Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Carilda Oliver conversa con Abel Santamaría

| 5
Fidel y Abel. Foto: Archivo

Fidel Castro y Abel Santamaría. Foto: Archivo

A Carilda Oliver Labra la asaltaron estos versos cuando conoció la triste noticia de la muerte de Abel Santamaría Cuadrado. El 26 de julio de 1953, caía este joven martiano, revolucionario y eternamente fidelista.

Sobre el poema, perteneciente al libro Tu eres mañana de la editorial de Letras Cubanas, la autora expresó: “Quise ser lo más fiel posible a lo ocurrido allí, por eso hay fragmentos que no son tan poéticos, sino más bien la historia viva escrita en versos…”

Conversación con Abel Santamaría

Miras, Abel,
sin ojos en la tierra.
Tu mirada viene de lo que no abandona la belleza.
Aquí está derramada
como cuidando el sesgo de tu isla,
la lucha del mar por sostenerla;
ayuda al balanceo de las palmas,
agrede nuestro miedo.
¿Quien le dice: párate;
quién la vuelve a esa cuenca desolada?.
Miras, Abel,
y se revuelve el hambre de los pobres.
Miras, y arde
la libertad de los hermanos secos,
enterrados a pulso
frente a los sinsontes.
Aquí convoco
tu córnea interminable
persiguiendo el mal con una lágrima,
la pupila
oráculo de tu hermana,
rebelde,
pariendo luz dentro del polvo.
Yo no me enluto,
yo no sollozo.
Yo oigo tu mandato
y me apoyo en ti como en un talismán,
como en un aire de yagrumas,
como en un himno.
Tú eres el único que ahora ve en las tinieblas,
porque aquí ya todos somos ciegos.
Danos tu mirada.
Es fuerte como la primavera del milagro.
Ampáranos con tu: ten mis ojos, Cuba.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Aurora dijo:

    Es bello que se haya publicado precisamente hoy, Día de la Cultura Nacional.

  • Esmaykel dijo:

    Grande de las letras, Carilda. Soy feliz porque en los últimos años -por fin- se ha hecho honor a tu grandeza. Que la vida te regale muchos años más.

  • david dijo:

    No había tenido la oportunidad de leer este poema, es muy revolucionario, es muy humanista, es muy Rebelde, es muy bello. Léanlo y representense lo que dice, lo que le hicieron a Abel, lo que sufrió Aide, y lo que padeció el pueblo cubano. Gracias por este poema. Ya lo tengo impreso.

  • José García Álvarez dijo:

    Hermoso poema de la poetiza Matancera Carilda Olivera dedicado a uno de los más brillante de nuestras luchas libertadoras .Abel Santamaria ejemplo tambien de valentia ,tenacidad y coraje para nuestra presentes y futura generaciones.

  • María dijo:

    Bellísimo!!!,como toda su obra.
    Ayer me emocionó mucho la presentación de la Colmenita sobra la vida de Abel,calan muy hondo en los sentimientos con sus presentaciones!,a lo que se me unió el recuerdo de una intervención de Randy sobre las mesas redondas con Fidel,donde este ( al igual que pasó con Abel) los cautivaba con su verbo incansable , clarividente siempre y lleno de sentidos por la Patria y el proyecto que construimos y he escrito esto que comparto con ustedes( perdonen mi
    poco oficio, pero salió del corazón)

    Tu palabra impaciente,
    tu palabra temprana,
    tu palabra en cascadas
    rompiendo los silencios.
    Tu palabra que bate
    las ideas al tiempo.
    Tu palabra que corre
    indagando, al asecho.
    Tu palabra oportuna
    develando senderos,
    tu palabra valiente
    desterrando los miedos,
    tu palabra gigante
    convenciendo a lo bello.
    ¡Cuántas horas de asueto
    robadas a despecho ¡
    ¡Cuántos niños dormidos,
    tus palabras: sus sueños!
    ¡Cuánto joven con llama
    viviendo de ese aliento!
    entrando a la batalla
    ante cada momento,
    único , irrepetible,
    ¡Sorbiendo el privilegio!.
    Cuánto fiel camarada,
    bostezando despierto,
    prendido no se sabe,
    cómo de tus destellos.
    y el cansancio que mata
    y tu voz deshaciendo
    la leyenda sagrada
    que cuentan los galenos,
    El descanso: ¡ imposible!
    ¡ No hay espacio, ni asiento!
    Tu palabra que nace
    de leer lo que el pueblo,
    siente, expresa, opina,
    ¡mil pliegos al descuento!
    Y entonces las doctrinas
    bailándote por dentro,
    un baile en que no aceptas
    el ¨solo¨ de ese tiempo.
    Tu palabra tremenda
    tocando las tribunas,
    tu palabra imantada
    moviéndonos por dentro,
    Tu palabra al lado
    de la lluvia y el viento.
    Tu palabra que arrastra
    a subir a tu vuelo,
    no importa si arriesgado,
    no importa si violento
    eso sí, justo,
    necesario,
    impostergable,
    ¡ nuestro!
    Tu palabra que encuentro
    marcando derroteros:
    si de compartir el pan,
    si de dar lo que tenemos,
    si de luchar con los otros,
    si de mirarnos por dentro.
    Tu palabra delante
    convertida en ejemplo.
    Tu palabra al futuro
    previendo su sustento,
    el futuro posible
    dibujado en tus lienzos.
    ¡Tu palabra por siempre,
    llamando hacia el deber!
    Tu palabra que un día
    bautizó el buen Abel:
    ¡Yeyé, he encontrado al hombre
    que hará cumplir los sueños.
    Yeyé: ¡se llama Fidel!

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también