Imprimir
Inicio » Especiales  »

Afganistán: La retirada tiene un coronel que le escriba

| +

Gareth Porter*

Un coronel del ejército de Estados Unidos sostuvo que el envío de más tropas a Afganistán promovido por el comandante de las fuerzas occidentales en ese país, general Stanley A. McChrystal, terminará fortaleciendo al movimiento extremista Talibán.

En un informe personal de 63 páginas que circula a todos los niveles de Washington, el teniente coronel Daniel L. Davis, veterano de las guerras en Afganistán e Iraq, opinó que ya es demasiado tarde para que las tropas internacionales derroten a la insurgencia afgana.

Davis exhortó al gobierno estadounidense a retirar el grueso de las fuerzas de combate de ese país de Asia central en los próximos 18 mese.

“Muchos expertos dentro y fuera de Afganistán advierten que nuestra presencia en los pasados ocho meses ya ha llevado a un porcentaje significativo de la población a percibir el de Estados Unidos como un ejército de ocupación al que se debe oponer resistencia”, escribió.

Aportar 40.000 soldados más, como se dice que solicitó el genera McChrystal, “casi seguramente exacerbará” el problema, sostuvo Davis, que en 2005 era el oficial de enlace entre las fuerzas de su país en Afganistán y el Comando Central, la repartición del Departamento (ministerio) de Defensa estadounidense que dirige las fuerzas en Medio Oriente y Asia central.

Ése fue, precisamente, el año en que la insurgencia se convirtió en un problema militar importante para Washington.

En ejercicio de su función, Davis tenía trato permanente con los más encumbrados oficiales de las fuerzas armadas de Estados Unidos y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y viajaba por todo el territorio afgano.

También comandó un equipo militar estadounidense de transición en la frontera Iraq-Irán en 2008 y 2009.

En su informe, Davis sugirió una estrategia a la que denominó “Go Deep” (profundizar) como alternativa contrainsurgente a las recomendaciones de “Go Big” (agrandarse) formuladas por McChrystal.

La estrategia “Go Deep” implica retirar a lo largo de 18 meses las tropas de combate estadounidenses y de la OTAN de Afganistán, manteniendo suficientes fuerzas convencionales como para entrenar a soldados y policías locales y proteger al personal de las representaciones de Washington.

Las fuerzas que continúan operando en las áreas dominadas por la insurgencia mantendrían “un esfuerzo antiterrorista agresivo” concentrado en la identificación de milicianos del movimiento extremista Talibán y de la red Al Qaeda.

Davis argumentó que la enorme presencia militar estadounidense, y en aumento, dificultaría el logro de los objetivos contrainsurgentes. Al retirar a las fuerzas convencionales del interior del país, se privaría a los “terroristas” de “blancos fácilmente identificables y lucrativos para sus ataques”.

Esas operaciones no tienen motivación militar sino propagandística, según este alto oficial.

La estrategia “Go Deep” parece tener paralelo en el cambio de política propuesta en las últimas semanas por algunos altos funcionarios de la Casa Blanca de la “contrainsurgencia” al “contraterrorismo”.

Se trata de “una alternativa justa a la única opción presentada por el general McChrystal”, dijo el ex principal oficial de inteligencia de del Departamento de Defensa estadounidense para Medio Oriente, coronel Patrick Lang.

Un alto funcionario del gobierno estadounidense le dijo a Davis que su propuesta de “Go Big” todavía era “too big” (demasiado grande) de lo que él pretendía, según le indicó el propio militar a IPS.

La mayoría de los soldados con los que Davis dialogó para elaborar su memorando “estuvieron en el frente” de batalla y “tienen una opinión diferente a la de aquellos que trabajan en los cuarteles centrales”.

“Creo que hay muchos soldados por allí que están de acuerdo con esto”, agregó.

Davis se retiró de Iraq en junio, para someterse a tratamiento médico por una pérdida parcial de visión, y fue temporalmente asignado a la Agencia de Inteligencia de Defensa.

Su actual función no tiene vínculo con Afganistán. El documento que divulgó fue elaborado por su propia cuenta, para lo que pidió y obtuvo autorización de su supervisor en la Agencia con la condición de que utilizara sólo información no clasificada.

El documento indica que la estrategia contrainsurgente de McChrystal requeriría muchos más soldados de los que establece. Por ejemplo, el entrenamiento de 400.000 soldados y policías afganos requeriría el concurso de 18 brigadas –en total 100.000 soldados– estadounidenses.

Además, el costo de la expansión propuesta multiplicaría por tres o por cuatro el producto interno bruto de Afganistán.

* Gareth Porter es historiador y experto en políticas de seguridad nacional de Estados Unidos. “Peligro de dominio: Desequilibrio de poder y el camino hacia la guerra en Vietnam”, su último libro, fue publicado en junio de 2005 y reeditado en 2006.

(Con información de IPS)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también