Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Cameron quiere una guerra

| 5

cameron-toleranciaPor Iñigo Sáenz de Ugarte
Guerra Eterna

David Cameron ha elegido la carta del dramatismo en el discurso con el que ha intentado demostrar hoy que el Gobierno responderá con decisión a la ola de violencia de agosto (ya hay 1.593 detenidos, de los que 330 son menores de edad, y 926 acusados, muchos por comprar objetos robados en los saqueos). Convencido de que su electorado le examina ahora con lupa, ha hecho muchas promesas, algunas de ellas irrealizables, y ha pintado un cuadro tenebroso de la sociedad británica. Todo con la intención de justificar medidas que hubieran sido muy discutidas hace sólo unas semanas.

Como mejor forma de liberarse de responsabilidad, Cameron ha puesto el origen del inicio del “colapso moral” de parte de la sociedad en varias generaciones atrás. Su resultado: “Irresponsabilidad. Egoísmo. Conductas que rehúyen cualquier responsabilidad. Hijos sin padres. Colegios sin disciplina. Recompensa sin esfuerzo. Crimen sin castigo. Derechos sin responsabilidades”.

Esta sucesión de frases directas y contundentes sin verbo sólo tienen un destinatario: los informativos de televisión.

El mensaje de mano dura se ha convertido en una declaración de guerra a las bandas juveniles, muy peligrosas en barrios periféricos de las grandes ciudades. Cameron dijo que apoya los planes del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales de convertir la vida de sus líderes en “un infierno”. Se trata de “acosarlos” con constantes visitas policiales y comprobar por ejemplo si tienen los papeles del coche en regla o han pagado la tasa de televisión. Tácticas en definitiva que será difícil que hagan mella en delincuentes peligrosos.

En el plano social, las medidas concretas escasearon, no así los objetivos. A la búsqueda de un titular con fuerza, Cameron puso el listón en un nivel casi inalcanzable: en cuatro años cambiar la vida de 120.000 familias problemáticas que supuestamente están en el origen de muchos de los problemas urbanos.

En una época en que el recorte del gasto social es un objetivo básico del Gobierno y los ayuntamientos disponen de menos fondos, no queda claro cómo se conseguirá un objetivo de esas dimensiones.

Gordon Brown ya prometió lo mismo en 2008. Entonces la cifra manejada era de 110.000 familias. Desde entonces, el número de familias afectadas por el programa ha sido de 7.300. Cameron dice que la culpa es de “la burocracia”, pero lo cierto es que el programa cuesta un dinero que los ayuntamientos no tienen.

Una medida concreta presentada por Cameron es la formación de un servicio social nacional para los jóvenes de 16 años para que durante unas semanas al año se dediquen a labores de voluntariado. Cameron quiere que ahí se enseñen los valores de “disciplina, deber y decencia”, los mismos que se supone que se aprenden en la escuela.

Muy poco después, Ed Miliband ha pronunciado otro discurso con el mismo tema, pero de contenido muy diferente. De forma muy cuidadosa, el líder laborista se desmarca de la vía represiva alentada por los conservadores y apunta a la responsabilidad de los privilegiados de la sociedad que no cumplen la ley sin sufrir ningún castigo ni censura social.

Según Miliband, “la avaricia, el egoísmo y la inmoralidad” no se encuentran sólo en las clases marginales de la sociedad. Lo mismo se puede decir de “los banqueros que se quedaron con millones mientras destruían los ahorros de las familias” o de los diputados que inflaban sus cuentas de gastos. Las familias tienen una gran responsabilidad, dijo, pero ¿cómo pueden unos padres ocuparse de sus hijos con jornadas de 70 horas a la semana?

Todo el mundo coincide en que se trata de un problema muy complejo y de difícil solución. Pero al Gobierno le interesa describirlo en términos tajantes. Es una guerra (digamos que las Malvinas de Cameron) y ahí sólo queda ponerse del lado del Gobierno. Lo malo es que no parece tener muy convencidos a los uniformados.

Las tensiones entre el Gobierno y la policía han llegado a un punto sin precedentes. La razón es Bill Bratton, ex jefe de policía de Nueva York y Los Angeles, nuevo asesor de Cameron. Si no fuera norteamericano, es probable que el Gobierno ya le hubiera nombrado jefe de Scotland Yard. Los jefes policiales se consideran menospreciados por el Gobierno por creer que alguien de fuera pueda darles lecciones. Quien se ha mostrado más enfurecido es Hugh Orde, candidato al puesto de Scotland Yard: “No estoy seguro de que quiera aprender sobre bandas de una zona de EEUU que tiene 400 de ellas”.

Bratton tuvo mucho éxito en ambas ciudades norteamericanas en su lucha contra las bandas criminales. Los mandos policiales afirman que el estilo policial norteamericano no tiene nada que ver con lo que se ha hecho durante décadas en el Reino Unido. La idea que tanto gusta al Gobierno de que las bandas deberían temer a los policías hace pensar en un estilo más agresivo que quizá choque con la Convención Europea de Derechos Humanos, que por otro lado no cuenta con muchos partidarios entre los conservadores.

Los mensajes de Cameron en favor de la “tolerancia cero” también molestan a los mandos policiales. El comisario jefe de West Midlands los ha llamado “eslóganes vacíos”.

La policía no reconoce la descripción atroz que hace Cameron de la seguridad en las calles británicas. Las cifras oficiales sobre delincuencia estaban en mínimos históricos antes de la violencia de agosto. En el último año, sí hubo un14% en el aumento de robos en hogares, pero la cifra del año anterior había sido la más baja de los últimos 30 años.

Como suele ocurrir, hay una diferencia entre la realidad del crimen y la inseguridad en las calles y la percepción que la opinión pública tiene de ella. En lo segundo, influyen tanto las declaraciones de los políticos como los mensajes de los medios de comunicación. Cuando la situación está fuera de control, o parece estarlo, lo segundo es lo que manda.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Antonio dijo:

    Efectivamente Cameron ha tomado el camino de la confrontación y ha mirado hacia el lado equivocado a la hora de intentar explicar los motivos de los disturbios en Londres y anejos.

    Pero yo lo veo desde otro punto de vista. Cameron ha disfrutado de una paz prestada durante seis meses, el tiempo que ha transcurrido desde que hiciera unas declaraciones que deberian haber supuesto la guerra abierta del pueblo contra el poder.

    Estas declaraciones si que fueron una declaración de guerra a la sociedad británica. Entonces el pueblo guardó silencio. El saqueo de Londres será cuestión de tiempo, el pirata ya lo conocemos: Cameron.

    Cameron pretende privatizar todos los servicios sociales. Así, el primer ministro británico indica que en breve se hará público un proyecto de reforma de los servicios públicos que apuntará el final de un modelo “pasado de moda” y que forma parte fundamental del proyecto del Ejecutivo para “desmantelar el Gran Gobierno para reemplazarlo por una Gran Sociedad”.

    De este modo, compañías privadas, organizaciones no gubernamentales o incluso entidades benéficas podrán asumir la gestión de servicios públicos hasta ahora controlados por el Estado como la educación o la sanidad.

    http://ultimasnoticiaspress.blogspot.com/2011/08/los-hijos-de-la-gran-bretana.html

  • Antonio dijo:

    ¿Que sería del mundo si EE.UU. e Israel no existieran?. Esta criminal anécdota de Playa Girón es una de los cientos de agresiones que la Politica Exterior de EE.UU. ha realizado a lo largo y ancho de nuestro planeta.

    Incluí un chiste en mi blog que viene a decir:

    Pregunta: ¿porqué no ha habido nunca un golpe de Estado en Washington?
    Respuesta: Porque no hay una Embajada Norteamericana.

    Otro:

    ¿En qué se diferencia un terrorista integrista de un terrorista occidental?. En que el primero puede tener una bomba pero no tiene aviones para lanzarla y el occidental tiene bombas y aviones para lanzarlas legalmente.

    La política exterior de Ee.UU. ha derrocado democracias, ha bombardeado paises y ha asesinado a líderes elegidos libremente por los pueblos. Y seguiran haciendolo hasta tanto los habitantes de estos mal llamados paises desarrollados no digamos ¡basta!.

    http://ultimasnoticiaspress.blogspot.com/2011/08/politica-exterior-de-los-eeuu.html

  • Jose Chirino dijo:

    Qué cinismo ! el de Cameron hasta la policía lo desmiente en cuanto a la afirmación del premier sobre el levantamiento social : es solo una cuestión de bandas y delicuentes. la policía percibe que no, pues los parametros de seguridad urbana son adecuados.Se trata de un auténtico movimiento social reivindicativo.Así qué, Cameron y aliados, prepárense para lo que se les viene encima.

  • Santiago dijo:

    Si esto lo hace un gobierno que piense diferente al de USA, enseguida los que se creen dueños del mundo empiezan a moverse con ese pretexto, y para quitárselo de encima, le arremeten con una agresión militar.
    ¿Por qué nadie habla de llevar al Consejo de Seguridad lo que está pasando, que es represión, en Grecia, España, Inglaterra, Israel, Yemen, Chile, Honduras?

  • josé Molina Vidal dijo:

    Como dije ántes, no hay crísis, ni ausencia de valores. Hay transformacion, evolución hácia, en definitiva; nuevos valores.-
    Que van a bien o a mal según la sociedad que los promueve. Pués en definitiva los valores son intrínsecosa la soviedad. Naadie espera valores como los que promovieron “EL Coliseo Romano”, o Ud. sí. Como nadieb promocionará los valores socialístas, atención médica gratuita, educación gratuita, asistencia a programas culturales “casi” gratuita, estabilidad económica para todos, bueno…cosas que uno añora desde la distancia. Gracias Molina

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también