Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Francisco Estrada: General de las tres guerras independentistas

| 7 |

El general Francisco Estrada participó en las tres gestas libertarias del siglo XIX en Cuba. Foto tomada de Radio Bayamo.

Al igual que otras figuras icónicas de las gestas mambisas, el joven Francisco Estrada (1848-1928) ingresó en las filas del Ejército Libertador como un simple soldado de infantería. Tenía solo 20 años cuando empuñó el machete por vez primera y tres décadas más tarde integraría la lista de los 24 generales de las tres guerras independentistas cubanas.

Nacido en Bayamo, Estrada sería uno de los patriotas que el 12 de enero de 1869 prefirieron quemar su ciudad antes de que cayera en manos enemigas y participar así en uno de los pasajes emblemáticos de la historia de Cuba.
Nueve años más tarde, al término de la Guerra Grande, Estrada ostentaba el grado de comandante y luego sería reconocido como teniente coronel. En lo adelante, lo ascendierían a coronel y luego a brigadier.

Finalizada la Guerra Necesaria en 1898 con la intervención norteamericana en el conflicto hispano-cubano, Estrada se retiró con el diploma de General de División -reconocido desde el 29 de noviembre de 1897- y la información verbal de la inexistencia de plazas para su rango militar.

Una vez instaurada la República neocolonial, el general mambí no abandonó la lucha y con 65 años encabezó el Centro de Veteranos de Manzanillo, ciudad donde falleció el 13 de noviembre de 1928.

De Bayamo a Santiago

Francisco Estrada se alzó en armas el 17 de octubre de 1868 en la finca Santa Isabel y se unió como soldado a las fuerzas del dominicano Luis Marcano.

Mozo carpintero en un central azucarero, aprendió los secretos de la victoriosa guerrilla insurrecta junto a los generales dominicanos Marcano y Modesto Díaz, desde los inicios de la Revolución del 68.

El joven mambí participó en la toma de la ciudad de Bayamo donde se destacó en el ataque al hospital militar, y luego combatió en las regiones de Bayamo y Manzanillo, subordinado a los generales Modesto Díaz y Calixto García.

Con Calixto García combatió en Samá, Auras, Santa Rita, Zarzal y en el asalto a Manzanillo. También peleó bajo las órdenes del general Antonio Maceo en la invasión a Baracoa y Sagua de Tánamo (1876-1877) y formó parte de la Protesta de Baraguá (1878). Incluso estuvo entre los últimos mambises que se mantuvieron alzados hasta abril de 1879, tras el fin de la guerra, en 1878.

Durante la denominada Guerra Chiquita (1879-1880), Estrada acompañó al brigadier Gregorio Benítez desde los Altos de Terrero, en Campechuela, hasta los límites de la provincia de Camagüey y después operó en las regiones de Manzanillo y Bayamo.

En 1890 se integró a la llamada conspiración de La Paz del Manganeso, abortada por la expulsión del país del mayor general Maceo.

Desde sus inicios, Francisco Estrada peleó en la Guerra de Independencia de 1895-1898 en la zona de Bayamo-Manzanillo. Acompañó la columna invasora de Maceo desde Mala Noche, en Las Tunas, hasta la Trocha de Júcaro a Morón.

Maceo le encargó la jefatura de la Brigada de Manzanillo con el grado de brigadier, el 4 de diciembre de 1895. Fue entonces que asumió el mando de la Brigada de Las Tunas, en mayo de 1896, y a finales de ese año pasó a la región occidental de Holguín.

En una acción en Sabana Becerra, el 25 de julio de 1897, Estrada resultó herido en la pierna derecha por un proyectil de cañón. Al año siguiente recibió el encargo de Calixto García como jefe de una división volante que operó desde Mayarí hasta Palma Soriano.

El primero de julio de 1898 enfrentó en El Aguacate, a la columna española del coronel Federico Escario que salió de Manzanillo el 22 de junio para reforzar la plaza sitiada de Santiago de Cuba. Causó al enemigo 27 muertos y 67 heridos.

Entre otras acciones en la última guerra, participó en los combates de Peralejo, Las Caobas, La Breñosa, San Martín y Laguna de Itabo, además, en los ataques a Jiguaní, Guamo, Cauto Embarcadero y Guisa.

Inconforme con la situación política de la República neocolonial, en 1906 Pancho Estrada se alzó con los liberales contra la reelección fraudulenta del presidente Tomás Estrada Palma, quien gobernaba desde 1902.

Sus hijos mayores Juan y Francisco de Paula Estrada Montero fueron oficiales del Ejército Libertador; su hermano el coronel Joaquín Estrada Estrada, veterano del 68, quien operaba en la región de Bayamo, murió de tifus durante la Guerra del 95.

Padre de numerosa prole resultado de varios matrimonios, muchos de sus hijos participaron en las luchas sociales y políticas de la década de 1930.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Historia patriotica que le da el reconocimiento debido a ese gran general cubano. Hay muchos mas que merecen tambien ese reconocimiento y felicito a Cubadebate de todo corazon por reproducir esta cronica.

  • O'Hito dijo:

    ¡¡¡QUIERO LIBROS DE HISTORIA DE CUBA EN FORMATO PDFFFFFFFFFFEEEEEEE!!!

    Muchos muchos, quiero muchos….

    • Aroldo dijo:

      Me uno a su reclamo.

  • Henry. dijo:

    Gracias por compartir esta historia, Deberian publicar mas articulos relacionados con nuestra historia nacional

  • cadillac dijo:

    muy buen articulod e neustra historia, deberian publicarse mas articulos sobre patriotas independentistas, generales del ejercito libertador de los que casi no se habla, pues de este patriota estoy seguro que pocos habran escuchado o leido.

    • Aroldo dijo:

      Así mismo cadillac, yo personalmente no lo conocía.

  • Andrés dijo:

    Un librepensador y hombre de honor.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también