Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Danny Rivera y Cuba: Un amor “exagerado”

Por: Rodrigo Franco
| + |
danny-rivera

Yo sabía del amor de Danny por Cuba, un amor ‘exagerado’, conocía su manera de cantar y me convencí de que era la persona ideal”. Foto:(Archivo / GFR Media).

“Esos músicos eran unos locos. Esas notas…jajaja…increíble…hay que traer a Pavarotti para interpretarlas… Esa Elvira (canción de Sindo Garay) si es compleja… Es un reto esto… para todo el mundo, pero me gusta porque es diferente…”, dice Danny Rivera, quien por estos días graba en la capital cubana su más reciente producción musical.

Su sintonía con el productor del disco, el reconocido músico Juan Manuel Ceruto, es absoluta. Han unido su talento para sacar adelante un proyecto que llevaba más de una década en espera del momento justo, y que rescata piezas con más de un siglo de vida.

“Es algo que hace mucho tiempo tenía en la cabeza, pero algo pasaba que no me decidía. En Cuba hay muy buenos intérpretes, incluso jóvenes talentosísimos en los que en alguna vez pensé, pero había algo al final que no me funcionaba. Entonces coincidí con Danny en el Concierto por La Paz, y ahí mismo dije ¡este es el hombre! Yo sabía del amor de Danny por Cuba, un amor ‘exagerado’, conocía su manera de cantar y me convencí de que era la persona ideal”, dijo Ceruto a El Nuevo Día.

“Enseguida aceptó, sin pensarlo. Estoy convencido que sucedió en el momento justo. Incluso, el proyecto era más grande, con un ‘Big Band’, pero fue variando con el tiempo, se quedó en lo que estamos haciendo ahora y estamos convencido de que no necesitaba nada más”, comentó el cotizado músico poco antes de comenzar una de las sesiones de grabación junto a Danny Rivera en los Estudios Abdala.

“El concepto es cautivador y no podía resistirme”, añadió Danny Rivera. “Son canciones del siglo pasado, arregladas de una forma contemporánea musicalmente hablando. Muchas de estas canciones tienen más de cien años y todas tiene nombre de mujer”.

END: Se te nota muy satisfecho por ser parte de este proyecto.

Danny Rivera (DN): Mucho. En primer lugar, porque el conjunto del disco se acerca a una labor musical-histórica, no se queda planamente en el tema de la canción, sino que indaga de dónde vienen, qué significan para una cancionística como la cubana, que impactó sin duda en todo el Caribe y Latinoamérica. A mí me gusta esto, lo estoy gozando. Yo me he dedicado muchas veces a rescatar folclore de mi país, de Sudamérica y buscarle siempre algo nuevo. Son trabajos musicales que están hecho con la particularidad de una época, entonces necesitas traerlos hasta aquí, ponerlos en este contexto…hay que buscar escondrijos y trucos. Por otro lado, esas canciones me traen muchos recuerdos de la niñez. Entonces había un personaje en mi barrio que trabajaba en la construcción,que yo vigilaba. Llegaba y se metía una “media de media”, tomaba la guitarra, se ponía a cantar y muchos lo acompañaban. Así fue como empecé yo a escuchar todas esas melodías. ¡Esto es increíble!, decía yo. Así fue como yo aprendí quien era Corona, quien era Sindo Garay, son mis ídolos de esa época.

END: Entonces, ¿se puede decir que tienes muchas expectativas con este trabajo?

DR: ¡Claro que sí! Lo más importante es que en estos días aquí se está creando. El arte es recrear también. Lo que ya estaba hecho, cómo tú lo superas. Y aquí hay eso. Entonces cuando uno está seguro de que el trabajo que hace es importante, hay que dejarlo que camine solo. Me parece que esto puede traer muchas ventajas, que podremos salir a los escenarios del mundo a defender estas canciones. Es un disco para este tiempo, para una gente que busca esta música y no tiene alternativa. Son viejas, pero parecen hechas para este tiempo, sobre todo por los arreglos. Quienes no la conozcan pueden pensar que son canciones nuevas, porque lo más interesante, desde mi punto de vista, ha sido ver como el maestro Ceruto pudo manejar todas esas armonías de aquella época, y sin que pierdan su esencia, haberlas traído hasta la actualidad. Es muy lindo.

END: Más allá de lo exitoso que pueda ser, parece que este disco tendría un significado muy espiritual.

DR: El problema es que, para mí, a Cuba la quieres o la quieres. Por esas cosas maravillosas mucho de los que amamos nuestras dos islas hemos podido trabajar juntos para apoyar una amistad histórica. Los que siempre hemos creído en Cuba, en que hay una labor por hacer a favor del antillanismo, y porque nuestras culturas nunca dejen de ser solidarias unas con otras, nos metimos en este rollo de representar a Puerto Rico, algo que han hecho aquí muchos boricuas a lo largo de mucho tiempo.

ENDI: ¿Cómo ves hoy esas relaciones en los planos musicales?

DR: Esas relaciones siempre han sido muy sólidas, con tiempos de mayor o menor intensidad por las circunstancias del momento. Siempre fueron avasalladoras, porque Cuba impactó en Puerto Rico y viceversa, aunque muchos no lo quieran ver así. Porque hemos sido los únicos que durante el proceso en que se silencia a Cuba, tomamos su música, el sonido de su tres, y empezamos a interpretarlo por el mundo entero. Y de ahí han salido muchas cosas buenas. Nosotros siempre hemos sido solidarios con el pueblo cubano, por la raíz antillana que nos une, porque aquí vinieron a luchar por la independencia de este país muchos puertorriqueños, como vinieron de todas partes del Caribe. Ahora estamos enfrentando un proceso, pero esa relación y ese vínculo nunca va a cesar. Entre los artistas boricuas de más renombre hay muchos que no se atreven todavía, que no han querido venir porque son leales a unos principios, por cosas éticas de cada uno, y eso es bien respetable. Eso lo entiendo, porque nos sucedió a varios cuando comenzamos a venir aquí, que estuvimos en la lista negra hasta hace muy poco tiempo. Pero eso no importa, pues cada quien toma una decisión con relación a este proceso y se hace responsable. Pero yo me imagino que un día llegarán, porque deseos no deben faltarle, y cuando eso suceda la gente los va a recibir con muchos deseos. En cambio, hay otros artistas que siempre vienen, que son los de la trova, de la décima, los repentistas, que siempre están en constante intercambio con los de aquí, y ellos también van allá. Eso no creo que cambie nunca.

END: ¿Qué es lo que más que te ha marcado esa larga relación de amor a Cuba?

DR: Lo que más me impresiona durante todo este tiempo ha sido el proceso histórico de una nación que quiere cantar bailar y gozarse la vida, y de momento se ve enredada en todo este lío de que hay que pelear con el grande para que no te subyugue. Entonces empiezan a aflorar otras cosas y uno se pregunta… Cómo ha podido mantener un pueblo sus ansias de seguir adelante, de ser feliz a pesar de los pesares, como ustedes a través de la historia en esta etapa de su lucha por crear un estado soberano. De momento, tienen que pasar tantas vicisitudes y todavía la gente baila, brinca, canta y se manifiesta con alegría. Pueden estar llorando por dentro, pero también ríe, y esas cosas no lo debilitan como ser pensante, sigue creyendo en su pueblo. Eso es lo que más me impresiona. Y dentro de eso, claro, esas fibras del sentimiento. Uno se encuentra con todos los problemas naturales de un país en desarrollo como Cuba que ha sido muy peculiar, entonces se enamora uno del sitio, de la gente, porque hay una muy directa e histórica muy real. Eso marca más todavía ese amor, esa relación, aunque a veces sea masoquista.

ENDI: Después de tantos proyectos cumplidos, ¿qué te gustaría hacer por estas tierras?

DR: Me gustaría viajar por toda la isla con una cámara junto a un amigo músico y registrar todos los cánticos que hay por ahí y hacer como una mezcla de todo eso. Tener esa vivencia, visitar los rinconcitos y conocer la gente de pueblo que canta. Eso me gustaría hacer, registrar todo eso porque de ahí se pueden sacar muchas cosas buenas.

ENDI: ¿Según ha trascendido, no es este el único proyecto que te ha hecho regresar?

DR: Aprovecho esta visita para estar presente en la grabación del primer disco de un grupo de niños que se llama “Tremendochi”, una producción que estamos apoyando. Conozco a estos talentosos niños que viven y se han formado en la comunidad de Las Terrazas y los apoyamos como parte del trabajo que hace la Cátedra de Música y Artes Plásticas con la que trabajo aquí, que es ayudar a todos los nuevos talentos a desarrollarse. Verlos trabajar y compartir con ellos nos hizo decidirnos a lanzarnos a esta aventura del disco, y estamos en ese proceso que estamos haciendo con el maestro Edesio Alejandro, quien siempre ha sido muy solidario con nosotros. Por fortuna, a través de mi fundación podemos acceder a los fondos necesarios para hacer un trabajo como este, que es algo que venimos haciendo desde hace 13 años. Todo forma parte de un proyecto para incentivar la vida de cada uno de ellos, que la música no sea solo diversión, sino también una forma de concientización como individuos y como grupo. Es un proyecto musical-humanístico para que ellos se sientan apoyados, y que les sirva para luego definir hacia donde quieren que vayan sus vidas. El aprendizaje de la música les creará una disciplina que les va a ser muy útil para todo lo que ellos quieran hacer.

Las canciones de Danny Rivera en su nuevo disco:

Guarina (Sindo Garay)

Amparo (Manuel Corona)

Mercedes (Manuel Corona)

Lula (Compay Segundo)

Elvira (Sindo Garay)

Nena (Patricio Ballagas)

María (Miguel Campanioni)

Linda Graciela (Rafael Ortiz)

Maruja (Miguel Matamoros)

Clarabella (Compay Segundo)

Clara (Rafael Rodríguez)

A Georgina (Eugenio Portuondo)

Rosina y Virginia (Rosendo Ruiz)

(Tomado de El Nuevo Día)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también