el artículo, tenemos memoria y no podemos olvidar a los que hicieron tanto para que nuestra generación tenga una Revolución tan grande y un país tan inmenso.

  • Aida Ramírez dijo:

    Tuve el gran privilegio de participar en algunas actividades junto al Comandante en Jefe y donde también estaba Celia. De ella me impresionaron muchas acciones pero dos se me quedaron grabadas para siempre. Una de ellas era como estaba al tanto de los pequeños ó grandes detalles de la actividad que fuera para que todo se desarrollara bien y también de cualquier problema que podía confrontar cualquier compañero presente. Por ejemplo en el viaje al Turquino para la graduación de los médicos en el que yo participé a mi se me rompieron las botas y nunca supe como se enteró pero antes de salir de Aguada del Joaquín para el Pico Turquino me entregaron de parte ella unas botas nuevas.
    Lo otro que siempre tengo presente es su fiel y esmerada atención con todo lo relacionado con el compañero Fidel y muy especialmente con su salud. Así en una
    ocasión en que en una conversación de algunos compañeros con el Comandante le comentamos nuestros criterios sobre un tema y el consideró que estos eran subjetivos de nuestra parte y los rebatió de forma apasionada e impetuosa. Y después al poco rato la compañera Celia en persona llamó por teléfono y nos "regañó" como una madre sobre la forma más adecuada en que debíamos tratar las diferentes cuestiones con el Jefe.

  • Uno más dijo:

    Realmente bella, tanto la pequeña síntesis como la grandiosa Celia

  • YOYO dijo:

    Cuando nací ya ella había muerto pero todo lo que leo y escucho de ella me hace sentir cariño y añoranza hacia ella.Una mariana,un angel de nuestra Revolución.Sirva de ejemplo para todas las mujeres en nuestro país y el mundo.

  • Katiuska dijo:

    Una felicitación especial a los autores de esta crónica, por la sensibilidad y la belleza con que la escribieron, de forma tal que que nos traen de alma y cuerpo enteros a un ser extraordinario como Celia Sánchez, leyenda de nuestra historia revolucionaria, genuino ejemplo de los sentimientos de amor al pueblo que animaron la lucha de Fidel y los rebeldes en la Sierra y la Revolución Cuba a lo largo del tiempo hasta hoy mismo.

  • Camila dijo:

    Muy conmovedor el artículo, me encantó. Celia y Fidel siempre estarán en nuestros corazones.
    #2grandesdelaRevolución

  • Gilbe dijo:

    Felicitaciones por el articulo, porque las nuevas generaciones deben inspirarse en el ejemplo de Celia, debemos recordarla en muchos momentos en el año porque es la Flor mas autocotna de la revolucion y su belleza integra debe iluminar el futuro de la Patria.

  • Mildre dijo:

    Celia murió antes de q yo naciera y no tuve el honor de conocerla, pero si conozco su historia y entre más la estudio más la admiro. En la actualidad hacen falta muchas más Celias. Era una mujer extraordinaria, sensible, con una fe inmensa en Fidel, tuvo el privilegio de estar muy cerquita de él pq se lo ganó. Es de esas mujeres difíciles de olvidar. Me conmueve profundamente todo lo q hizo por los pobres de esta tierra.

  • María Cristina Bisbé dijo:

    Grande Celia!! Seguiremos tu ejemplo.

  • ANGEL ELOY REMON GARCIA dijo:

    HONOR Y GLORIA A LA MAS AUTOCTONA FLOR DE LA REVOLUCION EN EL CENTENARIO DE SU NACIMIENTO . QUERIDA CELIA LOS HIJOS TODOS , LOS AGRADECIDOS DE ESTA REVOLUCION : DE , POR Y PARA LOS HUMILDES JAMAS TRAICIONARAN LA GLORIA QUE SE HA VIVIDO Y DE LA CUAL FUISTES PROTAGONISTA EJEMPLAR . VIVIRA POR SIEMPRE TU LEGADO Y SENCIBILIDAD POLITICA QUE SE TRANSFORMO EN FIDELIDAD ABSOLUTA A FIDEL . GRACIAS POR TANTA LUZ . A POCAS HORAS DE CELEBRAR EL DIA DE LAS MADRES EN CUBA TODOS TUS HIJOS DEL CORAZON TE RECORDAREMOS SIEMPRE . ANGEL JEFATURA MISION DEPORTIVA CUBANA EN VENEZUELA .

  • Dr. Olimpio Rodríguez dijo:

    Mi primera carta a la dirección de la Revolución se la escribí a Celia cuando era un niño casi analfabeto pues antes del año1959 nunca había asistido a una escuela. Celia de su puño y letra contestó mi queja con la dulzura que la caracterizaba. Nunca olvido su preocupación por todos

  • Ulfreidi dijo:

    En la construcción de nuestra gran revolución, siempre estuvo y estarán presentes las manos y el espíritu de nuestra Celia, ese toque femenino que la hace especial.

  • Miguel dijo:

    Soy Manzanillero, y hablar de Celia es cosa común en sus calles. Todavía hoy cuando pasa algún problema siempre se oye a alguien decir: si Celia estubiera viva esas cosas no pasaran. Pienso que a ella se le debiera rendir homenaje con el traslado de sus restos al cementerio de Santa Efijenia, para que aún después de la muerte siga al lado del Jefe, para que continúe siendo su luz, como dice el artículo. Celia pudiera considerarse la Madre de la Revolución Cubana. Así que pienso que debiera hacerse incapié en ello y dejarla descansar junto a Fidel, Martí y Mariana.

  • Catalina dijo:

    Una cubana de una integridad moral y humanismo a toda prueba.
    Fiel a la Revolución y a Fidel hasta su muerte.
    Viva eternamente Celia y su legado!!!!

  • Blindado dijo:

    Felicidades al Recuerdo. Gloria al ejemplo perpetuo de mujer emancipadora y guerrera tanto en lo militar como en lo social. Celia, tu pueblo jamás te olvida.

  • el chogun dijo:

    muy buen articulo sobre celia,tan cubana como la palma real,gracias por todo celia,te agradecemos todos los cubanos.

  • Ignacio dijo:

    Celia es inolvidable, debemos seguir su ejemplo, atendía al cubano más humilde más sencillo, les cuento transcurrían los años 80 y en esa época la que era mi esposa le escribió a Celia planteándole
    que teníamos un hijo inválido y vivíamos en el último piso de un edificio antiguo en cuatro caminos de tres pisos, teníamos que cargarlo por una escalera estrecha y le solicito una vivienda en mejores condiciones, un día me llama a la unidad y me dice que le habían dado una casa, que estaban esperando que yo la viera. Quien dice que un día la montaron en una guagüita con otras personas más que tenían problemas de vivienda y cuando llegaron a la vivienda que después nos dieron solamente la dejaron bajar a ella, porque era una casita pequeña de un cuarto en Playa, calle 17 entre 64 y 66, cosina comedor muy pequeños, salita y portal, pero lo principal era en bajos y un lugar muy tranquilo.
    No les cuento todos los detalles pero Celia atendió nuestra solicitud estoy seguro como otras Miles de personas muy humildes.
    Gracias, Celia, te recordamos.
    Ignacio

  • Yaquelin Maria dijo:

    Me conmueve mucho cada vez que leo algo relacionado con ese ser que no está físicamente pero que llevamos en nuestros corazones. Bella mujer que dedicó su vida a ayudar a todos los necesitados, entregó su alma a la Revolución y demostró su fidelidad en todo momento. Un ejemplo de revolucionaria, y yo como manzanillera me siento orgullosa por haber nacido y vivir aún en este pueblo que tanto amó Celia.

  • Gloria Arrechea Malibran dijo:

    Siempre escuché hablar de ella a mi tío Zapatero el de Pilón en Granma, decía, esa siempre usó pantalones hacia siempre lo que consideró más justo y arrastraba con ella a su padre y a medio pueblo, quien le diría que no. Se que aún muchos guardan cartas que ella escribía para responder dudas, un trato considerado injusto.o sólo para felicitar un viejo amigo . Ella sigue siendo LA FLOR MÁS AUTOCTONA DE LA REVOLUCIÓN FELICIDADES EN TUS 1O0 QUE SERAN MUCHOS MÁS. TU PUEBLO NO TE OLVIDA

  • Gustavo B Torres Díaz dijo:

    Celia fue todo entrega a la causa de la revolución, recuerdo aquel fatídico enero de 1980,cuando la perdimos,el pueblo estaba muy triste,entonces yo era un adolescente, pero tenemos el consuelo del gran legado de amor y pasión que nos dejó, y como dijo alguien

  • Gustavo B Torres Díaz dijo:

    Se me fue sin términar el comentario, y como dijo alguien aquí hace falta que surjan muchas Celia en nuestro pueblo, es un modelo a seguir.Que viva Celia por siempre.

Se han publicado 22 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dinella García Acosta

Dinella García Acosta

Periodista de Cubadebate. Graduada de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (2019). Contacto: dinella@cubadebate.cu En Twitter: @dinella_garcia

Jorge Suñol Robles

Jorge Suñol Robles

Gestor de Redes Sociales en Cubadebate. Licenciado en Periodismo de la Universidad de Holguín en 2018. Contacto: jorge@cubadebate.cu En twitter: @jsrobles94

Vea también