Imprimir
Inicio » Especiales  »

Una nueva batalla que vamos a ganar

| +

Dora Pérez, Luis Luque, José Luis López, Norges Martínez, Amaury E. del Valle y Ricardo Ronquillo (Periodistas de Juventud Rebelde) Fotos: Angelito Baldrich (JR) y Jorge Luis Rodríguez (Granma)

Negar la presencia del terrorista internacional Luis Posada Carriles en territorio de Estados Unidos es un grave error de la administración Bush, que la puede hundir cada vez más, como mismo les pasó a los mercenarios en la Ciénaga de Zapata durante los combates victoriosos de Playa Girón

Cuba ha iniciado una batalla por la detención y el enjuiciamiento del terrorista internacional Luis Posada Carriles, que tal vez sea tan larga o más que la Batalla de Ideas protagonizada por todo nuestro pueblo por el regreso del niño Elián González.

Así lo aseguró el Comandante en Jefe Fidel Castro anoche, en el acto por el aniversario 44 de la victoria de Playa Girón, cuando anunció que Cuba continuará con esta batalla si se les ocurre darle asilo a Posada o enviarlo a El Salvador, y expresó su convicción de la larga lucha que queda por delante: "Si no hacen justicia, removeremos al mundo y divulgaremos nuestras verdades", enfatizó.

Ante un plenario que consideró representativo de todas las generaciones de revolucionarios cubanos, apuntó que "es imposible que nadie en Cuba pueda olvidarse nunca de la victoria de Playa Girón", que quedó para la historia como la primera derrota del imperialismo en América.

"Es imposible -sostuvo- porque estamos conscientes que en estos momentos se libra una importantísima batalla de ideas, una importantísima batalla política contra ese imperio que durante más de 44 años no ha dejado de atacarnos".

Fidel dedicó buena parte de su intervención a rememorar diversas facetas de las luchas cubanas por más de 46 años contra los intentos anexionistas del imperialismo norteamericano, y aseguró que Posada Carriles y sus compinches han puesto en ridículo a todo el Departamento de Seguridad Interna, a las 15 agencias de Inteligencia, a los 180 000 empleados de ese organismo, con cientos de miles de millones de presupuesto, y también el honor y el prestigio del pueblo estadounidense, cuando más de 1 500 soldados de ese país han muerto en Iraq presuntamente en la guerra contra el terrorismo.

"Están en un callejón sin salida -ratificó-. Chocarán con la conciencia del pueblo norteamericano, con los miles de estadounidenses que han recibido alguna educación.

"Mantener a esos individuos en territorio norteamericano es peligroso. Incluso el delito es muy grave. Queda tiempo para rectificar".

UN ASUNTO QUE TRINA

"Están negando que Posada Carriles esté allí, dicen que no les consta, a pesar de que lleva un mes allá", afirmó Fidel al referirse a la actuación de la administración Bush en el caso de Posada Carriles.  Explicó que a Posada "lo llevaron en el camaronero Santrina, en un asunto que está ‘que trina'".

"Aún podrían mostrarse más cosas de las historias de ese caballero, cómo lo llevaron ante otro monstruo que fue su jefe, a uno que no ha recibido sanción, y lo llevaron allí en la misma Península de Florida, en la misma ciudad de Miami", acotó.

"Es un monstruo en el vientre, y ya realmente con parto retrasado. Tenía que nacer el martes 12. Todo estaba listo para el parto con fórceps, pero fueron descuidados y el lunes 11 apareció una radiografía del estado clínico de la madre de la criatura", ironizó Fidel al referirse a su denuncia de ese día sobre la presencia del asesino en Miami.

"La madre está en estado virginal. No hay evidencias de que esté allí", satirizó al referirse a la "respuesta improvisada" que dio un funcionario norteamericano sobre que si Posada Carriles aparecía lo expulsarían.

"Lo niegan. Y es un error. Mientras más lo niegan se van hundiendo más. Es como una especie de Ciénaga de Zapata", sostuvo.

"Siempre la mentira y el cinismo" -sentenció Fidel al rememorar que lo mismo hicieron cuando en Girón disfrazaron sus aviones mercenarios como si fueran cubanos. Y agregó que aquellos soldados a sueldo fueron también reclutados en Miami, entre hijos de terratenientes y soldados de Batista, de donde los enviaron a Guatemala y a Nicaragua, dos países que, como ahora en Ginebra, se comportaron como "estados culebras".

METIERON EL DELICADO PIE

Fidel insistió en que la administración norteamericana "ha metido el delicado pie, hasta un poco más arriba de la mollera" en el caso de Posada Carriles.

"Pasan los días -explicó- y siguen sin responder. Todavía el domingo estaban diciendo que no había constancia de que estaba allí, y que los únicos que habían declarado eso eran Castro y el abogado. La desgracia es que Castro no se ha equivocado, que lo que dijo Castro es exactamente la verdad.

"Cuba no desea provocar el caos en Estados Unidos, sino que se haga justicia, que se castigue al terrorista Posada Carriles, y que lo haga un tribunal, prioritariamente uno venezolano", dijo.

Lo más inteligente, apuntó, es proceder de inmediato al arresto del monstruo y de su compinche Santiago Álvarez, que envió a un mercenario a hacer estallar el reconocido cabaret Tropicana con "dos laticas" de explosivos.

ENCONTRARÁN UNA RESISTENCIA INVENCIBLE

Fidel rememoró diversas facetas de la lucha de Cuba en los primeros años de la Revolución, entre estas la explosión de La Coubre, barco francés con armas compradas en Bélgica, que estalló por un atentado terrorista el 4 de marzo de 1960.

Además expresó su convicción de que "esta batalla es muy larga y no ha terminado. Están cometiendo los mismos crímenes de hace 46 años, y con las mismas mentiras, los mismos cómplices de hace 46 años, y con más poder que nunca en estos 46 años".

Hoy, explicó, tienen más poder, más tecnología y más riqueza que hace 44 años, lo cual les permite doblegar hasta a la Unión Europea. "Si no se han lanzado hasta ahora es porque saben que la resistencia que aquí encontrarían es invencible", aseguró.

Entre los pretextos o justificaciones con los cuales el gobierno norteamericano fabrica la justificación para una agresión a Cuba mencionó la moción contra nuestro país aprobada en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra.

"Pudiera ser un ‘pretexto', como sirvieron otros para iniciar la guerra contra Iraq", opinó.

Indicó que Cuba también ha sido calificada como país terrorista, lo cual es una infamia del "infame imperio", pues "de aquí no salió jamás algo que costara una vida, una gota de sangre, un inválido, un ladrillo en Estados Unidos".

El mandatario cubano también reflexionó sobre el acoso de los Estados Unidos a Rusia, y la influencia que tiene la OTAN en lo que otrora fueran países socialistas, pues ahora tienen "posiciones casi en las puertas de Moscú".

GIRÓN NO FUE NUESTRA ÚNICA VICTORIA

En su intervención de más de tres horas, Fidel enumeró diversas victorias del pueblo cubano, como la Crisis de Octubre de 1962, que no fue una victoria en un combate, como en Girón, sino el triunfo de la firmeza, la dignidad y la valentía de un pueblo que no vaciló en arriesgarlo todo antes que acobardarse, intimidarse y llenarse de pánico, a pesar de que lo amenazaba una lluvia de armas nucleares.

"Es imposible olvidar tan terribles circunstancias -rememoró-; no recuerdo haber visto un solo compatriota con pánico, temor o vacilación alguna. Sí recuerdo las caras de indignación cuando en medio de aquella batalla, en que las decisiones no dependían totalmente de nosotros, se hicieron algunas concesiones que nos parecieron humillantes".

Explicó que no era necesario hacer aquellas concesiones para evitar una guerra. En medio de aquellas circunstancias tensas se habría podido cambiar el curso de las décadas subsiguientes, si en aquel momento se hubieran exigido los cinco puntos que Cuba reclamaba, especialmente el cese del bloqueo, de los ataques piratas terroristas, y el fin de la ocupación del pedazo del territorio nacional donde está ubicada la base naval extranjera en Guantánamo.

"El bloqueo continuó desde entonces -añadió-; hemos tenido 43 años de bloqueo, que todavía está presente".

También se refirió a los diversos ataques lanzados contra nuestro país, como los ejecutados contra las costas y embajadas, la organización de bandas que cometían crímenes y asesinatos, y los atentados contra diplomáticos, la voladura de un avión con 73 personas a bordo en pleno vuelo, las bombas en hoteles y centros de recreación, o la introducción de enfermedades como el dengue hemorrágico, que costó la vida de 150 personas, las dos terceras partes de ellos, niños.

Fidel alegó que ahora la Isla está discutiendo la situación de Posada Carriles, que salió de la cárcel de Panamá, donde estaba sancionado no por los delitos que cometió, sino por las decenas de kilogramos de explosivos de los más modernos, con los que pensaba liquidar la vida de tal vez 1 000 ó 1 500 jóvenes, estudiantes e intelectuales.

"Allí organizaba planes a través de esa mafia grotesca que está en los Estados Unidos, y con la complicidad y el apoyo del gobierno de ese país. Estados Unidos pagaba aquellas acciones con sus leyes de la selva, que ese imperio tenebroso ha implantado en el planeta", afirmó.

EXTRAORDINARIA RECUPERACIÓN

Decenas de años de constante guerra por parte del imperialismo estadounidense contra nuestro pueblo obligaron a Cuba a buscar alternativas para preservar las conquistas, recordó el mandatario cubano en sus palabras en el teatro capitalino Carlos Marx.

Evocó los inicios de la década de los 90, cuando se derrumbó el campo socialista, y particularmente cuando colapsó la URSS y el país se vio privado de combustibles, materias primas, abastecimientos y mercados.

Fue ese el momento, precisó, en que Washington creyó que era la hora final de la Revolución, y aplicó nuevas medidas para recrudecer el cerco. Entre estas recordó la prohibición establecida a los barcos que traían suministros a Cuba de tocar puertos norteamericanos, o el hecho de que empresas norteamericanas que hasta entonces podían venderle alimentos y medicinas a Cuba, se vieron imposibilitadas de hacerlo.

Fue entonces que se decidió propiciar algunas inversiones extranjeras, que forzosamente estuvimos obligados a aceptar, aun cuando las principales obras sociales y económicas existentes en nuestro país habían sido levantadas con recursos cubanos.

"El pueblo se vio restringido de todo. La madera escaseó de una manera atroz. De medio millón de metros cuadrados que recibíamos, la cifra quedó reducida a cero. No había ni para construir los ataúdes de los muertos, faltaban papel, alimentos de todo tipo, materiales de construcción y muchas cosas más".

"Pocos pensaron que podíamos sobrevivir a aquel descalabro. Sin embargo, este pueblo supo imponerse a todas esas adversidades con mucho esfuerzo y paciencia. Pudimos soportar pruebas que ningún país de este planeta habría resistido jamás. Nos quedamos solos en el hemisferio occidental, con el imperio ahí, convertido en la única superpotencia en el mundo, y arreciando cada vez más sus ataques mediático y económico contra Cuba".

En ese contexto, el Presidente cubano rememoró la ayuda prestada por amigos de Cuba como Vietnam y China, o la ofrecida por el reverendo Lucius Walker, "ese norteamericano que desde las entrañas del monstruo armaba como podía una y otra caravana con lo que recolectaba por todo Estados Unidos".

"Aquella era una ayuda más simbólica que material, pero nuestro pueblo jamás la olvidará", manifestó.

LA CULTURA, NUESTRO MAYOR ESCUDO

"El imperio siempre ha sembrado anticuerpos contra toda idea progresista, revolucionaria, anticuerpos de notable eficacia. Ese era el veneno antisocialista y anticomunista, un veneno seudodemocrático", alertó el Comandante en Jefe. Recordó que antes del triunfo revolucionario habían crecido el analfabetismo, la pobreza, el desempleo y la incultura política; y destacó que se reducía la autoestima. "Vivimos durante décadas el cuadro dramático y bochornoso que han vivido todos los pueblos de América Latina, donde jamás han existido elecciones como las que todos tuvimos el privilegio de ver recientemente".

Dijo además que los pueblos siempre han sido dominados, más que por la fuerza, por la incultura, la mentira y el engaño. "Por eso la cultura ha sido el escudo más fuerte del pueblo, en nuestra Patria de hoy", sentenció.

Afirmó también que "a la pujante juventud cada vez más culta y preparada tenemos que recordarle la historia, alimentarla con las proezas que sus padres fueron capaces de llevar a cabo, para alcanzar metas superiores a las que alcanzamos los que las precedimos".

PREPARADOS PARA PELEAR CIEN AÑOS

Estados Unidos sabe que el número de vidas que perdería en Cuba podría ser mayor que las que perdieron en Vietnam y las que han perdido en Iraq, si es que la sociedad norteamericana les permitiera una cuota de vida de jóvenes superior a la que sacrificaron en ambas guerras.

Expresó que para tan sucia, innoble y cobarde guerra, la sociedad norteamericana les daría una cuota de vidas mucho más baja: tal vez ni 10 000, ni 5 000, ni siquiera
1 000, porque cada día se desgastan más en la estupidez, en la ignorancia y en la barbarie. Y el pueblo norteamericano no es un pueblo de ignorantes y bárbaros, aseguró.

Afirmó que Cuba ha tenido el deber de prepararse para uno, diez y hasta cien años, porque hasta los que nazcan en medio de esa lucha crecerían y seguirían combatiendo.

Comentó que al escuchar los documentos que se les han presentado al pueblo cubano y al mundo en estos días se recibe la impresión de que Estados Unidos está dirigido por locos, pues importantísimos puestos de gobierno están ocupados por personas desquiciadas; y comparó al poderoso país con aquel emperador romano que nombró cónsul a su caballo.

No obstante, a pesar de todos los inconvenientes, Fidel expresó su convicción de que hoy "esta Revolución posee una fuerza y un potencial en muchas cosas, que ya nadie puede competir con ella, sobre todo por el capital humano que ha creado".

Fidel recordó que 25 000 trabajadores de la salud cubanos brindan servicios en decenas de países, algunos de gran trascendencia, como los que están prestando su contribución en la hermana República de Venezuela.

Opinó que ese país merece los más grandes sentimientos de fraternidad, solidaridad y reconocimiento, no solo por lo que hizo a lo largo de la historia, sino por el rol que está desempeñando en este momento, a la luz de las esperanzas de independencia de un conjunto de naciones latinoamericanas y caribeñas.

NUESTRO PRINCIPAL DEBER ES EDUCAR

Al hacer un recuento de las dificultades del pueblo durante el Período Especial, enfatizó que "ningún cubano quedó abandonado a su suerte por difíciles que fueron las condiciones económicas. Eso es calidad de vida. La atención al hombre por encima de cualquier lujo pasajero.

"En el caso de nuestro país -dijo- estoy seguro de que nos repondremos en cuanto al transporte y a las demás dificultades. Iremos mejorando, pero no soñemos en volver a hacer los despilfarros y disparates que hacíamos, tanto con los carros, como con el combustible.

"Hemos sido ignorantes e irresponsables demasiadas veces y ya es hora de que aprendamos a pensar. Ese es un hábito que no podemos perder y menos hoy, cuando millones de personas viven de la fantasía, guiándose por anuncios televisivos y malas películas", manifestó Fidel.

En otra parte explicó una serie de estudios para lograr hacer avanzar al país a pesar de la intensa sequía que se vive en los últimos tiempos o de fenómenos naturales como los fuertes ciclones.

Añadió que con las medidas que se toman últimamente, el ahorro de energía va a ser muy grande y también abundó en el hecho de que el país hoy dispone de ciertos capitales para invertir, pero que lo esencial es que se inviertan adecuadamente.

También abundó sobre diversos experimentos para medir los regímenes de lluvia u otros para inyectar yoduro de plata en las nubes para hacerlas llover. "Pero lo único más efectivo es ahorrar el 80 por ciento de esa agua, que hoy despilfarramos", afirmó.

El líder de la Revolución agregó que hay ideas para ir reconstruyendo la masa vacuna de Cuba, aunque para eso también habrá que ver cuánto llueve, y como eso no lo puede garantizar nadie, habrá que hacer todo lo posible por buscar nuevas alternativas. "Recursos no faltarán", aseveró.

Igualmente sostuvo que hay planes realmente grandes para la vivienda. "Es algo completamente asegurado. No habrá nada que lo impida. Únicamente guerras. Ni siquiera los ciclones, pues todo está previsto", añadió.

"De nosotros dependerá todo. Hoy tenemos más fuerza, más prestigio, más preparación", sostuvo Fidel.

"Crece el prestigio de Cuba a pesar de que algunos mentecatos crean en esas basuras que se inventan", explicó; y reafirmó que sostenía al respecto lo que había dicho anteriormente de la OEA. "Dije que era una basura, dije otras palabras más, que era una porquería; y no dije más por respeto a la población, por urbanidad", ratificó. Y acto seguido enfatizó: "Porque realmente todo eso apesta muchísimo".

"La tontería de Ginebra me importa un bledo", agregó al explicar que de todo lo ocurrido hasta ahora en la Comisión de Derechos Humanos puede decir exactamente lo que manifestó de la OEA.

"No quiere decir con esto que nos vamos a ir de allá, pues la mayoría de las proposiciones hechas allí a favor de la paz las ha hecho Cuba", señaló.

El Presidente cubano explicó que estamos viviendo otra batalla, de mayor trascendencia que la de Girón, alrededor de "la increíble, cínica, grosera, bochornosa, criminal y estúpida maniobra con ese asesino monstruoso que se llama Posada Carriles".

Calificó el acto de acoger a un terrorista internacional como ese, de "gravísimo error, como el cometido con el secuestro del niño Elián González, lo que nos obligó a una batalla sin tregua hasta su devolución".

"No es una batalla con armas y violencia -explicó-, es con argumentos, con ideas, y sin dudas tendrá trascendencia, porque están acostumbrados a hacer barbaridades impunemente. Pero esta vez -acotó- han cometido un error muy serio, quizás uno de los más serios en que puede haber caído una administración norteamericana".

se recogen frutos de la batalla de ideas

En un análisis de la situación internacional actual, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros ratificó su convicción de que las crisis generales del capitalismo son imposibles de impedir, y mientras más tardan en desatarse se desatan con más fuerza, como los volcanes que acumulan energía y estallan con una fuerza enorme.

Al referirse al tema de la necesidad de estructurar una economía nacional que pueda sostenerse y crecer, a pesar de los vaivenes de la economía internacional, explicó que por nuestra ignorancia e irresponsabilidad malgastábamos muchos recursos y despilfarrábamos cantidad de materiales que hoy necesitamos.

"Ya es hora de erradicar de una buena vez esas tendencias de nuestra sociedad, para salir en menos tiempo de nuestros problemas económicos", señaló.

Como ejemplo de lo que hoy se hace gracias a la recuperación del país puso la reparación que se ejecuta en 48 hospitales para convertirlos en centros de excelencia, con vistas a recibir a cientos de miles de pacientes del exterior y a cualquiera de los 11 millones de cubanos.

Además explicó que se espera terminar la remodelación, en año y medio, de todos los policlínicos del país. Agregó que en 10 años estaremos formando 40 000 médicos venezolanos y se estudia cómo invitar a otros 10 000 jóvenes adicionales de esa hermana nación, para formarlos como médicos en Cuba.

El Jefe de la Revolución expresó que para desarrollarse, nuestro país deberá seguir caminos vitales. Entre ellos están la movilización de capitales, obtenidos con nuestra lucha y resistencia; crear posibilidades de nuevos ingresos, y establecer determinados métodos de dirección de nuestra economía, empleando nuestros propios recursos.

"Todo ello unido a una mayor eficiencia, que estamos alcanzando paulatinamente", sentenció.

Expresó además que en la actualidad crece el capital humano, es grande la experiencia del pueblo trabajador y esforzado, el espíritu de lucha es muy bueno, y ya se recogen muchos frutos de la Batalla de Ideas, que el próximo día 22 cumplirá cinco años de la fecha en la cual el niño Elián fue rescatado de la mafia de Miami.

Acerca del esfuerzo de nuestro pueblo en los últimos tiempos en el sector constructivo, Fidel expresó que se hizo la reparación capital a 769 escuelas y a más de 82 policlínicos, principalmente sus salas de servicios cardíacos, laboratorios para ultrasonidos y rayos X. "Todo esto -dijo- forma parte de los planes para elevar la calidad de vida del pueblo cubano".

Al hablar sobre la situación actual sostuvo que "los ingresos de Cuba dependerán de la materia gris cultivada de los ciudadanos que integran nuestro querido y heroico pueblo".

Por otra parte expresó su convicción de que la economía del país mostrará cambios favorables en los próximos meses, y adelantó que este verano la población no va a carecer de la corriente eléctrica como en otros años, pues se toman medidas para evitar situaciones similares, las cuales serán explicadas próximamente por la ministra de la Industria Básica, Yadira García.

Señaló que nada de lo prometido dejará de ser entregado a la población. "Un ejemplo claro de lo que digo -acotó- es que a solo 72 horas de haber anunciado la entrega del suplemento alimenticio para los habitantes de la provincias orientales, ya los productos estaban en las bodegas de esos territorios".

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.