Imprimir
Inicio » La Coletilla, Política  »

Sin Nuremberg para los pobres

Por: Hugo Ríus
En este artículo: Bhopal, India, Pobreza
| 2
Warren Anderson, el presidente de Union Carbide, el hombre más buscado en Bhopal, ha muerto en septiembre pasado a los 92 años, unos meses antes del aniversario 30 del mayor accidente industrial de la historia. (Fuente: El Mundo)
Guillermo Tell
Varias personas hacen fila para recibir tratamiento en una clínica para los afectados por la catástrofe de Bhopal en 1984. Foto: REUTERS

Varias personas hacen fila para recibir tratamiento en una clínica para los afectados por la catástrofe de Bhopal en 1984. Foto: REUTERS

Con pesar hay que reconocer las veces que genocidas fallecen por vejez sin que la justicia nunca les rozara, solo si pertenecen a clases sociales encumbradas y las víctimas son pobres, lo que ocurrió con la tragedia de Bhopal en India, una cruel metáfora de las abismales diferencias que separan en este mundo inequitativo.

El escape de gas tóxico de la fábrica de fertilizantes ocurrido en la noche fatídica del 2 al 3 de diciembre de 1984 mató a miles de personas, y todavía hoy entre 120 mil a 150 mil vecinos están batallando contra enfermedades crónicas de los pulmones, del cerebro, de los ojos, del sistema reproductivo y de la mente, depresión y ansiedad que son las más comunes.

Una orden internacional de arresto por “homicidio culpable” lanzada contra Anderson en 1992 a través de Interpol nunca se cumplió a pesar de haber sido localizado en las afueras de Nueva York y pasaba los inviernos en Miami.

La poderosa multinacional Dow Chemical, la misma responsable del lanzamiento del agente naranja en Vietnam, ahora propietaria de Union Carbide, se las ha arreglado con el sistema de justicia estadounidense para eludir tres décadas después, cualquier indemnización a las víctimas que tampoco han recibido una disculpa pública.

Rachna Dingra, que representa a los damnificados declaró en este aniversario que los pobres de Bhopal no han tenido derecho a su Nuremberg porque son tan pobres que gobiernos y corporaciones los juzgan prescindibles. Otra hubiera sido la historia si la nube tóxica hubiera soplado en otra dirección y abatido sobre barrios pudientes, sentenció.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • José Molina Vidal dijo:

    Tantos ejemplos, que los comentarios huelgan.-
    Esto mismo sucede tanto en Europa como aquí en los Estados Sumidos de América. La basura es tanta, las denuncias contra políticos son tantas, los abusos son tantos…la demagogia es tanta; pero tanta, que tu le preguntas a cualquiera ¿por qué no protesta?, y te responde ¡yo no leo noticias!, claro es un método parece que práctico, aunque el pragmatísmo como pseudofilosofía hace centurias que ceso, ¡ya lo dijo Göebels, el alemán¡, digo, “repite una mentira y se convertirá en verdad”, vaya, vaya. Gracias, Molina

  • Toc,Toc dijo:

    Si la nube toxia soplara en direccion a central park…. eso si seria otra historia,
    para los yankis estoy seguro k esto no es mas k un daño colateral, como en las peliculas,
    el dinero todo lo puede…..

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también