Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

Vacunas y soberanía: II. ¿Qué son las vacunas?

| 21

Setenta vacunas contra el coronavirus están en desarrollo a nivel mundial, y tres ya se están probando en ensayos en humanos, dijo la Organización Mundial de la Salud. Foto: iStock

Las moléculas propias de un ente biológico invasor que lo identifican y son accesibles al sistema inmunológico de los seres humanos suelen denominarse como “antígenos”. Suelen estar expuestas en las partes más externas del portador nanoscópico y forman parte necesaria de su composición. Pueden localizarse lo mismo en un virus, que en un hongo, que en una bacteria, que en las células de un órgano de otro ser trasplantado a nuestro cuerpo.

Una importante característica del proceso de infección y autosanación radica en que cuando un individuo vence una enfermedad por la acción del sistema inmunológico suele quedar preparado para vencerla igualmente en futuras reinfecciones del mismo tipo. El sistema “recuerda” al antígeno intruso y así quedamos preparados para rechazar de nuevo a sus portadores. Se trata de una trama biológica muy depurada por la selección natural a través de muchas generaciones y especies.

Al percatarnos de eso, y usando el razonamiento científico, los seres humanos procuramos usar esa “memoria” de defensa para lograr que las personas no se enfermen con una infección, aunque nunca hayan padecido la enfermedad. Se trata de “enseñar” al sistema inmunológico de cada individuo a activarse y destruir cualquier invasión morbosa una vez que se detecten sus antígenos. El reto es grande, porque para invadir el cuerpo con antígenos de una determinada infección sin enfermar a la persona se requiere de un sabio procesamiento.

El resultado se conoce como “vacuna”. Su nombre se debe a que las primeras formulaciones se cultivaban en vacas. Se trata siempre de una preparación químico - biológica de antígenos para lograr inmunidad adquirida activa frente a una enfermedad infecciosa particular. Las primeras vacunas contenían a los organismos que causabanla enfermedad a partir de formas debilitadas o muertas de ellos mismos. No se conocía entonces que lo que el sistema inmunológico reconocía era solo a sus antígenos. Esos preparados “enseñaban” así al cuerpo humano a “disparar” las acciones que destruyeran al invasor. Las vacunas pueden ser profilácticas cuando previenene impiden los efectos de una futura infección, tal y como se desea que sea la de la COVID-19, o terapéuticas cuando se usan para combatir una enfermedad que ya ha invadido al cuerpo, como es el caso del cáncer.

Lo más probable es que la primera enfermedad que se intentó prevenir mediante la inoculación fuera la viruela. Parece que el primer uso registrado de ello ocurrió en el siglo XVI en China. La vacuna científica y reproducible contra la viruela fue inventada y debidamente reportada en la literatura especializada en 1796 por el médico inglés Edward Jenner. La viruela era una enfermedad contagiosa y mortal, y se afirma que causaba la muerte hasta del 60% de los adultos infectados y del 80% de los niños.

Tomás Romay y Chacón fue un médico y científico habanero nacido en 1764. Después de haber comenzado a estudiar la carrera de abogacía se reorientó a la de medicina y en 1791 con 27 años fue el 33er graduado de médico en Cuba. Llegó a ser catedrático en nuestra Universidad de La Habana y cofundador de la Real Sociedad Patriótica de La Habana, hoy Sociedad Económica de Amigos del País. Tan temprano como en 1804, a solo 8 años después de la aparición de la vacuna en Europa, Romay implantó en nuestra isla la vacunación antivariólica con preparados hechos “in situ” con el apoyo de la Sociedad Patriótica.Con la forma de proceder de la ciencia no era necesario esperar lo que sería un tardío arribo de los mismos desde la metrópoli. Él y sus colaboradores siguieron los procedimientos publicados y descritos por Jenner y fabricaron la primera vacuna cubana, la de la viruela. Un portentoso éxito de la innovación y la sabiduría criollas.

El tiempo pasó y la investigación científica hizo que conociéramos que la clave de las vacunas eran los antígenos y no los entes infecciosos enteros. En Cuba se han producido vacunas durante muchas décadas. Dos de ellas al menos han sido muy originales y exclusivas. En 1987 los Dres. Concepción Campa y Gustavo Sierra condujeron un grupo científico en el hoy Instituto Finlay de Vacunas que obtuvo una entonces única en el mundo.

Fue y es muy efectiva contra una bacteria que ataca las meninges en el cerebro y sistema nervioso, llamada meningococo de los grupos B y C. Este tipo de meningitis es particularmente mortífero en los niños.  La ciencia cubana en la Universidad de La Habana produjo en 2004 la primera vacuna comercial eficiente del mundo basada en un antígeno fabricado en el laboratorio, o sea, “sintético”. Fueron el Prof. Vicente Vérez, un científico que ha dedicado su vida a la química de los azúcares, su esposa la Dra. Violeta Fernández, fallecida muy tempranamente, y sus colaboradores los autores de esta segunda gran proeza. Gracias al trabajo de estos grupos científicos muchos niños cubanos y de muchas partes del mundo están vivos y activos hoy como adultos.

Las vacunas no solo contienen a los antígenos. El sistema inmunológico no es igualmente eficaz en todas las personas y en todas las edades. Ciertos antígenos son más activantes que otros porque se reconocen más fácilmente y “disparan” el trabajo de todo el sistema que se siente invadido. Las vacunas se hacen más efectivas con los llamados “adyuvantes” (auxiliadores) que suministrados conjuntamente con los antígenos adecuados provocan que los sistemas inmunológicos de muchas personas se despierten más rápida y eficazmente.

Recientemente aparecieron nuevos tipos de vacunas que no contienen a los antígenos directamente sino al ARN que permite que las células nuestras los sinteticen “in situ”, los reconozcan y aprendan a combatirlos. Si las vacunas que solo contenían los antígenos sin necesidad de suministrar el agente infeccioso eran eficientes e inocuas, estas lo son también y permiten que las mutaciones de los virus puedan ser tenidas en cuenta con mucha mayor facilidad y así preservar la utilidad de las vacunas en el tiempo.

Puede decirse que las vacunas son piezas de tecnología biológica que representan una tabla de salvación para muchos seres humanos. Sin ellas estaríamos a merced de la selección natural Darwinista y una epidemia solo sería sobrevivida por los pocos que pudieran vencerla gracias a alguna singularidad de sus organismos. Así ocurría antes de que la ciencia interviniera inventándolas. El costo era inmenso en valiosas vidas que terminaban antes de tiempo. Podría ocurrir también que sin las vacunas algún tipo de infección condujera a la extinción de homo sapiens como especie viva, lo que ha ocurrido muchas veces antes con otras en la hermosa y dura historia de la vida en este planeta.

¿Y cómo serán las actuales vacunas contra la COVID y muy particularmente las SOBERANAS, la MAMBISA y la ABDALA? ¿Cómo se prueba que sirven para lo que se ha diseñado?

La Habana, 6 de enero de 2021

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis Silva dijo:

    Cerremos aeropuertos y endurezcamos el confinamiento.

    • JLRR dijo:

      y de qué vamos a vivir...? ya es más que suficiente con los problemas que tiene la economía del País y de cada uno de sus ciudadados. Que cada cual asuma la responsabilidad y que se apliquen medidas punitivas drásticas con quienes favorezcan la propagación de epidemias, incluyendo el pago de cada uno de los servicios de salud que necesiten.

  • Norma dijo:

    Tremendo resultado inicial tiene nuestra isla con el aporte del doctor Romay cuando implantó en nuestra isla la vacunación en contra de la viruela, con preparados hechos “in situ” con el apoyo de la Sociedad Patriótica. Considero que el camino seguido por los científicos posteriores representa todo un honor para Romay, esté donde esté y para su invicto seguidor Fidel Castro Ruz que magistralmente encendió la llama que hoy continúan otros prestigiosos científicos. Es todo un honor esta trayectoria para nuestro país y para todos los cubanos.

  • Raquel A López Menéndez dijo:

    Bravo por nuestros científicos de todas las épocas y gracias al gobierno cubano que sigue el legado de Fidel

  • Jose R Oro dijo:

    Como nos tiene acostumbrados, el eminente cientifico cubano Dr. Luis A Montero Cabrera nos explica cosas de la mayor importancia y profundidad usando un lenguaje accesible a todos aquellos que no poseemos conocimientos apropiados sobre el particular. Gran logro el hacerlo e ilustrarnos sobre este tema que hoy dia es cada vez mas importante.
    Quiero preguntar, cuando el autor dice: "La ciencia cubana en la Universidad de La Habana produjo en 2004 la primera vacuna comercial eficiente del mundo basada en un antígeno fabricado en el laboratorio, o sea, “sintético”. Fueron el Prof. Vicente Vérez, un científico que ha dedicado su vida a la química de los azúcares, su esposa la Dra. Violeta Fernández, fallecida muy tempranamente, y sus colaboradores los autores de esta segunda gran proeza", se refiere a una segunda vacuna tambien contra la "meningitis"? No me queda claro.
    Muchas gracias al Dr. Luis A. Montero Cabrera por tan excelente escrito!

    • Sergio dijo:

      El Profesor Vicente era el JEFE de un LABORATORIO de Investigación, adjunto a la facultad de quimica de la Universidad de La Habana. Allí, de manera sintética (muchos años de trabajos) se realizó una vacuna, de conjunto con la Universidad de Ottawa, contra el Haemophilus influenzae, que entre otras enfermedades, produce la Meningitis.
      Paralelamente, en el antiguo INSTITUTO FINLAY, se trabajaba en otro proyecto de vacuna "semi-sintetica", con el mismo fin.

      Lo que no sé es, a día de hoy, como están estas vacunas, si se producen, se comercializan, se aplican en CUBA, etc., etc.,e tc.. pues nunca más oí nada.

      En resumen, fueron dos CANDIDATOS de vacuna, para el mismo fin, pero "por diferentes vías".

      Saludos,

    • Lourdes dijo:

      Bienvenido, estimado Oro! Hace rato que estábamos preocupados por usted.......estaba de vacaciones?
      En lo personal, estaba esperando ansiosamente el regreso de sus extensos comentarios (ricos en halagos, por supuesto) sobre cualquier tema y de extensión inimaginable (muchas veces en varias partes).
      Un abrazo cubano desde Santa Clara.

  • Leo dijo:

    Alguien me puede decir si las vacunas puede traer repercusion en la reproduccion, es decir, si daña el poder tener hijos después. Saludos

    • Luis A. Montero Cabrera dijo:

      Lo que provoca una vacuna en nuestro sistema inmunológico es una reacción muy parecida a la que un catarro o cualquier otra infección. Estamos siendo invadidos permanentemente por agentes infecciosos externos e igualmente reaccionamos de la misma forma que frente a una vacuna. En estas condiciones usted mismo puede responder su pregunta. Muchas gracias por su interés en el artículo.

    • m&m dijo:

      no

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Magnifico artículo profesor, ante el actual virus las vacunas es la solución fundamental, posiblemente la determinante. Pero ante tal urgencia más que eficiencia, máxime ante una realidad aún desconocida en toda su amplitud, la sociedad necesita soluciones eficaces. Lo urgente ante el reto sanitario demanda primero que todo eficacia, empleando aquellas certezas ya demostradas, conocidas que frenan el virus, y por ese camino ganar tiempo en la búsqueda de soluciones a futuro más eficientes y definitivas. Ante los riesgos de vidas humanas, debemos ampliar el diapasón de soluciones. Argumento la idea.
    Es una verdad irrebatible que la ciencia ha resuelto siempre los grandes retos sanitarios que ha enfrentado en toda su historia la humanidad. Los ha logrado accionando DEFENSIVAMENTE ante la aparición de esos eventos. Es necesario adelantarnos a esos eventos sanitarios al concentrarnos dentro de ese paquete de soluciones, en lo social con cambios en sus modelos de socialización, evitando con ello el desarrollo y propagación de estas enfermedades y virus, blindando a la sociedad ante la ocurrencia de otros virus y enfermedades similares. AVISORANDOLOS e INTUYENDO con modelos de socialización de forma anticipada que lo evitan, que impiden su propagación.
    Como variante primera en cualquier estrategia sanitaria, con o sin vacunas, deben estar los cambios de conductas en lo social, como nuevos modelos de socialización, aportándole integralidad a la prevención en cualquier diseño, una más amplia, segura y definitiva solución ante posibles mutaciones y cambios de cada virus ante una estrategia de vacunas. Una que complemente y evite que seamos sorprendidos con daños significativos. Cambios en las formas de socializar, un campo infinito de modelos de conductas que nos “inmunicen” ante la propagación de este y otros nuevos virus. En este campo social la ciencia necesita intuir más. Porque INTUIR tiene el mismo valor científico o más que RAZONAR.

    Los resultados logrados por nuestro país en la lucha contra el VIH/SIDA demuestran esa tesis, ciencia demostrada. Una estrategia desde el primer momento centrado en lo preventivo en lo social ante un agresivo virus. Un cambio radical y definitivo en las conductas y patrones sociales. Adelantándonos al desarrollo de esta y otras posibles epidemias ante el caos que vivimos de mutaciones y virus tan agresivos en la cambiante naturaleza que nos rodea. El SIDA una enfermedad que aún tiene un gran impacto en la sociedad, nos dejó muchas lecciones válidas para la actual crisis. Cuando en la década del 80 nos enfrentamos por primera vez a esta desconocida y mortífera enfermedad, la mayoría creyó ciegamente que la tabla de salvación estaba SOLO en la inmunización y/o medicación para su cura total, una aspiración legítima, lógica, pero no objetiva acorde a la urgencia del reto, una opción de vacunas no acorde a la emergencia de soluciones que demandaba la sociedad ante el desconocimiento que existía sobre la enfermedad en ese momento. Un escenario similar al enfrentar el covid. Un proceso lógico de compleja emotividad que vive el ser humano en medio de “una guerra”, en la toma de grandes decisiones ante una tragedia de esta magnitud.
    La realidad es convincente, el SIDA como reto sanitario sin solución hasta hoy, nos obligó a un cambio de paradigma en lo social desde los primeros momentos de su aparición, centrados más en la transmisión, modificando los patrones y conductas sociales en las relaciones sexuales, “desclasificando” muchos tabúes que hasta ese momento existían en la cultura de la sociedad y en especial en el sistema educacional, llevándonos a un mejor y superior nivel de cultura y socialización, una acción que nos hizo mejores personas. Nos centramos desde el primer momento en prevenir, educar y divulgar desde edades tempranas el sexo seguro como principal fuente de propagación, más que hablar, sin dejar de hacerlo, sobre tratamientos médicos o vacunas. La sociedad intuyo a tiempo el camino correcto ante este gran reto de salud, y ACCIONO centrado sabiamente en lo preventivo, en aquello que para ese momento era CIENCIA DEMOSTRADA. Una decisión responsable que impidió que concentráramos todos los esfuerzos e inteligencia del momento en un único camino, en aquello que HOY SIGUE SIENDO CIENCIA POR DEMOSTRAR ante esta enfermedad, sus vacunas y su cura. La ciencia en nuestro país centrada más en lo social controlo el desarrollo y propagación de esta enfermedad, bajando sus niveles de contagios significativamente, nuestro país es un ejemplo irrefutable de ello. Sin vacunas y curas definitivas el SIDA es controlado cada día más. Los nuevos modelos de socialización en la sexualidad, orientados desde el primer momento unido a un eficiente sistema de salud más comunitario lo permitieron, y abrieron una NUEVA PUERTA de “inmunización” de la sociedad. Me atrevería a afirmar categóricamente que esa estrategia en lo social preventiva e integral dirigida a frenar la enfermedad del SIDA, no solo evitó la propagación del SIDA, sino que también EVITO de forma notable muchos otros contagios y propagación de otros agresivos y desconocidos virus de transmisión sexual, que hoy no son noticias gracias a esa estrategia sanitaria, algunos que jamás conoceremos o sufriremos de forma significativa gracias a ese nuevo modelo que nos BLINDA definitivamente, haciéndonos ”INMUNES” para otros virus de trasmisión similar. Una nueva cultura y un nuevo comportamiento social en la sexualidad que resuelven preventivamente en sus causas la propagación y generalización de enfermedades, evitando otras epidemias a futuro. Un camino de soluciones infinito en lo social que exige innovación y mucha intuición, CIENCIA DEMOSTRADA ante desafíos similares. Una clave fundamental ante las posibles mutaciones y cambios de estos virus que lo conviertan en virus mucho más agresivos, que pueden hacer CADUCAR fácilmente en poco tiempo a la mejor y más eficiente vacuna.

  • Juan García De La Cruz dijo:

    Excelente este artículo, es increíble lo que escucho aquí en Ecuador sobre las vacunas, en Cuba se tiene plena confianza a la Salud pública y la ciencia, no creo que exista alguien que no quiera ponerce la vacuna, aquí se han realizado encuestas y un número importante de ciudadanos plantean que no se van a poner la vacuna, unos por la desconfianza y otros por desconocimiento, gracias por este artículo, ya lo comparto con mis hijos, mi esposa y amigos.

    • Sergio dijo:

      JUAN

      Estamos ante una situación "EXTRAORDINARIA", algo fuera de lo común,algo inaudito; y es comprensible que existan personas con "dudas" en relación a la real efectividad de una vacuna en relación al COVID. Si bie a día de hoy, por todos los avances cientificos-tecnologicos, se ha logrado acortar los tiempos, también es factible que exista personas que duden de la "rapidez" con la cual se han obtenido las vacuns que ya existen, la de Pfizer, la de oxford, la de china, etc, etc,,

      Esta misma vacuna contra Hemofilo, demoró 14 años, pero le repito, los avances de hoy permiten acortar plazos.

      Saludos,

  • Laly dijo:

    Y soberana 1 y 2 donde están??la mayoría de los paises han comenzado una vacunación masiva,porsupuesto, por los más vulnerables y Cuba??

    • Alexis Molina dijo:

      Estan en fases de estudio clínico, recientemente se llegó a un acuerdo con Irán para aplicar la fase III de ensayo clínico de la Soberana 02 que es el candidato vacunal más adelantado en los estudios para poder validar su uso en menor tiempo, además, Biocubafarma está valorando la posibilidad de utilizar estos candidatos vacunales de forma excepcional como se ha realizado en muchos países, comenzando por el personal de salud, de los aeropuertos y del turismo que son los más expuestos al contagio

  • Deysi dijo:

    En verdad la situación a empeorado y todos sabemos el por qué... es una decisión del gobierno y no del pueblo el que se cierren las fronteras pues ya sabemos por una primera experiencia lo sucedido en Marzo de pasado año. También sabemos lo que trae consigo el no poder comercializar y dejar entrar el dólar que tanta falta nos hace para seguir viviendo, pero si tenemos que volvernos indios para salvar a todo el pueblo de Cuba, entonces me parece que el sacrificio valdrá la pena.
    Gracias a todos los científicos y técnicos que se han enfrascado en la labor!!!!!!
    Qué deseo tenemos que la vacuna sea puesta en todos los ciudadanos, pero más deseamos que el pueblo no sea tan irresponsable e indisciplinado. Para mi la mayoría del pueblo cubano no es ni educado, ni instruido y mucho menos obediente. Qué decepción!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Mary dijo:

    Estilo didáctico que se agradece al abordar un tema de complejidad técnica. Curiosa la etimología del término vacuna....de vaca. Asociada a la lengua española?
    Es una gran contradicción que todos estos años se haya logrado un alto nivel científico competitivo incluso a nivel internacional y la agricultura ...y los que la organizan, no sea capaz de lograr una producción estable que satisfaga las demandas de la población.

  • juliny dijo:

    Confiamos en que cocinen bien nuestras vacunas y las saquen del horno a punto. No hay que desesperarse. No sea que las tiren antes y a los 3 meses sea peor el remedio que la enfermedad.

  • Madesa dijo:

    Q pasa q nos están durmiendo en los laureles donde están las soberana 1 y 2 y la 3 esta por verse todavía.,cuando le pondrán freno a esto acá en cuba...otros paises ya han empezadoa vacunar.. ..donde están la cifra de las q se han vacunado..

  • Roilan dijo:

    Buenas tardes
    Alarmantes las noticias del mundo entero en cuanto al COVID-19, ya hay varios paises que han iniciado la campaña de vacunacion a sus ciudadanos, ya es un paso de avance.
    Esperamos con tremenda confianza que en este primer trimestre se materialize la aplicacion de la vacuna cubana a nustro pueblo.
    Hay tremenda espectativa en cuanto este tema

  • Uwneiwnd dijo:

    En fin, alguien me puede decir para cuando es la vacuna por favor!!!!

Se han publicado 21 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

"Es Doctor en Ciencias. Preside el Consejo Científico de la Universidad de La Habana. Miembro de mérito y coordinador de ciencias naturales y exactas de la Academia de Ciencias de Cuba."

Vea también