Imprimir
Inicio » Especiales  »

Cuba denuncia las nuevas mentiras y presiones imperiales.

| +

Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores

El pasado 2 de octubre de 2003, Roger Noriega, secretario asistente de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, ratificó, ante una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos, la política de creciente hostilidad y agresión de la Administración Bush hacia Cuba, anunció un nuevo plan de acciones subversivas contra nuestro país y reiteró las cínicas acusaciones de que Cuba está desarrollando un programa limitado de armas biológicas.

El señor Noriega, a quien recordamos como asesor del ultrarreaccionario senador Jesse Helms y uno de los coordinadores junto a la mafia terrorista de Miami de la redacción de la infame Ley Helms-Burton, evidentemente se ha convertido ahora, como antes lo fue el señor Otto Reich, en el principal vocero de la política anticubana, y artífice también de la injerencia norteamericana contra la Revolución Bolivariana de Venezuela.

En sus desvergonzadas declaraciones, Noriega anunció que la Administración norteamericana intensificará sus esfuerzos para aumentar la subversión y la labor propagandística contra Cuba, incrementará las presiones internacionales contra nuestro país, velará porque se cumplan estrictamente las regulaciones del bloqueo, incluidas las restricciones de viajes y las medidas contra empresarios extranjeros que inviertan en Cuba, y amenazó con emprender nuevas acciones contra los diplomáticos cubanos en Estados Unidos.

Cuba, a la vez que rechaza totalmente estas nuevas amenazas imperiales del señor Noriega, denuncia, una vez más, los planes de la Administración Bush dirigidos a complacer a la extrema derecha cubanoamericana, que incrementa sus presiones y arrecia su chantaje electoral en la medida que se acerca la contienda presidencial del 2004.

El señor Noriega padece de una estúpida arrogancia y actúa como un integrante fanático de los grupos terroristas de Miami, obsesionado con la destrucción de la Revolución Cubana.

El personaje vuelve a mentir descaradamente para tratar de vincular a Cuba con el bioterrorismo. Es evidente que el ridículo hecho por sus colegas John Bolton, Dan Fisk y Otto Reich, no le hacen escarmentar. Como lo hizo anteriormente, Cuba emplaza de nuevo a la Administración norteamericana a demostrar que no miente descaradamente y presentar la más mínima prueba que sustente sus mendaces acusaciones con relación al desarrollo de armas biológicas por parte de nuestro país. Desprecio merecen tan cínicas mentiras y de antemano les advertimos que no nos causan el menor temor.

Resulta bochornoso que altas figuras del gobierno de los Estados Unidos tengan que mentir ante el Congreso de ese país para intentar justificar su desacreditada política anticubana.

No vale la pena perder el tiempo en la falaz charlatanería del señor Noriega. Sus repugnantes declaraciones y amenazas no le quitan el sueño absolutamente a nadie en Cuba. De antemano debieran saber cuán impagable sería cualquier agresión a Cuba.

Ministerio de Relaciones Exteriores
La Habana, 5 de octubre de 2003

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.