Imprimir
Inicio » Especiales  »

No ha sido fácil, Pablo, pero seguimos siendo

| 137

“Creo en ti,
como creo en Dios
que eres tú, que soy yo,
en ti, Revolución.”

Pablo Milanés
(Acto de Fe)

Por Carlos Rodríguez Almaguer
Asociación Hermanos Saíz

Enfrentarse a las calumnias y a las críticas virulentas que contra la Revolución Cubana se han venido haciendo por más de cincuenta años en los medios masivos de desinformación que pretenden catequizarnos desde las cacareadas “democracias occidentales”, se ha convertido en algo cotidiano para el pueblo cubano. Tan así, que pareciera cosa de ingenuos o de principiantes dejarse provocar por otra andanada de calumnias, mentiras, medias verdades y manipulaciones provenientes de semejantes fuentes.

Pero en medio del enfrentamiento cotidiano a los problemas que se nos presentan a los cubanos en Cuba,  que no son pocos ni tampoco fáciles de resolver, cuando se trata de remover aquellos paradigmas en virtud de los cuales hemos crecido, no solo como criaturas biológicas, sino, y sobre todo, espirituales, que es decir humanas, entonces vale la pena hacer un alto en el camino. Un alto imprescindible, doloroso y honesto, para mirar de frente al sol y preguntar ¿Cómo es posible?

Mi generación creció tarareando primero y cantando después, aquellos inolvidables versos que iniciaban diciendo “Yo, vine creciendo y me forjé / cual mi generación / distinta a la de ayer. / Soy, continuidad de mi niñez, / que es hija del sudor / de los brazos que amé… ” y cuando las fuerzas nos flaquearon ante algún obstáculo que por entonces creíamos difícil, o por alguna injusticia de la que éramos, o creímos ser, objeto, producto de las relaciones humanas naturalmente contradictorias, nos reconfortaba escuchar a esa voz tan clara y entrañable recordarnos que “No vivo en una sociedad perfecta / yo pido que no se le de ese nombre, / si alguna cosa me hace sentir esta / es porque la hacen mujeres y hombres.” Y perseverábamos en nuestro empeño de continuar creciendo y trabajando, unos, para su realización personal, otros, para el adelanto de una sociedad a la que nos enseñaron a querer nuestros abuelos, nuestros padres, los maestros y naturalmente, nuestros poetas y cantores.  Entre estos últimos, y en un lugar muy especial, está sin duda, Pablo Milanés.

Por eso es doloroso leer la entrevista publicada por El Mundo y que dicen realizada a Pablo, el pasado sábado 13 de marzo de 2010, donde, según el diario, el cantante opina que los revolucionarios se han quedado en el tiempo con la Revolución. Que “La Historia debe avanzar con ideas y hombres nuevos”, dice,  a lo que nosotros podríamos preguntarnos ¿qué son los miles de hombres y mujeres jóvenes, nacidos en lo más crudo de la crisis de los años ´90, que a pesar de los archisabidos problemas económicos han venido incorporándose en masa a la vida social del país, y cuya vanguardia organizada está discutiendo por estos días-sin cortapisas y llamando a las cosas por su nombre-, los problemas más acuciantes de nuestra sociedad en sus asambleas previas al IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas? ¿acaso no son hombres y mujeres nuevos, no solo por su edad, sino porque de sobra tenemos ya sabido que esa hermosa y posible utopía llamada el Hombre Nuevo tendrán que ser siempre-como ya lo han sido-aquellos hombres y mujeres que en las generaciones actuales y sucesivas se empeñen en ser mejores cada día, más útiles a la sociedad y a la época en que viven y, sobre todo, en ser consecuentes con sus ideas y su conducta, para no desdecirse ni desteñir su imagen con el paso del tiempo, amén de cuánto arrecien las tormentas siempre pasajeras?

Que los revolucionarios “Se han convertido-dice el Pablo de El Mundo-en reaccionarios de sus propias ideas.” ¿Quién habría renunciado entonces a sus propias ideas: los que a pesar de su más de medio siglo de lucha sin tregua y de acoso constante, sin temor a ser asesinados cualquier día por sicarios pagados con dineros imperiales-no importa ahora si europeos o norteamericanos-, ni tampoco al error siempre probable en todo nuevo camino, continúan todavía hoy asegurando que la obra que tanto sacrificio ha costado no se desmorone por flojeras de ánimos; o quien, luego de hacer carrera cantando durante más de media vida, con una convicción a prueba de calumnias y sobornos, a la obra noble y generosa que en lo personal no le costó más padecimientos que los naturales del ajuste entre el carácter siempre imperfecto de los hombres que, sin ser dioses, se han propuesto una obra inmensamente superior a ellos, y la obra misma, ya innegable y tremenda, que en su devenir ha sabido rendirle merecidos honores que acaso basten a recompensarlo por aquellos dolores, y ahora en el aire mefítico de la prensa europea, lo hacen aparecer haciendo cabriolas políticas para decir a la vez “que sí” pero “que no”, o tal vez solo “sí”, o tal vez solo “no”?

“El sol enorme que nació en el 59 se ha ido llenando de manchas en la medida en que se va poniendo viejo.”-así dice El Mundo que dijo Pablo. Pero el hombre al que los jóvenes intelectuales y artistas cubanos decidimos un día, por nuestra libre y espontánea voluntad de forma unánime, reconocer como Maestro de Juventudes, nos legó entre sus más puras enseñanzas y de la manera más hermosa posible, esta verdad incontrastable de nuestra sociedad: “Quien la hizo nacer, quien participó, / quien la hizo cambiar y no perecer, / no le complacen todas las cosas / pero por esto daría la vida.”

Me duele creer que a ese Pablo de Cuba lo hayan podido utilizar El Mundo o cualquiera de los corifeos de la anti Cuba que a través de los años se mellaron los dientes contra la insobornable voluntad de un hombre.  Me niego a creer que ese Pablo que sabe cuánto vale su nombre para una juventud que no se cansa de soñar y de luchar por un mundo mejor, se preste, en un momento de indudable peligro para la Patria cuyas glorias siempre cantó, a ser utilizado por nuestros enemigos. Me resisto a creer que un hombre que hizo crecer a Cuba con su canto y que creció con ella frente al mundo hasta deberle su actual estatura, se disminuya en “la hora de los hornos”.

De cualquier forma, para mí y para muchos jóvenes cubanos, así como la flecha disparada ya no pertenece al arquero, sino al viento y al punto donde acaba su vuelo, Pablo Milanés no será nunca este que El Mundo dice y que en grande alharaca rebotan los medios masivos de desinformación de las hipócritas democracias occidentales, sino aquel cantor humilde que con su voz prístina e inolvidable nos enseñó  Cuánto costó este cielo,/ cuánto la tierra amada, / cuánto alzar la bandera / que inmolarse los vio. Y también que “El extremista y el cobarde / van convergiendo en su dolor / mientras el resto con amor / trabaja porque se le hace tarde.”

Carlos Rodríguez Almaguer (Manatí, 1971) es Profesor, poeta y ensayista.

Lea la entrevista completa en El Mundo

Se han publicado 137 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Miguel dijo:

    Tambien me quedo con el Pablo de Yolanda….Su compromiso con el Chile de Salvadoe Allende…con la Revolucion Sandinista, en fin repito…”EL EXTREMISTA Y EL COBARDE/ VAN CONVERGIENDO EN SU DOLOR/ MIENTRAS EL RESTO CON AMOR/ TRABAJA PORQUE SE LE HACE TARDE”….

  • Willy (Cubano en México DF) dijo:

    Yo lei hace como dos dias esa supuesta entrevista a Pablito y no lo pude creer, o simplemente, me dolio, espero que Pablo nos comente a quienes como a el y a Silvio los queremos por hacernos sentir orgullosos de nuestra Revolucion.

  • Dardo Ribas dijo:

    Aviso, es largo. Al que le aburra
    que le dé con todo a la ruedita del “ratón”

    LA CRÍTICA SANA NO PUEDE DESDEÑARSE…
    OTRA COSA, ES HACERLE FAVORES AL ENEMIGO…

    Y yo creo que esas declaraciones -ya quedan pocas dudas en cuanto a la autoría-, duelen.

    Aún en la creencia que él también ha caído en la red tendida por quienes aprovechan los problemas de Cuba para denigrarla y pedir “cambios” -el regreso del capitalismo-, es duro aceptar que alguien consustanciado en otras épocas con el ideario de la Revolución, realice manifestaciones que favorecen las tácticas siniestras del enemigo.

    Que quede claro que los “cambios” no deben atemorizar. Me refiero a todo aquello que pueda dar lugar a profundas mejoras en el camino de un proceso social revolucionario.

    Gorbachov empezó hablando de “cambios” y ya sabemos lo qué pasó… La entronización de los nuevos millonarios, las mafias, el crimen, la prostitución organizada, ruletas y casinos, caída vertical en el estándar de vida de los trabajadores; desocupación y privatizaciones del patrimonio de todo un pueblo y hasta la reivindicación del zarismo y el regreso de sus símbolos y banderas.

    Seguramente, en Cuba, hacen falta “cambios”. El cambio -en direcciones acertadas-, es parte esencial de la dinámica de una revolución. La Revolución, a mi modesto entender, es también una transformación constante en dirección superadora y que nada tiene que ver con la llamada cristalización de las ideas.

    Pero, no debería confundirse el concepto de “cambio” con defecciones en trayectorias que nos regresen al pasado infame o nos proyecten al escenario que anhelan los explotadores exteriores o los que sueñan con esa posibilidad, adentro.

    Nadie, desde el extranjero -y como es mi humilde caso-, puede darle consejos a un cubano sobre cómo debe proceder y, tampoco, pretender interpretar con precisión absoluta todos los problemas cotidianos que allí germinan.

    Ya tenemos cantidades industriales de complicaciones en nuestros propios países como para darles admoniciones a otros pueblos.

    Con la menor capacidad de análisis, cualquiera puede comprender que cincuenta años de privaciones en ciertos aspectos económicos vinculados a la vida de la gente, no es poca cosa.

    A eso ha apostado el imperio canallesco. Rendir por necesidades primarias a una Nación. De allí el pertinaz bloqueo que apuntó y apunta a lo más espurio que se pueda concebir.

    Critican a un gobierno que no les gusta, pero, para combatirlo, tratan de angustiar y hambrear a millones de personas en una metodología repugnante y, encima, pretenden su adhesión.

    VISIONES DISTORSIONADAS

    El tiempo pasa y las nuevas generaciones -al margen que hayan sido educadas en el conocimiento de la historia-, se van alejando hasta por un elemento subjetivo de aquel pasado heroico teñido de sacrificios máximos.

    Muchos jóvenes de hoy sólo conocen aquellos episodios épicos por la enseñanza impartida, los libros y las narraciones. Viven bombardeados con las lucecitas de colores que llegan desde el extranjero capitalista; los turistas y el esplendor de sus vestimentas, camaritas y fruslerías electrónicas.

    Algo parecido, por ejemplo, ocurre en Argentina en un panorama social que nada tiene que ver con una Revolución.

    Cantidad de jóvenes nacidos luego de la caída de la ignominiosa dictadura militar, genocida y corrupta, ignoran lo ocurrido hace tan sólo 26 años.

    Se les ha explicado, han podido leer y escuchar, y, sin embargo, parecen insensibles a esas circunstancias. No digo todos, pero hay muchos… No se caracterizan por la entrega de aquella generación a la que pertenezco que ganaba las calles bajo las balas, gases y palos de la tiranía, para protestar y reclamar una salida verdaderamente democrática.

    No los conmueve el recuerdo de miles de asesinados en un plan sistemático y cruel; tampoco la referencia a muchos reprimidos en manifestaciones y muertos en el pavimento de las calles de Buenos Aires a manos de las brutalidades de policías y agentes de los servicios secretos de la dictadura, como fue el caso -entre decenas-, del obrero Dalmiro Flores.

    Aquí, no morían haciendo huelga de hambre en una casa… para nada… la muerte venía de las balas, el secuestro y la tortura de las bandas uniformadas o clandestinas de un gobierno despótico y brutal.

    La culpa no es de estos jóvenes a que me refiero, es del sistema que NO HA CAMBIADO en su composición. Un sistema al que ha tenido que arrancársele el juicio y castigo a la cúpula criminal del llamado “Proceso” y que escondió bajo la alfombra jurídica a miles de sicarios con los que se ejecutó la masacre. Sicarios, muchos de los cuales, ahora viven como pacíficos vecinos o viejitos bonachones infiltrados en el tejido ciudadano.

    Un sistema que apuesta al olvido y que no se castigará a sí mismo y de ahí la necesidad perversa de generar la estupidización colectiva para que nadie ose, en el futuro, pretender cambiar nada como ocurrió en aquellos años de luchas populares.

    PABLO Y SUS SUPUESTAS DECLARACIONES

    No es el caso del artista que hoy nos ocupa. Él, no sólo ha escrito e interpretado en su arte poesías nacidas de las convicciones más profundas; él fue y es un embajador de lo mejor del arte musical cubano, un hombre que ha viajado y no se ha rendido jamás a facilismos y contradicciones. No se ha traicionado a sí mismo, como lo hicieron otros.

    Por eso, resulta sorprendente que haya brindado críticas hacia el gobierno cubano a los coprófagos anhelantes de “deserciones ideológicas”; toda esa ralea de serviperiodistas que provocan esta clase de diálogos, asalariados vergonzantes de cadenas de medios de “comunicación” en manos de consorcios de millonarios y explotadores.

    Bienvenidas las críticas y las exigencias de “cambios” si la dirección es la correcta; la que beneficia los intereses del pueblo en su conjunto. Todo lo que represente ahondar aquel sueño de los libertadores, como Martí, o el de los mártires como todos los caídos a lo largo de la lucha emancipadora y revolucionaria, tanto en Cuba como en Latinoamérica.

    Ahora, unirse al enemigo exterior, darle libreto para sus discursos venenosos, dejando, por las dudas, un pie de cada lado del río, suena un poco desagradable. Hay quienes así proceden, aunque no quiero creer que sea éste el caso.

    LAS CRÍTICAS SUENAN MEJOR
    EN BOCA DE LAS MASAS…

    El mundo entero habla de Cuba. Detractores y compañeros. Pero sólo los cubanos, los que viven y luchan todos los días en su territorio, los trabajadores en primer lugar, son quienes pueden ejercer por medio de sus organizaciones de masas, planteos objetivos para corregir el rumbo del navío revolucionario en el caso de que haya senderos incorrectos.

    Tratar de medir a Cuba con los parámetros de las burguesías europeas o del imperialismo yanqui, es algo ridículo, cuando no procaz. Ignorar que la Revolución ha tenido que limitar ciertas “libertades” que reclama el enemigo -porque vive acechada con un garrote a 90 millas- sólo tiene dos posibilidades: INOCENCIA O DEPRAVACIÓN.

    Unirse al argumento que producen las usinas del enemigo exterior e interior de la Patria, no es la salida más ética para hablar de “cambios”.

    Dicho todo esto con total decoro al artista que nos ocupa.

    Buena madrugada para todos los amigos desde Argentina.
    Incluso, para el admirado Pablo.

  • Argimiro dijo:

    Muy hermosa reflexion, y deberian los intelectuales cubanos, desde el corazon, escribirnos, hacernos pensar profundo, renovar ideas y fuerzas para continuar por la senda luminosa y dificil de los ideales de nuestros mas ilustres patriotas.
    Hace ya tiempo comence a dejar de creer en Pablo, ya no me convia su canto, su poesia: lo veia tambaleante, alejandose de la realidad dura, y de los suenos nuestros.
    Pero es su derecho hacer y pensar como desee, pero tambien derecho nuestro. A decir de Marti: “si no tienes el valor para sacrificarte, al menos ten el valor de callar ante los que se sacrifican”.
    Duele cuando alguien como Pablo, dice algo asi, poniendose al lado de los que quieren ver de rodilla a su pueblo.
    “Muestrame tu fe por tus obras”, si elegiste por tu libre y expontanea voluntad el lado de los que quieren doblegarnos, te felicito por ser sincero, pero ya no eres de los mios.

  • F. Juan Águila dijo:

    SILVIO Y PABLITO ERAN MIS HERMANOS, COMO TANTOS OTROS DE LA LLAMADA FARÁNDULA.

    No escribiré de las tantas canciones conocidas; pero tampoco algunas que denotaban criterios personales aceptables ante cualquier error de los tantos cometidos.

    No leí la entrevista; pero vi y escuché un “Flash”, de unos segundos, y ya no intenté buscarla.

    Tenía dos hermanos, digo, porque como todos, siempre los vi en “pareja”.

  • Jorge Jorge González dijo:

    Muchas veces hemos oído o leído que Pablo Milanés dijo esto o aquello sobre Cuba pero al final la verdad tenía otros matices…hoy confío en que uno de mis ídolos desde la infancia realmente no tenga los pies de barro.

    Jorge Jorge

  • paco dijo:

    COÑOOOOOOOOOOO PABLO¡¡¡K LASTIMA COMPADRE

  • Guillermo Moran Loyola dijo:

    Un sentimiento amado hacia los sucesos que ocurren en nuestra Cuba, y el sentir de los 10 millones y pico de cubanos que seguimos apoyando la revolución, nos convoca a seguir queriendo nuestra tierra, nuestro proceso, aún cuando muy acertadamente Pablo dijo en una de sus canciones: No vivo en una sociedad perfecta, y lo más bello es mantener esa misma postura declaratoria en Cubam y fuera de Cuba, cuando salen nuestros artistas por el mundo. Duele ver como algunos cuando van a Miami, declaran cosas horribles, y sentimientos que a los que lo seguimos nos duele después. Por eso mi gran admirado Pablo Milanés, junto a otros artistas de la nueva trova, seguirán siendo el ídolo de los cubanos, pero aunque no sean los únicos, lo que expresan, lo que cantan, como es el mismo sentimiento de 10 millones, que aún y pese a las dificultades desean que mejore nuestra sociedad para seguir construyendo un sistema que ha demostrado ser uno de los mejores del mundo, pero que hace falta de muchos esfuerzos para mejorarlos, y es cierto que los artistas envejecen, caen en contradicciones como cualquier cubano, y sufren necesidades y penurias, pero es muy lindo saber que hay artistas que en el mundo cantan como ustedes para su pueblo como: Tracy Shapman, Marcedes Sosa, Fito Páez, y otros que junto a ustedes llevan el mismo sentimiento del amor a la justicia y a la libertad plena del hombre. Vale para bien que la nueva trova siga componiendo y trabajando por un futuro mejor, y siga grabando discos en sus estudios Abdala. Los queremos siempre, y ojalá en la Televisión vuelvan a tener su mismo espacio.

  • René Cañizares González (REPACO) dijo:

    O el periodico El Mundo miente, calumnia y manipula información fuera de contexto o a Pablo Milanés se le acabó la gasolina. Prefiero esperar y tomar distancia hasta que el propio artista nos diga a nosotros, aquí, en Cuba, cuánto le queda del octanaje con que caminó a lo largo de estos 50 años y arrastró consigo a generaciones que fuimos al África y otros países dispustos a dar nuestras vidas con sus canciones en los labios, como nos ocurrió a muchos con los versos de “Cuándo te encontré…” alla por el año 89 cuando Fidel visionario nos alertaba que se podía apagar el sol y muy pocos nos percatamos de ello entonces.
    Si Pablo dijo lo que se le atribuye, es una pena .
    Hasta la Victoria Siempre.

  • Bernal Valdivia dijo:

    Pablo, por qué te cambiaste de bando y dejaste detrás a un pueblo que te ha tenido como ídolo, por qué te has prestado para tomar tú también de la mano el puñal que nos están clavando, por qué abandonas el arroyo de la sierra para complacerte con el mar de la ex metrópoli que nos saqueó, por qué dejaste de ser nuestro cuando tanta falta nos hacías, qué te motivó pasarte al bando de los poderosos y alejarte de los humildes, será que al ponerte viejo e irte a otro mundo, has olvidado la historia. Cuántos seres buenos de este mundo se sentirán decepcionados de ti en este instante.
    Sí, el sol enorme nacido en 1959 tiene manchas como las tiene el sol de verdad, pero ninguna es semejante a las que ahora comienzan a cobijarte.

  • Silvio Rodríguez Domínguez dijo:

    Si respetan tanto al creador, como dicen, ¿por qué no le respetan que dude y diga lo que piensa? ¿Qué se gana con este cuestionamiento público, que por supuesto sale con la venia de los responsables de este sitio?… No sigamos enredando la pita, que ya está bastante difícil.
    silvio

  • Carlos Valdés Sarmiento. dijo:

    Sería necesario saber con certeza:
    1º Si es cierta la entrevista.
    2º Si eso fue lo que dijó Pablo.
    3º Cuando se hizó, o si se quiso hacer coincidir con la campaña en contra de Cuba.
    En fin tener más información.
    Por mi parte siempre admiraré a Pablo, mi generación cantó y sintió sus canciones.
    En otro momento estas declaraciones no serían relevantes, todos tenemos nuestros desacuerdos en uno u otro sentido con la política del Gobierno, lo que me parece muy bueno, pero ademas el Maestro nos enseño que:
    TODO EL QUE SIRVIÓ ES SAGRADO Y LLEVA UNA LUZ EN LA FRENTE QUE NO LA BORRA NI LA IGNOMINIA.

  • Alberto dijo:

    No me sorprende para nada esta última de Pablo. Hace rato que viene dando tumbos en su actuar para con la Revolución cubana y sus líderes. Ya hace poco tiempo, dijo en una entrevista que no confiaba en ningún dirigente de más de 75 años. ¿Qué quiso decir? A buen entendedor con pocas palabras bastan.

  • Rodrigo dijo:

    De verdad es que estoy muy dolido, primero porque el Pablo, segundo porque se trata de alguién a quien estimé muchísimo. No era solo su poesía, su lírica, era por sobre todo, su COMPROMISO. Ya Pablo viene hace rato haciendo declaraciones que van contra la revolución, es su derecho. Lo que no es su derecho, es la ambigüedad. ¿ quién es Pablo para mandar a jubilar a todo el mundo, incluyendo a Fidel y Raúl ?, ¿ podríamos decir lo mismo de los artistas ? después de los 60 años no lean, no escuchen, a tal o cual artista…, es una estupidez.

    Cuba vive un momento difícil y es precisamente en esos momentos cuando la claridad y los principios deben primar por sobre todas las cosas.

    “Yo me quedo, con todas esas cosas, pequeñas silenciosas, con esas yo me quedo”………..

    Pablo dejó de ser Pablito……….

  • Roberto Araluce dijo:

    Yo tampoco lo puedo creer, me imagino manipularon sus opiniones como hacen con la de muchos otros.

  • Rafael dijo:

    leí la entrevista supuesta a Pablo, y realmente me cuesta creerlo, como también a los miles de jóvenes de ayer y de hoy crecimos con sus canciones, que una y otra vez nos hacen reflexionar, también aspiro y anhelo que nuestro Pablo, honre nuestra admiración y respeto por él y aclare el asunto, para bien o para mal, pero saber si sigue siendo el Pablo que nos inspiró, o sencillamente se ha convertido en nada?
    !TE QUEREMOS PABLO!, no nos decepciones!!!???

  • David Urra Arias dijo:

    Pablo querido Pablo
    Estimados amigos:
    Yo no sé ustedes, pero esto lo veía venir. El problema está en que a veces nuestros medios son responsables de que estas cosas ocurran. Nos parece ahora que hubo un cambio brusco en la forma de pensar y actuar de Pablo. ¿Pero es así? Cuando Pablo inauguro su mal llamada ONG Fundación Pablo Milanés se estaba formando el embrión del Pablo utilero, el que deseaba pescar en la nueva situación y aprovechar su enorme capital de popularidad. Recuerden en que se convirtió la ¨Fundación¨, en una agencia de viajes para personas que profesaban el culto a la vida fácil la farándula y otras cosas que no quiero mencionar. Parece duro, pero fue así y lo peor hubo que cerrarla y no se dijo nada en los medios, cuando una buena critica que sacara lecciones hubiera sido mucho más constructiva. Como en otros casos, silencio a lo que paso en espera de la rectificación. Pero la respuesta no se hizo esperar y Pablo trato de ausentarse para dedicarse a sus nuevos propósitos en otros lares, solo que el pesado lastre de sus canciones no lo dejaban tranquilo y se necesitaba de un golpe que le permitiera ¨reconvertir¨ la imagen. Para nadie es un secreto que la derecha se aprovecha de cualquiera que reniegue su compromiso con los pueblos, con los de abajo, con la mayoría silenciosa. Y Pablo decidió hacerlo. No le importa lo que cueste, lo importante es lo que gana.
    Pero, ¿es este un caso aislado?. Claro que no. En 50 años de revolución hemos tenido muchos, los suficientes como para que el no figure en el Top ten, o los 10 mas pegaos como dirían en Piso 6.
    Pero y ahora que vamos a hacer, desparecer las canciones de Pablo, claro que no. Las seguiremos escuchando porque lo que dijo en ellas es lo que vale, no lo que le pidieron que dijera para complacer a sus nuevos amos. Lo que dijo en sus canciones sigue vigente, pero no es de él, es nuestro y lo mantendremos como nuestro, allá el si desea ahora decir otra cosa.
    Alguien dijo alguna vez que los que luchaban toda la vida, esos eran los imprescindibles. Parece que Pablo no es de esos.
    Por lo general yo aplico una máxima: a los enemigos los respeto, a los amigos los aprecio, pero a los que fueron amigos y después se convirtieron en enemigos los ignoro.

  • Tomas de Miami dijo:

    No es primera vez que Pablo hace este tipo de comentarios. Si no recuerdo mal, a raiz del caso de Lage y Perez Roque, en una entrevista a un medio de prensa extranjero, declaro que el ya no confiaba en la vieja generacion de dirigentes de la Revolucion, que se habian quedado en el pasado y sugeria que debian dar paso a la joven generacion. Pero sucede que la vida demuestra que saltar etapas no acelera el proceso y en las circunstancias en que se desenvuelve esta descomunal tarea solo puede traer como consecuencia errores que den al traste con lo que tanta sangre y sacrificios ha costado.Para alguien que no viva en Cuba, puede ser dificil de entender, dado el barrage de desinformcion que reciben diariamente acerca de la realidad cubana.Pero para alguien como Pablo, que vive en Cuba, que comparte con la gente y que conoce del masivo apoyo popular a la direccion de la Revolucion y al proceso revolucionario, amen de las dificultades objetivas y las aun peores y dañinas dificultades subjetivas y de los errores que se cometan, debe ser facil comprender que este tipo de declaraciones en una situacion como la actual, son utilizadas como municion de primera mano para tratar de destruir lo que el aun dice defender.Seria bueno que Pablo, que es sin dudas una persona inteligente, se sentara a analizar las consecuencias de sus palabras. No le pido que concuerde en todo con todos, porque eso ademas de tonto, es imposible.Pero antes de hacer este tipo de declaraciones, se debe pensar bien en el peso de las palabras que uno va a decir.Ojala que recordar el pasado, lo traiga de nuevo al presente.

  • Alberto dijo:

    Pablo, ojalá y lo que dicen que dijiste solo sean calumnias. Para los que crecimos escuchando tus canciones nos cuesta trabajo leerlo. ¿Cuándo fue que te rendiste?, ¿Ya te olvidaste del Che, de Allende y de aquellos por los cuales somos el tipo de hombres y mujeres que supiste tan bien interpretar? En cuanlquier condición, yo quiero dejar claro que los verdaderos cubanos, seguiremos diciendo: ¡¡VIVA FIDEL!!

  • Alberto dijo:

    Y faltó más en esa misma entrevista reproduzco palabras textuales del señor Pablo Milanés: “Hay que condenar a (Raúl) Castro desde el punto de vista humano si (Guillermo) Fariñas muere porque las ideas se discuten y se combaten, no se encarcelan”. No hay dudas de que dijo lo que dijo conscientemente. Pablo no es ningún analfabeto ni ningún despistado político para si algún día viniera con el cuento de que no sabía lo que estaba haciendo y se arrepiente. En este momento que se ataca sin piedad a este país y que nos puede costar hasta económicamente, ya que puede afectar el turismo, los negocios, ,las inversiones, etc… tales declaraciones no pueden tener otro calificativo que despreciables.

Se han publicado 137 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también