Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Andanzas y pasajes del hijo de Martí en Camagüey (+ Fotos)

En este artículo: Cuba, Historia, José Martí
| 91
José Francisco Martí Zayas Bazán

José Francisco Martí Zayas Bazán.

Por Enrique Atiénzar Rivero

Muchos camagüeyanos a esta altura no saben que José Francisco Martí Zayas-Bazán, hijo del Héroe Nacional de Cuba, vivió durante su infancia y adolescencia en la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe en la casa marcada con el No. 9, de la otrora calle San Francisco, hoy Antonio Luaces 109.

Con los años la suntuosa edificación, adquirida por su abuelo y transformada en la etapa seudo republicana, fue abrigo de aquel inquieto muchacho, nacido el 22 de noviembre de 1878 en La Habana. Él encarnó, a lo largo de su vida, los ideales de su padre hasta el grado de decir: “Soy hijo y todo lo suyo me es sagrado”.

En los bajos de aquel inmueble funciona hoy la escuela primaria “Renato Guitart”, y allí se promovió, alrededor del año 2000, el estudio de la figura de José Francisco,  mediante trabajos prácticos de la asignatura Historia local  y en cuyo proceso indagatorio salió a relucir que en el propio edificio residió  él desde etapas tempranas de su vida.

La presencia del hijo del Apóstol en Camagüey es una obra inacabada. Lo sostengo porque recientemente realicé una encuesta (la muestra no fue muy amplia, pero sí aleccionadora) y el 57% de las personas no conocían que Ismaelillo vivió en esta ciudad y de los que pocos que dijeron que sí, algunos no precisaron el lugar, ubicado a poco más de cien metros del Parque de la Juventud, donde un monumento se erige en honor al más grande de los cubanos con un niño en brazos y un libro.

Es necesario que en las enseñanzas primaria y secundaria y con el concurso de la Organización de Pioneros José Martí se profundice en la vida y obra de José Francisco para que los infantes conozcan pasajes suyos que subyacen en libros y sean traídos a nuestros días, de manera que la joven generación sepa e interprete la naturaleza humana de quien murió amando la Patria y orgulloso de su padre.

Jorge Estrada de Varona,  jefe del segundo ciclo y quien como maestro de sexto grado, indujo en el 2000 el estudio sobre la personalidad de José Francisco lamentó la pérdida de ese tipo de aprendizaje tan necesario en estos tiempos.

En el libro Memorias de la guerra,  Enrique Loynaz del Castillo describió que para la Pascua de 1892 él organizó un paseo por la Sierra de Cubitas y a las cuevas del mismo nombre y que dentro de las dos docenas de jóvenes que lo acompañaron estaba José Francisco, con 14 años. Carmen, la madre, se lo había confiado, según el autor, “creyendo que era yo el más juicioso de los concurrentes al paseo”.

Loynaz retrató la imagen del siguiente modo:

“Era un muchacho impetuoso, dispuesto a la aventura revolucionaria. En el profundo lago existente bajo las cuevas se había lanzado al agua antes de que yo pudiera evitarlo y no me quedó más remedio que tirarme al agua en su busca”.

Con anterioridad, de paso por la ciudad, ataviados los jóvenes de uniformes de dril crudo y sombreros de yarey, revólver en el bolsillo y machete al cinto, se detuvieron en establecimientos e increíblemente al transitar frente al cuartel de caballería Hernán Cortés, uno de los muchachos sacó una corneta e hizo vibrar  “el mágico toque insurrecto de a degüello. Era la primera vez que en mis oídos resonaba la invocación  metálica que enardeció las cargas fulminantes de Agramonte”.

Loynaz desenvainó su machete, enarboló la bandera tricolor y gritó ¡Viva Cuba Libre!, secundado por los muchachos ante la imagen perpleja de los soldados españoles.

De José Francisco en Camagüey hay mucho de que hablar, de cuando  solicitó al director del Instituto de Segunda Enseñanza el ingreso a los estudios de bachiller en las Escuelas Pías de Puerto Príncipe, asentada en las inmediaciones de la actual Plaza de la Juventud que lleva el nombre de su padre, de las impresionantes notas de las diferentes asignaturas, conservadas en el Archivo Histórico Provincial y de sus prácticas deportivas como torpedero de béisbol en un terreno, ubicado en el interior de la  carrilera del antiguo hipódromo en los predios de la actual Plaza de la Revolución Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz.

La primera referencia, al menos pública, sobre su hijo es perceptible en la antológica obra Ismaelillo, publicada en Nueva York en 1892 que al decir de Cintio Vitier sintetiza:

“En la imagen del hijo descubre Martí una nueva vocación humana, fuente de inspiración poética y existencial cuando escribe: Hijo soy de mi hijo, él me rehace”.

Espero que a José Francisco se le rinda homenaje con una tarja en el lugar donde residió  y que el sitio sea incluido como un  lugar venerable para lugareños o foráneos, pero antes rescatar el inmueble declarado hace unos cuatro años con peligro de derrumbe.

Como cierre de reportaje reproduzco recientes declaraciones del  Doctor Eusebio Leal Spengler, en un acercamiento a José Francisco, quien vivió solamente cincuenta y dos espaciados meses de su vida junto al padre. La entrevista esta acuñada con la impronta de los 135 años de su natalicio, ocurrido en La Habana el 22 de noviembre de 1878.

-¿Cómo llega a Eusebio Leal la figura de José Francisco Martí Zayas-Bazán?

“Conocer la historia patria implica llegar a la figura del gran cubano que fue José Julián Martí Pérez. Estudiar a Martí, inevitablemente hace que se sepa y se sienta curiosidad por su hijo José Francisco, al que nuestro Héroe Nacional dedicara esos hermosos versos  del “Ismaelillo”, que a todos los niños cubanos les muestran en sus primeros grados de enseñanza”.

-Poco se ha hablado de su participación en la guerra. ¿Cree que el hecho de sumarse a la expedición de Carlos Roloff contribuyó a dar continuidad a las ideas independentistas del padre?

“José Francisco tomó la decisión de sumarse a la lucha independentista tan pronto supo de la muerte de su padre, renunció a sus estudios y se incorporó a una expedición libertadora para  permanecer en la Patria y continuar, desde su esfuerzo personal, la obra imperecedera de su padre. No cabe duda de que se sentía identificado con las ideas y proyección de Martí, admiraba a su padre y sabía que sólo integrándose al Ejército Libertador cubano, honraría su nombre.

“En el Índice alfabético y defunciones del Ejército Libertador de Cuba, elaborado por Carlos Roloff Mialofsky, publicado en La Habana en 1901, en su página 518 puede leerse en lo correspondiente al Cuartel General del Departamento Oriental los datos de José Martí Zayas-Bazán, hijo de José y Carmen, que alcanzó el grado de Capitán. Se incorporó a la guerra el 21 de marzo de 1897 y fue asentado en el libro 1, folio 208, número 24.

“Sobre el combate de Las Tunas, Horacio Ferrer en el libro Con el rifle al hombro actitud heroica de los tenientes José Martí, Juan Miguel Portuondo y Francisco Sedano, a los que las circunstancias del combate los llevan a convertirse en artilleros y sus certeros tiros asestan un duro golpe a las tropas enemigas. De este episodio dicen queda el joven José Francisco con padecimiento crónico en sus tímpanos.

-Me viene a la mente la carta escrita a Gonzalo de Quesada y Aróstegui tras conocer el 4 de junio de 1895 la muerte de José Martí: “Soy hijo y todo lo suyo me es sagrado” Comente sobre este particular.

“Identificación plena con Martí, ausencia de rencores, total afecto y verdadero amor por su progenitor. Aunque fue una familia no siempre reunida producto de toda la labor de Martí, es evidente que el padre siempre adoró al pequeño y mantuvo permanente contacto con él. José Francisco por su parte manifestó desde niño devoción por su papá.

“En el libro José Martí: Destinatario, compilado por Luis García Pascual, 2ª. Edición del año 2005 de la Casa Editora Abril, , en la página 178 se incluye una carta de José Francisco a su padre, fechada en Puerto Príncipe el 7 de agosto de 1886 donde le escribe lo siguiente:

«Papá, yo te quiero mucho. Cualquier cosa que tu me mandes me gustará mucho. Mamá sabe que nunca pasa un día sin acordarme de ti. Dicen que soy tu retrato y estoy contento. Muchos besos de tu hijito, Pepe»

“Se sabe que el primero de abril de 1895, Martí escribe a su hijo una carta de despedida, que está cargada de ternura y dolor por partir a Cuba. Le menciona la leontina que le deja como recuerdo suyo”.

-José Francisco fue devoto de Ignacio Agramonte. El 24 de febrero de 1912 volvió a su Camagüey de la infancia para participar en la ceremonia en la que se develó la figura ecuestre de El Mayor. ¿Piensa que él nunca se olvidó de Camagüey?

“Los recuerdos de infancia seguro estaban muy impregnados en su persona y cuando fue invitado para participar en todos los actos en memoria de El Mayor, no dudó un instante en hacerle honor a la ciudad. Su presencia allí serviría de tributo también a su padre y a todos los que como él, fueron capaces de entregar lo mejor de sus días en aras de una patria más digna. José Francisco también formaba parte de ese pueblo agradecido ante la entrega incondicional de “El Mayor” inolvidable”.

-Referencias históricas señalan que más de 100 principeños estuvieron relacionados con el Apóstol. ¿Cree que ese vínculo lo ayudó a dibujar en su mente el Camagüey que nunca visitó?

“En la obra de Luis Álvarez Álvarez y Gustavo Sed Nieves titulada: El Camagüey en Martí, publicada por la Editorial José Martí, La Habana, año 1997 (Premio Anual de Investigaciones del Ministerio de Cultura de 1996) se hace un análisis exhaustivo de todas las referencias que sobre Camagüey y los camagüeyanos hiciera José Martí en sus escritos. Están allí las evidencias de cuan atrayente era para él este territorio cubano y los hombres nacidos en el mismo que aportaron sus vidas a favor de la causa libertaria. Su pluma delineó frases de admiración y respeto por aquellos que —no habiendo conocido—  despertaron en él tan nobles sentimientos”.

-Dejo abierto el espacio para que esboce otras ideas, a su juicio, importantes sobre José Francisco Martí Zayas-Bazán.

“Durante la etapa republicana ocupó diferentes cargos militares, pero siempre conservó fidelidad a sus principios y sentido del deber a su país. No utilizó la política para ganarse adeptos o lucros personales. Fue un digno militar. Obtuvo los grados de Capitán en 1902, Comandante en 1907, Teniente Coronel en 1909 y en este propio año el de Coronel. Se vinculó a la Artillería de Costa y al Estado Mayor del Ejército. Se retiró del servicio activo en el año 1917 y se le nombra Secretario de Guerra y Marina el 28 de julio de 1917”.

María Teresa Bances Fernández, viuda de José Francisco, con quien Eusebio Leal tuvo la oportunidad de hablar, donó fotos, recuerdos personales, uniformes y todo lo que se encuentra en la casa natal de José Marti en la calle Paula.

El 22 de octubre de 1945, a la edad de 67 años, retirado de la vida publica, fallece José Francisco y con el grado de Mayor General. Su cadáver fue tendido en el Salón de los Pasos de la Cabaña. La prensa capitalina de la época señaló que esa instalación militar “esta haciendo disparos cada media hora en tributo al ilustre desaparecido que por algún tiempo fue jefe del ejercito constitucional”.

Compartimos el criterio de  Eusebio Leal de que José Francisco fue una persona que desempeñó su vida con gran discreción, objeto de no pocos ataques y calumnias, que de conocerlas su padre se habría indignado.

(Tomado del Periódico Adelante)

Casa de José Francisco Martí en Camagüey

Casa de José Francisco Martí en Camagüey. Foto: Enrique Atiénzar Rivero.

Fascimil del certificado de Bachiller, adquirido en Camaguey por José Francisco. Foto del autor

Fascimil del certificado de Bachiller, adquirido en Camaguey por José Francisco Martí.

De izquierda a derecha: José Martí, José Francisco Martí y Carmen Zayas Bazán

De izquierda a derecha: José Martí, José Francisco Martí y Carmen Zayas Bazán.

Se han publicado 91 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Cary dijo:

    Waooooooo, hay mucho que hacer y conocer, pienso que el historiador de esa ciudad debe proponerle al gobierno incluso cambio de nombre de esa escuela y crear un museo-taller donde se conozca mas sobre esas realidades de nuestra historia que hemos desconocido generacion tras generacion

    • Rikimbili dijo:

      Es una real lástima que este hombre no tuviera descendencia con al menos un hijo varón ya que nació en una gran familia que fue la de nuestro apóstol José Martí, que no se mereció quedar truncado el árbol genealógico de ellos, por lo mucho que hizo J. M por nuestra indenpendencia y la cultura de Cuba y del mundo… ahora apreciamos que su querido hijo Ismaelillo le siguió los pasos, hasta luchó y todo en los campos de Cuba por la independencia de nuestro país, aunque no lo saben muchas personas, y se habla poco de este gran hombre… que lástima no creen??, hasta me imagino un hijo de este hombre dirigiendo en la actualidad en este país, pero bueno, son solo imaginaciones.

  • Guille dijo:

    Menos mal que se ha rectificado publicando esto (que deberían hacerlo en la prensa nacional escrita y más). Aquí siempre fue política durante las últimas décadas opacar su imagen y dar a entender que fue un tipo mediocre. Tan es así, que una gente culta y conocedora de la historia como mi padre, se permeó de esa idea en los años de mayor “fervor revolucionario”, me la trasladó y eso era lo que yo pensaba de este hombre hasta que por mis medios tuve acceso a otras fuentes.
    Fue un hombre digno. Parece que alguien pretendía que debió haberse alzado contra los gobiernos de de la República.

    • Gilberto dijo:

      Yo Tania la misma apreciacion, y no recuerdo haberlo estudiado en la escuela ni visto en Los medios despise.
      Es triste sin dudas, que Los hombres se arroguen el derecho a editar la historia en vez que escribirla
      Seguira sucediendo y nosotros, escribamos lo que escribamos, sere so editados en el futuro

  • Andrés Dovale Borjas dijo:

    La historia heroica de José Francisco Martí y Zayas Bazán el único hijo varón de nuestro Apóstol José Martí debe ser divulgada, como lo ha hecho ahora Vanguardia de Camagüey y Cubadebate. Con solo 19 años combatió en la batalla por la toma de Las Tunas dirigiendo la artillería de la que llegó a ser, en la República su jefe máximo, alcanzando los más altos grados en nuestro ejército. Siempre fue un fiel seguidor de las ideas de su padre, al cual quiso y respetó siempre, incorporándose con solo 18 años al Ejército Libertador a las órdenes del Mayor General Calixto García.
    ¡Honor a quien honor merece! ¡Honrar, honra!

  • Andrés Dovale Borjas dijo:

    Rectifico, no es Vanguardia es el periódico Adelante de Camagüey

  • jose dijo:

    que bien ahora conozco que el hijo de nuestro apóstol José Marti con solo 19 años participo en toma de las tunas esa historia debe de retomarse ya havia escuchado algo aquí en tunas pero por esta vía es algo, honor a ese digno hombre ,si algún historiador conoce algo mas de ese hijo de marti puede ayudar,un tunero

  • mirtha dijo:

    Lamentablemente, apenas es conocido, y en las escuelas , ni se diga, en las bibliotecas escolares no hay bibliografía que acerque a los estudiantes a la vida del hijo de Martí, la intranet es limitadísima y por supuesto los profesores no pueden enseñar lo que no conocen.Bravo por Cubadebate!

  • Yoani Glez dijo:

    Considero que es una figura que todos los cubanos deberíamos de conocer, puesto fue el hijo de nuestro Apostol Nacional, confieso que en mis años de estudio nunca tuve las referencias de este artículo, concuerdo con la idea de que debe fomentarse en las enseñanzas primaria y básica el estudio de esta figura representativa de nuestra historia.

  • Camagüeyano dijo:

    Estas cosas deberian publicarse mas, nuestra historia es nuestro mayor tesoro, hay que educar en el seno de las familias a nuestros hijos e hijas en el conocimiento de nuestra historia antes de que la mentalidad chatarra acabe con mas valores. hay que despertarlos !

  • uno del montón dijo:

    Carmen Zayas Bazán, viuda del Apóstol, como se sabe es camagüeyana. Su acta de bautismo se puede consultar en el archivo parroquial de la Iglesia de Ntra. Sra. de La Soledad, que tantos tesoros documentales contiene. Para conocer sobre Martí y Camagüey hay que leer el libro de Luis Álvarez y Gustavo Sed, es una joya. Yo tuve maestros de historia excelentes, pero la imagen que daban del hijo de Martí era la que imperó en una época demasiado larga, era la de un traidor a las ideas de su padre. Fue Teresita Fernández, la maestra que cantaba, quien lo reivindicaba cada vez que podía, y es por ese camino que llegué a admirarlo.
    Vale la pena que se escriba más.

  • DESTRIPADOR dijo:

    Es una verdadera pena, pero lo cierto es que nosotros, las jóvenes generaciones solo conocemos del hijo de Martí es que se llamaba Ismaelillo. Creo que es una tarea pendiente que tiene nuestra educación con respecto al tema, así como la prensa, la radio, la televisión. No considero justo que José Francisco Martí Zayas-Bazán (Ismaelillo) sea olvidado por nosotros los cubanos.

  • Pensativo dijo:

    Gracias al autor Enrique Atiénzar Rivero por permitirme disfrutar su trabajo; creo que no solo para los de primaria y secundaria, todos debiéramos conocer a José Francisco Martí y Zayas Bazán en toda su extensión.
    gracias

  • ELSY dijo:

    CONOCER ESTA HISTORIA ES UN GRAN REGALO PARA LOS CUBANOS QUE HEMOS LEIDO MUCHO DE MARTÍ, Y DE TODOS ESOS GRANDES PATRIOTAS, ES MUY BUENO HAYA SALIDO, Y MEJOR TODAVIA UN BUEN LIBRO ILUSTRADO CON TODAS ESTAS VALIOSAS IMÁGENES Y NARRACIONES PARA QUE LOS ESTUDIANTES ENRIQUEZCAN LA HISTORIA DE MARTI Y LO QUE FUE SU HIJO Y DEDICÓ SU JUVENTUD A LA LIBERTAD DE NUESTRA QUERIDA PATRIA – QUE SIRVA DE EJEMPLO,

  • Olga Lidia Sandoval Hechavarría(Lidia San) dijo:

    Del hijo de Martí solo lo que siempre supimos, que fue la inspiración para el maravilloso libro Ismaelillo, de ahí en fuera muy poco, para no decir nada. Por lo menos en nuestros libros de historia nunca lo vimos. Miren que hermosa letra tiene un niño de 15 años, en el diploma de bachiller, en la firma del interesado, como el padre. Lindo día.

  • camarero dijo:

    en una ocasión eddy martín leyó en un juego de pelota mientras narraba una curiosidad histórica y era un hoja de anotación donde aparecía como torpedero el hijo de martí en un juego celebrado a finales del XIX o comienzos del XX…

  • El Naranja dijo:

    Que desgracia el querer opacar figuras políticas, sociales o culturales de nuestro país. A nosotros nunca se nos enseñó acerca de la vida de el hijo de Martí más allá de los poemas del Ismaelillo; es la Historia no contada.
    A la verdadera historia no se le debe poner velo, ni palabras a medias, ni frases inventadas, es lo que fue, resultado de valores y acciones de hombres y mujeres de un determinado tiempo que transcienden por sus valores.

    • gallo dijo:

      La desgracia esta El Naranja en que la historia puede ser manipulable cuando quedan cosas por contar. Quisiera saber (y no soy el único) qué pasó realmente con el hijo de Martí en el año 1912 cuando iba para los 36 años. ¿Cuando se podría obtener una valoración imparcial de lo que hizo y no hizo en honor a su sagrado padre ese año turbulento y escarnecedor para los negros y oprobio del resto de los cubanos?

  • cora dijo:

    Gracias por el conocimiento,como la mayoria de los cubanos ,supongo ,desconocia esta parte de nuestra historia,la enseñanza de la historia nuestra en las escuelas debe mejorar e incluso a pesar de ser un proyecto muy caro algun dia debe abordarse en una serie bien escrita para ver si vemos menos basiura importada.
    Las nuevas generaciones tienen un analfabetismo kilometrico en estos temas.Yo confieso que lo poco que sé ha sido de manera autodidacta pues en la escuela aprendi un poquito de Hatuey ,Maceo y de la etapa de los años 50 y lo menciono así porque así, en fragmentos es que se imparte.Gracias por la dosis necesaria de patria de este articulo

  • pedry montano dijo:

    Hay muy pocas divulgaciones de José Francisco, por lo que apenas se conoce la vida y obra del Ismaelillo como lo bautizó Martí. Yo mismo que me comsidero poco lector, en los últimos año, en dos ocaciones he leido sobre la vida y obra de Pepe y no sabía de la devoción del hijo por su padre, como lo hiso el padre por su hijo. Esto creó una duda en mí sobre los valores del hijo de Martí. Hoy aclaro esta duda y puedo explicar que Ismaelillo honró la memoria de su padre.
    Recomiendo que se rectifique y que se estudie la vida y obra de Pepe desde edades temprana combinándola con la Edad de Oro (Versos sencillos)
    a lo que le dedicó tanto tiempo en su cora vida.

  • pedry montano dijo:

    Hay muy pocas divulgaciones de José Francisco, por lo que apenas se conoce la vida y obra del Ismaelillo como lo bautizó Martí. Yo mismo que me comsidero poco lector, en los últimos año, en dos ocaciones he leido sobre la vida y obra de Pepe y no sabía de la devoción del hijo por su padre, como lo hiso el padre por su hijo. Esto creó una duda en mí sobre los valores del hijo de Martí. Hoy aclaro esta duda y puedo explicar que Ismaelillo honró la memoria de su padre.
    Recomiendo que se rectifique y que se estudie la vida y obra de Pepe desde edades temprana combinándola con la Edad de Oro (Versos sencillos)
    a lo que le dedicó tanto tiempo en su corta vida.

  • jorge t dijo:

    Pero hay un lado oscuro en la trayectoria de este militar.estaba al frente de las tropas que aplasto el levantamiento de negros en oriente,la mayoria exsoldados y exoficiales mambises,con cerca de 3000 muertos,conozco la historia porque mi abuelo estaba al lado de el como comandante del ejercito,para verguenza mia,aunque nadie es culpable de los errores de sus antepasados.

  • Sergio Hernández dijo:

    Que bueno esta este artículo, creo que se debe publicar más sobre José Francisco y su descendencia, no sabemos si existen nietos del apóstol vivos y donde están. La historia no se puede borrar, sea mala o buena, la vida de José Martí brilla tanto como nuestro sol, que nada la puede opacar.
    Doy gracias a nuestros investigadores, en especial a Eusebio Leal y a otros que ayudan a profundizar en nuestras raíces, también a nuestros periodistas.
    Gracias

    • marita dijo:

      José Francisco no tuvo hijos

Se han publicado 91 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también