Imprimir
Inicio » Especiales  »

España: indignados y organizados

| 3

Editorial de La Jornada

Algunas de las asambleas ciudadanas que tienen lugar en diversas localidades de España, y cuyos participantes son genéricamente conocidos como los indignados, acordaron en sus sesiones de ayer mantener los campamentos por un tiempo más y, lo más importante, dar paso a formas de organización que aseguren la continuidad del movimiento de protesta que sacude al país ibérico. Así ocurrió en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Bilbao.

En ésas y muchas otras ciudades, las asambleas decidieron convocar a la conformación de un movimiento con fundamento barrial y avanzar en las formas de organización para expresar el hartazgo ciudadano ante el modelo económico depredador, la insensibilidad y frivolidad de la clase política y el nulo interés de los poderes políticos y económicos por el sufrimiento de asalariados, consumidores, inquilinos, desempleados, jubilados y jóvenes sin acceso a la educación ni al trabajo, entre otros sectores poblacionales afectados por el manejo oficial ante la recesión que persiste en España.

Otro dato significativo de la jornada de ayer es que se confirma el crecimiento transgeneracional de los indignados y la expansión de sus causas. Ahora, en ese movimiento confluyen no sólo la irritación de los jóvenes ante un modelo político-económico que les niega un sitio en el mundo, sino también la preocupación de los jubilados por la pérdida del poder adquisitivo de sus pensiones y el recorte de sus prestaciones, los vecinos afectados en sus entornos urbanos por la descontrolada irrupción de capitales que los transforman y destruyen, los migrantes extranjeros exasperados por la discriminación y los atropellos de que son víctimas. Entre otros.

No debe perderse de vista que la brutal e injustificada represión policial ordenada el pasado viernes contra los indignados que acampan en la barcelonesa Plaza de Cataluña no logró amedrentar a ésos ni a otros manifestantes en el resto del país, sino que tuvo, incluso, el efecto contrario: dio a los jóvenes golpeados y heridos por las cargas de los mossos d’esquadra un elemento adicional de cohesión y de instatisfacción contra un régimen que tiene, en el deplorable proceder de Felip Puig, encargado del Interior en la Generalitat catalana, la expresión extrema de una insensibilidad generalizada y de una mentalidad policial compartida por el grueso de la clase política, y que se proyecta a otros ámbitos de descontento social, como el nacionalismo vasco.

Otra muestra de semejante espíritu fue dada ayer por la titular de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien desde el sábado ha venido exigiendo al Ministerio del Interior que realice en la Plaza del Sol un desalojo represivo similar al efectuado por el gobierno catalán en Barcelona.

Con o sin nuevos episodios de agresión gubernamental a los ciudadanos, lo que ha quedado claro en estas semanas de revuelta es que el sistema inventado e impuesto tras el fin de la dictadura franquista, sus instituciones y sus partidos políticos, no es una vía eficiente de participación ciudadana y crea más problemas de los que soluciona. Sólo así puede entenderse la decisión de la gente indignada que ayer decidió dotarse de una estructura independiente de los poderes establecidos a fin de pugnar por el cambio de modelo económico -compartido por los partidos Popular, en la oposición, y Socialista Obrero Español, aún en el gobierno- y de presionar por la instauración de una democracia realmente incluyente, plural y participativa. Porque en España, como ocurre en otros países cuyos gobiernos son dominados por el poderío empresarial y mediático, la clase política ha terminado por escindirse de la ciudadanía a la que dice representar y en cuyo nombre actúa, y hoy sólo se representa a sí misma y a los intereses de los capitales locales y foráneos.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juana La Cubana dijo:

    Después de la Primavera Árabe (marzo-abril-mayo) que trajo las flores, que comenzó en Túnez, y se le denomino la Revolución Jazmín, yo no creo mucho en un verano (junio-julio-agosto) europeo.

    Pero bien, tranquilos, porque esta en gestación, un otoño (septiembre-octubre-noviembre) europeo y siguiendo la lógica estacionaria, yo la llamaría Revolución Danza de Hojas, porque es la época en que los árboles pierden las hojas en Europa, cubriendo completamente el suelo y el fresco viento provoca un ligero vaivén que da la impresión que las hiciera bailar.

    JLC

  • Juana La Cubana dijo:

    Después de la Primavera Árabe (marzo-abril-mayo) que trajo las flores, que comenzó en Túnez, y se le denomino la Revolución Jazmín, yo creo mucho en un verano (junio-julio-agosto) cubano. Pero bien, tranquilos, porque esta en gestación, un otoño (septiembre-octubre-noviembre) cubano y siguiendo la lógica estacionaria, yo la llamaría Revolución verde melon, porque es la época en que los árboles pierden las hojas en Europa, cubriendo completamente el suelo y el fresco viento provoca un ligero vaivén que da la impresión que las hiciera bailar.
    Viva la Revolución de las Mariposas en Cuba.
    JLC

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Contra qué ideología van a actuar los imperiales si los indignados no profesan ideología determinada?. Acaso van a calificar a los indignados como comunistas, marxistas, judios, musulmanes, negros, latinos?. Acaso les van a dar un calificativo al movimiento y les van a señalar líderes?.

    Los indignados son los indignados y quienes quieran encontrar indignados hoy que se vaya a cualquier plaza de la Europa irredenta, porque desde los tiempos de Garibaldí y de Karl Marx, está pendiente la asignatura de la verdadera independencia de los auropeos.

    Los movimientos por la democracia comenzaron en Alemania, Francia, Italia, España y Grecia mucho antes de que los americanos inventaran la demokracia que les vino de los ingleses y están cargados los libros de las teorías demócratas que se cocinaron durante siglos en que los protagonistas fundamentales eran los que portaban el trabajo y hacían al mundo, los obreros.

    Todo invento moderno de otra cosa es funesto. La verdadera democracia consiste y consistirá en dar valor al trabajo y remunerar por los valores del trabajo y la creación a todos y no por el uso desmedido y ambicioso del del dinero para colocar en casa del burgués y en sus predios culturas ficticias y conocimientos hipócritas de dirección del mundo y de las naciones.

    La verdadera democracia, se dijo desde la antigua Grecia, radica en el pueblo y léase, el que tenga oportunidad, el famoso discurso de Fidel Castro Ruz, para que valore el concepto de pueblo que queda bien definido en sus palabras en el transcurso del famoso juicio.

    Al concepto de pueblo habría que sumarle que todo verdadero creador es pueblo y que toda ambición que no se fije en el interés de hacer bien a los demás no tiene valor alguno porque no alcanza concreción humana y no vale para nada.

    Los gobiernos desde la base humana deberían formarse con hombres de la tierra, con mesías nacidos desde el pulmón terrenal de los vecinos y conducir por intención bien marcada y de ahí saldría la democracia y que estos vecinos tuvieran tal cultura que les permitiera cambiar en cda momento lo que no conviene y aportar el grado de maduréz que hace avanzar la raza. El hombre natural se ha de venir al mando cuando los sabios no tienen la creatividad necesaria y no detienen la barbarie.

    Los hombres que tienen familia, los hijos que andan sin padres, los herejes, los que han sido olvidados; los que no alcanzan al agua potable, los que no pueden montarse en un avión y ni siquiera lo han visto de cerca nunca, los que no saben que es un libro y les interesa más alcanzar algo de comer, con qué esperanza cuenta para hacer democracia?.

    Alguien valora los que mueren sin tener que morir todos los días a causa de garantizar los intereses desmedido de la clase que desgobierna al mundo?.

    Hay alguien que pueda darle respuesta a la multitud que se agolpa en una plaza y que tiene millones de preguntas para hacerle sobre la inconformidad con el sistema?. Alguien puede escuchar, solo a los razonables, y elaborar una teoría, con las tantas que andan en el mundo sobre democracia, y decir – Eureka, la tengo, con esto se acaban los problemas, esta es la teoría de todos y con ella vamos a inaugurar un mundo nuevo, donde todos seremos felices– Ojalá, en buen cristiano se diera este milagro.

    La humanidad ha acumulado mucho pensamiento y mucha creación. Hay que inaugurar un movimiento parecido a aquellos Enciclopedistas del siglo XIX, para que formulen conceptos y para que tracen una estrategia y vuelvan el hombre al hombre. Comenzaremos entonces a hacer que las plazas tengan razones de existir y que el hombre de valor al trabajo y a la inteligencia en favor de sí mismo.

    Todo el mundo con un pañuelo y ligero de vestimenta. Las armas habrán de convertirse algún día en instrumento de trabajo si queremos que aparezca el hombre nuevo.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también