Imprimir
Inicio » Especiales  »

Mensaje del Seminario Evangélico de Teología de Matanzas sobre el terremoto en Haití

| 2

Con dolor y pena profundos, recibimos las noticias acerca del devastador terremoto ocurrido en la hermana República de Haití en el día de ayer. Posteriormente, hemos visto las imágenes de desolación y muerte provocadas por el potente sismo. Las escenas de aflicción humana, acompañadas con las de la destrucción material, han llenado nuestros corazones de compasión por este pueblo hermano, tan unido y cercano al cubano por lazos históricos a través de la emigración haitiana, que tanto ha contribuido a la vida cultural y económica de nuestra Nación.

Además, siempre recordamos con intenso cariño a nuestros hermanos y hermanas en la fe, muy especialmente a la Iglesia Episcopal Haitiana, con la que tenemos vínculos de cooperación en el área académica.

Esta desgracia natural, añadida a las del 2008, se recrudece más porque a ella se suma la desigualdad social, la pobreza y la injusticia a la que ha estado prolongadamente sometido este sufrido pueblo. Por lo que no solamente elevamos nuestras oraciones a Dios para que se apiade de Haití, sino que levantamos nuestras voces ante pueblos y gobiernos del mundo -especialmente del primer mundo-, para que contribuyan con Haití, no para mitigar el dolor y las pérdidas provocadas por este sismo, sino que este sea el momento y la oportunidad para contribuir a la verdadera reconstrucción de Haití y a su desarrollo humano y social; con la esperanza de que, por lo menos, por esta vez, hagamos ciertas las súplicas del salmista que avizoró que “La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron. La verdad brotará de la tierra, y la justicia mirará desde los cielos” (Salmo 85,10-11. VRV ’60).

Dr. Reinerio Arce Valentín, ThD

Rector

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • leonardo dijo:

    Que persona mas ignorante, si Dios es amor, no castigo, el hecho de que en Haití no pienc’n como él no quiere decir que sean malos, el respeto a ser diferentes es fundamental para vivir en paz, creo q’ si fuera un castigo de Dios solo lo no creyentes saldrían afectados, pero todos sin distinción de religión perdieron algo, o sino donde este el( “Dios de justicia´´). Los terremotos y otras catástrofes suceden hace siglos de siglos, así se formo el mundo, creo que solo en una cabeza muy pequeña caben ideas tan tontas y primitivas. Les recuerdo que este “pastor´´ también dijo una vez que al presidente de Venezuela Hugo Chavez había que matarlo, contradiciendo de nuevo la fe y las escrituras que defiende, ojo con la hipocresía. Como van en Haití a cree en un Dios que los trata así, la fe viene por amor no por temor a castigo alguno.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Está claro que el comentario de Leonardo está mal ubicado, encaja solo en la noticia de las declaraciones de Pat Roberso, no me gusta enmendar la plana a nadie, pero lo hago para evitar confuciones, la declaración de el Seminario de Matanzas me parece muy sobria y evangelica, muy a tono con la magnitud de la tragadia.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también