Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Elecciones en Ecuador: Análisis de las estrategias electorales

| 8 |
Foto tomada de celag.org

Foto tomada de celag.org

Quedan pocos días para las elecciones presidenciales en Ecuador. Las estrategias de campaña apenas van a variar. Por tanto, y con independencia del resultado final, ya se pueden extraer algunas conclusiones sobre la primera y la segunda vuelta en términos de análisis de estrategia electoral. Conclusiones que, además, pueden ser extrapolables a los procesos electorales latinoamericanos que se vislumbran en el corto y mediano plazo.

La agenda electoral del candidato neoliberal, Guillermo Lasso, se basó en la apelación al “cambio” para capitalizar el desgaste del oficialismo y la promesa-slogan de “un millón de empleos”, en tanto en los sondeos de opinión el desempleo encabeza las preocupaciones de los ecuatorianos. Pero, sin duda, lo más definitorio de su campaña ha sido la decisión estratégica de embarrar el terreno de juego. Combinando medias verdades con completas mentiras difundidas por su enorme potencia de fuego mediático, la derecha ha dibujado la imagen de un país carcomido por la corrupción y ha querido convencer al votante de que ésta debería ser su mayor preocupación.

Tanto el resultado de la primera vuelta como los diversos estudios cualitativos y cuantitativos que se vienen publicando en los últimos días, evidencian que se trata de una estrategia fallida. Las acusaciones masivas de corrupción pueden causar un efecto de desencanto con la clase política, pero apenas logran un tránsito de votos de un bloque a otro. A diferencia de lo que ocurre en Europa, el subcontinente latinoamericano tiene memoria histórica de los años del neoliberalismo. Conoce sus efectos devastadores y saben quiénes fueron los responsables. El candidato opositor, Guillermo Lasso, estará siempre asociado al feriado bancario de 1999, una quiebra en cadena del sistema financiero que fue la antesala de la salida del país de dos millones de migrantes.

Sería ingenuo pensar que la derecha ecuatoriana comete un error de cálculo. Es consciente de la insuficiencia de su estrategia. Sucede que no tiene mucho más que ofrecer. La trayectoria política de Lasso y sus escasas cualidades personales (carisma, cercanía, don de gente) explican el nivel de rechazo que genera en alrededor de dos tercios del electorado. En el plano programático, la agenda neoliberal ya no es un misterio para nadie, máxime tras los ejemplos de Argentina y Brasil, donde Mauricio Macri y Michel Temer están desmantelando en pocos meses todo lo construido en la última década. Pero, aunque su recetario sea completamente previsible, no se puede permitir el lujo de explicitarlo. Sería perder la batalla antes de comenzar. Por eso recurre a la máquina del fango.

Lenín Moreno, representante de Alianza País en las elecciones de Ecuador. Foto: AFP.

Lenín Moreno, representante de Alianza País en las elecciones de Ecuador. Foto: AFP.

Lo peor que hubiera podido hacer Lenín Moreno habría sido sumarse a esa ceremonia de la confusión. Pero el candidato de Alianza PAIS se ha mantenido al margen de los intentos de arrastrarle a la ciénaga. Ha hecho bien. En términos electorales, el argumento de la corrupción resultó efectivo para instalar en los últimos meses un clima de opinión adverso al oficialismo. Pero su efecto se amortizó en la primera vuelta. Ya no va a cambiar el sentido de ningún voto.

Para Moreno, en cambio, el objetivo primordial en esta elección es llegar a esa franja “blanda” del electorado que supone aproximadamente un 10% y que demanda soluciones concretas a problemas muy cotidianos relacionados con la economía doméstica, el empleo, la salud o la educación. Es un voto poco o nada ideologizado y que viene de respaldar en anteriores comicios a Alianza PAIS por la incuestionable mejora de su calidad de vida. Sin embargo, la percepción de que ese bienestar está amenazado como consecuencia de la crisis le hace replantearse su apoyo. Atrayendo a este sector, la victoria del candidato aliancista estaría asegurada.

A este grupo no se llega con campañas de desprestigio ni removiendo los peores estereotipos sobre la clase política. De hecho, las encuestas revelan su creciente fatiga ante la pugna partidaria. Demanda propuestas concretas y eficaces. Y esta realidad ecuatoriana es trasladable a otros países latinoamericanos, donde en contextos económicos regresivos la población reclama soluciones para no perder lo logrado en estos años. El pasado neoliberal les suena demasiado lejano.

Los procesos progresistas latinoamericanos han demostrado su eficacia a la hora de mejorar la vida de las mayorías populares. Nada hace pensar que no tengan la misma capacidad de hacer propuestas de futuro sólidas y factibles. Por eso es importante tener claros cuáles son los objetivos de una campaña y no caer en el lodazal que promueve la derecha.

Artículo de Ricardo Alarcón sobre las elecciones en Ecuador

Todos somos ecuatorianos

(Tomado de Celag)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Magnífico artículo, que refleja en su totalidad lo que ocurre en Ecuador, y en general en esa batalla entre el bien y el mal, Armagedón político latinoamericano que está ocurriendo ante nuestros ojos. Progreso o Retroceso. Civilización o Barbarie, escribiría el preclaro Sarmiento. La agresión neo-liberal en América Latina muestra una clara comprensión por parte de los enemigos de nuestros pueblos, de lo ineluctable de su derrota. Del ahora o nunca que está frente a ellos. Igual la agravada irracionalidad de la ultraderecha de Miami proyecta sus correctas conclusiones de la imposibilidad de detener el proceso de mejora de las relaciones entre los EE.UU. y Cuba, y la próxima desaparición en la inopia política de esa ultraderecha
    Una de las principales razones de que una agrupación política como Alianza País sea re-electa es que haya tenido resultados visibles en la mesa familiar, en el desarrollo social de país, disminución de la pobreza, mejores infraestructuras y otros elementos semejantes. El líder Rafael Correa y su vicepresidente Lenin Moreno lo han cumplido a cabalidad y de hecho han sacado al país de la recesión relacionada con el precio bajo del petróleo. Quienes desconocieron estas verdades y no gobernaron fructíferamente, fueron castigados por el voto popular nos guste o nos duela. A Tabaré y a Daniel los apoyaron decisivamente sus pueblos. No todos los gobiernos de izquierda son necesariamente fecundos. Un buen programa de gobierno es una cosa, buenos resultados, otra.
    La algazara reaccionaria de parte de la OEA, de su inmoral secretario general, de la derecha ecuatoriana y los medios controlados por ella, tendrán una cierta trascendencia, por supuesto, en la segunda vuelta pero creo que el mayor impacto en las elecciones ecuatorianas este domingo va a depender de una amalgama de cuatro factores:
    a) Que el pueblo esté o no satisfecho con la ejecutoria del gobierno. El pueblo de Ecuador a pesar la ofuscada acción de la derecha mantiene un considerable apoyo a Alianza País. El hombre piensa cómo vive, aunque las telecomunicaciones y otros factores exógenos contaminan ese axioma cada día más.
    b) En Ecuador y el resto de América Latina se observa hoy muy presente y activa una Vendée reaccionaria, lo que influye pero no determina.
    c) Después de bastantes años de gobierno siempre hay cierto grado de desgaste y en una parte no concientizada del pueblo se genera un deseo de cambio “para ver qué pasa”, son realidades sociológicas objetivas que en una votación decidida por un pequeño margen, puede sentirse.
    d) Pasividad e ingenuidad política de la izquierda y aun peor una división interna de las fuerzas progresistas. No existen en Ecuador tales situaciones
    En las condiciones concretas, actuales de Ecuador el resultado de la segunda vuelta se inclina a Alianza País y a que sus líderes Lenin Moreno y Rafael Correo, ganen la Presidencia como ya ganaron la Asamblea Nacional y la Ley anti-corrupción.
    ¡Mucho éxito a Lenin Moreno a Rafael Correa y al eficiente gobierno de la izquierda ecuatoriana, a un gobierno respetado y con apoyo popular!

  • Crash dijo:

    Cito: “A diferencia de lo que ocurre en Europa, el subcontinente latinoamericano tiene memoria histórica de los años del neoliberalismo. Conoce sus efectos devastadores y saben quiénes fueron los responsables.”
    Por favor que alguién me diga si estoy en un error, pero para mi eso no es tan así como lo plantean. Si fuera así, en Venezuela la oposición no habría ganado las últimas elecciones y no tendrían una situación tan complicada como la que tienen. Lenin Moreno en Ecuador habría sido declarado presidente en 1ra vuelta con mas de un 60% de los votos. En Bolivia habría ganado el SI en el referendo. En Brasil estaría Dilma gobernando. De Argentina para que hablar… y siguen los ejemplos: Honduras con Manuel Zelaya, Paraguay con Fernando Lugo, en fin, que no es como dice el artículo.

    • José Francisco García Parrales dijo:

      Sucede que los medios de comunicación y la Cía trabaja dentro de los partidos tratando de dividir.

  • Cavafy dijo:

    …buenos argumentos,pero desafortunadamente la historia reciente ha evidenciado la annesia de los pueblos latinoamericanos y la desunión de la izquierda…queda ver si mirarse en el espejo de brasil y argentina invitan a una reflexión más critica y partriotica de los ecuatorianos

  • Rafael Rodríguez Hernández dijo:

    El pueblo ecuatoriano y Alianza País enfrentan una batalla contra el resurgir del neoliberalismo en américa. Nuestro apoyo a Rafael Correa y la revolución ciudadana. Adelante demuestren que si se puede.

  • esculapio dijo:

    Cito:
    el subcontinente latinoamericano tiene memoria histórica de los años del neoliberalismo…

    creo que a este continente la memoria les está fallando en muchos lugares, prueba fehaciente tenemos varias naciones ya. No dudo q pase lo mismo en Ecuador.
    sinceramente creo q son todos unos malos agradecidos aquellos q le den la espalda a los partidos q le dieron pan, educacion y salud gratuita.

  • cesar enrique moreno guerra. dijo:

    ojala no sea copia fiel de argentina.ecuador decide .

  • ANGEL dijo:

    PIENSO QUE EL ARTICULO ES OPTIMISTA, TAL VEZ DEMASIADO. NO ES QUE SEA NEGATIVO SER OPTIMISTA, LO QUE PASA ES QUE HAY QUE TENER EN CUENTA HACHOS OBJETIVOS. PARA CITAR UN EJEMPLO, ¿QUE PROPONE LENIN MORENO QUE SEA SUPERIOR A UN MILLON DE EMPLEOS? ESPEREMOS QUE ALIANZA PAIS HAYA SABIDO DEMOSTRAR AL ELECTORADO (CON INDEPENDENCIA DE LOS LOGROS EN LA SALUD Y LA EDUCACION) CON LOS EJEMPLOS DE BRASIL Y ARGENTINA LAS CONSECUENCIAS DE OPTAR DE NUEVO POR EL NEOLIBERALISMO.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también