Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

¿Qué pasó con la palabra “compañero”?

Por: Juan Miguel Cruz Suárez
| 40 |
Isla 70, Raúl Martínez.

Isla 70, Raúl Martínez.

Cuando yo era niño y luego cuando ya no lo era tanto, resultaba común el uso generalizado de la palabra compañero o compañera, según el caso. Esta expresión cordial y proletaria se había afianzado en el acervo popular del cubano, como uno de los frutos nacidos al calor del proceso revolucionario y devino en forma casi exclusiva para dirigirnos a una u otra persona de la cual lógicamente no conocíamos el nombre.

A veces se exageraba su poquito y eso tengo que reconocerlo, una vecina de por allá, apodada lolita CO2 (por su estrecha relación con el calentamiento global) muy apasionada en los momentos más íntimos de relaciones pasajeras que solía tener con frecuencia si casi conocer los nombres de los “afortunados” , en medio de emociones propias de la ocasión más de una vez fue escuchada al expresar entre suspiros: “ Ay compañero béseme, béseme fuerte” y cosas que por el estilo se dicen en ese trance y que ya ustedes podrán imaginar.

También estaba Baldomero, para quien el uso de “compañeras y compañeros” se le convirtió en algo imprescindible, al extremo que en uno de sus discursos zonales – porque todos sabemos que los discursos tienen al igual que la pelota, sus liegas menores – el hombre emocionado y colérico llegó a expresar “Que lo sepa el compañero Bush (nefasto personaje que gobernaba por entonces Estados Unidos) que aquí no comemos miedo”.

El propio Baldo, ya había iniciado una alocución en la cual no logró identificar las abreviaturas colocadas por quien había escrito sus palabras y se dirigió a los presentes como Cros Y Cras, luego se disculpó y fue peor, pues acto seguido sentenció: “ y digo cros y cras que es más moderno y más corto que compañeras y compañeros”

Lo real es que el arraigo de este término estuvo dado por el empeño que puso la Revolución triunfante por dejar atrás las desigualdades entre las diversas capas sociales que conformaban la Cuba de antes de 1959 y con esto se buscaba un trato más familiar e igualitario; en el sueño un poco utópico, pero bienintencionado, de que todos debíamos y teníamos que ser tratados con similar respeto sin importar el rango o poder económico de la persona.

Por mucho tiempo fue completamente común y general el uso de la palabra “Compañero(a)”, tanto en los discursos, como en los medios de información, o simplemente para pedir permiso transitando por la acera o para encabezar una sencilla pregunta en una calle cualquiera de mi país; sin embargo, desde hace algunos años la situación ha ido cambiando y es muy común que se nos trate de señor o señora en numerosos sitios donde nos desempeñamos, algo que también se ha extendido a espacios televisivos o radiales donde múltiples entrevistados o invitados suelen dedicar palabras, reclamos o elogios a tal o más cual señor o señora que guardan relación con su vida o con su obra.

En el plano común del día a día sucede algo por el estilo, y la familiar palabra “Compañero (a)” que tanta relación guarda con la forma solidaria y colectivista del cubano- esa forma que no debemos dejar morir en brazos de los egoísmos que ahora florecen- pierde terreno en el vocabulario de las nuevas y no tan nuevas generaciones, que quizás equivocadamente la asocian con algún igualitarismo mal concebido o ven en ella algo del pasado que la moda cambia al mismo estilo de otras costumbres.

En mi opinión, el desuso de la palabra de marras tiene puntos de contacto con otras tendencias que han empezado a florecer, fertilizadas por la avalancha de influencias seudo culturales y ajenas a un proyecto social que pretendemos y aspiramos a que sea diferente, sin olvidar el enorme peso que tienen los influjos foráneos.

Recordémosla al estilo de nuestro Poeta Nacional, Nicolás Guillén en su conocido poema Tengo:

“ (…) tengo el gusto de ir
(es un ejemplo)
a un banco y hablar con el administrador,
no en inglés,
no en señor.”

(Tomado del blog del autor La Bicicleta)

Se han publicado 40 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rudolph dijo:

    Pues yo tambié crecí escuchando el término compañero MUY MAL EMPLEADO en lugar de señor. Yo tengo compañeros de trabajo, incluso labores ocasionales, pero por ejemplo usted, periodista, no es mi compañero; ni yo soy periodista ni usted trabaja conmigo. Si yo me lo encuentro en la calle le trataré de señor y no porque hayan empezado a ” florecer, fertilizadas por la avalancha de influencias seudo culturales y ajenas a un proyecto social que pretendemos…” sino por una cuestión de educación formal que hace mucho tiempo se perdió en Cuba.

    • Alfredo dijo:

      Coincido contigo Rudolph, yo también continúo empleando la palabra (tengo 43 años), pero sin exagerar su uso como hacíamos hasta hace algunos años, la palabra señor también existe en el idioma español. En el diccionario de la RAE, además de referirse también a personas de un nivel diferente (como bien dice el artículo) se pueden leer los siguientes significados de la palabra:
      – Persona que muestra dignidad en su comportamiento o aspecto.
      – Persona de cierta edad.
      – Usado como término de respeto con el que dirigirse a una persona superior en edad, dignidad o cargo.
      – Usado como término de cortesía con el que dirigirse a una persona cuyo nombre se desconoce o no se quiere mencionar.
      Entre muchos otros que nada tienen que ver con clases sociales o discriminación de algún tipo. Así que emplear una u otra, o ambas, no es incorrecto. En mi modesta opinión lo que hacíamos hasta ahora era abusar de la palabra “compañero”, que, por supuesto, también debemos seguir usando. Saludos

  • barbaro martinez dijo:

    cuando tenia 18 anos era profesor de adultos en el MINAZ yo decia senores recuerdo que UNO DE MIS ALUMNOS ME DIJO , a usted lo entendemos pero diganos COMPANERO, ano despues ese mismo estudiantes a la entrada de una shoping me llamo SENOR era portero el.
    en espana, hoy en dia la palabra COMPANERO es muy utilizada.
    pregunte y me digeron que su ORIGEN, viene de compartir el PAN

  • Carlos de New York City dijo:

    ” Que Nunca jamas estas NUEVAS Generaciones y aquellos Adultos y Jovenes de Hoy , PIERDAN la Confianza y el Respeto con la Palabra Compañero , Compañeros y aquella de Compañera , ” donde Hoy pensando y Meditando siempre Palabra que Fue tratada desde afura me Imagino a DERRIBARLA y DESTRUIRLA aduciendo que era de COMUNISTAS y de MISERIAS
    ( NO; NO estoy Loco , Si no Convenzido de mi Locura en decir la verdad de Frente que HUMANIDAD y compañerismo es alli en las calles de mi Cuba querida !
    ! lo demas ! al CARAJO !

  • Reynerio dijo:

    Esa palabra, compañero, es de uso general. Yo estoy trabajando en el Ecuador, como profesor universitario, y yo la empleo con mis colegas y mis alumnos. incluso, muchos lugareños la emplean. Es una bella palabra que implica cercanía, calidez, amistad, solidaridad. Claro, si yo estoy en un contexto de personas que no conozco les llamo señor. Eso para nada a mi me aburguesa ni afecta en ningún sentido.

  • fmm dijo:

    100 % de cincido con este comentario.

  • cadillac dijo:

    que sucedio? que los tiempos cambian, el entramado social / empresarial / laboral del momento sustituyo la palabra compañero por la de señor, al igual que competencia a la emulacion socialista y otros terminos.
    compañero es una palabra que a mi modo de ver denota igualitarismo…
    ahora bien…¿es malo decir señor????????…se va acabar el mundo por dejar de decir compañero????

  • Rizo dijo:

    ¡Buen comentario! Resulta simpático el hecho de decirse “compañero” sin conocerse, en ese sentido el español es muy claro. Pero el cubaneo se impone siempre. Respetando lo expresado aquí, creo que el uso de -compañero- fue una copia fiel al estilo socialista soviético. Allá se decían “tavarich”, que en su traducción es “camarada”, por cierto, no faltó quienes incorporaron ese camarada al argot popular, como también lo fue aquello de “cuadro”. Recuerdo que una vez le pregunté a mi padre por qué se decían entre amigos cuadro.
    Yo nací en la década de los 80 y en mi época de estudiante, era común escuchar: compañero de estudios, compañeritas o compañeritos. Cuando uno iba a referirse a alguien debía ponerle delante el término. Ejemplo: compañero director, la compañera delegada, un grupo de compañeros visitantes…etc…etc..etc. No importa si había discusión entre dos individuos o lo que fuera. Era un compañero ahí falta de respeto.
    Todavía muchas personas, sobre todo las mayores usan a menudo el término aquí referenciado. Ya para finalizar y muy similar a la anécdota del autor, hace poco tiempo un santiaguero entrevistado por la TVC arremetiendo contra las medidas del presidente norteño dijo: …el compañero Trump…

  • Linda dijo:

    La “época” de desuso de la palabra compañero comenzó con el desarrollo del turismo internacional en Cuba. Había que llamar “Señor” a los gerentes de hoteles, a los turistas… y las tiendas recaudadoras de divisas y cadenas asociadas, con iguales prácticas… en fin que los hasta entonces compañeros se fueron permeando de ese modo de hacer, y peor aún, de pensar. Y me disculpan quienes aún en esas esferas de la economía siguen siendo compañeros de la gente de a pie. Luego, todo lo que comenta Cruz Suárez. Y aclaro que no tengo nada en contra del tratamientio respetuoso de “Señor (a)” que merece un anciano, un dignatario, o cualquier otra persona, lo preocupante es el miedo que muchos tienen hoy de decir “compañero”, como se dice en español (parafraseando al Poeta).

    • Baphomet dijo:

      Este es, por mucho el mejor y más certero comentario que he leído.

  • Preocupao dijo:

    A compañero lo mató señor, y al administrador el gerente. Y si vamos a citar a Guillén con “Tengo”, por favor… que el poeta nacional tendría que comerse las estrofas referidas a los hoteles si estuviese vivo para ver los años ’90.

    • wicho dijo:

      A mi se me trababa la lengua para decir señor en el 90 cuando comence a trabajar en el turismo, ahora se me traba para decir compañero y no cambie porque quise, tenia que llamar de señor a todo aquel que llegara al hotel y me paso alli la mayor parte del tiempo, esa palabra me la impusieron los dueños del juego, asi que no se quejen ahora. A fin de cuentas compañero tambien fue impuesta, la que no me van a quitar es , dime asere que bolá

  • visorcubano dijo:

    Hace poco convercé con dos estudiantes rusas que hacen su práctica de maestría en Cuba y tocando el tema, casualmente, me contestaron que los jóevenes en su país no utilizan el termino “Compañero” porque ha sido borrado de la memoria histórica y la práctica social. Ese criterio me demostró que cuando una sociedad que intenta contruir el socialismo habla desde el término “compañero” y en la práctica fomenta relaciones sociales de oferta y demanda, utiliza herramientas del mercado capitalista y además permite que unos pocos ganen más que la mayoría trabajadora del pueblo, entonces hay que darle la razón al Comandante en Jefe, nadie puede tumbar la Revolución, nosotros mismos la vamos a borrar.

    • Baphomet dijo:

      Tu comentario es tan duro, como cierto… si que funciona su “visor”, compañero.

  • R man dijo:

    Es un hecho la desigualdad social aunque exista equidad en términos legales, adiós compañero solidario Hola bienvenido señor dinero, sin el cual ni el mejor compañero del mundo le abre las puertas del más humilde y estatal hotel…tengo dinero tengo restaurante tengo hotel.

  • Yoan Sendoya dijo:

    A la palabra compañero le pasó lo mismo que a la vergüenza, la honestidad, la confiabilidad, el voluntarismo, y tantas otras que el dinero ha ido, y seguirá, borrando de nuestro léxico y actuar cotidianos.

  • Enrique Cortés del Palacio dijo:

    Igual en Nicaragua, poco a poco la palabra COMPAÑERO tambien va desapareciendo del vocablo popular, eso sociologicamente es parte del auge del desarrollo capitalista en el destierro de los conceptos revolucionario en las mentes de las Sociedades enanegadas ideales para estos tiempos del siglo XXI.

  • Abi dijo:

    No hay que rasgarse las vestiduras por el desuso del término. Si se está dejando de utilizar es porque no arraigó lo suficiente. Es una exageración considerarlo una consecuencia de las relaciones de mercado sobre un proyecto más colectivo. Simplemente hay interacciones entre persona que al no contar con la camaradería suficiente, ni compartir oficio, despacho o cualquier otro aspecto en común no se consideran que sean compañeros de nada. Y no tendría porqué. Los tratos de señor y señora, no necesariamente hacen referencia a condición social o clase. Sólo son apelativos de respeto a aquellos con los que no se tiene suficiente confianza para tratarles con el nombre a secar.

  • hammer dijo:

    Eso pasa no debería pasar pero hay palabras que se borran y ZAZ!!!! desaparecen mira una que va a desaparecer pronto es ENERGÍA hasta altos funcionarios dicen ENEGIA !!!!! un niño me preguntó que cosa era eso es una pena que desaparezcan palabras como compañero!!! que pena!!!!!!

  • Nelson dijo:

    Por supuesto que para mal ahora existen otras palabras que sustituyen a compañero, entre ellas socio, señor y otras. como ya mencionó visorcubano, ahora todo (o casi todo) se fomenta en torno a relaciones sociales de oferta y demanda.

  • kAWASAKI dijo:

    Pienso que lo que ha pasado es que se ha comprendido el verdadero sentido de la palabra compañero. Es raro que podamos decirle a un vendedor: compañero deme una libra de guaguí, cuando se que me lo va a cobrar a 12 pesos la libra. ¿Compañero?. ¡solavaya!

  • O'Hito dijo:

    Sí, eso es algo que se nota mucho en todos sitios. En más de una ocasión he interpelado a la persona que me atendía pidiéndole que me tuteara, que eso de Señor/a realmente lo veía inapropiado totalmente para el momento en concreto. Pero la respuesta era “me exigen que trate a los clientes de Señor/Señora”.

    Según diccionario RAE, dos de las acepciones de estas palabras son: “Persona que se acompaña con otra para algún fin” y “Persona que tiene o corre una misma suerte o fortuna con otra”. Y en nuestro proceso revolucionario siempre nos hemos sentido compañeros y compañeras las personas involucradas en tan humilde y a la vez inmensa obra.

    Pero, tristemente, la forma en que está degenerando una parte de la sociedad cubana hacia una sociedad de consumo hace que los significados de las palabras Compañero y Compañera se vayan perdiendo.

    Muchas gracias por traer este tema a colación, es un tema importante y no por que dos palabras caigan en desuso, sino por el trasfondo de la cuestión, la causa, los orígenes, la solución.

  • Andres dijo:

    Al periodista le faltó reconocer que en el proceso de casi desaparicion del tratamiento como compañeros han pasado los de tia, tio, puro, etc . Solo despues de los noventa reapareció el uso de señora y señor que para mi nunca dedieron ser calificados casi como una ofensa, como ciertamente pasó.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Que reales, que objetivos, que tristes son los comentarios de visorcubano y R man. Nuestra sociedad ha tenido y sigue experimentando cambios que están muy lejos de la solidaridad entre compañeros que trabajan por una misma causa. Estoy entre los que cuando triunfó la revolución era un niño. Viví en ella y me entraron hasta por los poros los ideales de igualdad, de lucha por un bienestar que parecía o nos decían que estaba al alcance casi de la mano, pero al cual debíamos entregarle todas nuestras energías y nuestro trabajo mancomunado. Durante años vivimos con la palabra compañero para dirigirnos al interlocutor. Hoy me percato, que muchos que la usaban entonces lo hacían de manera falsa, porque en una cantidad de años relativamente pequeña y mucho menor que la etapa donde usamos la palabra compañero, ésta ya casi ha desparecido. El asunto no es tanto la palabra como la actitud que hay o no hay detrás de ella. Muchos ya no la utilizan igual que no la practican; y no solamente los jóvenes. Un día andaba yo por Varadero con mi esposa, y como no nos podíamos bañar por un frente frio decidimos entrar a ver el lobby del Hotel Tuxpan. Era para nosotros un símbolo de la Revolución. De pronto se nos interpuso un guardián, que de la manera más firme y grosera nos impidió pasar a ver las bellezas de un sitio que pensábamos era emblemático. No sirvió que le explicara que nosotros estábamos ya hospedados y no andábamos interesados en nada más que ver el lugar; pero dejaba pasar a otros con facha de extranjeros. Aquel guardián ya no era mi compañero. Anécdotas como ésta cada cubano puede tener cientos; pero como dijo el Che, no vale la pena emborronar cuartillas. Fidel nos dijo que a la Revolución solo nosotros podíamos destruirla; qué gran visión! SALUDOS!

    • Baphomet dijo:

      Recuerda que el también hablo sobre la “posibilidad” de la caída de la URSS y más de uno soltó la carcajada pensando que era un broma absurda sobre algo imposible.

Se han publicado 40 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Miguel Cruz Suárez

Licenciado en Educación, narrador y con algo de poesía

Vea también