Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Patricio Lumumba, el asesinato de una nación (+ Video)

| 6

Patrice Lumumba

Patrice Lumumba

Josep Fontana*

Hoy se cumplen 50 años de uno de los peores crímenes de la Guerra Fría: el asesinato de Patrice Lumumba, que no significó tan sólo la muerte del jefe de un Gobierno democráticamente elegido, sino también el fin de la posibilidad de que el Congo se desarrollase como una nación independiente. La iniciativa del asesinato del único de los dirigentes congoleños que pudo haber llevado a la práctica un proyecto de construcción nacional surgió de Eisenhower y de Foster Dulles, que compartían el temor que les producía la imprevisible evolución de “la gran masa de la humanidad, que no es blanca ni europea”.

Lumumba viajó a Washington y se entrevistó con el secretario de Estado, Christian Herter, para pedir ayuda, en especial los medios de transporte que necesitaba para asegurar el control del país.

Eisenhower, que se mantuvo lejos de la capital durante su visita, se limitó a preguntar al National Security Council “si podemos librarnos de este tipo”, con lo cual puso en marcha el proceso que llevó a su asesinato. Ello sucedía tres días antes de que Lumumba, forzado por la negativa de Estados Unidos, pidiese medios de transporte a los soviéticos, que le proporcionaron 100 camiones y 15 aviones de transporte, lo que Eisenhower calificó como una “invasión soviética”.

El 26 de agosto de 1960 el director de la CIA, Allen Dulles, enviaba un telegrama al jefe de la delegación de la “compañía” en el Congo, Lawrence Devlin, para decirle que la caída de Lumumba era un objetivo prioritario e inmediato. Pocos días más tarde el presidente Kasa-Vubu, tras haber consultado el plan con el embajador norteamericano y con el representante de las Naciones Unidas, destituyó a Lumumba, pese a que su partido tenía la mayoría en el Parlamento. Mientras los diplomáticos africanos trataban de mediar en la crisis, el jefe del ejército, Mobutu, dio un golpe de fuerza, con el apoyo de Devlin, y confinó a Lumumba. Pero su encarcelamiento no les bastaba ni a la CIA ni al Gobierno belga, cuyo ministro para África envió el 6 de octubre un telegrama pidiendo su “eliminación definitiva”.

Para liquidar el asunto se le envió con dos de sus colaboradores a Katanga, donde fueron torturados hasta convertirlos en despojos humanos. El 17 de enero de 1961 los sacaron de noche al bosque, los ataron a los árboles y los fusilaron, tras lo cual se cuidó de destruir los cadáveres para que no quedase ni rastro de ellos.

El país fue entregado poco después al Gobierno de Joseph-Desiré Mobutu, que lo presidió de 1965 a 1997, durante 32 años de un régimen cleptocrático que sobrepasó todos los ejemplos de corrupción conocidos en la historia, protegido militarmente por Estados Unidos y por Francia y con el apoyo económico del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Que en 1989, cuando no podía caber duda alguna del desastre a que había llevado a su país, fuese todavía recibido en la Casa Blanca como un campeón de la libertad es una muestra de la desvergüenza que inspiró la política de la Guerra Fría.

Cuando se vio forzado a exiliarse, Mobutu dejó tras de sí un país desarticulado, que se vio casi de inmediato envuelto en lo que Gérard Prunier ha calificado como “la guerra mundial de África”, un conflicto que ha causado hasta hoy más de cinco millones de muertos, la mayoría de ellos entre la población civil: una guerra que se mantiene latente y de la que no se suele hablar demasiado para no estorbar las actividades que se benefician de ella, en especial las que se refieren a la extracción de las riquezas naturales del país, como el coltan, indispensable para la fabricación de teléfonos móviles y consolas de videojuegos.

El Congo, dice un informe de Global Witness publicado en diciembre de 2009, “ha sido considerado desde fuera como un depósito de una gran riqueza de recursos naturales, con el pueblo congoleño como la fuerza de trabajo destinada a extraerla”. Está claro que la inexistencia de un Estado organizado es una condición que favorece este expolio, lo cual ayuda a explicar que siga siendo en la actualidad un país desestructurado, sin una administración centralizada (las compañías mineras pagan sobornos a los funcionarios, en lugar de abonar impuestos a la Hacienda pública), sometido a los desmanes de un ejército que el Gobierno no paga, y que está por ello condenado a vivir del saqueo.

En marzo de 2009, Jeffrey Herbst y Greg Mills publicaron en Foreign Policy un artículo en el que sostenían que “la comunidad internacional debe reconocer un hecho tan simple como brutal: la República Democrática del Congo no existe”. Una afirmación que sirve, por una parte, para ratificar cuáles han sido los resultados de un proceso que se inició hace 50 años con el asesinato de Lumumba, pero que tiene, por otra, la virtud de descubrirnos que los objetivos que condujeron a aquel crimen siguen vigentes, porque está claro que la balcanización del Congo facilita la continuidad del saqueo de sus recursos naturales, extraídos frecuentemente con trabajo esclavo.

Quienes siguen creyendo que la Guerra Fría fue un enfrentamiento entre las fuerzas del totalitarismo y las de la democracia tienen en el asesinato del Congo un motivo para reflexionar. Y para desconfiar, de paso, de los móviles que justifican hoy otros planteamientos políticos y otros conflictos de naturaleza semejante.

*Josep Fontana es historiador. Artículo de la página de Opinión del diario “Público” de Madrid

Discurso de Patrice Lumumba, el 30 de junio de 1960 (con subtítulos en español)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • H.LO dijo:

    “AQUELLOS QUE IMPIDEN UNA REVOLUCION PACIFICA HACEN INEVITABLEMENTE QUE ESTA SEA VIOLENTA”
    MARTIN LUTHER KING
    Paricio Lumunba un lider mundialmente conocido y que lleva su nombre (o llevaba ) la una universidad en Moscu (de estudiantes mayoritariamente del tercer mundo). Cauntos crimenes tienen que pagar los avarientos por dinero, sangre y poder. El poder detras del gobierno norteamericano (la banca, el complejo militar industria, los magnates del petroleo y la industria monopolica) muestra su odio facista y e intenciones de controlar el mundo. A 50 años el mundo democratico recuerda a Lumunba a Martin Luther King y tantos heroes venidos del Africa negra y de la America morena.

  • Jorge LGuerrero dijo:

    Con estos hechos historicos, donde demuestran las verdaderas garras de ese viejo imperio,que explota y destruye la libertad e independencia de los pueblos,es inaudito que hoy dia existan personas que idolatren a esos racistas,que amen ese sistema,sin importarle la historia y los hechos que acontecieron en el congo,asi mismo nos miran a nosotros,pero aqui la cosa es muy diferente,se hacen caca cuando cuba les dice cuatro verdades y los denuncia,por eso, no nos soportan y por eso jamas nos perdonaran haberlo humillado ante el mundo,demostrando que se puede,arrodillar a ese imperio,jamas nos perdonaran que les hicimos una REVOLUCION en el patio de su casa.

  • Elsa Hernández dijo:

    La industria mediática de esa época, en connivencia con los gobiernos latinoamericanos moldearon la ideología de los niños de los años sesenta, inoculando sus prejuicios racistas; de manera que recuerdo en mi niñez, como en Venezuela comenzaron a vender unos muñecos plásticos que representaban un caníbal negro sentado sobre unos leños, le llamaron “Lumumba” y por supuesto, todos los niños querían tener su Lumumba para jugar con él, y cocinarlo. Lo hicieron pasar como un animal con forma semihumana que comía gente; así transcurrió el tiempo hasta que en la adultez leyendo un poco de historia, descubrí la maldad y siembra de prejuicios que hicieron con nosotros en la época, las élites del poder. Ahora es cuando reconocemos como se desvirtuó la realidad social del Congo para justificar el vil asesinato de Patricio Lumumba. ¡Descubramos nuestras raíces! investiguemos la historia y no dejemos que los medios continúen tergiversando la verdad. ¡Honor y gloria al Camarada Lumumba!

  • Julio Mejia dijo:

    Los hijos de Esau piensa en matar la carne y acallar la Voz de Dios, Ellos estan equivocados pues nosotros los erederos de Jacob vivimos en alma y espiritu, Ellos siempre nos an atacado nos roban nuestra historia pinta todo de blanco.

    Pero tenemos una compromiso con nuestra Historia Negra y nuestro Reinado Negro.

  • nestor dijo:

    Cuando la arqueología, la historia, la etnología intenta probar que las raices de la humanidad están en Africa, algunos no solo pretenden olvidar la ciencia, también se meten en los paises, los dañan, los aniquilan, no los dejan vivir su propia historia y creen ser paladines de la libertad, per aquí en Latinoamérica como podamos vamos a construir, la historia de siglos de mestizaje debido a colonizadores que impusieron por la fuerza sus ideológias, simplemente con ideas libertarias, de generosidad, vamos a dar lugar a la patria grande que involucra a toda América, formaremos una patria de hermanos, para honrar a nuestros antepasados que nos libraron políticamente, pero la liberación económica-social depende de nosotros. Salud continente americano cuna de un mundo mejor.

  • Luis dijo:

    Patricio Lumumba después de tu muerte terrible la más horrenda que he visto,de esos criminales de la cia y su gobierno.La historia te acogerá en su seno como su hijo más querido.Hastaa siempre y por siempre camarada Patricio.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también