Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

El adolescente Carlos Marx

Por: Dr. Edgardo Romero Fernández
| 21

Este año se cumple el bicentenario de Carlos Marx, quien nació el 5 de mayo de 1818.

La formación de Carlos Marx como intelectual revolucionario responde a muchas condicionantes, que posteriormente serían explicadas por el genio alemán como “concepción materialista de la historia”, por ello aplicando la propia metodología marxista, me esforzaré en ilustrar el ámbito que incide en la formación temprana de nuestro personaje.

Entre 1830 y 1835 Carlos Enrique Marx se formó en el gimnasio de Trier, pequeña ciudad de la provincia renana de Prusia. Pudo obtener estos estudios, pues provenía de una familia de clase media, que además estaba vinculada a los estamentos jurídico — políticos de la sociedad, ya que su padre era abogado y ejercía como consejero jurídico.

Los profesores preferidos de Marx en el Gimnasio eran Wyttenbach, un profesor de historia y filosofía, y Shtaininger, de las asignaturas física y matemática. Los puntos de vista progresistas de ambos, respecto a la vida y la ciencia sedujeron al adolescente Carlos Enrique.

Las circunstancias históricas que se vivían en esos años en la Europa Occidental, hicieron que Marx cuestionara y preguntara a sus profesores sobre sucesos revolucionarios acaecidos en su época de adolescencia y entrara en conocimiento de importantes hechos revolucionarios tales como: la Revolución de Julio en Francia en 1830; la revolución de septiembre en Bélgica en ese propio año; las insurrecciones obreras en Polonia entre 1830 y 1831 y las muy conocidas insurrecciones de tejedores de Lion en Francia entre 1831 y 1834.

Todos estos sucesos llevan a Marx tener preocupaciones sociales por la situación en que viven los trabajadores y a comenzar a entender las injustas situaciones en las que se ejerce el poder político en un escenario muy cercano al suyo.

Por su parte en 1832 en Alemania ocurren importantes marchas populares pidiendo libertades políticas, en 1833 en Tréveris y particularmente en el gimnasio se practican registros encontrándose algunos folletos políticos alegóricos al asunto. Nada de esto se le ocupa al joven, pero evidentemente lo influenció bastante, lo cual se hace evidente al leer sus “Reflexiones de un joven ante la elección de la profesión”, a sus cortos 17 años en 1835.

Reflejaré aquí solo el final de este ensayo, que hubo de realizar Marx como parte de sus exámenes en el gimnasio de Tréveris:

“…la guía principal que debe dirigirnos en la elección de una carrera es el bienestar de la humanidad y nuestra propia perfección. No debe pensarse que estos dos intereses pudieran estar en conflicto, que uno tendría que destruir el otro; al contrario, la naturaleza de hombre está constituida de tal modo que solo puede lograr su propia perfección trabajando para la perfección, para el bien de sus semejantes.

Si uno solo trabaja para sí mismo, quizás puede volverse un famoso del aprendizaje, un gran sabio, un poeta excelente, pero nunca puede ser perfecto, verdaderamente grande.

La historia llama a esos hombres los más grandes, los que se han ennoblecido trabajando por el bien común; la experiencia aclama como el más feliz a quien ha hecho al más grande número de las personas felices; la religión misma nos enseña que el ideal de vida por quienes todos se esfuerzan por copiar, se sacrificó por causa de la humanidad, ¿y quién se atrevería a poner en duda tales juicios?

Si en la vida hemos escogido la posición desde la cual podemos trabajar más por la humanidad, ninguna carga nos puede doblegar, porque son sacrificios en beneficio de todos; entonces experimentaremos una pequeña, limitada, egoísta alegría, pero nuestra felicidad pertenecerá a millones, nuestros hechos se vivirán calladamente, pero por siempre por el trabajo, y sobre nuestras cenizas se verterán las ardientes lágrimas de la gente noble”.

(Tomado de Horizontes)

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Raisa dijo:

    Los rusos no quieren saber de Lenin, los alemanes menos de Marx pero el cubano sigue en lo mismo. Por favor, ahi estan las ideas martianas, dejen la teoria de marx para estudio universitario y ya, eso no funciona. Con lo indisciplinado, bullero, materialista que es el cubano ustedes hablando aqui de estas puras teorias.

    • Roberto dijo:

      El pensamiento marxista nunca ha perdido vigencia como tampoco el pensamiento martiano no hay que desechar una visión científica del mundo que ha brindado más soluciones que problemas. Marx no ha sido olvidado solo que tratan de callarlo porque en un mundo donde el pensamiento crítico está en peligro de extensión los tanques pensante siguen temiendo que la gente redescubra a Marx y cambien la visión que tienen del mundo.

      • Liborio dijo:

        Ja, ja, ja, ja, ja…. me muero de la risa Roberto…..

    • Antonio Dávila dijo:

      Raisa, su comentario es muy desafortunado. Tanto Marx como Martí son dos pensadores universales y el acierto de la Revolución Cubana es haber aplicado un marxismo con profundas raíces martianas. Precisamente por eso la Revolución no se derrumbó, como sucedió con el bloque socialista a partir de 1989. En efecto, los rusos no quieren (no todos, por fortuna) saber de Lenin y los alemanes de Marx y sus sociedades son cada vez más desiguales al estar postradas ante el injusto capitalismo neoliberal. Considero que en Cuba el paradigma marxista nos demuestra que sigue siendo viable y aplicable desde una óptica martiana y fidelista. Marx no es una pieza de museo para que sólo se estudie en las universidades. Marx nos sigue indicando que no basta con interpretar nuestra realidad, sino que hay que transformar esa realidad. Le escribo desde México, donde vivimos en carne propia esa terrible desigualdad social, una violencia exacerbada y la corrupción e impunidad de la clase política. La sociedad cubana no es perfecta, pero no tiene todos estos vicios que están acabando con los pueblos de Nuestra América.

      Un fuerte abrazo, lo de menos es que no estemos de acuerdo en nuestros puntos de vista.

      Antonio.

    • Ariel Núñez Morera dijo:

      Ha hablado alguien que, a todas luces, no conoce un comino de qué rayos es el marxismo.

      • Raisa dijo:

        Usted ve algún en común entre aspectos de los lineamientos del partido y el marxismo. Los rusos y Europa oriental no pudieron, de verdad cree que en Cuba podrán? Por favor, ser realista. Mejor poner de meta una sociedad martiana donde todos tengan las mismas oportunidades. Ariel, explíqueme que es el marxismo…

  • Jose R Oro dijo:

    Me gustó mucho este artículo del Prof. Edgardo Romero Fernández sobre la inmensa figura del genio de Tréveris y sus años formativos como filósofo y revolucionario. Excelente y amena lectura, felicito al autor de todo corazón. Quisiera sin embargo comentar su afirmación sobre la influencia en el joven Carlos Marx de “las insurrecciones obreras en Polonia entre 1830 y 1831”:
    El Levantamiento de Noviembre de 1830, también conocido como la Revolución de los Cadetes, fue una rebelión armada contra el dominio ruso zarista en Polonia. La revolución polaca comenzó el 29 de noviembre de 1830 en Varsovia, protagonizada por un grupo de jóvenes conspiradores de la escuela de oficiales del ejército que pronto fueron respaldados por buena parte de la sociedad polaca. No fue de ninguna manera un levantamiento obrero, sino una revolución nacional dirigida a la independencia nacional contra el zarismo ocupante. En ella participaron obreros, campesinos, burgueses, intelectuales, la nobleza polaca en pleno y la una gran parte del clero
    El Levantamiento de Enero de 1863, continuación de las luchas independentistas de 1830 fue una insurrección en el antiguo Commonwealth polaco – lituano (que incluye actualmente a Polonia, Lituania, Bielorrusia, Letonia, partes de Ucrania y Rusia occidental) contra el imperio ruso. Comenzó el 22 de enero de 1863 y duró hasta que los últimos insurgentes fueron derrotados en 1864. El levantamiento comenzó como una protesta espontánea de los jóvenes polacos contra el reclutamiento para el Ejército Imperial Ruso. Pronto se unieron oficiales de alto rango polaco-lituanos numerosos políticos, obreros fabriles, nobles y sacerdotes. Los insurrectos, muy inferiores en número, casi sin armas y carentes de apoyo externo, se vieron obligados a recurrir a tácticas de guerra de guerrillas. Fue una acción armada de tipo independentista, nacionalista y no estuvo vinculada a la lucha de clases, sino a una lucha por la soberanía nacional. Tampoco como en 1830 fue un levantamiento obrero, sino que participaron todas las clases sociales polacas.

  • panfilo dijo:

    Por dios, a esta hora con este recado!

    • Ariel Núñez Morera dijo:

      ¿Con qué parte del recado (quise decir: del ensayo) de Marx no estás de acuerdo?

  • El buril dijo:

    Se agradece el artículo, gracias por traer un “excerpt” del ensayo “Reflexiones de un joven ante la elección de la profesión”. Es curioso cómo este joven a esa edad hace una especie de paralelo con la religión, en específico con Cristo Jesús y su obra para apoyar o subrayar la tesis de su ensayo, este joven que en otras palabras es como el padre del materialismo. Aprecio poesía en su lectura, a pesar de la traducción del original claro está.

  • Julio Cesar Garrido Alvarez dijo:

    …la felicidad pertenece y es, a uno mismo…no a “millones”…

  • Enrique.B dijo:

    Muy buenas palabras a fin de cuentas el materialismo es el que está llevando a la humanidad al borde de la destrucción, deberíamos aprender mucho más de Carlos Marx.

  • Oriental dijo:

    Excelente esta publicación!! Me parece muy bueno para los pueblos tener estos materiales para ayudarnos a instruirnos y conocer la historia de los diferentes pueblos. Si despreciamos la historia estamos “sonados” y seremos “bocadillos” de fácil disgestión para los que tienen el “sartén por el mango” (léase la clase dominante); y por más bullangero que sea el pueblo cubano, se merece el mayor de los respetos, pues hasta ahora son quienes nos han demostrado que no los pueden doblegar ni tomar de “bocadillos”. Gracias por todo vuestro esfuerzo, clarividencia y alegría!!!!
    Saludos desde la Patria Grande

  • Gilberto Arias dijo:

    “Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor. ”

    JOSÉ MARTÍ

    • Ariel Núñez Morera dijo:

      Bravo, Gilberto, por recordar la cita.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Gilberto Arias, que oportuno mensaje el de nuestro apostol, que excepcional claridad.

  • Pedro Adolfo dijo:

    Fijanse si Marx “no sirve para nada”, que la BBC de Londres hace unos años atrás convocó a un concurso para elegir el filosofo más grande de la humanidad, de todos los tiempos; y mira que “empujaron” para que los ingleses -habitantes de la cuna del capitalismo- no eligieran a Marx, y no pudieron. El genio de Treveris se impuso. Mira “esta tu niña”, los que más estudian a Marx son los capitalistas, porque solo con sus escritos conocen su sistema, y lo tratan de salvar.

  • Nor1 dijo:

    Wao! esa reflexion es mas bien propia de la madures de una persona que ha vivido muchos años y no de un joven que practicamente sale de la adolescencia. se pone muy por encima de los intereses personales y egoistas que aun hoy persisten y vemos aun en nuestro entorno. solo con ese pensamiento superior se construye el verdadero socialismo. muchas gracias.

    • Jose R Oro dijo:

      Muy de acuerdo con usted estimado Nor 1. Era un genio desde la mas temprana juventud

  • Rafael Velarde Alvarado dijo:

    Hay gente que se impresiona con los hechos aislados, con las ocurrencias de la historia. Marx no descubrió la lucha de clases, como dicen muchos, otros lo habían hecho ya; lo que aportó es que esa lucha de clases es el motor de la historia y que había que intervenir en el curso de esa historia para sus vericuetos no causen tanto sufrimiento a la humanidad y lleguemos a buen puerto, a tomar el cielo por asalto, en lo posible ilesos y se abra un curso de armonía para la humanidad entera.

  • Renée Castro Pozo dijo:

    Tiene mucha razón Sr. Rafael Velarde Alvarado, la gran escritora, luchadora, activista precursora peruano-francesa FLORA TRISTAN 1803-1844, fue una de las primeras lúcidas mentes en esclarecer y determinar la importancia de la clase obrera, ella los llama, los convoca en los mismos lugares de trabajo-explotación y les dice !Uníos, uníos! Condena a los industrialistas, a esos capitalistas causantes de la miseria de hombres, mujeres y niños, señala la burguesía con exacta propiedad. Se dice que Marx hubiera querido conocerla. Engels alude a ella.

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Dr. Edgardo Romero Fernández

Profesor Titular del Departamento de Marxismo e Historia de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas

Vea también