Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Bandera nuestra

| 24

La Bandera de la Estrella Solitaria. Foto: Jorge Luis Rivera/ Cubadebate

El Estado-nación no es un fenómeno natural, no existió siempre. Es una creación humana, una construcción de carácter político. Y, como tal, algún día desaparecerá.

El estudio de la historia demuestra que la nación no es más que una de muchas otras formas en las que los seres humanos hemos ido organizando nuestras sociedades. Las comunidades que antes se agrupaban en polis o ciudades, o en feudos, fueron fundiéndose bajo una única simbología, que sirvió de plataforma ideológica al Estado moderno.

La misma idea de Cuba es una construcción de carácter político. La noción de Patria que hoy defendemos es fruto de arduas luchas y de un proceso gradual -pero siempre intenso- de formación de una identidad, alrededor de una historia y de principios o valores. Cuba y sus símbolos nacionales fueron en su momento el proyecto de personas que pensaban que lo mejor para el pueblo era la independencia.

Ese proceso no ha estado exento de contradicciones. La Bandera de la Estrella Solitaria fue enarbolada por primera vez por Narciso López, en el contexto de una expedición con carácter anexionista. De ahí sus colores, idénticos a los que refleja la bandera estadounidense y que son, después de la Revolución Francesa, los colores asociados al republicanismo.

Como símbolo al fin, la bandera fue resignificada. Agramonte y otros independentistas defendieron su formalización en Guáimaro, en el año 1869, como bandera de la República en Armas, porque ya había sido derramada la sangre de cubanos bajo esa insignia.

Lo que hoy entendemos como nación cubana, como cubanidad, tiene imprescindibles raíces en esos momentos históricos. La lectura fría y objetiva de estos sucesos, la comprensión de la nacionalidad como un proceso político e histórico podría llevar a alguien a restarle el alcance de sus dimensiones a la bandera (o a la propia noción de Patria). Algunos, de esos que gustan del boutade para impresionar, podrían decir que la bandera no es más que un pedazo de tela... Y desde alguna mirada tendrían razón.

Pero la bandera no es solo eso. La bandera es un símbolo por el cual murieron miles de personas en esta tierra (y fuera de ella). Por afán de irreverencia, no se puede desconocer la historia de una nación y de un pueblo.

Una ofensa a ese símbolo es una ofensa a todos los que nos sentimos parte de esta comunidad histórica que hemos dado en llamar Cuba. Por ello lo fue que un marine yanqui se encaramara en la estatua de Martí para ultrajarla, o que dos antisociales se mezclaran en el lucrativo negocio del vandalismo pintando con sangre animal los bustos del héroe.

También es una ofensa pretender subvertir una canción que ya forma parte del patrimonio colectivo, o intentar deslegitimar un movimiento que representó lo más alto de la estética y el arte revolucionarios. Ojalá y el Movimiento de la Nueva Trova pueden servir de ejemplos.

Habría que oponerse siempre a esa particular resignificación.

No hay entonces una “licencia poética universal” ni otro eufemismo que opere como patente de corso, si la finalidad o el resultado de un acto (incluso de un acto que se pretende “artístico”) es la injuria y el ultraje. Para ello tenemos leyes, no solo las penales sino también la reciente Ley de Símbolos Nacionales. No es fútil recordar que, incluso en el ordenamiento jurídico internacional, se reconocen como límites a la creación y expresión artística al orden público y a la moral.

Por supuesto, todo enemigo de la Revolución cubana hará de estas provocaciones su agenda principal. En la idea de nación, en el proyecto de dignidad y soberanía de este país, la Revolución halla uno de sus baluartes principales. Si los seudomarxistas y sus dogmas pretendieron abjurar por completo de la nacionalidad, el socialismo cubano ha hecho de la Patria un componente fundamental del discurso y del quehacer político.

Sí, esa Patria que es, en definitiva, una creación humana, una construcción política. Esa Patria y esa bandera podrían desaparecer solo si no existieran fronteras ni divisiones entre nuestra especie, y la civilización humana se refunda bajo una sola bandera.

Patria es humanidad, dijo Martí. Pero además dijo que el patriotismo era la mejor levadura de todas las virtudes humanas. Lo sigue siendo, no pretendamos negarlo aún. Incluso cuando no necesitáramos ni bandera ni escudo ni himno porque hemos llegado a otro ideal de desarrollo universal, se le seguiría brindando a los símbolos que hemos defendido un solemne respeto.

La sociedad futura y más justa que queremos construir no debe, no puede erigirse sobre la desmemoria.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Daniel Quirós Izquierdo dijo:

    Una vez más la necedad del hombre me estremece y perturba,  he dedicado  siempre mis esfuerzos a construir y crear en favor de la iluminación colectiva y el propio crecimiento personal, es por eso que me detengo ante  acciones de este tipo y su legitimación por parte de una minoría.
    Decía Borges que los hombres somos iguales hasta en la manía de creernos diferentes. Para algunos estas acciones plásticas de muy cuestionable factura representan la supuesta aventura hacia la originalidad y la diferenciación del rebaño, sin percatarse de que sólo son ovejas del trending y el kitsch,  correlatos en este caso de la cultura de consumo como valor supremo.
    Explicar por que un hecho de este tipo tiene una consecuencia legal es redundante, pienso que con el solo hecho de saber que la bandera es un símbolo oficial de un país x, en este caso Cuba, mi país, sumando un poco de cultura política y jurídica bastaría. Si  alguien se siente aludido pues sencillamente a instruirse mejor y dejar un poco las noticias mediáticas de la Internet.
    La bandera constituye una de esas zonas sagradas de nuestra cultura, un sitio preservado para los mejores valores universales de igualdad, fraternidad y libertad, inspirados en la revolución francesa. Por si fuera poco y no por que lo diga un libro de historia  como símbolo de un ideal humano representa la Sangre de muchas vidas que nos precedieron, sangre y muerte, y torturas y exilio, sangre con la cual nadie con un mínimo de respeto por si mismo debe cubrirse mientras defeca, eso en si es un símbolo, muy pobre por cierto y recurrente, muy poco original y trillado de inconsciencia histórica, lo que convierte al ejecutante y sus aduladores en hombres masa del montón. Quien no respeta su historia no respeta a sus padres a sus abuelos, su casa, quien no respeta su bandera no sabe de donde viene y por consecuencia lógica  a juzgar por lo visto como propuesta artística no sabe hacia dónde va.
    Me gustaría concluir citando a Adolfo Colombres cuando dice que nuestra cultura es el baluarte que debemos defender hoy de los avances del vacío, promovidos por imágenes falsas y superficiales. Decía además que quienes trabajamos con las herramientas del arte y el pensamiento crítico debemos ser conscientes de que estamos ante una verdadera guerra de imaginarios, y que  para librarla con éxito debemos perfeccionar las armas milagrosas e intangibles que el hombre fue creando a lo largo del tiempo para significar la vida.

  • El Migue dijo:

    he visto en las redes sociales las fotos seudoartisticas del señor Otero y de "miles" de cubanos que piden su libertad, ¿seran los miles que apoyaron igualmente a los productores cinematograficos que ofendian Marti con su desdichado filme o los que apoyaron a los que mancharon su busto con sangre porcina?, creo que algo anda mal en la cabeza de los que apoyan tales actos, en momentos que como nunca antes Cuba se abre al mundo y se nos aplican las medidas de bloqueo mas graves, honestamente no creo que sean tan ingenuos no obstante sus meritos, ante la enseña patria solo se puede inclinar la frente en simbolo de respeto. Todo el peso de la ley contra ellos, sin compasion sea quien sea por malos cubanos.

    • yaruka dijo:

      Coincido con usted, no puede haber arte de por medio cuando la obra denigra y ridiculiza los símbolos de la patria. Todo tiene límites, hasta el buen arte, en cualquier momento aparecerá alguien llamándose artista a justificar la infamia cometida contra los bustos de nuestro José Martí, La patria es sagrada, como lo son los héroes, mártires y la historia nacional. Y al que no le guste ya sabe a donde debe irse con su arte a cuestas. No se metan más con lo que es sagrado para mi pueblo. No los vamos a dejar impunes jamás.

  • Guillermo dijo:

    Muy buen artículo.

  • Carlos Moreno Castillo dijo:

    Ultraje, ultraje a nuestro símbolo nacional, el más venerado por su pueblo, y que tanta sangre costo a miles de cubanos, solo gente sin educación y sin ningún respeto pueden llegar a decir que están haciendo arte con el uso incorrecto de nuestra bandera nacional.
    Reciben las indicaciones desde el norte y ellos prestos a cumplir como fieles asalariados y vendidos al diablo.
    Parece que todos estos seudoartistas han olvidado los patrióticos versos del poeta Bonifacio Byrne ¨Mi Bandera¨
    En los campos que hoy son un osario

    vio a los bravos batiéndose juntos,
    y ella ha sido el honroso sudariode
    los pobres guerreros difuntos.
    Orgullosa lució en la pelea,
    sin pueril y romántico alarde;
    ¡al cubano que en ella no crea
    se le debe azotar por cobarde!

  • Julio Elías dijo:

    En una de sus partes, en el genial y emotivo poema de Bonifacio Byrne, refiriéndose a la bandera se lee: “... al cubano que en ella no crea, se le ha de azotar por cobarde”. Solo eso bastaría para reflejar el sentir de los hombres dignos. En el caso de este apátrida, del cual no deseo pronunciar su nombre, el estigma del desprecio y el repudio caen desde ya sobre él. Quisiera además expresar que nuestros medios de difusión, la radio, la televisión, la prensa escrita y digital deben incrementar su labor que, además de la persuasión y el convencimiento con las nuevas generaciones deben continuar abordando con energía y firmeza nuestra posición de rechazo a tales acciones y demostraciones.

  • sachiel dijo:

    Decirles, que el repudio en las redes sociales ha sido gigantesco, y sigue... pero ya hay que tomar medidas ejemplarizantes y cambiar, aunque todavia no esté listo el Código penal, su articulo 23 sobre el ultraje a los simbolos dela nacion cubana.

  • Lancero dijo:

    Nos quieren dejar sin nada. Hay que ver el comentario de un supuesto artista cubano en maimi pregonando que la libertad artistica permite incluso deshonrar la bandera

  • Maria dijo:

    Pues si que resultan ambiguos los límites y quienes y en cuales circunstancias se establecen. No soy artista ni intelectual destacada. Soy cubana educada en el respeto a los símbolos patrios entre otros muchos valores que conforman digamos la moral. Pero la bandera como pullover o vestido ...incluso bailando? El himno Nacional en tiempo de salsa....? Es complicado . Tenemos en este momento tantos problemas.! El tema se ha sobredimensionado y el resultado es como un Boomerang

    • Víctor dijo:

      Hay que contextualizar bien los hechos. A veces sobredimensionamos las cosas y entonces se vuelven en nuestra contra. Coincido en que hemos relajado el uso de los simbolos patrios hasta en los medios de difusion. Hemos de aplicar con rigor h a todos los niveles la legislación aprobada recientemente.

  • ernesto dijo:

    Mancillar la bandera o financiar, estimular y defender a quienes lo hacen, es una ofensa a todos los cubanos dignos, a todos los que dieron su vida por la independencia, a la Patria toda, a nuestra identidad como nación. Eso no puede quedar impune por mucha gritería que formen los mismos cuatro gatos de siempre, como dijo el Quijote, si ladran es porque andamos

  • Juan dijo:

    Creo que sólo a un mal artista obseso con la popularidad se le ocurre utilizar la de un símbolo idolatrado para, irrespetándolo, tratar de que esa popularidad lo contagie aunque sea negativamente. Mejor ni nombrarlo para que no logre entre nosotros su objetivo.

  • Cabrera dijo:

    Me molesté mucho cuando vi hoy en la redes sociales Facebook un un mal cubano bañándose con la Bandera Cubana haciendo sus necesidades secandoce su cuerpo y lo más indignante poniendo ce una con su asta en la narga pienso que toda la ley debe caer sobre el y de aquellos que lo apoyan Pero me llenó de mucho regocijo ver alexander Abreux abrazado de nuestro Linda y orgullosa Bandera viva Cuba abajo la gusanera

  • Carlos dijo:

    Quien ofende y quienes defienden al que ultrajó nuestro simbolo patrio están en las mismas filas, comparten la misma ideologia y sentido de agravio hacia la Patria. Todos en conjunto no merecen llamarse cubanos, porque se olvidan que esa bandera es el símbolo de la nación, fraguada sobre la sangre derramada por miles de cubanos para tener hoy y por siempre independencia, unidad y voluntades de la mayoria en construir y tener una Patria digna. No seamos ilusos, el ofensor y sus defensores son la quinta columna del imperialismo. Hacia mi bandera respeto y solemnidad, para los traidores y gérmenes asociados la condena penal y moral.

  • Intruso dijo:

    Al artista que hizo eso se le debe llamar a capítulo, luego se debe mostrar la obra al pueblo para que vea y opine sobre semejante acto de irrespeto a un símbolo sagrado. La cárcel política sin mostrar la injuria cometida por el acusado, alimenta la patraña y da pie para que monten campañas mediáticas que crean dudas y en las que a veces ponemos el bobo. Si los medios nacionales hubiesen hecho la campaña a la inversa ( mostrar la "obra" del artista), el pueblo en masa lo hubiese repudiado y ya él y su comparsa serían cadáveres políticos. Cubadebate, Granma y todos los medios nacionales deben tener más premura. Kramer contra Kramer, las campañas se derrotan con campañas. A este sujeto lo dejo en libertad y pongo al pueblo a seguir su "obra", se sorprenderá con el resultado y el desprecio que provocará, hay cosas sagradas. Saludos.

  • Frank dijo:

    Creo que la bandera es de los cubanos y no de una ideología política

  • YCF dijo:

    Nuestra bandera es aparte de ser la más bella, es por encima de todo NUESTRA, es la q se defendió en los campos de batalla y ahora defiende en todos los rincones del munido atreves de nuestro deportista, médicos, maestros y diplomáticos. Como cardenence q soy tengo q denunciar en las condiciones q esta el monumento en su honor .( sobre todo sus áreas alrededor) es puro basurero y para colmo el hotel LA DOMINICA lleva años en reparación y no lo terminan ( debe de ser el hotel mas caro de Cuba y no mide media manzana) sin contar en las condiciones q se encuentra la ciudad.

  • Carlos Manuel Balan Carballo u dijo:

    La bandera es uno de nuestros símbolos vitales, en ella se concentran más de 150 años de lucha y ese símbolo no puede ser ultrajado por nadie y quien ose hacerlo debe recibir castigo ejemplar.

  • Joel dijo:

    Lo de ese ciudadano no tiene perdón, algunos le llaman artista, otros dicen que colocarse la bandera en sus partes privadas y en un inodoro, o introducirla en una ducha o en mar abierto, es arte... incluso algunos "intelectuales" o "reconocidos artistas" lo justifican con el supuesto carácter "subversivo" y "provocativo" que debe tener el arte... Increíble. Para ellos no existe nada, solo el derecho del supuesto artista, o el supuesto derecho del artista. Y de las leyes que? y de la historia de Cuba que? y del respeto que merecen los cubanos y sus símbolos patrios que? es la ofensa y la provocación, el ultraje, etc... un arte? Si el artista en un performance estafa a un ciudadano o entidad no podría ser juzgado? Si en su "provocativo" performance causa la muerte de alguien no se trataría de un acto homicida? Es decir, si incurre en una figura delictiva contemplada por nuestro Codigo penal no podría ser procesado? Entonces, queridos "defensores" del ultraje, incluyo a Silvio Rodriguez, Haydee Milanes, Eduardo del Llano, etc, etc... de que se trata esto? Por que coincidir con los macartistas y resentidos radicados a 90 millas? Por que arremeter con quien hace cumplir las leyes y no con quien a pesar de profilaxis y advertencias persiste en el ultraje como camino hacia una visa y determinada notoriedad? Pensemos como pais y no tanto en tendencias!

  • Sigo la lógica dijo:

    la bandera debería ser la de Céspedes, la de Narciso se quedó por los latentes sentimientos anexionistas hacia estados unidos, cosa que se mantuvo hasta la independencia y luego simplemente se perpetuó en la república obviamente por qué. también me recuerda a ciertas veces donde escuchaba la frase madre patria, hablando de la Unión Soviética, luego el bolivarianismo y ya veremos que es lo siguiente, pura nacionalidad y espíritu patriótico, la realidad es que nuestro país no se si como isla al fin y como dijera Eusebio ha escorado continuamente hacia los puertos mas prósperos.

  • ROBERT dijo:

    El pueblo cubano desperto, gracias SANTA CLARA ( EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERA VENCIDO)

  • Abdala dijo:

    Si deshecha en menudos pedazos
    Llega a ser mi bandera algún día
    Nuestros muertos alzando los brazos
    ¡La sabrán defender todavía!!!!!!!

  • L.R.A. dijo:

    La gente puede hacer lo que quiera, por que gente hay de todo tipo.
    Lo que no se puede perdonar es que no haya mano dura contra ellos.
    Nosotros mismos, como dignos cubanos no lo podemos permitir.
    Cuando veamos a alguien haciendo una atrocidad con o contra nuestra bandera debemos denunciarlo ràpidamente y la autoridad estar preparada para tomar las medidas pertinentes sin distinciòn de nacionales o foràneos.
    La Bandera cubana es un simbolo pàtrio y como tal hay que respetarla, los que no lo hacen son dignos de làstima, estan podridos. Esa es mi opiniòn. No?

  • eu dijo:

    Mi Bandera
    Al volver de distante ribera,
    con el alma enlutada y sombría,
    afanoso busqué mi bandera
    ¡y otra he visto además de la mía!

    ¿Dónde está mi bandera cubana,
    la bandera más bella que existe?
    ¡Desde el buque la vi esta mañana,
    y no he visto una cosa más triste...!

    Con la fe de las almas austeras,
    hoy sostengo con honda energía,
    que no deben flotar dos banderas
    donde basta con una: ¡la mía!

    En los campos que hoy son un osario
    vio a los bravos batiéndose juntos,
    y ella ha sido el honroso sudario
    de los pobres guerreros difuntos.

    Orgullosa lució en la pelea,
    sin pueril y romántico alarde;
    ¡al cubano que en ella no crea
    se le debe azotar por cobarde!
    En el fondo de obscuras prisiones
    no escuchó ni la queja más leve,
    y sus huellas en otras regiones
    son letreros de luz en la nieve...

    ¿No la veis? Mi bandera es aquella
    que no ha sido jamás mercenaria,
    y en la cual resplandece una estrella,
    con más luz cuando más solitaria.

    Del destierro en el alma la traje
    entre tantos recuerdos dispersos,
    y he sabido rendirle homenaje
    al hacerla flotar en mis versos.

    Aunque lánguida y triste tremola,
    mi ambición es que el Sol, con su lumbre,
    la ilumine a ella sola, ¡a ella sola!
    en el llano, en el mar y en la cumbre.

    Si deshecha en menudos pedazos
    llega a ser mi bandera algún día...
    ¡nuestros muertos alzando los brazos
    la sabrán defender todavía!...

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Michel E Torres Corona

Michel E Torres Corona

Graduado de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana en el año 2017.

Vea también