Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Dinamismo, empatía e innovación: Desafíos de los CDR contados a ritmo de juventud

| 23 |

Karla tiene una responsabilidad poco común para alguien tan joven: coordina los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) de su zona. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate.

Karla Santana es una muchacha normal. Un breve vistazo a su perfil en Facebook lo confirma: en él aparecen varias fotos con su novio y sus amigos, flashazos de sus principales intereses y dos o tres publicaciones que la muestran como una cubana orgullosa.

Tiene 19 años y cursa primer año de Derecho. Antes estudió los primeros semestres de Historia pero decidió cambiar de carrera hacia una que tuviera un perfil profesional más práctico. Se define a sí misma como espontánea, comunicativa y testaruda. Le encantan el teatro, los libros y la buena conversación. Lectora empedernida de Hemingway y García Márquez, afirma entre sonrisas que su película favorita es El Lado Oscuro del Corazón.

Nadie que lea estas líneas dudaría que Karla es una muchacha como cualquier otra. Sin embargo, alterna los intereses habituales de la juventud y sus estudios universitarios con una responsabilidad poco común para alguien tan joven: desde hace unos meses coordina los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) de su zona y entre tantas ocupaciones, apenas le queda tiempo libre.

¿Por qué trabajar con los CDR? ¿Cómo llegas a esta organización siendo tan joven?

Desde pequeña he estado vinculada con las organizaciones estudiantiles. Ya en la primaria, en la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), me desempeñé como jefa de colectivo de la escuela y luego en la secundaria tuve una responsabilidad similar. Una vez en el preuniversitario me relacioné con la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) a nivel municipal en La Lisa y llegué a ser presidenta de esta organización en La Habana. En la universidad estuve el primer año como vicepresidenta de la facultad de Historia, pero decidí cambiarme para Derecho donde estoy empezando otra vez.

Probablemente todas estas responsabilidades influyeron. En mi barrio, hace unos meses, se hizo una actividad muy bonita para despedir a la antigua coordinadora de la zona Balcón Arimao a la que pertenezco. En ese espacio también se hicieron propuestas para sustituirla y algunos vecinos de mi edificio me propusieron, tal vez porque conocían mi historia en la FEEM y la FEU. Fue muy espontáneo, yo no lo esperaba. Tenía un conocimiento muy básico de los procesos de dirección en esta organización y apenas sabía cuál era el trabajo del coordinador; pero me sentí con la responsabilidad de asumir, sobre todo por la falta de dinamismo juvenil que tienen hoy los CDR en la base.

¿En qué consiste tu responsabilidad? ¿Cuáles han sido los principales logros y retos en estos meses de trabajo?

Como coordinadora de mi zona organizo el trabajo de los once CDR que la integran, relaciono a los presidentes y de modo más indirecto organizo las diferentes actividades en los barrios. Durante los casi siete meses que llevo he enfrentado varios retos, como en toda tarea que se empieza. Entre los más importantes ha estado lograr un contacto sostenido y productivo con los vecinos: no es fácil porque hay variedad de personalidades, caracteres y conseguir la movilización para determinadas acciones se vuelve complicado. Ahora, después de un par de experiencias, la gente pregunta más espontáneamente, pero al principio fue muy difícil.

Por supuesto, tengo mejores experiencias en algunos CDR que en otros, sobre todo debido a la inestabilidad de los dirigentes en la base. Además es muy difícil llegar a todas las organizaciones de base en tan poco tiempo, pero la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) funciona muy bien y me han apoyado mucho.

Hemos logrado pequeñas victorias y actividades. Una fue en el Círculo Infantil: llevamos estudiantes de la universidad y del barrio para tener un intercambio con los niños y contar cuentos, realizar manifestaciones teatrales, pintar caritas y otras acciones de educación y recreación. También el pasado Día de las Madres organizamos todo un movimiento que para mí fue muy lindo porque comenzó con un programa organizado de manifestaciones artísticas y luego las personas comenzaron a querer hacer poesía y cantar sin tener que recurrir al guión planificado. Además, convocamos a varios trabajos voluntarios para el embellecimiento del barrio, torneos de dominó y todo el proceso de discusión de la Reforma Constitucional.

En medio de todo esto, me van quedando algunas anécdotas simpáticas. Por ejemplo, para la actividad del día de las madres trabajamos mucho: organizamos una pequeña feria del libro para los niños, hicimos diplomas para las madres y otros aseguramientos similares que hicieron la organización muy trabajosa. Cuando ya tenía el programa listo fuimos a algunas casas para entregar un plegable con la descripción de la iniciativa. Uno de los vecinos que convocamos me pregunto que qué había que llevar, que si no estaba ahí para recoger dinero o comida y cuando le respondí que no se preocupara, que todo estaba garantizado, se sorprendió muchísimo.

En una organización donde la mayor parte de los dirigentes no son tan jóvenes, ¿cómo te ven los vecinos y compañeros en las distintas actividades? ¿Es un desafío la edad?

En realidad no hay mucha gente tan joven dentro de la dirección de los CDR. En mi zona, por ejemplo, no coincido con ningún contemporáneo, los más jóvenes tienen alrededor de 35 años y eso hace que mi caso no sea habitual. Por ello, cuando empecé, algunos lo veían con entusiasmo ya que los CDR necesitan vitalidad juvenil, pero otros reaccionaron con recelo por la falta de experiencia. Los de la tercera edad, sobre todo al principio, me veían con preocupación pero poco a poco van sintiéndose mejor por los resultados que hemos tenido. El trabajo ha inspirado confianza.

En las reuniones, con los otros coordinadores, también fue muy complejo porque cuando intentaba dar opiniones o proponer iniciativas lo tomaban como imposiciones. Recuerdo aquella primera reunión en la que me presentaron: había que ver las caras de los que estaban allí al ver mi edad, incluso algunos manifestaron que ya estaban poniendo a cualquiera. Luego el ambiente se fue relajando y después de unos meses ha mejorado muchísimo.

Tienes una vida activa en la FEU y las ocupaciones normales de una joven universitaria, ¿cómo logras combinarlo todo con el trabajo en los CDR?

Ahora mismo estoy trabajando en la Comisión de Cultura de la Facultad y estoy en las primeras semanas de clases, por lo que combinarlo todo ha sido complicadísimo. Parece incierto pero lo es. Por poner un ejemplo, el día 28 de septiembre queremos hacer una fiesta en la facultad, pero tengo las actividades del barrio y te confieso que estoy un poco aturdida porque aún no se cómo voy a dividirme para organizarlo todo.

Por tanto, si te dijera que tengo un plan sería incierto. Creo que la organización va surgiendo con la dinámica del día, aunque sí planifico algunas cosas. Generalmente estudio en las noches y hasta las madrugadas, voy a la facultad en la tarde y de los CDR me ocupo siempre que estoy en la casa, en las mañanas, los fines de semana y así voy tratando de organizarme día a día.

En tiempos donde algunos aseguran que la juventud tiende a la apatía, ¿cómo es tu relación con amigos de la universidad al hablar de estos temas?

Mis amigos y compañeros de la universidad suelen verme como un ser bastante extraño, como si fuera un extraterrestre. Sobre todo porque identifican a los CDR con la tercera edad y no entienden cómo puedo hacer tantas cosas a la vez. Hablar de estos temas con ellos se vuelve un poco complicado porque lo sienten tedioso, aunque yo les explico e intento que se acerquen al tema. Pero ellos lo ven muy extraño, me dicen que los estudios son la prioridad.

No estoy segura de cuáles son todas las razones pero hay una tendencia entre nosotros, los más jóvenes, de alejarnos de la política y de las responsabilidades de dirección, aunque también hay una parte significativa que entiende que le toca asumir. En el caso particular de los CDR está faltando crear formas distintas de hacer que motiven a la gente: nos falta dinamismo. Hay que hacer cosas diferentes que se parezcan más a los jóvenes de hoy.

“En los CDR está faltando crear formas distintas de hacer que motiven a la gente: nos falta dinamismo”, señala convencida Karla. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate.

A las puertas del Noveno Congreso de los CDR, ¿cuáles son los principales logros, potencialidades y desafíos de esta organización desde tu posición como joven protagonista?

Como organización hemos alcanzado varios logros; uno de los principales desde mi punto de vista es que hay bastantes jóvenes delegados al Congreso Nacional. Eso hay que saberlo explotar para como ahora seguir siendo una organización de vanguardia. Porque tenemos muchas potencialidades. En mi zona, por ejemplo, existen centros escolares, casas de cultura, profesionales, amas de casa, obreros y organismos a nivel zonal interesados en hacer actividades, crear alianzas; pero hay que aprender a explotar esas oportunidades.

Por lo tanto, tenemos muchos desafíos. Uno de ellos tiene que ver con los antecedentes de fundación de los CDR. Esta organización nació como el nexo fundamental de la Revolución con los barrios y para mantener este vínculo, esta responsabilidad, necesita hacer actividades más parecidas a estos tiempos.

Además, existe una apatía relativamente generalizada por múltiples causas, entre ellas el mal funcionamiento de algunos de los que dirigen en la base y las limitaciones que uno enfrenta allí. Yo llegué con muchas ganas de hacer, pero es complicado movilizar a los vecinos para determinadas tareas. Estoy convencida de que uno de los retos principales es lograr atraer a la gente. En mi caso particular  me propuse hacer actividades que fueran distintas a las que había visto en el barrio y eso hizo que, poco a poco, los vecinos me llamaran para organizar otras.

Por otro parte, la comunicación con los organismos del municipio es de las principales dificultades. En una de las esquinas del barrio tenemos un vertedero que afecta a la comunidad y ha sido muy difícil resolver el asunto. Lo mismo ha pasado para conseguir que pongan luces en los postes y otras necesidades similares. Una se da cuenta ahí que a veces no es una cuestión de falta de interés del coordinador o el presidente, sino que se enfrentan a trabas como la burocracia.

Algunos dirían que los CDR son una organización trascendida en los nuevos tiempos, ¿qué crees de esa afirmación? ¿Defiendes su necesidad?

Sigo creyendo que los CDR tienen una función esencial en el barrio: son la forma de hacer revolución en la calle y de establecer nexos con la comunidad, con el pueblo. Si de verdad se aprovechara como se debe, sería un logro permanente. Si asumí una responsabilidad en ellos es porque todavía creo que seguirá siendo una organización importante para el país. Los CDR y la Federación son las organizaciones que más tocan al cubano, pero es esencial atraer a la comunidad.

Me quedo con las cosas bonitas, esas que me hacen seguir. El día de la actividad de las madres terminó con la canción Cuba que linda es Cuba, algo completamente fuera de guiones. Me encantó ver como los vecinos sonreían y disfrutaban compartiendo en comunidad. Esa satisfacción me hace seguir y sentir esperanzas de que los CDR puedan revitalizarse.

Aseguras que los CDR necesitan actualizarse y revitalizarse, ¿cuáles podrían ser algunas prioridades en ese empeño?

A partir de lo que he ido aprendiendo en estos meses creo que una primera prioridad es ser empático con el vecino, que este se sienta identificado con el coordinador o con el presidente, que cuente con él.  Aunque este no pueda resolver todos los problemas, los vecinos tienen que saberlo ahí. Luego hay una necesidad de preparación personal. Yo tuve que demostrar que podía hacer cosas y para eso estuve obligada a aprender de las dinámicas de la organización. Finalmente es necesario que la persona que dirija los CDR lo asuma como un trabajo constante: es el barrio, la vida cotidiana de los ciudadanos y debe mantenerse al tanto de ellos.

En ese sentido, una clave es que en los CDR no les llamemos dirigentes sino coordinadores, pues esas son las personas que tienen que organizar las fuerzas y para ello lidiar con las distintas personalidades, saber cómo conversar con cada cual.

Todo esto supone que hay temas claves a discutir en el Congreso: la participación ciudadana en las actividades de los CDR, cómo hacer que el representante sea más cercano a los vecinos, cómo lograr que los organismos logren unirse para determinadas acciones y la búsqueda constante de nuevos espacios y formas de hacer las cosas.

El país vive un momento de debates fundamental a partir de las discusiones en torno a la Reforma Constitucional, ¿qué papel están jugando los CDR en este proceso?

Una de las principales experiencias que he tenido como coordinadora ha sido el proceso de debate del proyecto de Constitución en mi zona, sobre todo porque me llama la atención la cantidad de vecinos que asisten a los debates en comparación con otras reuniones. Además, todos llegan con su folleto leído y marcado y con un papel en el que traen las propuestas para cada uno de los artículos. Esto nos dice que hay un interés de los vecinos por estudiarse en su casa este proyecto, plantearse formas de transformación e involucrarse en la discusión.

He tenido varias experiencias muy simpáticas con los abuelitos y abuelitas de la tercera edad porque hay algunos artículos que les han chocado más que otros. Uno de ellos es el referido al matrimonio entre personas sin distinción de sexo: algunos no lo entienden y ha sido complicado explicarles cómo van cambiando los tiempos y que esa apertura es necesaria hoy. También se han abordado temas como la protección animal y la eutanasia que no se tocan en el proyecto.

Para mí todo esto confirma que el país se está involucrando activamente. La participación con ánimo, esperanza y preocupación demuestra que –como dijo el Comandante en la Historia me Absolverá- el pueblo cubano no es solo ese agregado de personas que conviven en una colectividad estable en determinada comunidad política, sino que es un pueblo que participa y está interesado en formar parte de las transformaciones que vive el país y no se distancian de los principios de la Revolución.

¿Cuáles son las preocupaciones y las certezas de Karla en la Cuba del 2018?

Mi principal preocupación está relacionada con el distanciamiento de los más jóvenes con la historia de nuestro país, con lo que más no identifica, con lo que ha sido Cuba y con lo que tiene que seguir siendo. Creo que parte de la apertura en las conexiones y la informatización que vive el país. Aunque es importantísima para los jóvenes y en sentido general, ha influido también en cierta cultura del consumismo y ha alejado al más joven de ese compromiso que debe tener como nueva generación. Si bien creo que hay una parte importante de la juventud que está comprometida con el país, con su futuro; me preocupa el enajenamiento, el desconocimiento de los más jóvenes.

Las certezas las tengo claras: hay una vanguardia que seguirá siendo ese baluarte más importante de la Revolución, una juventud de Cuba atemperada a los nuevos tiempos pero consciente de sus compromisos históricos. Esa es no solo mi certeza, sino también mi tranquilidad.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    Excelente la enrevista. Voy a colaboprar con algunos comentarios. Espero me los pub todos. PRIMER COMENTARIO:
    Saludos a los Delegados e invitados del noveno conclave cederista y a sus direcciones nacionales, provincial, municipales y de zonas, deseamos éxitos En los temas que se aborden y se acuerden para para bien de nuestra sociedad.
    Comento que como traje a la medida, los CDR de estos tiempos, deben aplicar consecuentemente otros métodos, otros estilos, otra forma de comunicación. El CDR 2 de la Zona 37 Circunscripción 129, Consejo Popular Centro Norte de Holguín, (donde resido) está demostrando las grandes posibilidades que se abren, si se sabe convocar; si se le habla a la gente con un lenguaje que llegue al oído agradable, fresco, con otra concepción en el trabajo, que va más allá de los discursos cansones que les roba el tiempo a las familias, los enunciados, o las imposiciones. Aquí tenemos una especie de laboratorio, donde vamos demostrando la valía de los CDR, como organización barrial, a diferencias de criterios que han expuesto otros foristas.
    Teniendo como centro convertirse en catalizador de todas las cosas buenas que las familias, –si se dirigen bien–, puedan aportar, –dentro de la diversidad–, para su barrio, su zona en función, de la limpieza, de la batalla contra los roedores que trasmiten enfermedades, crear un marco de cultura, de respeto entre vecinos; que la gente se quiera mutuamente, y que se atiendan las cosas particulares de cada lugar, que nadie se meta en la vida privada de nadie; que nadie critique porque algún integrante vea las cosas de otra forma; ese será el inteligente accionar que debemos aplicar al momento histórico que estamos viviendo. Dentro de los grandes interés sociales y políticos, que tenemos que defender y proteger, que se respete el derecho de pensamiento como algo inalienable’
    Veo muchos criterios que no son saludables. Criterios que hay que respetar. Pero vale la pena que libremos batalla, por revertir esa forma de ver las cosas, Desmontar, cancelar, los CDR, como alguno han dicho, es como quitarle cimentación, fortaleza d carga, al edificio de la Revolución. Me obligo, como un fundador, y estudioso de la historia de los CDR, a continuar con otros comentarios. Espero me los publiquen todos.

  • daydier dijo:

    sin perder el sentido inicial de la vigilancia revolucionaria ante la indisciplina social, la delincuencia y la contrarevolucion, el CDR tiene que vincularse mas en la familia, en el barrio, no solo para estar “curioseando” sobre lo que cada cual hace con su vida, sino apoyar en labores sociales, ser defensora de irregularidades que se cometan por organismos estatales digase comunales que no recoge la basura de la cuadra, aguas albañales botadas que nadie arregla, baches en la calle que a nadie le preocupa, entre otras, tener todo el derecho y permiso para en la cuadra decir lo que se hace y no, estar en sintonia con los problemas de la familia, atender y ayudar a jovenes desvinculados, crear espacios para que los niños y adolescentes puedan disfrutar en su tiempo de ocio con tranquilidad, motivar a cada vecino a sentirse parte del colecitvo, respetando la privacidad del hogar de cada cual, pero ayudandose mutuamente como si la cuadra fuera un minipueblo donde todos son familia…asi se ve mas al CDR, no solo reuniones y colecta de dinero para la caldosa, ni informar quie vende esto o zquello, o quien mejoro de un dia para otro su nivel de vida….

  • Elpidio dijo:

    Felicidades Karla, los CDR y Cuba necesita jóvenes como tú, que piensen en su País, en su barrio y cómo participar para que todo mejore. A pesar de que los tiempos son otros, el País necesita de los CDR, por lo que estamos esperanzados que después de este Congreso renazcan. Es mucho lo que hay que hacer en las cuadras para ayudar a la Revolución, hacer guardia para que disminuya la delincuencia, limpiar las áreas verdes y toda la cuadra para sentirnos mejor con más higiene, darle orientaciones a cada familia de aspectos importantes que tengan que ver con la salud, con la higiene, con la defensa, etc., leer colectivamente artículos educativos, realizar actividades recreativas, deportivas etc.,. Discutir problemas que nos afecten a todos para buscar una solución colectiva, etc., etc. Lo que no cabe en el trabajo de los CDR es el burocratismo y “el informecionismo” (resolverlo todo con informes), por eso es que te felicito, ojalá muchos jóvenes sigan tu ejemplo y hagan renacer a los CDR ¡Felicidades Karla!

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    TERCER COMENTARIO
    Para que estos no sean Teques. Errores que come tenemos. Que hay que desterrarlo en los métodos y estilo de trabajo. Y para hacer realidad la frase celebre de Raúl, que siempre se puede. O QUE SI SE PUEDE; temprano el CDR 2 Zona 37 Circunscripct129, CP Centro Norte, de Holguín, comenzó a pensar, a diseñar, a trabajar, en la forma que íbamos a desarrollar la actividad del 27 esperando el aniversario 58 de la Organización. Una brevísima reunión con los vecinos, fue el detonador para comenzar a cumplir lo que acordamos. Partimos del principio de lograr Un Comité donde estén ocupadas todos los espacios, y todas las gentes en función de algo tradicional que no debemos renunciar. Pensamos que cuando decimos familias, y no cederista, le da más responsabilidad a cualquiera tarea. No olvidemos que los CDR son la organización de la familia cubana. El CDR es el micro comité central del PCC, Micro Consejo de Estado, Micro Consejo de Ministro
    En consecuencia, con la actividad del 27 superando el 28, y partiendo con total claridad que las comunicaciones son indispensables para que se logren las convocatorias, Se les entrego a las 36 familias, sin quitarle ni punto ni coma el siguiente, el siguiente mensaje:

    Holguín, 25 de septiembre del 2018
    A mis vecinos del CDR 2.
    Como ya es conocido por ustedes, el próximo jueves 27 de este mes de septiembre, a las 8 de la noche, –y en un breve tiempo–, volveremos a encontrarnos, todas las familias de este CDR, –en el lugar de siempre–, para desarrollar una actividad, político – social en saludo al 58 aniversario de la organización, con la presencia del organismo superior.
    Como ya lo conocen prepararemos una mesa cubana, con la colaboración de todos; aportando cada familia, un platillo de alimentos, dentro de las posibilidades que tenga cada una. Si por alguna razón alguna familia no puede colaborar, eso no lo exime de participar y disfrutar de la actividad.
    INDICACIONES
     A las 7.45 pm, llevar su aporte para la mesa cubana, la que será recibida para su organización y posterior distribución, por parte de la compañera Milagro y otras mujeres que ella seleccionará.
     La actividad comenzara a las 8 de la noche; y para disfrutar de lo que se exponga en la mesa, cada vecino debe traer un platillo y cucharita.
     A las 8 pm Ramón Hidalgo, el Presidente desarrollará un breve informe con los resultados del proyecto, destacando lo que hemos logrado y aquellos que con más intensidad han participado.
     Luego Ventura Carballido dará a conocer el más destacado Cederista en el año 2018; el que recibirá estímulo material y moral, a nombre de todas las familias.
     Arnoldito logrará imágenes de la actividad para el expediente del proyecto y para publicar en los medios y redes sociales.
     Ese día jueves 27, no se sacarán los deshechos solidos (Basura) y cada familia se preocupará que su frente este limpio; impecablemente. Nuestra única insatisfacción el pobre apoyo de los representantes de la casa en construcción
     Queremos que nadie se quede en casa y todos asistan. Eso es lo más importante
    Confió en todos. Aprovecho para desearle lo mejor, sobre todo mucha salud, extensivo a todas las familias.

    Fraternalmente Ramón Hidalgo Bauza Presidente

    De esta forma este CDR se comunica con sus Familias. El que tenga dudas de esto, que se llegue esta noche por aquí para que vea que, SI SE PUEDE, y que los Comités de Defensa de la Revolución son una organización vital, imprescindible, estratégica de la Revolución.

    (CONTINUO CON OTROS COMENTARIOS) confío que serán Publicados

  • Armando Enrique dijo:

    Le deseo a Karla muchos éxitos , que logre trasladar ese ánimo y fuerza juvenil a su generación. Que le haga frente a la crítica con resultados, que estudie la historia de esta organización que fue grande y que no olvide que todos los hombres no son iguales, que la consciencia del hombre es diferente en cada individuo y tendrá que enfrentar muchos retos. Deseo no pierda las esperanza de ver surgir figuras jóvenes en la batalla económica política y social de nuestro país, y que no tema en decir siempre la verdad predicando con el ejemplo. Reconoce que falta dinamismo y es normal pues ha fallado lo principal PREDICAR CON EL EJEMPLO. Durante los años de revolución hemos enfrentado muchos casos de corrupción, de falta de honestidad e incorrecto actuar de muchos dirigentes y eso ha atentado contra el entusiasmo de las masas que hoy ya no creen como creían antes. Los jóvenes como Karla deben asumir la gran tarea de hacer avanzar al país, pero siempre será aceptada si utiliza un solo discurso SER EJEMPLO CON EL ACTUAR.

  • Juliana Ortiz dijo:

    Los CDR ya son mas simbolicos que otra cosa. Ya no se hacen guardias , ni se recogen materias primas, y nada de plan de la calle y actividades para los ninos en las calles. Nadie quiere voluntariamente donar sangre. Muchos jovenes no saben ni que es eso!!

    Creo que en su tiempo cumplieron su funcion . Ya estan obsoletos !!!

    • jose dijo:

      totalmente de acuerdo, solo sirven aun para su funcion primegenia, o sea labores de vigilancia, aunque hay que decir tambien que en situaciones de emergencias naturales o brotes epidemiologicos son utiles

  • Sergio dijo:

    Los CDR deberían ELIMINARSE de una vez y por todas. Y todo ese PRESUPUESTO dedicarlo a otra cosa. Lo que un día fue, ya no es lo más, por lo cual creo que deberían eliminarlos.

    Es mi opinión,

    Saludos,

    • jose dijo:

      de acuerrdo tambien, se les deberia eliminar del presupuesto del estado, y quedar como una organizacion vecinal, de paso se elimina todo ese andamiaje burocratico de gente improductiva, que hay que mantenerlos con carro, gasolina, salario, agenda y portafolio y que los vecinos espontaneamente contribuyan si lo desean a crear un fondo en cada cuadra.

      • RGM dijo:

        muy de acuerdo con sus comentarios, ya el CDR si ves a alguien hacer algo es cuando se acerca esta fecha, en mi cuadra y en barrios aledaños para esta fecha es un silencio nadie hace nada, esta es una organizacion ya obsoleta

  • MACR dijo:

    Y porque? los CDR, FMC, CTC, UJC y otros han perdido protagonismo en nuestra sociedad? sigo diciendo la esencia de todos nuestro problemas es el poder adquisitivo de la población.

  • Enrique.B dijo:

    Así es como tienen que aprender a ser los jóvenes.

  • Lolopirolo dijo:

    De acuerdo con Sergio, los CDR ya no cumplen con la finalidad conque fueron creados. En su tiempo desempeñaron una importante labor combatiendo actos delictivos en los barrios y uniendo a los vecinos. Pero han pasado muchos años y lo que queda ya de los CDR es sólo un simbolismo. En mi barrio por ejemplo, sólo van a todas las actividades del CDR los mismos que están siempre pendientes a la vida de TODOS, los que están parados en las escaleras viendo quien entra, quien sale, a que hora, que llevas en la javita, están en todo, menos en sus asuntos, la verdad es que no se de donde sacan el tiempo para eso, pero es así. Entonces si uno, que no se mete en problemas, que está concentrado en sus objetivos profesionales y personales, que no molesta a nadie, si no va a las reuniones del CDR o a alguna actividad porque no tienes tiempo entonces cuando hacen averiguaciones en el barrio para alguna cuestión laboral por ejemplo, el presidente del CDR no te quiere dar el aval porque uno no va a las actividades, etc. Entonces me pregunto que si a los que siempre están “en todas”, aunque sean los chismosos y los que ponen música alta y son el centro del universo conflictivo de un barrio sí los consideren buenos ciudadanos. No estoy de acuerdo conque se siga haciendo de esta forma una averiguación, para emitir criterios están los compañeros de trabajo o vecinos, no el presidente de los CDR. En fin, esta organización ya no tiene nada de lo que una vez lo hizo un gran comité, a todo le llega su fin. Saludos

  • alexander dijo:

    Como todo lo que un día fue ya no lo esta siendo más, la apatía es altísima y no solo los CDR, muchas otras organizaciones que se comen un buen trozo del presupuesto estatal, tienen que desaparecer o reducir al mínimo posible su aparataje improductivo.

  • CubaVa dijo:

    Karla, es muy estimulante ver jóvenes como tú. Que falta haría que muchos como los de tu edad leyeran este reportaje. Decirte que esta organización tuvo una pujanza enorme hace muchos años, recuerdo que se hacían guardias de 11 pm a 2 am y un segundo turno de 2 am a 5 am ¡¡ Y LUEGO … PARA EL TRABAJO!! Esto te puede llegar a sorprender, pero la mayoría de los ciudadanos la hacían gustosos, la policía pasaba y te firmaba el libro de constancia. Los niveles de indisciplinas sociales eran muy bajos, lo solidaridad y el respeto entre vecinos se podía palpar en cada cuadra. Hoy todo ha cambiado y no precisamente para bien. Mantengan la fe y el emprendimiento. Saludos

  • San Juan dijo:

    Coincido con los que opinan que los CDR ya no cumplen el objetivo por lo que fueron creados, es mas en muchas cuadras los que lo presiden son los que tienen algun negocio ilegal y estan ahí para tapar la letra como se dice en buen cubano.

  • Jorgito dijo:

    De acuerdo con los comentarios de Juliana Ortiz y de Sergio, hoy no existe el CDR, solo destellos de él en algunos lugares como el del artículo periodístico, no se habla de CDR ni siquiera hoy 27 que era algo sagrado hace un buen tiempo, lo más triste y preocupante es que los dirigentes de la organización(a nivel nacional, los de abajo no se sabe ni quienes son) siguen hablando de ella como si nada hubiera pasado, entre un congreso y el otro no se hace nada y ahora otro congreso¿para qué?, ¿quién asume los gastos?, si los CDR se acaban no será por lo que diga la gente sino por el mal trabajo y por estar siempre tratándose de ocultar los problemas que hay al interior de la organización

  • alexiZ dijo:

    Hace falta que los CDR DE ESTOS TIEMPOS SE PARESCAN A LOS DE AYER

  • Tunero siempre dijo:

    La joven tiene muchos deseos de echar palante, pero ella sola no puede, me uno al criterio de muchos, deberían eliminar los CDR, aun cuando haya sido una idea de nuestro Fidel, no tiene que mantenerse solo por una cuestión política, pues como bien conceptualizó él mismo, CAMBIAR TODO LO QUE DEBE SER CAMBIADO, y por ello no estamos renunciando a nuestros principios, que están bien definidos. Piensen en eso. Los CDR, físicamente NO EXISTEN.

  • Cadillac dijo:

    los CDR actualmente no son como los de antes, ya cumplieron su funcion, la apatia por parte de a gente respecto a estos es mayuscula, ya la fiesta de la caldosa del dia d elos cdr es algo exotico por asi decirlo: pocos comites la hacen por no decir que ninguno…ademas la imagen que da el comite es que siempre estan velando a ver que uno hace adonde y con quien va y que lleva y cobrar el comité …

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Salvo raras excepciones, el CDR ha quedado como algo totalmente formal, para cobrar la cotización y hacer verificaciones, que son tan confiables como lo sea la moral del que las brinda, debido a que es cierto que en muchos lugares nadie quiere asumir responsabilidades y el CDR ha sido tomado por personas que lo que buscan es tapar sus actividades de dudosa licitud.

    Nada que ver con los CDR de hace treintaipico o 40 años, cuando yo fui presidente del de mi cuadra. Incluso, durante lo más duro del período especial, los comités funcionaban mucho mejor que ahora.

    Anoche mismo, vísperas del 28 de septiembre, no se notaban los preparativos habituales como el chapeo, la limpieza, el adorno y la lechada en los contenes. En mi barrio (Párraga) sólo ví dos o tres hogueras para hacer caldosa y la única música que se escuchó fue el mismo reguetón de siempre, al mismo insoportable volumen de siempre, en la misma esquina y con la misma gente bebiendo ron en pomitos plásticos, sólo que el escándalo duró hasta un poco más tarde.

  • lejo dijo:

    Felicidades Karla, por lo que haces y tu juventud, cuando te pasen 35 años mas por encima de seguro pensaras de otra manera, por que YO fui a los 17 años coordinador de CDR de una gran reparto poblacional lo disfrute mucho, los logros, entusianmo, deseos de embellecer y salir a delante eran insuperables para todosssssssssss.
    Hoy dia siento los CDR han perdido todo el protagonismo, me danta rabia ver en la telev, ese gasto de dinero que sale de nuestro trabajo en algo que no funsiona mas tener que ver esos discursos que quien los da esta mas lejos de la realidad y lo sabe pero nada tenemos q seguir alimentando el mal del engaño, cuando se vio en los años 80 a cuadros de los CDR tocando puertas para cobrar JAMAS,,,, pues en mi ciudad Cienfuegos si lo he visto en estos tiempos.
    Los CDR si no retoman su acccionar, deben de eliminarlos me gustaria saber cuando dinero anual dedica el estado a esta organizacion que dejo claro si cumpliera su objetivo vale la pena pero no es asi.
    La juventud cuando le dices trabajo volunt, o algo relacionado al CDR en su gran mayoria no participa ni les interesa, pocos son como Karla que no la conosco pero es lo que publican.
    Parte de toda la suciedad de las ciudades, los CDR contatian muchisimo en eso pero miremos como estamos hoy ejemplos claros la HABANA en la telev, y me alegro q haga transparencia en eso,
    gracias y solo llamo a la reflexion porque con todo lo q expongo y mi punto de ver las cosas, sigo en mi cuadra tratando de ser mejor vecino, colaborando con la limpieza de la calle cosa que no hace comunales que se ha planteado varias veces tambien.

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ania Terrero

Ania Terrero

Periodista de Cubadebate. Graduada en 2018 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
En Twitter @AniaTerrero

Ismael Francisco

Ismael Francisco

Fotorreportero de Cubadebate. Ha trabajado en Granma, Prensa Latina y la AIN. Ha realizado la cobertura gráfica de importantes acontecimientos políticos, deportivos y sociales en Cuba y otras partes el mundo. Posee varios premios y reconocimientos periodísticos.

Vea también