Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

La OEA en tres momentos estelares

| 3

Cumbre-de-las-Américas-PanamáPor Juan Carlos Parisca Pérez

En la reciente VII Cumbre de las Américas, celebrada en Panamá del 10 al 11 de abril de 2015, ocurrieron hechos que tienen antecedentes directos en el pasado, que señalan cuánta razón tenía Fidel Castro quien llamó a la Organización de Estados Americanos OEA “Ministerio de Colonias de los Estados Unidos”.

Ni esta organización ni el imperialismo norteamericano han cambiado. No así los pueblos de América Latina y el Caribe, como quedó demostrado con el rechazo en la Cumbre 33 a 2 del decreto injerencista contra Venezuela, National Security Strategy February 2015, (Estrategia de Seguridad Nacional Febrero 2015), emanado del gobierno de Estados Unidos, firmado por el presidente Barack Obama.

Los eventos ocurridos en 1954, 1961 y 2015, guardan rasgos esenciales para comprender cuanto y cuan poco ha cambiado nuestra América, en ese lapso.

El 8 de agosto de 1961, hace 54 años, se reunió en Punta del Este, Uruguay, la quinta sesión plenaria del Consejo Interamericano Económico y Social de la OEA.

Era representante de Cuba el comandante Ernesto Guevara, el Che, quien denuncia entre otras cosas, la política del presidente John F. Kennedy, descrita en un documento entregado por los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, proveniente del portafolio del embajador puertorriqueño de Estados Unidos en Venezuela, Teodoro Moscoso, quien se había presentado días antes a la Universidad buscando ingenuamente hacerse el “simpático”.

Entró por la Facultad de Arquitectura, entonces la más derechista de la UCV y se fue a las oficinas del Decano, situada en el último piso del hermoso edificio, última obra del maestro Villanueva.

Los estudiantes se dieron cuenta y rodearon el carro del Embajador, un Cadillac negro enorme, parado solo frente al edificio. Lo abrieron y encontraron el portafolio, que contenía un documento proveniente del Departamento de Estado, donde describía la política de Kennedy para la América Latina. La célebre Alianza para el Progreso. Moscoso salió de la Universidad escoltado por el rector Francisco De Venanzi, pero el portafolio se quedó con los estudiantes.

Escasos cinco meses después, el 31 de enero de 1962, Cuba era expulsada de la OEA, con la actitud complaciente de varios países de América Latina, entre ellos Venezuela, entonces presidida por Rómulo Betancourt. Otros países, sin embargo, mantuvieron actitudes dignas.

La resolución obtuvo catorce votos a favor y los votos en contra de México y de la propia Cuba, con la abstención de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y Ecuador. Cómo no recordar la posición del canciller venezolano, Dr. Ignacio Luis Arcaya, quién se negó a firmar la declaración final, siendo destituido por Betancourt antes de terminar la asamblea.

Cómo no comparar cincuenta y tres años después, los resultados de las dos políticas enfrentadas entonces, la fracasada Alianza para el Progreso, supuestamente destinada a favorecer económicamente a los países latinoamericanos, con la de la Cuba de hoy, de nuevo en el sistema interamericano, erguida orgullosamente después de una larga ausencia y de un implacable bloqueo económico.

En la X Conferencia Interamericana de la OEA, celebrada en Caracas en 1954, hace sesenta y un años, en la entonces recientemente inaugurada Aula Magna de la Ciudad Universitaria, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Foster Dulles, se presentó con el propósito de “torcer el brazo” a los países miembros de la OEA, invocando al mismo Bolívar, a la preocupación del entonces presidente de Estados Unidos, general Dwight Eisenhower, por el bienestar económico de América Latina y la “creciente amenaza para la paz por el avance del comunismo internacional”.

El propósito de Dulles era obtener una declaración que rechazara al “comunismo” en general, con el propósito particular de obtener la condena del gobierno de Guatemala, encabezado por el entonces presidente Jacobo Arbenz, que había aprobado una reforma agraria liberando las tierras improductivas para devolvérselas al pueblo maya. Afectaba las haciendas de la United Fruit Co., empresa bananera, uno de cuyos accionistas era el propio embajador Dulles, quien se retiró de la Conferencia apenas logró, por escasa mayoría, la aprobación de la declaración que permitió a Estados Unidos ordenar la invasión a Guatemala para el derrocamiento del gobierno constitucional de Arbenz. Dulles, con enorme arrogancia, se retiró de la Conferencia apenas obtuvo su declaración. Poco tiempo después Arbenz salió del gobierno, cuando una fuerza apoyada por los norteamericanos, cruzaba la frontera.

El mismo estilo descortés de Dulles entonces, comparado con el reciente del presidente Obama, cuando se levanta antes del cierre de la sesión, para retirarse sin asistir a las intervenciones de otros presidentes.

(Tomado de www.eluniversal.com)

OEA

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el beriado dijo:

    Y alguien penso por tan solo un segundo que Obama se enfrentaria a lo que sabia le iria para arriba?????
    No tiene suficiente coj…… para darle la cara a los pueblos latinoamericanos. Asi de sencillo.

  • Misil dijo:

    Yo tenía entendido que el que llamó a la OEA, “Ministerio de Colonias de los Estados Unidos”. había sido nuestro canciller de la Dignidad. necesito me aclaren. gracias.

  • Frank Edelman dijo:

    Un gran artículo de ese periodista, pero quien dijo que la desprestigiada OEA era un Ministerio de Colonias fue el Canciller de la Dignidad Raúl Roa. Por cierto no quiero que jamás Cuba regrese a esa dependencia de USA, sería traicionar a Roa, y a los miles de cubanos que han abonado con su sangre el suelo patrio.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también