Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La propaganda no es Periodismo

| 7

Nilson Peña Mora, alcalde del municipio Rivas Dávila, en el Estado venezolano de Mérida luce orgullosamente una camiseta con un grosero insulto al presidente Maduro. Foto: Nilson Peña Mora/Facebook.

Mientras esperaba una conexión aérea que me transportara de Santa Cruz de la Sierra a La Paz la pantalla gigante del bar donde estaba disponiéndome a almorzar estaba clavada en la CNN.

Por supuesto ignoré lo que allí se transmitía porque era un chismerío sobre el posible juicio político a Donald Trump (que ni los demócratas se lo creen), el papel del presidente de Ucrania inmiscuyéndose supuestamente en la campaña presidencial de Estados Unidos y otras menudencias destinadas a distraer a la audiencia y evitar que se enriquezca con la recepción de insumos cognitivos rigurosos, adecuadamente contextualizados, que le ayuden a comprender qué es lo que realmente pasa en el mundo.

Seguí ensimismado en la revisión de la ponencia que leería en La Paz a últimas horas de la tarde, pero al rato me llamó la atención el tono sumamente enfático de alguien que ahora ocupaba la pantalla y que se preguntaba cómo podía ser que Alberto Fernández dijera que no había una dictadura en Venezuela, aunque sí una deriva autoritaria.

Traté de seguir con mi trabajo, pero me resultó imposible porque no sólo Andrés Oppenheimer seguía rasgándose las vestiduras sobre los dichos de Fernández, sino que comenzó a tirar cifras de las miles de ejecuciones extrajudiciales que habría perpetrado el gobierno bolivariano, pese a que la evidencia que sustenta tan grave acusación no resistiría un día de examen en sede judicial.

Claro, esto siempre y cuando jueces y fiscales no hubieran sido alumnos de los cursos de “buenas prácticas” organizados por el gobierno de Estados Unidos, en donde se instruye a los magistrados a administrar la justicia como Dios manda.

El actual ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, es uno de los más brillantes egresados de esos cursos y su condena del ex presidente Lula una verdadera hazaña de la orfebrería jurídica imperial.

Oppenheimer intensificó sus críticas pasando de Nicolás Maduro a Cristina Fernández, a la que acusó de haber producido un desastre económico  durante su mandato, pero sin fundamentar, otra vez, tan descalificadora valoración.

Sus palabras eran un eco de otro disparate pronunciado por Mario Vargas Llosa, gran novelista, pero un mero diletante a la hora de analizar la vida política, que en una nota publicada a comienzos de septiembre en La Nación calificó al gobierno de Mauricio Macri –que arrasó con la economía, la sociedad, la cultura y el estado de derecho en la Argentina– como uno de “los más honestos y competentes” de nuestra historia.

Dado que ya me referí a este exabrupto en un posteo reciente vuelvo a lo de Oppenheimer para pedirle que, por favor, antes de seguir hablando de la “dictadura” de Maduro se sirva contemplar las dos fotografías que fueron publicadas en el Facebook de Nilson Peña Mora, alcalde del municipio Rivas Dávila, en el Estado Mérida, de la República Bolivariana de Venezuela.

Este sujeto aparece luciendo orgullosamente una camiseta con un grosero insulto al presidente Maduro y en la otra con alguna de sus admiradoras, ataviada de la misma manera. No sólo eso, sino que en más de una ocasión declaró públicamente que “su presidente” era Juan Guaidó y no quien había usurpado ese cargo, que no era otro que Nicolás Maduro. Por supuesto, el Alcalde sigue en funciones y haciendo lo que le viene en gana, al igual que el “presidente encargado” (por Donald Trump) de reemplazar a este último.

Yo le pregunto a un observador tan atento de la vida política como Oppenheimer qué cree que hubiera ocurrido si alguna persona cualquiera hubiera salido a la calle para pasearse con una camiseta con la misma inscripción, pero que en lugar de Maduro dijera Pinochet, Videla, Franco.

Bajo esas dictaduras el pobre sujeto habría sido apresado al instante, sometido a feroces torturas y hecho desaparecer sin dejar el menor rastro. Así operan las dictaduras.

Nada de esto ha ocurrido con Peña Mora, que al igual que Guaidó, siguen haciendo de las suyas sin ser molestados por las autoridades del estado bolivariano, precisamente porque no es una dictadura, sino una democracia sometida a una brutal guerra económica (que algunos analistas norteamericanos estiman que ha producido por lo menos 40.000 muertos por el bloqueo en el suministro de medicamentos y comida), tema sobre el cual Oppenheimer y sus cofrades guardan escandaloso silencio.

Don Andrés, por favor: todo periodista tiene que hacer honor a un “juramento hipocrático” que establece que su obligación moral, inescapable, es “decir la verdad y denunciar las mentiras.”

Obligación que, claro está, no existe para los cultores de la propaganda política, que pueden mentir a sabiendas, ignorar datos escandalosos como los que ilustran estas fotografías, y seguir con las  prédicas desestabilizadoras que le dictan sus amos desde Washington, como parte de la guerra de quinta generación encaminada a producir un “cambio de régimen” en Venezuela, como para enorme felicidad de sus pueblos hicieron en Libia e Irak, e intentan hacer ahora en Siria y Venezuela.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sachiel dijo:

    Andrés Oppenheimer (Buenos Aires, 24 de noviembre de 1951) es un periodista, escritor y conferencista argentino que reside en Estados Unidos y ha participado en varios foros internacionales. Ha sido incluido por la revista Foreign Policy en español como uno de los "50 intelectuales latinoamericanos más influyentes". Es el editor para América Latina y columnista de The Miami Herald y conductor del programa "Oppenheimer Presenta" en CNN en Español. Su columna es publicada en 60 periódicos del mundo, incluyendo The Miami Herald, El Mundo de España, La Nación de Argentina, El Mercurio de Chile, El Comercio de Perú y Reforma de México. Es autor de siete libros en inglés, español, portugués y japonés, Premio Internacional de Periodismo Rey de España, Premio Ortega y Gasset, Premio María Moors Cabot , de la SIP tambien... El periódico francés Le Monde señaló que Oppenheimer "ocupa un lugar único en la prensa de las Américas", ya que sus trabajos periodísticos "fijan la agenda del debate político" en el continente (síii, como no..).

    Fue seleccionado por el Forbes Media Guide como uno de los “500 periodistas más importantes” para Estados Unidos en 1993, y por la revista Poder como uno de las 100 figuras "más poderosas" en América Latina en 2002. Desde 1985, reside en Miami.

    Y nos preguntamos: responderá a Atilio Boron, o se meterá la lengua donde el cepillo no toca, ante tales verdades, que, no son tuits, son historias reales...

    Ya lo dijo quien lo dijo: denle poder mediático a un hombre, y desguazará al mundo...

  • leo dijo:

    La escalada imperialista contra los procesos progresistas en America Latina es cada vez mas feroz. Quienes responden a los intereses imperiales parten con cierta ventaja (la económica) pero lo que no tienen en cuenta es la valentia politica que caracteriza a los de este lado del mundo. Ya lo dijo el Comandante en Jefe: "No podemos cometer el error de subestimar al imperio, pero ellos cometieron un error; nos subestimaron a nosotros". Para suerte nuestra los mejores intelectuales de este mundo conocen la realidad por la que estamos atravesando y no se quedan callados ante esta arremetida de burdas mentiras en contra de los líderes de izquierda del continente... Nosotros ya vencimos y seguiremos venciendo.

  • Alexis Gamboa Fonseca dijo:

    Intelectuales de su pureza moral y fidelidad a la verdad son los que el mundo necesita, por eso en nuestro país es usted muy querido y respetado.

    A los lamebotas del imperio la historia se encargarán de sumirlos en elolvido.

    Siga así junto a los humildes con la verdad en la mano enfrentando al imperio, no podrán con nosotros.

  • Pedro Jimenez Espinosa dijo:

    Atilio mis afectos por defender siempre las causas justas, los lacayos del imperio no tienen futuro alguno, la verdad segun nuetro COMANDANTE EN JEFE FIDEL CASTRO es mas poderosa que cualquier otra arma, incluyendo las nucleares y al final esta se impondra. La revolucion Bolivariana y Maduro triunfaran, asi como los movimientos progresistas de NUESTRA AMERICA LATINA.
    Mis saludos.

  • Sergio dijo:

    Quien esté libre de pecado, que tire la primera pierda.

  • Prof. Dr. C. Alfredo Pita Hernández dijo:

    Buenos días:
    Como siempre un buen trabajo de Atilio Borón sobre la propaganda política de Andrés Oppenheimer, un ranqueado periodista argentino al servicio de los EEUU. Coincido con él 100 %, en que la propaganda política no es periodismo y le añado que no es periodismo en ningún sistema social, no solo en el capitalismo.
    Gracias

  • elbrujo dijo:

    Estimado Sachiel. los dueños de todos esos periódicos televisoras, grupos y premios, son las mismas corporaciones que le indican aveldamente o no, a Openheimer, el baile que debe danzar. Esqa muchachita cubana que hace un tiempo recibió el Premio Ortega y Gasset, no es otra cosa que la "profeta" del pensamiento imperialista y contrarrevolucinario en su país.Clara casuaidad, verdad. No mires mucho más; el propio Vargas Llosa...¿será bruto este novelista galardonado con premios importantes de a literatura hispanoamerican y mundial? No. Es muy inteligente y muy bellaco a la vez. Sabe donde está el dinero y como es lo que le interesa, lo sigue, busca su ruta, porque como todo egoísta quiere más y vende los principios y hasta la verdad, con tal de seguir contando los miles como aquel personaje de Papa Goriot del gran Honoré de Balzac. Todo esto al margen de sus aptitudes hisriónicas como presentador y gramaticales como periodista. Pero no olvides, que la mentira tiene piernas cortas y que la verda siempre la alcanza.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también