Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

La Alianza del Pacífico o el ofensivo retorno del ALCA

| 3

Al-pacificoLa integración suramericana, que continúa avanzando por sobre las especulaciones de  los cuarteles mediáticos y los proyectos geoestratégicos del poder hegemónico imperial, enfrenta en estos momentos otra amenaza, que es necesario analizar desde diversos ángulos: la renovada  Alianza del Pacífico.

A esto hay que añadir la propuesta colombiana para integrar la Alianza del Atlántico Norte (OTAN en sus siglas en inglés) que se enfrenta al proyecto integrador emancipatorio de América Latina y el Caribe, donde privan ideas básicas: la construcción de un sistema de defensa conjunta en función de las necesidades defensiva de la región, la implementación del Banco del Sur, para desestructurar la dependencia, la decisión de los países de la Unión de Naciones Suramericanas de constituir  a esta en un territorio de paz y lograr responder definitivamente y con armas a la desesperada demanda social de nuestros pueblos. Un proyecto antihegemónico que necesita de tiempos y voluntades.

La OTAN nada tiene que hacer en nuestra región, cuando se ha convetido, en  un gendarme de intervención  mundial que a su ves maneja ejércitos privados(mercenarios)para comenzar sus acciones bélicas.

Algo realmente grave si se advierte la tragedia del retorno de guerras coloniales que están sacudiendo otras regiones del mundo en estos momentos y que han llevado a Europa  a una crisis inconcebible en el siglo XXI, vía gobiernos que deciden a espaldas de sus pueblos,  llevando a sus tropas a combatir  en  guerras ajenas, con gastos millonarios en armamentos y convirtiendo a sus tropas en  conquistadores de territorios para otros. Eso es lo que está sucediendo.

La VII cumbre de la Alianza del Pacífico realizada en Cali a principios de junio, con la participación de México, Colombia Chile y Perú, incorporó en este caso a Costa Rica, mientras asisten como observadores España, Canadá, Panamá, Guatemala y Uruguay.

La intervención del presidente de Colombia Juan José Santos, si bien no fue del todo sorpresiva porque, de hecho, siempre aparecía en el proceso de integración jugando a dos bandos, aunque más contenido, hablando en este caso sobre el el nuevo “motor” de la economía regional, no es sino la decisión de ir a fondo en un proceso enmarcado en lo que fuera el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA),un proyecto recolonizador por excelencia, dignamente rechazado por los integrantes del Mercado Común del Sur y Venezuela en noviembre de 2005, en Mar del Plata. Lo que la Alianza del Pacífico plantea es profundizar los caminos hacia el decadente neoliberalismo del siglo XXI.

Esto implica un enorme retroceso para los pueblos de  los países que conforman esa Alianza, que no responde a los intereses estratégicos regionales, sino a los imperiales de turno.

Si algunos países pequeños creen encontrar una salida, el espejo el futuro muestra que esto sólo puede llevar a resolver asimetrías vía la subordinación de los pequeños y también de los grandes. Cualquier proyecto emancipatorio queda relegado en estos planes, ya que no se trata de cumplir con la idea de una independencia definitiva, que no sólo libera a la región auténticamente sino que la fortalece en cualquier negociación.

Esto sin hablar de las demandas sociales, en las que jamás pensaron los equipos del Libre Mercado, como ya se vio en los años 90, o como se está viendo hoy en la Unión Europea (UE).

“La tarea del corto plazo, implica la liberación del 90 por ciento de aranceles en forma poco discriminada, permitiendo crear un `mercado` de más de 216 millones de personas sin incluir los observadores, con una tendencia a la desregulación estatal en  sectores estratégicos: de tipo agrícola o en los recursos naturales;   un retorno al proceso de reestructuración neoliberal que tomó fuerza   desde la década de los 70 a los 90 (época dorada de los Chicago  Boys), propuesto como alternativa al cepalismo(Cepal) de (Raúl)Prebisch acusado de  ‘proteccionista’ bajo el modelo de industrialización por sustitución de importaciones”.

Así lo define Attac (La Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras y por la Acción Ciudadana), en un análisis recientemente publicado.

Para esta organización, aquella cumbre de Cali, coincidía con “el papel activo de América Latina, en la  agenda económica para el segundo período del gobierno de Barack   Obama”.

No pueden olvidarse ni las recientes palabras del secretario de Estado  John Kerry sugiriendo ante el Congreso de Estados Unidos, que América Latina es el patio trasero, ni su aseveración sobre la necesidad de un acercamiento “vigoroso” con la región. Este vigor no es para ayudar a  los latinoamericanos, sino para proteger los intereses norteamericanos  y establecer un control regional a todas vistas recolonizador.

Si hay quienes no pueden festejar esta Alianza del Pacífico son los pueblos de los países que la conforman, por lo menos en nuestra región. ¿Volver a los 90?. Una tragedia social, política y económica.

La única oferta que está mirando hacia un futuro justo y digno para los pueblos de América Latina y realmente independiente, es la que se plantea desde sus diversos planos la integración como el Alba, el  Mercosur, UNASUR  y el proyecto más complejo y completo que es el CELAC (la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) que nació como tal en Caracas, bajo la presidencia de Hugo Chávez Frías,  el fallecido mandatario, motor de la estrategia liberadora.

En este renovado nuevo proyecto recolonizador de Estados Unidos se inscriben las recientes visitas de  Barack Obama a México y Centroamérica y otras que se propone en tiempos cercanos.

En el libro “Inteligencia Estratégica para la Política Mundial Latinoamericana “ (1949), el escritor Sherman Kent advertía sobre algo que hoy es una realidad: “La    guerra no siempre es convencional: en efecto, una gran parte de la   guerra, de las remotas y las más próximas, ha sido siempre realizada  con armas no convencionales”

Se refería al tipo de guerra, en la  cual vía la política (en estos días también bajo el virtual terrorismo mediático que se aplica contra nuestros países)y la vía económica, una verdadera guerra actualizada en estos tiempos, en que América Latina  toma o intenta hacerlo  el control real de sus recursos y sus Estados. Es parte de la ofensiva que en este momento despliega Estados Unidos contra Venezuela y la región tratando de fragmentar el verdadero proyecto unitario y aislar a los gobiernos regionales. Es una ofensiva tan guerrera como la que hoy están aplicando sobre Venezuela.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yolanda Millán dijo:

    Tremendo articulo sobre la lineas estrategicas que debe unir Latinoamerica y el Caribe. Vale la pena compartir con los amigos lectores…

  • Dino dijo:

    Muy interesante este artículo de Stella Calloni. Toca con mucha seriedad los mecanismos de la política de unilateralismo hegemónico que la administración Obama trata de imponer al mundo, pero que no resulta idéntica en todas las regiones y en el caso de América Latina, “su traspatio” (según nos recordara hace poco su actual Secretario de Estado John Kerry)se complica por la presencia de proyectos radicales como los de Venezuela, Bolivia, Ecuador y por supuesto, Cuba. Enhorabuena

  • ALFONSO dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con el análisis que hace la periodista STELLA CALLONI en su artículo en la cual señala los peligros que representa para los pueblos de América Latina y su digna integración de la cual dejo sentadas las bases el inolvidable Presidente de la República Bolivariana de Venezuela HUGO CHAVEZ FRÍAS;ésta integración tiene como norte el desarrollo económico y social de los pueblos,su dignidad y no el enriquecimiento sin limites de los monopolios,las empresas trasnacionales y las oligarquías de los países integrantes de la ALIANZA PARA EL PACIFICO y el empobrecimiento y la miseria de sus respectivos pueblos;ante este panorama debe ser mal visto la presencia del URUGUAY como país observador en este evento,país dirigido por el movimiento de izquierda FRENTE AMPLIO al cual pertenece su presidente MUJICA.Los Latinoamericanos progresistas y revolucionarios debemos tener en cuenta el adagio popular que dice: ¡¡¡AL OLMO NO SE LE PUEDEN PEDIR QUE DE PERA¡¡¡¡¡. No debemos prestarnos a ente engaño,el cual será un obstáculo para la verdadera integración de América Latina y el Caribe¡¡¡. DESDE COLOMBIA. Alfonso.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Stella Calloni

Stella Calloni

Periodista argentina y corresponsal en su país del diario La Jornada. Es autora de “Los años del Cóndor”.

Vea también