Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Martí conmigo, con nosotros

| 49 |

Díaz-Canel: Hoy es 24 de febrero. Han pasado 125 años del inicio de la más noble de las guerras.

He leído con placer decenas de mensajes escritos en el sitio de la Presidencia, a propósito de la convocatoria de enero para rendir justo homenaje al más universal de los cubanos. Algunos son tan hermosos que dan ganas de reproducirlos como grafitis.

Aunque sólo escriben nombres o seudónimos, no oficios ni edades, es muy reconfortante advertir que, además de numerosos martianos conocidos, son mayoría los educadores y los jóvenes interesados en hacer públicos sus sentimientos hacia Martí.

Ela, maestra de círculos, ha escrito que se emocionó mucho cuando les habló sobre Martí a niños de 5to año de vida, porque en ese momento ellos, espontáneamente, corrieron a abrazar y besar el busto junto al que ponen flores cada mañana.

Enrique, joven profesional, cuenta orgulloso que, siendo niño, representó al Apóstol en una parada martiana en su pueblo natal, Placetas y que al graduarse de la Universidad subió la bandera cubana hasta el Pico Turquino sólo para rendirle homenaje.

Como afirma Yamaris Pedraza “todo cubano tiene un Martí dentro, todos hemos leído e interpretado sus obras, pensamientos”.

¡Y cómo hay pensamientos de Martí iluminándonos! Tengo amigos memoriosos que lo citan constantemente para probar que habló de todo, que tocó todos los asuntos y que en sus escritos podemos encontrar respuestas a las preguntas más difíciles. Nuestras escuelas podrían organizar concursos para encontrar sentencias martianas útiles al crecimiento humano. Verán qué manantial de valores éticos los inundan.

A Pedro Pablo  Rodríguez, director de la edición crítica de sus Obras Completas, le escuché una vez que aquel hombre que sólo vivió 42 años, dejó un legado realmente infinito. De forma tan frecuente y constante aparecen novedades relacionadas con Martí, que su trabajo parece que no terminará nunca.

Esa obra y la que ha generado su estudio en Cuba y por todo el mundo, anda ya por las redes sociales, donde hay muchachos que lo comparten y entienden, al fin, que hay mucho Martí por conocer debajo de la prosa y el verso que los fascinan. Descubren emocionados que no es un hombre del siglo pasado sino de todos los siglos.

¿Pero eso es de Martí? preguntan muchos, asombrados de la extraordinaria vigencia de sus afirmaciones y de la universalidad de los asuntos que abordó.

Cuando los más nuevos –sean niños o jóvenes- descubren que el hombre de la Edad de Oro escribió también cosas tremendas para adultos sobre el orden universal y los peligros que todavía nos acechan, ya les resulta imposible desprenderse de la necesidad de buscarlo. Si lo encuentran y entran en sus esencias, ya nada podrá separarlos del encanto de su palabra. Y se vuelven invencibles.

Pero, como decía el propio Martí en el manifiesto del Partido Revolucionario Cubano (PRC) a Cuba: “La patria es sagrada, y los que la aman sin interés ni cansancio, le deben toda la verdad”.

No quiero ni puedo exagerar. Aún no está Martí como quisiéramos y como hace falta que esté, para terminar de bordar el alma de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos. Seguimos y seguiremos necesitando a Martí, siempre. Y es nuestra responsabilidad enseñarlo, sabia y amorosamente, como sólo los buenos padres y los buenos maestros saben hacer.

Un golpe salido de las entrañas del odio nos sacudió hace poco la conciencia en relación con la perniciosa rutina que nos hizo olvidar el cuidado de los bustos martianos. No la pieza material que nos acompaña desde la niñez, sino su integridad, el símbolo que encierra.

Los hechos posteriores vinieron a probar cuánto significa estar junto a Martí, en el bando de los que aman y fundan. O contra Martí, en el bando de los que odian y destruyen.

Hoy es 24 de febrero. Han pasado 125 años del inicio de la más noble de las guerras. La que organizó y dirigió Martí, definiéndola como “guerra entera y humanitaria, en que se une aún más el pueblo de Cuba, invencible e indivisible”.

Está escrito en el Manifiesto de Montecristi, donde él y Gómez invocaron “como guía y ayuda de nuestro pueblo, magnánimos fundadores, cuya labor renueva el país agradecido, y al honor, que ha de impedir a los cubanos, herir de palabra o de obra, a los que mueren por ellos”.

Fue el 25 de marzo de 1895, en vísperas del largo viaje que los traería a la Patria, donde ya combatían por la independencia los patriotas veteranos y los pinos nuevos que sólo Martí pudo levantar y juntar con su descomunal fe “en el mejoramiento humano y en la utilidad de la virtud”. Esa fe sostiene nuestra legendaria resistencia. Cuidémosla todos, adentrándonos en Martí.

(Tomado de Presidencia)

Se han publicado 49 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alicia dijo:

    Martí nos acompaña siempre, todo el que se siente patriota lo lleva en el corazón, sobre todo en un día como hoy. No me canso de aprender de él y dejar que mi hijo descubra lo maravilloso y grandioso que es.

  • des dijo:

    Martí gran hombre de pensamiento infinito, muy útil cada día. si encontráramos de la fuente de donde se nutrió nos sería mejor. Esa fuente serviría para lograr eso que afirma Diaz-Canel... Aún no está Martí como quisiéramos y como hace falta que esté, para terminar de bordar el alma de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos.

  • orlysman dijo:

    Martí conmigo, con usted Presidente y con todos. Esenciales palabras en un día tan importante. Yo constantemente pienso en un Martí que no cayó en Dos Ríos aquel 19 de mayo. Pienso en todo lo que vino después y cual hubiera sido su participación. Llego más lejos aveces al traerlo hasta el contexto en el que se desarrolla el país. Creo que tenemos que revivir a Martí todos los días desde el pensamiento y la acción. Me hago preguntas y procuro responderla pero cuando no encuentro todas las respuestas busco a Martí y él me aclara muchas cosas.

  • Alexander Vargas Ricardo dijo:

    Marti ,el mas universal de los cubanos.Nos viene a la mente hoy 24 de febrero,a 125 años del glorioso Alzamiento el palel jugado por Marti en consolidar una lucha que era necesariaLa fundacion del PRC ,marca una etapa superior en la lucha.Su infatigable esfuerzo por hablar con cada lider de la gesta anterior.Sus ideas,pensamiento,frases debieran acompañarnbos en cada accion que hagamos diario porque Marti siempre tiene algo que enseñarnos y nosotros tenemos algo que aprender de Marti.Esta vivo en Fidel ,Raul,las generaciones de jovenes y cxubanos ,en usted presidente ,en cada accion por lograr un gobierno de pueblo,en cada tarea por mitigar los daños que provoca el Bloqueo.Marti y Fidel deben ser nuestro norte,nuestra guia.

  • dr orlando gutierrez boza dijo:

    ESE MARTI QUE RECLQAMAN PARA SI MUCHOS ,PERO NADIE PODRA QUITARLE LA PATERNIDAD DEL HECHO MAS DRAMATICO OCURRIDO EN NUESTRA PATRIA,,CUANDO JOVENES DE LA GENERACION DEL CENTENARIO,TOMANDO EL CIELO POR ASALTO ATACARON EL CUARTEL MONCADA PARA DAR INICIO A ESTA ULTIMA ETAPA DE UNA SOLA REVOLUCION HECHA CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS,,,,,MARTI CON NOSOTROS,,,,

  • elliott dijo:

    ...que inmensa es Cuba cuna de hombres tan grandes, tan justos y humanos y tan dignos...si pretendiéramos enumerarlos perderíamos pronto la cuenta...pero Martí, e apóstol de nuestra independencia está un escalón por encima...que precursor, que ejemplo de hombría y entrega, que artista y maestro, orador, visionario, padre, amigo y patriota...latinoamericanista, antimperialista... de quien que solo halla vivido 42 años hemos recibido en la humanidad tamaña herencia...

  • Fidel González dijo:

    Bravo, asi es , y asi sera compañero presidente.

  • Mamayí dijo:

    Hay un Martí que vive en mi que siempre esta presente, pero me acompaña desde mis años infantiles, vivo orgullosa de ser una Martiana por vocación y así se lo he inculcado a mi hija que también lo ama. .

  • Alexander Acosta dijo:

    Sabias palabras, necesariamente para estar con Martí hay que estar sobre el lado de los que fundan y aun así, tratar de los que no lo hacen puedan estar algún momento en ese espacio. Martí no puede ser mera reproducción de frases que a veces se descontextualizan cuando no se pone al maestro a diallogar con su tiempo..ni se trae a estos tiempos.Marti o sentirse martiano trasciende citas aisladas, hay que verlo en su carácter holístico,en su dimensión universal.Cuando se apele a Martí no puede hacerse solo desde el prisma de los intereses individuales, que existen claro y son básicos, pero la mirada tiene que ver con la visión país , con la visión universal.Se es martiano cuando se defiende con humanismo las verdades, se es martiano cuando se defiende al país sobre el acoso del imperio, se es martiano cuando se identifica que la lucha o la permanencia de Cuba con su sistema social, es la defensa de más de 1000 millones de personas que viven en pobreza multidimensional,los miles que mueren de paludismo, los niños que mueren cada segundo por enfermedades curables..Martí es Patria, Martí es mundo y en ese equilibrio es que la lectura puede flotar por encima de los tiempos y poder defender con argumentos sinceros.Martí es esencia,hay que detenerse en la naturaleza de los fenómenos, no se puede quedar solo en la cascara.Gracias Presidente

  • lazaro rene carbonell ramos dijo:

    marti es referente obligados para todos no por gusto es el mas universal de los cubanos, lastima que algunos que aunque no lo niegan no toman de el sus enseñanzas cada días mas vigente nos obstante haber sido escritas hace ya un tiempo y haber tenido el privilegio de tener tan de cerca a un discipulo aventajado como Fidel que todos los días cumplia con los preceptos del maestro y enseñaba a los cubanos cuan limpia e imprescindibles para la vida son las ideas de marti

  • Miguel BM dijo:

    Sábias palabras, Gracias presidente por dar continuidad a la hermosa obra de una revolución Fidelista y Martiana, vamos por más, Venceremos

  • José Felipe Vega Suárez dijo:

    Gracias Presidente, aquí le va mi modesto aporte:

    Realmente hablar de Martí es muy complicado, por la amplitud y profundidad de su obra y a su vez lo es fácil, si tenemos en cuenta que sus palabras están incorporadas en la vida y en la lucha de todos los cubanos, en especial en los niños y en la juventud, a los que dedicó muchos años de su vida, sus páginas más tiernas y sentidas.

    Hoy es un día muy especial, un día que nos llama al intercambio, al debate, a la rectificación y a la acción. Hoy se cumple el aniversario 167 del natalicio de un hombre pequeño de estatura, pero inmenso en sus ideas y pensamiento, con un lenguaje que no envejece y que se ha convertido en nuestra bandera de combate. José Martí fue un hombre que por su hiperactividad y dinamismos, con solo 13 años llamó la atención y preocupación de su padre, cuando le dijo:

    Porque a mí no me extrañaría defendiendo mañana las libertades de tu tierra.

    Así era el Apóstol, un hombre que constantemente desafiaba el poder de España y que desde muy temprano comienza a manifestar su total apoyo a la contienda revolucionaria, no solo a través de su pluma, sino con sus palabras, las que empleaba con filo en sus discursos patrióticos; que llevó en ocasiones lo tildaran de loco. En 1879 en el Liceo de Guanabacoa, un militar español después de escuchar un discurso suyo, no se pudo contener y exclamó: “Quiero no recordar lo que he oído y no concebí nunca se dijera delante de mí, representante del Gobierno español: voy a pensar que Martí es un loco… pero un loco peligroso”.

    En una carta a su amigo Manuel Mercado el 13 de noviembre de 1884, Martí le escribe desde Nueva York: “… yo soy siempre aquel loco incorregible que cree en la bondad de los hombres y en la sencillez y naturalidad de la grandeza…”

    Martí no solo era un hombre rebelde, sino un apasionado que amó profundamente a su familia, fue un hijo excepcional y sentía particular sentimiento por sus siete hermanas; se distinguió por su capacidad de aprendizaje y certeza a la hora de escoger a sus amigos; pero por sobre todo un patriota nato, con desprendimiento total de su vida privada, que supo dar lo mejor de sí por la independencia de Cuba.

    Entre tantas descripciones de la personalidad de Martí, el general del Ejercito Libertador, Enrique Collazo, ofreció una de las más bellas, cuando lo presentaba como “… un hombre ardilla; quería andar tan de prisa como su pensamiento, lo que no era posible; pero cansaba a cualquiera”. En otra descripción, Collazo decía:

    “Era Martí un hombre notable y de condiciones excepcionales y poco comunes, tenía alientos para concluir como loco o como héroe y terminó mejor que como él había soñado: como héroe y soldado, cayendo en medio del combate, en el fragor de la pelea y con el ruido que sirve de salva a los héroes y a los buenos”.

    El contagio de locura de Martí por ver al fin a su patria liberada del yugo opresor fue tal, que logró la unión de los viejos y nuevos combatientes por la independencia, en la que tuvo su mayor expresión el 24 de febrero de 1895, cuando los cubanos despertaron a su llamado.

    Generalmente y a lo largo de la historia universal, los que inician las revoluciones, lo hacen en condiciones adversas y de inferioridad, recibiendo de los que llevan una vida cómoda y evitan el sacrificio, calificaciones insultantes, por el “simple placer al sacrificio”; de aquí que se haya tildado de loco a Martí por enfrentar el poder colonial Español y a otros como Fidel por enfrentar el imperialismo norteamericano.

    Como dijera el guerrillero heroico en enero de 1960: “De todas las frases de Martí, hay una que creo que define como ninguna ese espíritu del Apóstol. Es aquella que dice: “Todo hombre verdadero debe sentir en mejilla el golpe dado a cualquier mejilla de hombre”.

    Por todo ello les exhorto que al menos en el día de hoy todos pensemos en Martí, que lo recordemos como lo que fue, al orador, al Martí pensador, no sólo lo veamos estático en la estatua o en el museo, traigámoslo al presente, donde un día vino y aún está, porque Martí en nosotros tiene que hacer todavía.

  • Oscar Pérez Pérez dijo:

    Gracias presidente, importante reflexión, y viniendo de usted, multiplica la enseñanza, siga adelante conduciendo nuestro proceso, que va por el camino correcto y tenga la seguridad que la mayoría de los cubanos lo seguimos y seguiremos, porque somos por mayoría también martianos.

  • EduardoH dijo:

    No se puede empezar un día escolar sin evocar a Martí

  • José Felipe Vega Suárez dijo:

    Hoy es un día muy especial, en el que se nos llama al intercambio, al debate, a la rectificación y a la acción.

    Por todo ello, exhorto que al menos en el día de hoy pensemos a Martí, que lo recordemos como lo que fue, al orador, al Martí pensador, no sólo lo veamos estático en la estatua o en el museo, traigamoslo al presente, de donde un día vino y aún está, porque Martí en nosotros tiene que hacer todavía.

  • Marty dijo:

    Excelente Presidente. Llenemos los corazones de nuestros hijos y nietos, de nuestros estudiantes y trabajadores de amor por Martí. Importante involucrar a padres y abuelos con las escuelas. Su generación que es la mia tiene a Fidel y a Marti en el alma porque PARTICIPÓ en la construcción de lo que tenemos. Toca sobre todo a esta generación trasmitir estos sentimientos, como lo hicieron las anteriores.

  • EntreRios dijo:

    Marti ..... no debio de morir .......

  • Leandro dijo:

    En su Reflexión “La Revolución Bolivariana y las Antillas” Fidel Castro señala que a Martí “… le debo en realidad mis sentimientos patrióticos y el concepto profundo de que “Patria es humanidad”. La audacia, la belleza, el valor y la ética de su pensamiento me ayudaron a convertirme en lo que creo que soy: un revolucionario. Sin ser martiano, no se puede ser bolivariano; sin ser martiano y bolivariano, no se puede ser marxista, y sin ser martiano, bolivariano y marxista, no se puede ser antiimperialista; sin ser las tres cosas no se podía concebir en nuestra época una Revolución en Cuba.”
    Fue Martí quién inspiró a lo más avanzado de la juventud cubana de los años 50 del pasado Siglo XX: la Generación del Centenario, que supo comprender y llevar a vías de hecho las aspiraciones de todo el pueblo cubano.
    Hoy Martí sigue presente en la obra de la Revolución y la Revolución honra a su Héroe, principalmente con su propia obra.
    “El mayor monumento de los cubanos a su memoria- ha dicho Fidel- es haber sabido construir y defender esta trinchera, para que nadie pudiera caer con una fuerza más sobre los pueblos de América y del mundo”

  • Reinier Quesada dijo:

    ........Marti o Martí no importa como se escriba el significado es el mismo ¨ resistencia, sabiduria, amor al projimo, patría, humanidad, socialismo, fidelidad, artruísmo, valor, perseverancia.......no importa como los idiomas del mundo escriban su nombre, lo importante es comprender que es de Cuba que es nuestro.......... desde cienfuegos la perla del sur......

  • Sergio dijo:

    Presidente es como usted dice, "adentrandonos en Martí" podemos encontrar todo
    lo que nos puede hacer "un buen hombre" o "un hombre de bien", como él mismo nos pedía que fuéramos.
    Para las presentes y en especial para las futuras generaciones defender a Martí como el "alma de la patria", estudiarlo y seguirlo, es la mayor garantía de que somos y seremos continuidad.
    Independencia o muerte
    ¡Viva la Patria!

  • Rafael Emilio Cervantes Martinez dijo:

    Martí es tan inmenso y universal que no es sólo nuestro, muchas personas de bien se identifican con sus ideas de justicia y dignidad.Con Martí peleó Gómez, Baliño, Mella, Villena, Blas, Carlos Rafael, José Antonio, Fidel, Raúl y la generación del Centenario. Y hoy usted, compañero Presidente, asume las tareas de éste momento histórico junto a un pueblo profundamente martiano y fidelista.

  • Othon dijo:

    Martí único cubano único en el mundo hombre din igual que jamas volvera ese hombre q todos quisieramos llevar dentro por solo un segundo. Por eso lo llevo tatuado en mi brazo y no es una licencia es el ru rostro tatuado en mi piel. Donde todos los dias y hasta el ultimo de los mios verlo y querer ser como el..

  • Yb dijo:

    Es necesario que los planes de estudio se diseñen en función de que nuestros niños y jóvenes estudien a un Martí con el que puedan identificarse que no sólo sea la repetición casi como una consigna con la que hemos crecido de que es nuestro héroe nacional o nuestro apóstol que entiendan porque se considera el más universal de los cubanos y porque estaba en su pensamiento adelantado a su época, que no sea una repetición de una clase. Nuestros niños deben conocer a Martí como si fuera un amigo más y entender porque tiene en nuestra Cuba todos los honores y todo el respeto de los cubanos.

  • Gloria Arrechea Malibran dijo:

    Martí es el crisol de lo más auténticamente cubano. Su pensamiento nos acompaña siempre, pero aún se puede hacer más desde la acción de cada uno de los cubanos , cada lectura de su obra nos asombra y nos enseña; pero debe conminarnos a ser cada día mejores personas mejores maestros, mejores obreros, mejores dirigentes mejores revolucionarios CUBANOS

  • Yenielys Vilma Regueiferos Linares dijo:

    Martí es inspiración, es confianza en el ser humano, es evocación constante en hechos.

    Pero de todo corazón le digo que Usted es un excelente ejemplo de utilidad de la virtud, Martí y Fidel lo admiran desde la eternidad, salud, éxitos y bendiciones le desea esta cubana 100% a mi Presidente.

  • Vater dijo:

    Bien dicho presidente

  • LHM dijo:

    Martí estará por siempre en el corazón del pueblo cubano y los que sin alma de humanos traten de mancillarlo, jamás lo logrará.
    Gracias Presidente por tan hermoso artículo.

  • Alex dijo:

    Orgullo de que el presidente de mi pais lleve en las entrañas la sabia y las ideas del maestro, y que junto al pueblo camine como la plata en la raíces de los Andes.

  • Beatriz Hernández dijo:

    Hermosa reflexión y es cierto aún falta mucho Martí en nosotros, en nuestros hijos pero no podemos cansarnos y debemos continuar trabajando con las nuevas generaciones y ellas misma deben descubrir a Martí.
    BHS

  • kaki dijo:

    Martí debe estar en nosotros como el dios en que muchos creen. La creencia está en las ideas que nos trasmitió, las que debemos pensar y analizar en el contexto en que vivimos, pero siempre darle el uso que debe ser y no hacer como los falsos cristianos que se pasan la vida predicando y no hacen nada por el mejoramiento humano. Hay que aprender de Martí, hay que entregarse en cuerpo y alma a esta hermosa tarea de consolidar el pais, no importa que dejemos la vida en esto, luchar, seguir adelante y esto se logra solo cuando cada cual hace lo que tiene que hacer, cuando se va más allá de lo que está en nuestras narices pero sacudiendo las nuestras también. La mejor manera de decir es hacer y las reuniones son importantes, pero más importante es la educación en la base, la familia, la escuela, ver todo sobre el terreno. El país va a necesitar otros Martí, otros Che, otros Fidel. Sé que apareceran pero no los limitemos porque piensen distinto o traigan una manera distinta de hacer las cosas,. Siempre que el objetivo sea el mismo demosle paso al pensamiento.

Se han publicado 49 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Presidente de la República de Cuba desde el 10 de octubre de 2019. Fue Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros (2018-2019), Primer Vicepresidente de Cuba (2013-2018) y Ministro de Educación Superior (2009-2012). Fue Primer Secretario del Partido Comunista en Villa Clara (1994-2003) y Holguín (2003-2009). En twitter: @DiazCanelB

Vea también