Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Celac, un futuro prometedor

| 2

Por Marcos Roitman Rosenmann
Tomado de La Jornada, de México

La necesidad de coordinar un proyecto de integración latinoamericano y caribeño es prioritario. Más allá de las diferencias ideológicas y políticas, el sentimiento de pertenecer a un continente es el punto de partida, sobre todo cuando dicho proceso ha sido abortado en repetidas ocasiones por intereses ajenos a la región. Parafraseando a Ernest Renan en su clásico ensayo ¿Qué es una nación?, podemos decir que no basta ni la raza, ni la afinidad religiosa, ni los intereses, ni la geografía, ni las necesidades militares para articular un espíritu de unidad. El alma de una nación es la suma de pasado y presente, articulado bajo un legado histórico, una memoria colectiva y el deseo, la voluntad política, de mantener dicho legado como parte de una convivencia común.

España, Inglaterra, Francia o Estados Unidos han conspirado para evitar que dicha unidad estratégica se produzca. Una región débil, llena de reinos de Taifas, es la mejor manera de mantener la opresión imperial. La historia es rica en ejemplos. La estrategia disgregadora ha estado presente desde las guerras por la independencia libradas a principios del siglo XIX. Haití fue la primera en sufrir las consecuencias. Promover intereses caudillistas y oligarquías regionales fue el punto de partida para desmembrar el continente. El resultado no pudo ser más beneficioso para Estados Unidos y las potencias extranjeras. Poco duró la República Federal Centroamericana, cinco países acabaron con el proyecto de Francisco de Morazán. Otro tanto ocurría en la América meridional. El ideal de Simón Rodríguez, Francisco de Miranda y Bolívar, la patria grande, fue dinamitado desde dentro. Espurios intereses se aliaron para provocar la ruptura de lo que había sido la Gran Colombia. Tampoco México quedaría al margen de la atomización del continente. El afán expansionista de Estados Unidos le arrebataría Texas, California, Nuevo México y Arizona, entre otras, después de una cruenta guerra, donde la bandera de Estados Unidos se izaba en su capital. Las grandes potencias no dudaron en promover asonadas, financiar traidores e invadir, si con ello podían mantener su control territorial y la explotación de los recursos naturales. El siglo XIX se despidió como entró, en medio de luchas por evitar cualquier principio de unidad latinoamericana y caribeña. Estados Unidos lentamente iba consolidando su poder en la región. La guerra hispano-cubana-norteamericana (1898) le dio el control de Cuba, transformando la isla en un protectorado. Y el siglo XX hizo su entrada de igual forma. En 1903, Colombia vería como una parte de su territorio se desgajaba, dando origen a la formación de un nuevo Estado, Panamá. Estados Unidos no podía estar más contento. Tras el fracaso de Francia, en la empresa de construir un canal que uniese los océanos Atlántico y Pacífico, podía iniciar su proyecto. Panamá, nada más comenzada su andadura como Estado independiente, se convirtió en semicolonia. La enmienda Platt se hizo carne en su primera Constitución. El artículo 136 la recoge bajo esta redacción: “El gobierno de Estados Unidos de América podrá intervenir en cualquier punto de la república de Panamá, para restablecer la paz pública y el orden constitucional si hubiere sido turbado en el caso de que por virtud de tratado público aquella nación asumiere, o hubiere asumido, la obligación de garantizar la independencia y soberanía de la república”. Así no hay duda de quienes serán los verdaderos dueños del país.

De esta manera se construyó una región sometida y controlada por Estados Unidos. Lentamente los potencias extracontinentales fueron perdiendo fuerza. Aquí comienza otra andadura, la justificación ideológica para mantener a los pueblos latinoamericanos sojuzgados. Nace el panamericanismo. Pero tras la Segunda Guerra Mundial, surge un nuevo orden. Por primera vez en la historia de Occidente, el eje del poder cambia de continente. La vieja Europa cede su trono a Estados Unidos y el rancio panamericanismo muta bajo el paraguas de la guerra fría. El Tratado Interamericano de Defensa Reciproca (TIAR) y su corolario político, la Organización de Estados Americanos (OEA), en 1948, serán los diques de contención frente a los proyectos antimperialistas de liberación nacional. Ambas organizaciones, el TIAR y la OEA, mostrarán su cara más grotesca a pocos años de su creación. Primero avalando el golpe militar en Guatemala, en 1954, contra Jacobo Arbenz orquestado por la CIA en colaboración con el gobierno Honduras y El Salvador, entre otros, y segundo, avalando el bloqueo económico y político a Cuba, y posteriormente orquestando su expulsión en 1964. La existencia de la OEA en la región ha sido un factor desestabilizador. Baste recordar la complicidad guardada frente a los golpes de Estado y las dictaduras militares establecidas en los años 70 del siglo pasado. Su principal papel ha sido obstruir la creación de cualquier proyecto latinoamericano y caribeño cuestionador de la hegemonía estadunidense. Así, no faltan motivos para pedir su disolución.

En estos días mucho se escribe sobre la iniciativa de fortalecer la reciente iniciativa que vio la luz en Caracas, crear una Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y no es baladí. Tras verificar los beneficios de contar con organizaciones regionales, sin presencia de Estados Unidos, Unasur y Alba, por ejemplo, la decisión de los 33 países que han decidido presentar la Celac supone un salto de calidad. No dudamos de las dificultades de ponerla en marcha. Estados Unidos hará lo posible para conseguir su fracaso, recurriendo a todo tipo de artimañas posibles, apoyándose, de paso, en mezquindades políticas. Es en este campo de condiciones adverso, donde le toca navegar al sueño de los libertadores, la construcción de la Patria Grande, anhelada como un factor identitario, más allá de la diversidad política e ideológica. Su destino dependerá de la voluntad política para no caer en el desaliento y la traición. En eso consiste la batalla.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • donsimon dijo:

    Ya los pasos se dieron al inicio de la inaguracion de la CELAC, para hacerla irrelevante. Su primer secretario el ministro de relaciones exteriores de Chile, le trato de acortar su respiracion al nacer, cuando le dio un caracter mas simbolico que aquel de ser una organizacion mas activista en pro de la union latinoamericana. Si esto se trata de una simple reunion de jefes de estado del continente, para posar en fotos de prensa y emitir acuerdos escritos diferentes de sus razones de ser: la union y la independencia de nuestras naciones como un bloque que con sus resoluciones tienen efecto positivo para la mayoria de sus pueblos y con ello un impacto qualitivo e influyente en las decisiones del mundo.

    La tarea de la CELAC, debe centrarse en tomar pasos positivos, tales como propiciar la muerte final del monroismo, en su doctrina colonial y racista. Acabar con la intervencion descarada de Estados Unidos en todos los asuntos internos de cada nacion hermana de la CELAC, eliminar la influencia del FMI, El Banco Mundial y los demas lobos con sangre en su boca que son sus afiliados, que obligan a pagar gran cantidad de su producto bruto en los intereses para pagar deudas impagables, que cuelgan de nuestros pueblos como cadenas gigantescas alrededor de sus cuellos. Cuantas escuelas, hospitales, carreteras, universidades, prestamos para la industria pequena y mediana, se podrian haber hecho con esos fondos. Se deberia pensar en que ya es tiempo de crear un tratado de defensa mutua.Sin permitir la instalacion de ninguna base militar de cualquier nacion extranjera en su territorio, no perteneciente al pacto de la CELAC. Uno para todos, y todos para uno.Crear una banca fuerte y local, con hombres honestos y responsabales al frente de sus instituciones y con cierta sensibiladad social como regla. En la infracstrutura de conecion de nuestro paises estamos demasiadamente rezagados, se necesitan muchas mas carreteras, mas puertos modernos, la transportacion de carga fluvial, seria un avance de proporciones mayores, con consecuencias positivas para el ambiente, Sur America cuenta con vias fluviales ya conectadas entre nuestras naciones allende sus fronteras.

    La lista de obligaciones de la CELAC, debe ser una que brinde su cometido con acciones contundentes y claras.Por lo demas todos nuestros pueblos esperan esta independencia desde hace muchas decadas.Unas naciones independientes, en control de sus recursos naturales, que destinen gran cantidad de sus ganancias a mejorar el bienestar de sus pueblos.

    Un pueblo culto es un pueblo libre.Jose Marti.

  • Ligia Archila Serrano dijo:

    CELAC BIENVENIDA Y ADELANTE.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también