Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Saint-Just explica Bolsonaro

| 17 |

El candidato ultraderechista Jair Bolsonaro durante la campaña. Foto: Nelson Almeida/ AFP.

“La tiranía es un junco que el viento pliega y que se vuelve a levantar…”
Saint-Just

Algunos analistas, sin duda bien intencionados, comentan el indetenible avance de Jair Bolsonaro en Brasil, o el resurgimiento del fascismo en Europa, culpando de todo a una cierta “izquierda”. En la materia servidor profesa que cada palo debe aguantar su vela. Pero lo cierto es que este combate no empezó ayer… las traiciones se arrastran desde hace siglos.

Hace ya casi 230 años, Louis de Saint-Just, compañero de Robespierre, refiriéndose a la actitud del “marais” (pantano o ciénaga, para referirse al centro político, a los indecisos y/o a los oportunistas) exclamaba: “Hacer una revolución a medias es cavar su propia tumba”.

Es poco probable que enseñen eso en las escuelas de ciencias políticas: durante siglos la ciénaga, los monárquicos, la derecha y ese progresismo vergonzante y corrupto llamado “girondinos” reciclado más tarde como centro, han vomitado toneladas de mentiras e insultos sobre la memoria de Robespierre y sus compañeros.

De esa manera los verdaderos culpables del Terror pasaron piola, incluyendo a los muy terroristas Tallien y Fouché que se pasaron al campo de los “moderados” como un Tironi o un Correa cualquiera.

E hicieron olvidar que el 9 Thermidor, fecha que marcó la caída de los revolucionarios, se saldó por centenas de asesinatos políticos, incluyendo los de Robespierre, Saint-Just, Couthon, Goubon, Fleuriot-Lescot, Hanriot y 15 otros representantes de los sans-culotte, guillotinados al mismo tiempo.

Robespierre había recibido un tiro en la mandíbula (disparado por el gendarme Charles-André Merde, eso no se inventa), a Couthon le habían roto el cráneo, Hanriot recibió un bayonetazo que le arrancó un ojo. Una carreta que transportó al grupo llevaba el cadáver de Philippe-François-Joseph Le Bas: ¡guillotinaron a un muerto! En el camino pararon delante de la casa en que vivía Robespierre para embadurnar los muros con sangre. Los métodos de la progresía son dulces y amables.

Poco después abolieron el sufragio universal y reimpusieron el esclavismo. Los negociantes y mercaderes en el poder durante el Directorio y el Consulado, sin olvidar a los banqueros que financiaron el golpe de Estado de Napoléon, rentabilizaron rápidamente su inversión.

Saint-Just, uno de los más decididos defensores de la verdadera Revolución Francesa, la de 1792, había sentido venir la traición de los terroristas. En un discurso, denunció el complot: “La revolución está congelada, todos los principios están debilitados, solo quedan gorros rojos portados por la intriga. El ejercicio del terror hastió el crimen, como los licores fuertes hastían el paladar…”

El mismo Saint-Just, al frente de las tropas republicanas que combatían la invasión de la Europa monárquica, se ilustró en una anécdota cuya memoria llegó hasta nosotros. Con dos ejércitos frente a frente, un oficial monárquico se acercó a las tropas de los sans-culotte, una bandera blanca en la mano. Le dejaron acercarse, y entonces el oficial pidió hablar con Saint-Just. “Le traigo un mensaje de mi general”, le dijo, al tiempo que le tendía una carta.

La respuesta de Saint-Just no se hizo esperar: devolviéndole la carta sin abrirla ni leerla, le dijo: “Dígale a su general que la República solo recibe de sus enemigos, y les devuelve… ¡plomo!”

El fenómeno de Jair Bolsonaro en Brasil, explicado con la referencia al revolucionario francés Louis de Saint-Just. Foto: AFP/ Cubadebate.

Saint-Just, como Robespierre, creía en la virtud. Por algo a Robespierre lo apodaron el Incorruptible. La virtud estaba encarnada en la República, en la Declaración de los Derechos del Hombre, en el fin de la esclavitud y la eliminación de las castas, en el sufragio universal. A quienes se quejaban de las medidas revolucionarias Saint-Just les respondía:

“Lo que constituye la República es la destrucción total de lo que se opone a ella. Se quejan de las medidas revolucionarias. Pero somos moderados en comparación de todos los otros gobiernos”.

Era una época en la que la Inquisición española asesinaba heréticos y “brujas” por miles. Los tribunales ingleses hacían degollar, o ahorcar, por el delito de ser pobre. En Bélgica, el barón Blasius Columban Freiherr von Bender asaba a los niños miserables. En Alemania enterraban vivo al pueblo encerrado en las prisiones. Por eso Saint-Just se preguntaba: “¿Hablan de clemencia los reyes de Europa?”

Rechazando la violencia –Robespierre había propuesto abolir la pena de muerte en la Asamblea Constituyente, y los progresistas se opusieron… – Saint-Just afirmaba: “…como el interés humano es invencible, no es por medio de la espada que se funda la libertad de un pueblo.”

El mismo Saint-Just, en un alarde de modernidad que sorprende aun hoy, decretó: “La felicidad es una idea nueva en Europa”.

A quienes criticaron el juicio a Louis XVI, que complotaba con los enemigos de la República, corrompía a sus altos funcionarios con el dinero que la propia República le daba, e informaba a las tropas extranjeras de los movimientos de las fuerzas republicanas, Saint-Just les espetó:

“Cuando el pueblo era oprimido, sus defensores estaban proscritos: Oh, vosotros que defendéis al que todo un pueblo acusa, no os quejéis de esta injusticia. Los reyes perseguían en las tinieblas; nosotros juzgamos los reyes a la cara del universo”.

El intento de Saint-Just, Robespierre y sus compañeros de tomar el cielo por asalto generó odio y revanchismo hasta nuestros días. El odio y el revanchismo del riquerío, de los poderosos, de los amos contra la Humanidad toda, horrorizados ante la simple posibilidad de la democracia.

Bolsonaro no es sino la fachada mediática: detrás se ocultan los poderes financieros.

En este combate, desertado por eminentes “progresistas” como Fernando Henrique Cardoso, social-demócrata típico, yunta de Ricardo Lagos y Felipe González, no hay que olvidar el consejo de Saint-Just:

“Hacer una revolución a medias es cavar su propia tumba”.

(Tomado de Politika)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • artemiseño dijo:

    Muy aleccionador!

  • Jesus S dijo:

    Magnifico articulo. Cuando lees un libro de historia sobre la Revolucion Francesa, solo hablan del terror jacobino y la guillotina.No mencionan , o lo hacen de pasada, el terror termidoriano. Me recuerda CUBA,1959.Alzaban sus voces contra los fusilamientos de criminales batistianos , pero nunca condenaron los asesinatos de 20000 cubanos , durante el batistato

  • sachiel dijo:

    Excelente articulo de Luis Casado. Despues de prometer villas y castillas y ganar, los ultra comienzan a pasar cuenta: a los que estuvieron en contra y a los que hay que quitar del camino por estorbar en los negocios… pensemos que la masa popular es todavia sabia y decidirá bien quien le conviene.

    • Alexis dijo:

      Sachiel:
      No tengas duda de eso, la masa popular es sabia y equivocarse también es su derecho

  • CAVAFY dijo:

    excelente …existe un paralelismo que explica este escenario regional y mundial. Gracias

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Un artículo capaz de tumbarlo a uno de espaldas. Hay que creer que la posverdad existe y es poderosa.

    Por cierto, me pareció que hay un pasaje donde acusan a un tal Correa de convertirse en moderado, de haberse pasado al “marais”. ¿Hablamos del mismo Correa?

    Y el apellido de ese gendarme que dicen que le dió el tiro en la cara a Robespierre. ¿Cómo pudo sobrevivir esa familia con ese apellido?

    ¿Y qué cosa es la “progresía”?

    • Lucifer dijo:

      Carlos;
      “Progresía” quiere decir conjunto de progresistas

      Saludos de Lucifer

    • Lucifer dijo:

      Carlos;

      “Progresía” quiere decir conjunto de progresistas

      Saludos de Lucifer

      • Carlos Gutiérrez dijo:

        !Ah¡… !Qué bueno, camarada Lucifer¡ Muchas gracias por la aclaración. Es que esa palabra no aparece en el diccionario de la RAE, ¿Sabes? Fallo de los academiquitos esos no incluir una palabra tan importante y tan usada.
        Saludos.

  • el chato dijo:

    excelente articulo, infelizmente Brasil es um pais donde la llamada izquierda es uma izquierda muy light, 13 anos de PT y la salud continua siendo um desastre, el famoso SUS O SISTEMA UNICO DE SALUD, tiene uma lista de espera de um ano para uma ressonância magnética. El sistema educativo va passando alumnos de grado com retraso mental. Conozco muchisimas personas honestas, trabajadoras, decentes q votaran a Bolsonaro sin enteder lo q el próprio Bolsonaro dijo: no es uma cuestion politica, es uma cuestion ideológica. No se dan cuenta el peligro a la democracia que estaran votando. No estare NUNCA d acuerdo com Bolsonaro pero la izquierda light de Brasil tiene para de responsabilidade em lo que vendra

  • Pioneer dijo:

    Increible que se juegue con la historia para descargar odio, para mi está claro odio es odio venga de donde venga y el que llama al diablo casi siempre es el que lo ve llegar , siempre al leer artículos como este recuerdo una frase de Marx que comparaba el futuro esperado por el para la burguesía con la salida del pus de sus forúnculos

  • Luis dijo:

    Entonces, si la revolucion brasileña se hace a medias, la culpa sigue siendo de cierta “izquierda”, no?

  • Vivito dijo:

    Yo sin ser Saint just lo explico mejor
    La izquierda no resolvió lo que el pueblo esperaba , a eso súmele casos de corrupccion y malversación
    Ahora toca un voto de castigo como ha ocurrido ya en algunos de ALy como le va a ocurrir el 6 de nov a los republicanos

  • Pastor dijo:

    Exelente artículo. Por el bien de Brasil y de AL ojalá la política lógica y los axiomas no se cumplan y a pesar de los pesares el pueblo sufrido brasileño sea sabio en su fuero interno y vote por el PT.

  • Leopoldo Letelier dijo:

    Excelente artículo, especialmente que contextualiza el rol de personajes actuales com Tironi.
    El artículo seguramente se refiere a Correa de Chile que corrió para sacar a pinochet en su condición de detenido en Inglaterra por la demanda de Joan Garcés.

  • Ricardo dijo:

    Tan pronto como el pueblo percibe revoluciones a medias o se decepciona de lo que se está haciendo, entonces emite voto de castigo para los responsables. Eso es lo que he aprendido en las llamadas democracias latinoamericanas que me rodean. Manipulaciones más, manipulaciones menos, cuando los pueblos quieren eligen a políticos que prometen que los van a mejorar frente al cansancio de elegir a apolíticos que les van a robar. Si comprueban que esto no es así, entonces cambian, y cualquier político algo desligado de los de siempre y con buen discurso e identificación con las críticas de lo tradicional, tiene buenos chances, y ahí vemos a Trump (al que van a reelegir), Duque en Colombia, Bolsonaro en Brasil y vendrán más, hasta el próximo desengaño y nuevo cambio en las votaciones….

    • Sergio dijo:

      Esa es la DEMOCRACIA, lo retratado usted perfectamente.

      Saludos,

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también