Imprimir
Inicio » Especiales  »

Lo que puede hacer Obama en Honduras

| 4

honduras-obamaAnte el impasse que se registra en Honduras son muchas las voces que se alzan para denunciar las flaquezas de la respuesta de la Casa Blanca ante el golpe de estado, que oscila entre un reconocimiento verbal de Manuel Zelaya como único presidente legítimo y, contradictoriamente, la subrepticia convalidación del golpe al encomendarle a un obediente portavoz del imperio, Oscar Arias, que actúe como “mediador” en el conflicto. A estas alturas es evidente que la categórica condena al golpe formulada por el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, rompió con una deplorable tradición de esa organización y, seguramente que por eso mismo, provocó que Washington lo sacara rápidamente de escena sustituyéndolo por el dócil presidente costarricense.

Ante estas críticas los defensores de Obama dicen que Estados Unidos no puede hacer más de lo que está haciendo, y que una intervención militar para reponer al presidente constitucional en su cargo sería absolutamente inaceptable. Al plantear las cosas en esos términos la Casa Blanca se lava las manos y favorece, aunque sea de modo indirecto, la postura de los golpistas. El problema para Obama es que si Estados Unidos persiste en esta actitud y el golpe logra consolidarse toda su retórica de un “nuevo comienzo” en las relaciones hemisféricas quedaría irreparablemente dañada y las ilusiones que nutrió su elección se disiparían para siempre, y no sólo en América Latina. Además, la consolidación de los golpistas demostraría que el ocupante de la Casa Blanca no está en control del aparato estatal estadounidense y que sus supuestos subordinados, sobre todo en la CIA y el Pentágono, pueden sostener una política que contraría expresamente las directivas del primer mandatario.

Pero Obama tiene otras alternativas a su disposición, mucho más efectivas que una “mediación” de Oscar Arias. Aprovechando la larga experiencia adquirida durante casi medio siglo de bloqueo a Cuba Washington podría tomar algunas medidas parecidas, las que provocarían el inmediato derrumbe de los gorilas hondureños. Por ejemplo, podría llevar a la práctica lo que George W. Bush amenazó hacer en vísperas de la elección presidencial del 2004  en El Salvador cuando Chafik Handal encabezaba cómodamente las preferencias electorales: impedir las remesas de los inmigrantes salvadoreños a su país de origen y advertir a las empresas estadounidenses que preparasen un plan de contingencia para abandonar el país en caso de un triunfo del candidato del FMLN. Bastó que se hiciera ese anuncio para que el pánico se apoderara de la población y el candidato de la conservadora ARENA arrasara en las urnas. Si la Casa Blanca hiciera lo mismo y comenzara sin más dilaciones a entorpecer burocráticamente las remesas de los inmigrantes hondureños en Estados Unidos y a advertir a sus empresas de que tienen que elaborar planes de rápida salida de Honduras Micheletti y su banda durarían lo que un suspiro. Si a eso se le agrega la efectiva interrupción de toda forma de ayuda económica o militar y la solicitud de la Casa Blanca a sus socios europeos de que se abstengan de relacionarse con Tegucigalpa, los días de los golpistas estarían contados. ¿Tendrá Obama la valentía necesaria para impulsar esta alternativa? ¿O ya está resignado a ser un simple mascarón de proa de la alianza reaccionaria que vivió su época de gloria durante los años de George W. Bush?

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • DARDO RIBAS dijo:

    ¿ZELAYA SEGUIRÁ FIEL A SU CONDUCTA RECIENTE?
    ¿LA CASA BLANCA ES “SINCERA”?
    ¿OBAMA ES LA CONTRACARA DE BUSH?

    Me gustaría incorporar algunas consideraciones al tema.

    Ya se dijo de la solidaridad latinoamericana con la actitud del Presidente Zelaya; también de las “actuaciones” de la OEA que ofrecen un cambio singular merced al cambio sustantivo en la calidad de sus integrantes.

    De gobiernos lamebotas de los EEUU tan sólo una década atrás, ahora hay allí una galería de países que han recuperado la dignidad y por tanto el “discurso único” de los serviles ha quedado perimido, perdiendo los EEUU el dominio global de esa organización. Chávez, Evo, Correa, Ortega y otros dignos Presidentes de países integrantes no tienen nada que ver con aquella corte de felpudos, que, por ejemplo, avalaron por décadas la segregación hacia la heroica Cuba.

    De cualquier manera hay que entender que las declaraciones del organismo, por sí solas, no van a tumbar a los golpistas. Obama y Hillary representan otra visión. Eso está meridianamente claro.

    Ellos, cacarean en un lado y ponen el huevo en otro. Tienen pavura que se instale un modelo de condena que les complique a los EEUU las futuras conspiraciones en la América Central y del Sur según marchen los intereses del imperio. Los “demócratas”, allí en USA, siempre, en los hechos, prosiguieron las políticas guerreristas de los “republicanos”… ¿Quién no se acuerda de Vietnam?… por ejemplo.

    Por eso -y fieles a la política continental que su país ha ejercido por más de un siglo sobre lo que entienden por “su patio trasero”-, aplican la famosa apostilla “una de cal y una de arena” y, detrás de sus fingidas lamentaciones por la ruptura del orden constitucional en Honduras, desean, fervorosos, que se cumpla con lo que ellos tienen planeado en esta ocasión.

    No se sabe con certeza si la parte “ejecutiva” y política del gobierno de Obama determinó el cuartelazo en Honduras, pero, como el escorpión no pueden traicionar la “naturaleza” del país imperial en el que han puesto todos sus desvelos.

    Ahora -y aunque desentone con la visión generalizada sobre el conflicto y la asonada golpista-, quiero subrayar un concepto que puede parecer antipático.

    El Presidente Zelaya debe seguir, a mi criterio, fiel a la conducta que ha mostrado hasta hace una semana. Hay que tener en cuenta su extracción política y de clase. Su formación y su conducta. Si él, realmente, sinceramente, ha cambiado sus concepciones sociales y ha decidido alinearse junto a los pobres de su país y a los nuevos gobiernos con ideales bolivarianos y martianos en América, deberemos decirle “bienvenido, compañero” y aunque provenga de una familia opulenta.

    Ahora, si se está respaldando en quienes valientemente le defienden por estas posiciones asumidas y luego “negocia” con Hillary y los “mediadores” puestos por ella y sus mandantes… haciéndose a un lado de sus verdaderos amigos… bueno, la cosa se pondría vidriosa…

    Zelaya, debe seguir demostrando la sinceridad de sus manifestaciones y procederes. América Latina, sus pueblos y gobiernos que quieren ser revolucionarios, necesitan esa confirmación en las palabras y en los hechos. Está bien que acuda a todas las tribunas para pedir su restitución. De lograrse esa aspiración -cosa que dudo ante el tiempo transcurrido-, tendrá que cargarse de valor y buscar sin cortapisas el apoyo popular en direcciones populares y apostrofar y buscar el enjuiciamiento, la condena a quienes vulneraron el orden constitucional

    Yo creo que el interrogante del benemérito profesor Borón sobre si Obama es o no un mascarón de proa, ya tiene su respuesta. No es posible ofender al mandatario apelando a construcciones fantasiosas. Tal vez nos dé una agradable sorpresa en sus intenciones hacia Latinoamérica, pero, hasta ahora, nada apunta en esa dirección.

    Muchas vueltas con Guantánamo -repito-, algo que podría solucionar en dos semanas si quisiera. Las pamplinas sobre la dificultades para trasladar a los pobres prisioneros que allí tienen mortificándolos con perversidad, la negación hasta el presente a reintegrar el territorio usurpado a Cuba, la indiferencia con los cinco cubanos sentenciados por una Justicia que no es Justicia, el bloqueo a Cuba, las infamias criminales sobre Irak y Afganistán, la conservación de las agencias de espionaje, sabotaje, magnicidios e intervenciones militares y extorsiones políticas, siguen allí, en los EEUU, como si nada hubiera cambiado.

    Que alguien me diga, me demuestre, me señale, cuáles son los cambios objetivos que este gobierno de Obama ha producido con respecto al período infame de la banda criminal de los Bush, Rumsfeld y compañía. Los hechos hablan por sí solos, al menos hasta el día de hoy.

    Buenas noches, profesor.

    DARDO RIBAS, desde Argentina

  • Agustín Dimas López Guevara dijo:

    No esperemos milagros del norte

    Cuanto de cinismo hay detrás de la diplomacia del imperio para jugar con la palabra democracia. Cuánta razón le asiste a Fidel, cuando afirma en sus reflexiones “Muere el golpe o mueren las constituciones” Y a propósito de las valoraciones de Atilio, en su artículo: “Lo que pude hacer Obama en Honduras”, publicadas en Cubadebate, donde pone entre dicho el papel de lacayo que ha jugado siempre Oscar Arias, que no deja de amasar la idea de convertirse en el Presidente de la OEA, para seguirle siendo útil a los gringos, ahora que Insulza ha dejado de responder a los intereses del Imperio. Muchas cosas podía hacer Obama, como no, aún sin bloquearle las remesas al pueblo. Podía darle un ejemplo al mundo, no con palabras, sino con acciones. Cuantas veces en nombre de la democracia invadió Estados Unidos y colocó tiranos en nuestras tierras de América. Yo creo que no debemos seguir esperando milagros del Norte, porque hasta las tormentas siempre nos llegan del Norte. Mientras sigue el apoyo internacional, siguen las dilaciones preconcebidas por el imperio, pero el sufrido pueblo Hondureño encontrará el cauce de justa lucha y los pueblos del ALBA, junto a los dignos hombres latinos americanos, le darán la mano solidaria y expulsaran a los gorilas usurpadores.
    Agustín Dimas López Guevara
    La Habana CUBA
    13=7=09

  • Idania dijo:

    Creo que es hora de que el Presidente Obama reaccione y ponga fin a tanto sufrimiento, si de verdad para él Zelaya es el único presidente de Honduras, pues basta ya de el apoyo a la dictadura, no lo hace directamente, pero si indirectamente como la ayuda militar y otros tipos de ayuda.
    !Basta ya de tanta retórica! Es la hora de la verdad, al fin sabremos que esperar del “Gobierno del Cambio”, del que como hemos visto no ha cambiado nada.

    América Latina contra el Micheletazo unida

    Idania, Habana, Cuba.

  • gabriela castellucci dijo:

    El CAMBIO con Obama, es que es el primer afrodescendiente en llegar a semejante lugar,que va a AFRICA y que habla y recuerda a su abuelita .Otros cambios son los mensajes amigables hacia el Sur pero no veremos modificaciones reales, solo en sueños.Profesor Boron es un orgullo y un placer leer sus reflexiones.Zelaya deberia ignorar a los del Norte y apoyarse mas en sus vecinos hermanos que quieren de verdad su regreso.
    Pringles-ARGENTINA

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también